proyecto de ley

Es sintómatica que cada vez que se intenta completar y aplicar el marco normativo acordado por el peronismo y la Unión Cívica Radical, en tres oportunidades, y bajo tres gobiernos distintos entre 1988 y 2001, se elevan voces contrarias a este acuerdo, conocido como “Consenso Básico”.

Las chicanas sobre el guiño a Venezuela; la falaz afirmación que la Ley de Defensa Nº 23.554 es vieja; la mentira que asocia al mayor despliegue desde la Guerra de Malvinas para ayudar con alimentos y con el Sistema de Salud Militar a la población argentina con seguridad interior y pensar el Instrumento Militar con parámetros de la década del ´90 o de la primera década del Siglo XXI o, peor aún, con la lógica de la Guerra Fría; y que se derogó la Doctrina Militar de Macri, obedece a lo que denomino el Síndrome Zeballos y a una clara ausencia de pensamiento estratégico nacional entre estos críticos.

Doctrina Militar de Macri: el ajuste fiscal de la defensa nacional

Como sostenía el ex Canciller Estanislao Zeballos, Argentina es el país menos preparado de la tierra en materia de asuntos internacionales. Esto es así porque a la mayoría del dirigentes conservadores argentinos no les interesa la defensa nacional porque están dominados por un liberalismo ingenuo que cree que el libre comercio instaurará la “paz perpetua” en el planeta.

Esta afirmación se ve reflejada en los discursos, en las políticas y en las acciones presupuestarias. El ex Presidente Mauricio Macri sostuvo en julio de 2018 en público, citado en el diario Infobae, lo que ya había manifestado en privado en diciembre de 2015: “Macri quiere achicar al Estado modelo siglo XXI y considera que las Fuerzas Armadas tienen que evolucionar hacia nuevos desafíos” y, textualmente, el presidente sostuvo “estamos llenos de problemas y no podemos pagar 70.000 militares asignados a conflictos que ya no existen».

La política de defensa del ex presidente estuvo subordinada a al ajuste fiscal que se realizó en el Estado. El siguiente cuadro muestra la evolución de la función defensa medida en dólares (1989=100), a partir de los datos de la Cuenta de Inversión y del Presupuesto, dónde se refleja claramente como la inversión en defensa nacional cayó durante los gobiernos de Carlos Menem (1989-1999), Fernando de la Rúa (1999-2001) y Mauricio Macri (2015-2019). La caída del año 2019 será mayor cuando dispongamos de los datos de la Cuenta de Inversión correspondiente a ese año. Estos datos pueden ser confrontados con los que aporta el Stockholm International Peace Research Institute (SIPRI): el gobierno de Raúl Alfonsín dejó el gasto en defensa en torno al 2,4% del PBI; mientras que en el último año del gobierno de Mauricio Macri alcanzó el 0,7% del PBI (SIPRI 2020).

Además de estos datos se puede señalar que durante la gestión del PRO y la UCR en el Ministerio de Defensa hubo un cambio cualitativo en la estructura del presupuesto. Mientras que en el año 2015 se destinaba el 77% al Inciso 1 (sueldos y pensiones); en el año 2019 esa cifra alcanzó el porcentaje de 83%. Esto se reflejó en un deterioro del mantenimiento de los sistemas de armas. Asimismo, la gestión anterior al abandonar el PLANCAMIL 2011, desestimaron algunos de los proyectos de modernización, como así también los planes de adquisición previstos en dicho documento. De esta manera, se recurrió a la compra de medios para paliar un claro déficit que tenían las Fuerzas Armadas, pero sin que las mismas estuvieran asociadas al Primer Ciclo de Planeamiento de la Defensa Nacional. Dos ejemplos alcanzan para graficar esa decisión: a) el ex presidente anunció que se compraban veinticuatro (24) aviones Texan para luchar contra el narcotráfico  (La Nación, 9 de marzo de 2019), pero éstos no tienen armamento[1]; y b) se compraron cinco (5) Aviones Super Etendard con repuestos británicos, situación que la actual gestión está tratando de solucionar.

La política de defensa del PRO y la UCR se subordinó claramente  al ajuste fiscal.

