En un documento estratégico difundido recientemente, la Marinha do Brasil se ha propuesto objetivos rectores de largo plazo que avanzan sobre la propia orgánica de la fuerza, su área de proyección y, desde ya, sobre medios planificados para cumplir con la misión.

La planificación oficial plasmada en 92 hojas discute el entorno estratégico actual del ámbito marítimo y fluvial que donde Brasil pone su atención, ademas de mencionar las amenazas que «pueden poner en peligro la supervivencia y la prosperidad» del vecino país sudamericano. Sobre estos conceptos vertidos, termina por elaborar un concepto estratégico marítimo para los próximos 20 años, oficiándose como puntapié inicial para avanzar en una actualización tanto de la doctrina naval como de la planificación de la propia fuerza.

A su vez recurre a un análisis de capacidades, entre sus sistemas de armas ya en uso como de aquellos que son considerados esenciales para poder abordar los campos de acción que estima la propia Marinha.

Amazonia Azul – 5.7 millones de KM2 – 60.000 km de hidrovía – Marinha do Brasil

Con un enfoque realista, la Marinha critica el «pacifismo unilateral», cuestión que le ha dificultado la identificación de las amenazas a Brasil, mencionando que las disputas son parte de la historia misma de las civilizaciones. En este sentido, estima amenazas típicas de un mundo globalizado, como amenazas estatales, no convencionales, de grupos criminales organizados, relacionados a la naturaleza, ciberterrorismo y bioterrorismo.

Poniendo atención en el enorme litoral marítimo, que se extiende en unos 5.7 millones de km2 y la extensión de sus hidrovías (que suman unos 60.000 kilómetros) la marina brasilera considera esencial el desarrollo de su poder militar, su marina mercante, su infraestructura marítima e ribereña, su industria naval-militar, la industria pesquera, así como la ciencia y la tecnologia. Atado a esto, considera importante fortalecer la mentalidad marítima, sosteniendo que «es un elemento intangible que debe ser fomentado en la sociedad brasilera y fortalecido por los actores marítimos».

Estima como el entorno estratégico de operación un ámbito que va desde el paralelo 16 en el norte, hasta la mismísima costa antártica al sur, contemplando toda Sudamérica y toda la costa occidental Africana como espacio donde posicionar poder marítimo. Esta visión continental que proyecta la Marinha do Brasil se ata al desarrollo geopolítico de esa nación que busca solidificar su peso en el concierto de naciones y posicionarse como el actor central de este cuadrante global.

En el ámbito especifico de las amenazas considera a «potencias navales superiores» que puedan perjudicar tanto sus instalaciones energéticas, como el trafico marítimo entre comercio y abastecimiento. Esta primera prioridad se respalda en cuestiones históricas que han incidido en la soberanía brasilera como las Guerras Mundiales y la Guerra Fria. Por otro lado, considera a la piratería en el Golfo de Guinea como una amenaza a sus intereses, la pesca ilegal, los conflictos urbanos y crimen organizado (una problemática de larga data en el país), ademas del terrorismo, ataques ciberneticos y cuestiones ambientales, como mencionamos antes.

Para hacer frente a estas amenazas, se propone un plan de largo plazo y que contemple de manera interagencial a otros actores de la vida brasilera para poder resguardar sus intereses marítimos y llevar adelante también una diplomacia naval.

LPH Atlântico

Con un enfoque proactivo, ademas de reactivo, la fuerza apunta a consolidar una fuerza fuerte y versátil que le otorgue capacidad de observación en todo el espacio considerado «Amazonia Azul», haciéndose valer de medios como satélites, radares de costa, sistemas AIS y plataformas modernas, blindando al Atlántico Sur con capacidades de «amplio espectro». A su vez, busca verse a si misma como una fuerza moderna, tecnológicamente independiente y de una dimensión a la estatura político-estratégica de Brasil.

En cuanto a los puntos mas importantes de proyección, busca apoyar la política antártica brasilera con el envío de suministros para sus instalaciones en el continente blanco, mientras trata también de consolidar las relaciones con marinas amigas de la región.

