Cuando analizamos la actualidad del sector de la Defensa en Brasil solemos centrar la atención en el PROSUB o en el Programa Gripen, llevados adelante por la Marina y Fuerza Aérea Brasileña respectivamente. No obstante, el Ejército Brasileño se encuentra en un proceso de evaluación de opciones con que hacer frente a uno sus principales desafíos: la Defensa Antiaérea de mediana altura.

Entre los vectores que operan a esas alturas medias podemos encontrar un variado grupo de amenazas, comprendiendo desde vehículos aéreos no tripulados (UAV), pasando por helicópteros y cazabombarderos, hasta misiles cuyo objetivo pueden ser blancos terrestres e infraestructuras criticas. Frente a este situación, el Ejército Brasileño no cuenta en el presente con los medios idóneos con que hacer frente a estas amenazas.

A continuación, en el primero de un total de cuatro textos, describiremos el presente de los medios y sistemas de Defensa Antiaérea con que cuenta el Ejército Brasileño. En las sucesivas entregas abordaremos otras cuestiones que representan un desafío para el arma terrestre del vecino país, abordando aspectos que van desde la recuperación del material, opciones en el mercado, y el estado de otras fuerzas en este segmento.

La defensa antiaérea del Ejército Brasileño se estructura alrededor 1a Brigada de Artillería Antiaérea (1a Bda AAAe), creada en 1980, con sede en Forte dos Andradas, en Guarujá (SP). La compone un total de seis Grupos de Artillería Antiaérea (GAAAe). Su principal misión es la defensa antiaérea en determinadas zonas, brindando protección a unidades y tropas estacionadas o en movimiento.

Los Grupos de Artillería antiaérea operan contra blancos que operen en un rango que va desde los 3 mil metros hasta los 15 mil metros de altura. A mayores alturas la responsabilidad recae en la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) y los medios que dispone para tal fin. Cada uno de los Grupos esta equipado con diverso material, que comprende desde lanzadores portátiles, comúnmente denominados (MANPADS), hasta artillería de tubo de corto alcance.

En detalle, al observar los medios con que cuenta el Ejército Brasileño, encontraremos a los cañones antiaéreos M985 Bofors L70 de 40 mm empleados y dirigidos por directores de tiro EDT FILA. También se presentan cañones automáticos Oerlikon C90 Twin de 35 mm, junto a los antiguos radares de tiro Super Fledermaus 214UX-1, que están siendo dados de baja gradualmente.

Entre los sistemas guiados por laser podemos encontrar los Saab RBS-70 Mk.2 y RBS 70NG. Los sistemas fueron adquiridos en el año 2014 y 2019 respectivamente. El primero de ellos fue desplegado para brindar protección en eventos de magnitud, como la Copa Mundial de Futbol y las Olimpiadas de Rio de Janeiro de 2016. El paquete adquirido a la compañía sueca incluyó: simuladores, equipos de visión nocturna, lote de repuestos y herramientas, equipos de prueba y cursos para la instrucción de efectivos.

Las características principales del RBS 70 destaca su alcance de 9.000 metros, alcanzando blancos a una altura máxima de 5.000 metros. El misil, guiado por láser, alcanza una velocidad de Mach 2 (unos 2.470 km/h), evitando que pueda ser interferido. Por su parte, el RBS 70NG posee un mayor alcance y características actualizadas, siendo empleado en posiciones estáticas.

RBS-70 – Créditos Tecnología y Defesa

Por último, este segmento del inventario del Ejército Brasileño lo completan los sistemas más antiguos KBM 9K338 Igla-S, desarrollados y construidos en la extinta Unión Soviética, que entraran en servicio en 1983. La fuerza aún conserva en operación varios lanzadores duales 203-OPU Djiguit.

El Igla-S es la versión más moderna disponible en el mercado, con una velocidad máxima de 2.052 km/h, atacando a objetivo situados a una distancia entre los 500 y 6.000 metros. Su altura máxima es de 3.000 metros, siendo guiado por sensores infrarrojos. El peso total del equipo, para ser transportado y operado por un efectivo, es de 19 kilogramos.

El último elemento de la Defensa Antiaérea del Ejército Brasileño lo componen los blindados Gepard 1A2, que equipan a dos Baterías Antiaéreas Autopropulsadas (Bia AAAe Ap). Su función táctica en el campo de batalla varia en base a la misión que cumpla la Brigada, focalizándose en la defensa de punto y en los desplazamientos de otras unidades. Están equipados con dos cañones 35 mm Oerlikon GDF, montados en un chasis basado en el que utiliza el Leopard 1. Posee un radio de acción de 550 kilómetros, alcanzando una velocidad máxima de 65 km/h

Gepard 1A2 – Créditos Tecnología y Defesa

Tal vez te interese Ejército Brasileño certifica un nuevo lote de M109A5

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.