El Decreto Nº 571/2020: Venezuela o Estados Unidos

El pasado 2 de junio de 2020, el presidente de los Estados Unidos Donald Trump amenazó con sacar a las Fuerzas Armadas a la calle debido a la generalización de las protestas en ese país con motivo del asesinato de George Floyd. Días después el Secretario de Defensa, Mark Espert, señaló que no estaba de acuerdo con invocar la Ley de Insurrección porque si la policía necesita refuerzos, la Guardia Nacional encaja mejor en actividades de seguridad interna. En el medio, el Jefe de Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos le recordó a sus subordinados que juraron defender la Constitución y no al Presidente. Las respuestas de los dos funcionarios al presidente de los Estados Unidos no fue casual, no solo tienen un larga historia de respeto a la Constitución y las leyes, sino en particular a la Ley de Defensa de ese país, conocida como Posse Comitatus Act, que fue aprobada en 1878 y que le prohíbe a los militares hacer law enfocement, tareas policiales dentro del territorio de ese país.

La aprobación del Decreto Nº 571/2020 no viene a derogar la Doctrina Militar del presidente Mauricio Macri, porque no la hubo, ni tampoco intenta emular o alinear a Argentina con el chavismo o Corea del Norte.. Esta norma viene a corregir, potenciar y restablecer el camino iniciado en el año 1988. En primer lugar, el Decreto Nº 683/2018, que derogó parcialmente el Decreto Reglamentario de la Ley de Defensa Nacional Nº 727/2006, dictado 18 años después de sancionada dicha Ley porque nunca se quiso reglamentar, modificaba la Ley de Defensa a otorgar a las Fuerzas Armadas facultades para custodiar los objetivos estratégicos. En efecto, el artículo 5º del citado Decreto modificaba lo dispuesto en el artículo 31 de la Ley de Defensa Nacional. Claramente un Decreto no puede modificar una Ley.

En segundo lugar, el Decreto Nº 683/2018 derogaba en su artículo 6º el Decreto Nº 1691/2006 Directiva de Organización y Funcionamiento de las Fuerzas Armadas que establecía, entre otras cosas, las misiones subsidiarias o complementarias de las Fuerzas Armadas, entre ellas la de apoyo a la comunidad nacional y de países amigos frente a situaciones de desastres naturales y/o antrópicos; es decir, que el mayor despliegue de las Fuerzas Armadas desde la Guerra de Malvinas para repartir alimentos, poner a disposición todo el Sistema de Sanidad Militar frente a la pandemia del COVID 19, que nuestros hombres y mujeres militares están desarrollando de manera excepcional, no era relevante para la gestión anterior. En este punto se recurre a la chicana o a la ignorancia porque se dice que es una tarea de seguridad interior, de policiamiento. Claramente, ayudar a los argentinos frente a esta pandemia no es lo mismo que reprimir protestas sociales; cosa que si permitía la gestión de Mauricio Macri. Asimismo, el Decreto Nº 1691/2006 recogía las enseñanzas de la Guerra de Malvinas al potenciar el rol del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas y del Comando Operacional. El accionar militar conjunto, independientemente del espacio operacional que predomine, es una clara enseñanza de la guerra y que quedó reflejada en el Informe Rattenbach; documento que fue quitado de la página del Ministerio de Defensa durante la gestión anterior. Por último, este Decreto disponía que en tiempos de paz, y a los efectos de contar la alerta temprana estratégica para conjurar y repeler toda Agresión Estatal Militar Externa, el Instrumento Militar debía ejercer el control, la vigilancia y el reconocimiento de los espacios terrestre, marítimo, aeroespacial y ciberespacial. Capacidades, operaciones no son misiones y, además, esas misiones no son sinónimos de ejercer el rol de policía.