En el plano de capacidades, uno de sus principales objetivos es continuar con el desarrollo del programa nuclear (PNM), apuntando a ejecutar de forma autónoma las fases principales del ciclo de combustible nuclear. En misma linea, considera estratégico continuar con la construcción de submarinos en el marco del PROSUB y vuelve sobre una capacidad que perdió hace relativamente poco: la necesidad de contar con un portaaviones.

Para el caso del portaaviones, o «Navío con capacidad de Control de Áreas Marítimas (NCAM)» estima tanto su incorporación como la de medios de escolta modernos, entre logísticos, remotamente tripulados, anfibios, avisos y demás. En misma sintonía, y en apoyo de su proyección internacional, busca contar con buques polares modernos para sus campañas antárticas, así como buques hidroceanográficos y de apoyo para su hidrovía amazónica.

Para el campo aeronaval, la Marinha apuntala la necesidad de contar con aeronaves de ala fija, rotativas y remotamente tripuladas (SARP-E) para misiones de combate y apoyo naval. Continuará avanzando en sus capacidades misilisticas con los misiles MANSUP y MANAER, que le otorgarían autonomía en vectores antisuperficie y antiaereos.

Un punto que Brasil contempla y ya se viene avanzando en otras regiones, es la de coordinar con el ámbito industrial la posibilidad de fabricación de sistemas con capacidades duales. En ese sentido, estima proyectos civiles que puedan ser militarizados ante situaciones de movilización nacional.

A nivel inteligencia estiman el desarrollo de capacidades de intercepción de comunicaciones por satélite para incrementar la producción de conocimiento e inteligencia en las áreas operacionales estratégicas de Brasil. Este sistema estará apoyado también por capacidades de monitoreo en la Amazonia Azul dentro del SisGAAz

Para finalizar, estima los proyectos que son de interés estratégico para Brasil. En este caso, vuelve a nombrar al poder nuclear como eje de gestión, ademas de generar autonomía en el ámbito industrial-militar, con programas de fragatas, submarinos y buques de apoyo.

Te puede interesar: Galería – El F-39E Gripen en Brasil

¡Apoyanos!

6 COMENTARIOS

  1. Si los políticos argentinos necesitan una orientación sobre como se administran las FFAA de un país que vayan a Brasil y le pidan consejo, ellos sí saben invertir en defensa.

  2. Csar, algo parecido estaba pensando mientras leía el artículo. Piensan que con solo publicar un mapa donde se extiende el litoral marítimo es suficiente. Mientras tanto no se cuenta con medios suficientes para controlar la actual plataforma marítima.

  3. Si, Csar, estos muchachos brasileros saben lo que quieren. Acá se han planificado cosas en años anteriores que no son realistas sobre las amenazas de todo tipo que pueden afectar o amenazar nuestros intereses. Sobre todo, se ponen a planificar pero sin percatarse de que no cuenta con los medios materiales para poder realizar lo planificado. De nada sirve redactar un plan estratégico a mediano o largo plazo sin no se hace lo necesario para conseguir los medios para su ejecución. Este plan es para analizarlo renglón por renglón, para entender qué piensa un vecino tan importante como Brasil, de cómo encarar ellos la defensa de sus intereses. Tienen como amenazas todo tipo de cosas, desde ataques estatales convencionales a ataques cibernéticos, terroristas en todas sus formas y delincuenciales. Otro tema que no es menos importante es la continuidad de un plan, no se cambia si surge un nuevo gobierno de otro tinte político, es una cuestión de estado que persiste en el tiempo. Podemos aprender mucho de nuestros hermanos brasileros.

  4. Saludos a los hermanos argentinos, aquí en Brasil las cosas tampoco son fáciles. Pero esperamos mucho que se recupere económicamente y sea capaz de compartir ese crecimiento y formamos una fuerza conjunta sudamericana para protegernos de naciones fuera de la región. Lo que tenemos que entender los sudamericanos es que tenemos que unirnos para crecer.

  5. Lo importante de los programas de defensa en Brasil, más allá de los resultados que obtengan, es que NO SE DUERMEN EN LOS LAURELES, saben que tienen un extenso país que custodiar y piensan permanentemente en los recursos necesarios. Argentina se queda mucho en promesas y planificaciones que después no se cumplen ni el 30%

  6. Hola todos !! Ya que se tocó el tema, alguien sabria indicar material metodológico sobre planeamiento estratégico ? Muchas gracias !

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.