En base a lo informado por Navantia, el submarino S-81 “Isaac Peral” de la Armada Española ha finalizado con éxito sus primeros trabajos en grada. La unidad, que fuera puesta a flote en el mes de mayo, debió regresar a gradas para continuar con la instalación de diversos equipos abordo. Con la finalización de estas tareas el submarino de la Clase S-80 ha sido nuevamente puesto a flote.

Esta clase de maniobras forman parte de la planificación realizada por Navantia, con vistas a las primeras pruebas de mar del S-81. En este sentido, el pasado 25 de junio el submarino regresó a grada para comenzar los trabajos de instalación del periscopio de ataque e instalación de consolas en las Sala de Mando y Control. A su vez, fue realizada la primera prueba del Núcleo Integrado del Sistema de Combate (ICSC), elemento de vital y critica importancia para el submarino.

Las pruebas mencionadas fueron finalizadas con éxito el 27 de agosto, significando que el S-81 “Isaac Peral” sea puesto nuevamente a flote. Durante esta semana, según lo comunicado por Navantia, se llevará a cabo la instalación de la primera versión del software del sistema de combate.

En base a la planificación establecida por el astillero, está previsto que el S-81 “Isaac Peral” vuelva a grada a principios del año 2022, como preparación previa para sus primeras pruebas de mar, que tendrá lugar durante el primer trimestre del mismo año.

Navantia entregará el S-81 “Isaac Peral” a la Armada Española en el primer trimestre del año 2023. Es preciso recordar que esta unidad es la primera de un total de cuatro, pertenecientes a la Clase de Submarinos S-80 Plus.

Puesta a flote del S-81 Isaac Peral de la Armada Española – Créditos Navantia y Miguel Egea

Sobre el S-81 Isaac Peral y los submarinos Clase S-80 Plus

Los submarinos S-80 Plus poseen una eslora total de 80,8 metros, un diámetro de 7,3 metros y un desplazamiento en inmersión de alrededor de 3.000 toneladas. Entre sus características se destaca sus sistemas de propulsión BEST-AIP desarrollado por Navantia. Gracias a este sistema la generación de energía eléctrica de la unidad es realizada a partir de pilas de combustible que utilizan tecnología procedente del sector aeroespacial. El resultado es un mayor tiempo en inmersión, mejorado su operatividad.

Están equipados con un total de 6 tubos lanzatorpedos en su sección de proa. El modelo de torpedo empleado es el DM2/A4 desarrollado por la empresa alemana STN Atlas Electronik. También tiene capacidad para el lanzamiento de minas y misiles antisuperficie, como los UGM-84 Sub-Harpoon block II y de crucero de largo alcance UGM-109 Tomahawk.

*Créditos de fotografía de portada Navantia

Tal vez te interese España realiza la ceremonia de puesta a flote del primer submarino de la serie S-80 construido por Navantia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.