En tercer lugar, el Decreto recupera el “Consenso Básico”. La piedra angular de ese acuerdo o el espíritu de la Ley fue claramente explicitado por el Senado radical Antonio Berhongaray:

«el ataque de las Fuerzas Armadas de un Estado contra el territorio de otro Estado; el bombardeo de las fuerzas armadas terrestres, navales o aéreas contra el territorio de otro Estado, o el empleo de cualquier arma por un Estado contra el territorio de otro Estado; el bloqueo de los puertos y de las costas de un Estado por las Fuerzas Armadas de otro; el ataque de las Fuerzas Armadas de un Estado contra las fuerzas armadas terrestres, navales o aéreas de otro Estado, contra su flota mercante o aérea; la utilización de las fuerzas armadas de un Estado que se encuentran en el territorio de otro Estado con el acuerdo del Estado receptor en violación a las condiciones establecidas en el acuerdo o toda prolongación de su presencia en dicho territorio desde que ha terminado el acuerdo»

La Ley de Defensa Nacional Nº 23.554, la Ley de Seguridad Interior Nº 24.059 y la Ley de Inteligencia Nº 25.520 sancionadas por tres Presidentes distintos entre 1988 y 1992 mantienen el espíritu de la ley, reflejado en las palabras del legislador, y establecieron una separación orgánico y funcional entre el Sistema de Defensa Nacional y el Sistema de Seguridad Interior. Esta separación no obedece a un criterio geográfico, como insisten algunos analistas, sino de la naturaleza de la amenaza. Si la amenaza es de naturaleza estatal militar y/o afecta los intereses vitales y/o estratégicos de la Argentina, interviene el Sistema de Defensa Nacional, sino corresponde al Sistema de Seguridad Interior.

La Doctrina de Defensa Nacional argentina de 1988 se inspira, entre otras fuentes, en la Posse Comitatus Act de 1878, aún vigente en los Estados Unidos

Futuro

Brevemente, la política de defensa y su Instrumento Militar tienen que ser diseñados en función de los intereses vitales y estratégicos de Argentina y no los de una potencia extraregional. La utilización a de las Fuerzas Armadas en la lucha contra el tráfico de drogas ha fracasado en todo el mundo, provocando un aumento de la violencia y el surgimiento de bolsones de corrupción en las Fuerzas Armadas. El tráfico de drogas es un problema que debe ser resuelto a través de otras políticas y no por la vía militar. Es increíble como algunos militares y civiles responde a este pensamiento colonial y miran al norte: tanto a nuestra frontera norte como a tratar de dejar contento al Comando Sur de los Estados Unidos, con la vaga esperanza que ese país reequipe nuestras Fuerzas Armadas. Claramente esto no sucederá porque el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte es su principal aliado y con el cual mantenemos una disputa territorial desde 1833.

En un reciente libro Francisco de Santibañez sostiene que Argentina no tiene elites. Yo comparto parcialmente esta observación. Mi postura es que si hay elites, pero las que se alinean con el pensamiento de centro derecha responden a la lógica que señalo Zeballos: no les interesa la defensa y prefieren venderle limones a un tercer país. No tienen un pensamiento estratégico nacional. No hay que hacer muchas elucubraciones. A mis estudiantes de la Maestría en Defensa Nacional les digo: “párense delante del mapa bicontinental y miren donde tenemos los desafíos futuros: Malvinas, Georgias del Sur, Sándwiches del Sur, Antártida y el Atlántico Sur”.

Mientras estos actores nacionales se subordinan a los intereses de la gran potencia y buscan convertir a las Fuerzas Armadas en Street Figthers, el 9 de junio de 2020, la Casa Blanca publicó un Memorandum para “salvaguardar los intereses nacionales de los Estados Unidos en el Ártico y la Antártida” y en el 2018, por primera vez desde el 2001, el narcotráfico y el terrorismo quedan relegados en la National Defense Strategy (2018) de ese país, sosteniendo que las principales amenazas contra los Estados Unidos son cuatro (4) países: China, Rusia, Corea del Norte e Iran. En síntesis, parafraseando a George Withers, Lucila Santos y Adam Isacson (WOLA, 2010): haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago.  Lamentablemente Estanislao Zeballos y el Almirante Segundo Storni tenían razón y eso se refleja en los artículos que se han publicado en estos días.


[1] Se podría agregar que tampoco se combatió al narcotráfico como señala un Informe del Ministerio de Seguridad publicado en el año 2018 (La Nación, 6 de octubre de 2018): solo el 2% de las causas llegan a juicio y de las que llegan solo el 1% corresponde a narcotraficantes, el resto son consumidores, mulas, entre otros.

Nota de Redacción: Las opiniones expresadas en este articulo son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión del equipo Zona Militar.

