buque de guerra chino

China se encuentra embarcada en un plan considerado por algunos especialistas como «agresivo» destinado a poseer una gran flota de buques para proteger sus portaaviones.

Como parte del plan, solo en 2019, China lanzó dos docenas de grandes buques de guerra, desde destructores hasta enormes muelles de aterrizaje anfibios y corbetas. Y hay más en camino. El objetivo, según creen algunos analistas, es tener una flota que pueda proteger su creciente número de portaaviones y sus intereses en todo el mundo, incluidos los salvavidas petroleros de Oriente Medio y sus puestos de avanzada en el disputado Mar de China Meridional.

Pero los observadores militares advierten que una expansión tan rápida tendrá un precio y requerirá más que suministros adicionales de acero especializado para su realización.

No hay proyecciones oficiales chinas sobre el número de buques de guerra en construcción, pero el Servicio de Investigación del Congreso de los Estados Unidos estima que China construirá otros 65 buques de guerra en la próxima década.

En su informe «Modernización naval de China: implicaciones para las capacidades de la Armada de Estados Unidos» publicado en diciembre, la US Navy dijo que las adiciones esperadas a la flota llevarían el total a 425 buques, incluidos portaaviones, submarinos y destructores.

Con más de 300 buques de guerra en el agua, China ya tiene más buques que Estados Unidos. El Departamento de Defensa de Estados Unidos afirmó que China «tiene la armada más grande del mundo, con una fuerza de batalla total de aproximadamente 350 barcos y submarinos, incluidos más de 130 combatientes de superficie importantes». El Servicio de Investigación del Congreso calcula que la fuerza de batalla de la Marina de los EE. UU. asciende a unos 293 barcos a principios de 2020.

Sin embargo, los buques de la Marina de los EE. UU. son mucho más grandes y están listos para el combate. Por ejemplo, EE. UU. tiene 11 portaaviones de propulsión nuclear, mientras que China solo tiene dos en funcionamiento y uno listo para el combate.

China tiene dos portaaviones en servicio, el Liaoning y el Shandong, y se espera que se lance un tercero este año. También se espera este año comience el desarrollo de un cuarto portaaviones, puesto que los constructores navales ya se encuentran almacenando el acero especializado necesario para su construcción. Para proteger esos portaaviones, China ha estado construyendo otra media docena de destructores sigilosos Tipo 055.

Los destructores son el segundo buque más poderoso del mundo después de los buques de la clase Zumwalt de la Armada de los Estados Unidos, y la Armada del EPL tiene uno en servicio hasta ahora. Además, el principal contratista naval de China, China State Shipbuilding Corporation, está cumpliendo un pedido de unas 20 fragatas mejoradas, conocidas como Tipo 054B, según la revista militar china Ordnance Industry Science Technology.

Ordnance Industry Science Technology afirma en su publicación que las fragatas actualizadas estarían equipadas con sistemas y características de armas renovados, incluida una plataforma de aterrizaje más larga para helicópteros y sistemas de propulsión más silenciosos. El avión de guerra antisubmarino chino Z-20F también reemplazaría a los helicópteros rusos KA-28 originales, según la publicación.

Treinta unidades de la versión original de las fragatas se completaron en una década, y los últimos seis buques se entregaron en 2019.

Dentro de los grupos de ataque de portaaviones, las fragatas son responsables de la defensa aérea y las operaciones antisubmarinas, pueden cubrir grandes distancias, tienen sofisticadas armas y capacidad de sigilo.

Lu Li-shih, ex instructor de la Academia Naval de Taiwán en Kaohsiung, comentó recientemente en los medios locales que los planes de China para construir más destructores Tipo 055 y nuevas fragatas Tipo 054B, forman parte de los preparativos para el cuarto portaaviones del país, un buque gigante de propulsión convencional con el mayor sistema de catapulta electromagnética del mundo.

Lu agregó que los constructores e ingenieros de China estaban introduciendo sistemas de armas y componentes electrónicos que eran más avanzados en algunos casos que la tecnología utilizada en los EE. UU.

«Podemos ver algunos equipos de vanguardia en los buques de guerra chinos que pueden ser más avanzados que los estadounidenses, por ejemplo, el signo de un avión no tripulado de combate a bordo de un barco en el muelle de aterrizaje de helicópteros anfibios Tipo 075 recién lanzado», dijo Lu.

Un elemento importante en el proceso será un mayor uso de componentes desarrollados a nivel nacional en los nuevos buques de guerra bajo una nueva política dirigida a acelerar la «localización de armas», según el experto militar con sede en Beijing Zhou Chenning.

«Los precios del KA-28 ruso y el Z-20F de China son los mismos, pero el primero no es tan ágil y poderoso como el avión local, así que ¿por qué no usa el mejor?» afirma Zhou.

Beijing necesita flotillas navales para salvaguardar las líneas de suministro de petróleo que se extienden desde el Medio Oriente y a través de la alta mar del Océano Índico y el Mar de China Meridional. China también tiene que proteger los intereses de ultramar en el marco de la Belt and Road Initiative, un proyecto de infraestructura masivo que se extiende desde el este de Asia hasta Europa.

Al mismo tiempo, la Armada del EPL envía flotillas de escolta para participar en la misión antipiratería de las Naciones Unidas en el Golfo de Adén.

Pero los expertos militares dijeron que la ola de construcción tuvo implicaciones a largo plazo para el entrenamiento, la capacidad de combate e incluso el mantenimiento.

Andrei Chang, editor en jefe de Kanwa Defense Review, con sede en Canadá, dijo que era imposible para un país capacitar a capitanes y marineros capaces para comandar cerca de 100 buques de guerra modernos solo en una década. «Un capitán de barco de guerra necesita al menos cuatro años de educación académica en la escuela naval, mientras que los marineros necesitan un entrenamiento técnico, mental y físico completo», según Chang, y agregó que «China [también] necesitará un cierto crecimiento del presupuesto de defensa para el mantenimiento a largo plazo de los cientos de buques de guerra modernos. Será una pesada carga para el país».

Tal vez te puede interesar: Uruguay – El Yak-130 como opción para la FAU

Imagen de portada: Buques de guerra y aviones de combate chinos en el Mar de China Meridional. Fuente Reuters.

2 COMENTARIOS

  1. El último párrafo de este artículo parece desconocer la escala con la que se maneja China. ¿No será capaz de conseguir tripulaciones para estos 100 buques con mil cuatrocientos millones de personas de población, con una de las mayores economías del mundo? Dudar de esto es menospreciar la capacidad demográfica y económica de China. El país asiático es sin dudas la mayor amenaza a futuro para EEUU, incluso mayor que Rusia.

  2. Si comparamos las tecnologías chinas de hace 30 años con las de hoy, veremos y notaremos su gran avance. Las capacidades de la fuerza naval China se van acrecentando, y esto es una realidad. Que pasara dentro de otros 30 años? Sin duda, China será un actor global poderoso y tendrá una armada de aguas azules temida por toda Europa y EEUU.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.