Tal vez te pueda interesar: Entrevista exclusiva al Secretario de Asuntos Internacionales Francisco Cafiero

21 COMENTARIOS

  1. Muy buena nota, para releerla, deja en claro cuál debe ser el papel de las FFAA en la democracia y el por qué de la necesidad de un pensamiento estratégico sobre qué es un país soberano

  2. La verdad no estoy de acuerdo, además deja sin analizar, lo actuado por los gobiernos desde el 2003 al 2015, dónde se produjo la mayor baja de sistemas de armas y obsolecencias de todas las fuerzas armada. Sin tener en cuenta que fue el periodo dónde en materia salarial se aplicó la mayor cantidad de ítems no remunerativos, afectando al personal a futuro y no teniéndolo en cuenta en las estadísticas.
    Es demasiado parcial como para tenerlo en cuenta.

  3. Un país necesita de unas FFAA comprometidas con el desarrollo humano de la sociedad de la que surgio. Hoy vemos q las FFAA estan dando una respuesta a un enemigo invisible. Y terminado esta Pandemia deberian unirse al desarrollo científico y productivo. Y dejar de ser una empresa vque compra armamento para beneficio de un operador. Es el Ejercito de Belgrano el que queremos, de Mosconi, verdaderos defensores de los intereses nacionales.

  4. Contundente! Si no queremos atrasar 100 años, volvamos a pensar una política de Defensa Nacional Soberana y no aceptemos las imposiciones ni lineamientos de quienes lo último que quieren es defender los intereses argentinos. Sobre todo si queremos homenajear a Belgrano en su año, sigamos su legado.Excelente nota!

  5. Interesante nota. Defensa y Seguridad nunca serán lo mismo (la discusión debería terminar de una vez por todas). Incluso la formación en cada sector es muy diferente (un gendarme nunca va a volar un cazabombardero, ni acá ni en ningún otro lugar del mundo). Nuestros militares, que están por su invaluable vocación de defensa de la Patria, merecen que la Nación Argentina les entregue los medios de combate necesarios para adiestrarse y utilizar en el cumplimiento de la Misión Principal (ya no más Texan II o
    L´Adroit que tan poco contribuyen al IM). El Plancamil 2011 (actualizado) y el SIGID son las mejores herramientas con que cuenta el MINDEF para comenzar a estudiar el reequipamiento y evitar las compras innecesarias de armamento.

  6. Conclusiones y Cavilaciones sobre el articulo:

    La política de defensa y su Instrumento Militar tienen que ser diseñados en función de los intereses vitales y estratégicos de Argentina y no los de una potencia extraregional

    Hay elites, pero las que se alinean con los lineamientos estratégicos de los poderes globales que son sus aliados y le dan sustento interno. No les interesa la defensa y prefieren venderle limones a un tercer país. Tienen un pensamiento estratégico nacional y es ser una colonia donde ellos usufructan la nacion.

    Los desafíos futuros: Malvinas, Georgias del Sur, Sándwiches del Sur, Antártida y el Atlántico Sur”.

    La política pendular de la FFAA depende del proyecto político vigente. Siendo que históricamente coexisten dos proyectos políticos de nacion excluyentes que suelen alternarse en el poder, esa es la causa de la política pendular sobre las FFAA.

    Seria estrategico instaurar como en EEUU una Doctrina de Defensa y el papel de las FFAA donde ellas sirvan a esa doctrina de defensa y a la constitución. No al presidente electo.

  7. «el gobierno de Raúl Alfonsín dejó el gasto en defensa en torno al 2,4% del PBI; mientras que en el último año del gobierno de Mauricio Macri alcanzó el 0,7% del PBI (SIPRI 2020).» y asi le pagaron al pobre Alfonsin, con los alzamientos militares y fue el que mas les dió. Muy buen informe, muchas gracias

  8. Es verdad Macri compro 4 OPV …fabrico media docena de IA63 Pampa…compro 5 SEM simulador y respuestos, una docena de texans, y para el ejercito unos 30 drones (Matrice 210 y phantom 4 PRO), 20 radares aselsan, 2 docenas Lanzacohetes CG M4. modernizo y actualizo entre los FAMCA y MAG. más de 600 ametralladoras…algo de 15 camiones M113 modernizados, también puesta en funcionamiento de una treintena de Unimog y MB1721, 5 micros nuevos para transporte de nuestros valientes…reparación de morteros. Lo único bueno que les aumento el sueldo, es verdad…aunque seguro es poco.

    La verdad es poco incluso para 4 años pero la decada ganada estuvo 12 años con viento a favor (el yuyito llamado Soja)los primeros 6 y lo único que hizo es denigrar, descolgando cuadros, fomentar la estigmatización de los uniformados y seguir con la desinversión. Arreglaron un submarino que se hundió antes de cumplir menos de 1/4 de la vida útil programada lo que obligo a frenar la reparación de los demas. ARS nunca termino ni avanzo con las LICAs, lo unico que salio fueron los barcos cargueros del petroleo de PDVSA…entrada de dinero que nunca fue a Defensa. Cajonearon cuanto proyecto armamentístico salio helicópteros CH 14 , el proyecto Gaucho, el TAM 2C , El Tanque Patagon, lanzacohetes CP 30 y el MARA, Las unidades artillería CALA 155 mm, el patrullero marítimo Fassmer,las LPV , los aviones IA73, el IA 100…el proyecto DARDO II etc etc….

    La hipótesis de conflicto sigue siendo Inglaterra y todo aquel que mire a la Antártida y sus recursos….o a nuestro mar y amplio territorio aéreo/terrestre.El narcotráfico…el terrorismo internacional y nacional. Las nuevas amenazas que tan de moda están y existen si señor….o hace falta tener bandera y estado??? para hacer daño…poooor favoooor.

    Un montón de promesas que naufragaron una tras la otra, hasta llegar a la situación actual. Ahora mandaron al archivo la Ley de Reservas..mano de obra gratis…son unos campeones..
    Macri tampoco hizo nada, la verdad…. esta vez espero le alcancen los remedios Dr. en Defensa, porque el enfermo esta en Terapia Intensiva…en la misma situación en que lo dejaron tras 12 años los mismos que están hoy y el nombrado Macri….dejen de hablar de Macri…Menem ..de La Rua y compren la pistola..al menos para asustar, que va a venir cualquiera y nos va a robar lo poco que nos queda hermano!.

    Buen portal este…pero nunca puedo usar mi usuario…
    publiquen lo que los argentinos que nada sabemos de Defensa tenemos para decir…y que vivimos con …miedo a que nos invadan; de hablar y que uds nos persigan…ahora asustan con la pandemia….miedo que meten los gobernantes…el mismo miedo que tuvieron uds a las fuerzas armadas que ya no respetan. Si uds los que hoy gobiernan….

    Cuiden a los unicos heroes que nos quedan vivos…los héroes de Malvinas. Invitarlos a ser parte de una Reserva activa…tienen mucho para enseñar….otorgarles beneficios en salud, previsionales, descuentos etc….

    Publiquenlo, por favor!
    Gracias !

  9. A pesar de ser un articulo parcial e incompleto no deja de ser interesante la mirada sobre defensa de la administración actual.

  10. «dejar contento al Comando Sur de los Estados Unidos, con la vaga esperanza que ese país re equipe nuestras Fuerzas Armadas. Claramente esto no sucederá»………porque no quieren poner un mango para las FF.AA., ya sea comprando a EE.UU, Francia, Rusia, Israel o China. Por eso no sucederá.

  11. Como dice el Dossier, una voz clara en medio del ruido.
    Enhorabuena retomar la senda de que la política de defensa tiene que ser diseñada en función de los intereses vitales y estratégicos de Argentina, porque, si no, ya sabemos que es otra cosa y que intereses representa.
    Un aporte interesante, me lo llevo.

  12. Está buena la discusión. Nuestros militares necesitan que nos involucremos, y no hace falta que seamos expertos en el tema. Por eso me gustaría aclarar que el hundimiento del submarino ARA San Juan no se puede atribuir a una gestión política, ya que las reparaciones de los muy complejos medios de la Defensa quedan siempre en manos de expertos, los cuales ponen sus firmas en documentos técnicos. Por otro lado el CH-14 y el Gaucho fueron profundamente analizados y discutidos hasta que se resolvió que no eran tecnología superadora. Otros proyectos están «en cola» a la espera de presupuesto. El caso de estudio, ejemplo de como debería funcionar siempre el sistema, fue la modernización del C-130 Hércules, cuyo proyecto fue aprobado en la «era K» y fue financiado en la «era M». Seamos objetivos y pensemos todos en una Defensa política de Estado.

  13. Texan que no tienen armamentos y SUE que no vuelan porque le faltan repuestos británicos.
    «No hay bases para sustentar que en la administración anterior haya habido una aproximación con las Fuerzas Armadas que se haya materializado con la asignación de recursos. Si quizás recibimos una serie de materiales y adquisiciones que se habían hecho en gestiones anteriores a la administración que se fue.»
    https://www.infobae.com/politica/2020/05/29/el-jefe-del-ejercito-la-pandemia-es-una-oportunidad-que-tenemos-para-revalorizar-a-los-militares/

  14. Un articulo que explica muy bien roles, funciones y quien es quien en defensa. Sin dudas un punto de partida claro siempre es mejor que uno sujeto a vaivenes basados en sondeos de opinion para la tribuna mientras se pone al IM al servicio de mandatos supra regionales sin un marco adecuado y duficiente siquiera. El espiritu de la ley, algo sobre lo que hay que poner el foco y no sobre supuestas incorporaciones (que no han sido tales) y que en definitiva obedecen a una tactica esquizoide. Una estrategia primero, luego lo otro. Felicitaciones.

  15. Lo unico que explica esa nota es por que lo eligieron para ese cargo.
    En cuanto a los Texan, el que se interesa un poco sabe que venian a cumplir el rol de entrenamiento avanzado liberando a los Tucanos, para otras tareas. Tambien hay que tener en cuenta que se pueden adquirir los kits para artillarlos. Los SEM, era la unica forma de recuperar una escuadrilla para la armada con poca inversion y tener a los pilotos entrenados de alguna manera, recuperando los 10 SUE que estuvieron parados por mas de 10 años por falta de repuestos que alguien no compro, ni le intereso hacerlo.
    En cuanto a los repuestos britanicos es una mentira, tan grande que no hace falta analizarla.

  16. Felicitaciones por el articulo. Es la primera vez que leo una postura fundada en la historia reciente de nuestro pais, basado en el sólido acuerdo politico que sustento las tres leyes Defensa, Seguridad e Inteligencia. Quienes critican el actual Decreto, como el 727/06, no consideran la dimension de semejante consenso entre fuerzas politicas representativas de la Argentina: qué mejor que el consenso democrático para establecer una verdadera politica de estado en defensa? El decreto de Macri -formulado únicamente con el fin de destruir este consenso- no fue generado en base al debate abierto, sincero y pensando en los intereses nacionales: como bien dice la nota del Dr. Eissa, mas bien todo lo contrario.
    Dejemos a las Fuerzas Armadas el rol importantisimo de defender nuestra soberanía y nuestro territorio de los verdaderos posibles agresores, aquellos Estados que ansían nuestros recursos naturales, nuestros espacios semivacios y el Atlántico Sur.

  17. Pobre EISSA, tan ideologizado y confundido como siempre. Parece olvidar, pese a que hace referencia explícita, que el Dec. 727/2006 es la n decreto que modificó sustancialmente el espíritu de la ley de Defensa. Así también, que el PLANCAMIL que cita como una salvación solo fue un caramelo de madera con que entretuvieron a los militares durante 8 años de gestión. Solo contribuyó a incrementar el estado de indefensión de la Nación. No compraron nada por la sencilla razón que el presupuesto para la Defensa siempre fue de alrededor del 0.9 del PBI, siendo superado por el presupuesto de Seguridad en el 2008. EISSA hay que ser honesto cuando se escribe, caso contrario pierde respeto.

  18. Coincido con Lutero y la mayoría de los foristas…el decreto 727/06 y el PLANCAMIL son impedimentos, por eso están las cosas en el estado en que se encuentran. Debería ser sencillo, pedirle a las FFAA que armen comisión estratégica de planeamiento y expida resolución en base a sus estudios e hipótesis de conflicto.Y luego que pongan plata en Defensa (2,5%del PBI para empezar). Mi humilde opinión. Saludos a todos!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.