En el marco de la cobertura que hace ZM tanto sobre el instrumento militar como de la gestión de la Defensa Nacional, el equipo le realizó una entrevista exclusiva al Secretario de Asuntos Internacionales para la Defensa Francisco Cafiero.

En la entrevista se repasó el estado del Ministerio de Defensa, los lineamientos en política internacional desde la dependencia que dirige y aquellas cuestiones ligadas a la situación global que impactan sobre el instrumento militar.

A continuación la entrevista.

Zona Militar. A dos días de cumplir los 3 meses en la administración del Estado Nacional ¿Cuáles han sido los ejes de trabajo en los que se posicionaron dentro del Ministerio de Defensa?

Francisco Cafiero. Para ir de lo general a lo particular de la pregunta. Desde el punto de vista de los asuntos internacionales de la defensa,  una de las primeras cosas que me pidió el Ministro Agustín Rossi fue iniciar los contactos con el Ministro de Defensa de Brasil, Fernando Azevedo, por lo tanto encaré la vía institucional y le pedí a mi secretaria administrativa que me recibió acá ese mismo día que me comunique con el embajador brasileño para iniciar el contacto y coordinar la comunicación de los ministros.  Pasan unos 20 minutos y nada, y le pregunto “¿qué pasó con el llamado?” y me responde “es que estoy buscando el número y no lo encuentro y acá no tenemos una agenda”, me sorprendí y le pregunté: “¿y en la gestión de cambiemos no te pedían llamados?” y me responde “es que no nos daban trabajo”. Por lo tanto, te quiero describir con qué nos encontramos y  qué  estado  situación. Desde el destrato al personal administrativo de planta, el estado edilicio de las oficinas y mobiliario, la poca y dispersa información, la falta de equipamiento;  a título de ejemplo:  las computadoras que usamos las compró Rossi cuando fue ministro en el 2013. En este contexto, sumado a las complejidades del contexto económico y social del país empezamos a trabajar en recuperar el tiempo perdido y a poner en marcha una nueva política de defensa, con otra mirada, con otras prioridades y con el horizonte de propuestas y experiencias del ministro Rossi y la conducción política del presidente Alberto Fernández. 

Tenemos el desafío de recuperar relaciones con el mundo, también de recuperar capacidades que en el tiempo se fueron perdiendo debido al ajuste y a la falta  horizontes en la política de defensa.  Sin quedarnos en el pasado, y para entender el presente uno debe mirar de dónde vienen las cosas. Hoy estamos mirando y trabajando hacia adelante, hicimos un repaso del estado de situación, trabajamos en la transición con los jefes de las tres fuerzas y el conjunto salientes y ahora estamos codo a codo con las nuevas autoridades militares entrantes. 

ZM. ¿Tienen previsto avanzar en una nueva Directiva Política de Defensa Nacional? ¿En que puntos se distancian sobre la DPDN sancionada durante la gestión anterior? ¿Hay espacio para una nueva reglamentación de la Ley de Defensa Nacional?

FC. Ante todo esa es una competencia de la Secretaría de Estrategia y Asuntos Militares, no es una competencia directa de la Secretaría de Asuntos Internacionales para la Defensa. Está claro que somos  un gobierno distinto que el que dejó de gobernar el 10 de diciembre de 2019. Distinto en términos de posiciones políticas, de ideas, de lecturas del mundo,  de prioridades, de cómo concebimos un proyecto político y de país, y por lo tanto de la política de la defensa.  El aporte que podemos hacer desde la Secretaría  a la DPDN, es analizar un contexto internacional donde estamos insertos. A priori te diría que está claro que no hay para la defensa un mecanismo de integración regional para discutir una agenda en común como lo hubo hasta el 2015 con el Consejo Sudamericano de Defensa, que funcionó como un ámbito para poder trabajar de manera coordinada con los países de la región en los asuntos de defensa. Estamos en un contexto regional distinto y  hay que trabajar en fortalecer las relaciones bilaterales entre los países. Por ejemplo con Brasil las relaciones son estratégicas y van más allá de los gobiernos de turno. Las fuerzas armadas argentinas y brasileñas tienen una muy buena relación y hay que ayudar a mantenerla en el tiempo.

Hicimos los contactos para que el ministro Agustín Rossi hablara con sus pares de Chile, de Paraguay, de Uruguay, como también con el secretario adjunto de defensa de los Estados Unidos. Un párrafo aparte se merece la situación en Bolivia que es compleja, la Argentina suspendió relaciones diplomáticas, por lo tanto, nosotros no vamos a entablar relaciones con el gobierno de facto de Yañez. En Bolivia hubo un golpe y no podemos participar de las relaciones de un gobierno donde se interrumpió el proceso democrático. Hasta que no se restituya el orden democrático no vamos a avanzar en ninguna dirección con Bolivia.

Cambiemos tenía una orientación distinta de la defensa que reconocía el sesgo de las nuevas amenazas. Nosotros consideramos que hay que respetar la constitución nacional y que hay cuerpos policiales y semi militarizados que son los instrumentos capacitados adecuados para enfrentar los desafíos de las nuevas amenazas. La defensa en esa agenda no tiene nada que hacer.

(En cuanto a una posible modificación de la reglamentación de la Ley de Defensa Nacional) Se que hay un borrador, pero no es algo que me haya llegado por expediente. Por supuesto, en todo lo que podamos aportar para sumarle a esa posible iniciativa, todo lo que conlleve al contexto internacional y pensar el rol estratégico argentina en el mundo, por supuesto que esta secretaría va a poner todos sus recursos a disposición.

Se que hay un borrador, pero no es algo que me haya llegado por expediente. Por supuesto, en todo lo que podamos aportar para sumarle a esa posible iniciativa, todo lo que conlleve al contexto internacional y pensar el rol estratégico argentina en el mundo, por supuesto que esta secretaría va a poner todos sus recursos a disposición.

Francisco Cafiero

ZM. Antes de asumir la nueva gestión se ha ponderado el rol del FONDEF como un factor decisivo para el reequipamiento militar. Sin embargo, en el discurso de apertura de la asamblea ordinaria del Congreso el Presidente de la Nación en su intervención sobre el ámbito de Defensa no hizo mención al proyecto ¿En qué estado se encuentra el FONDEF? ¿Estiman que se sancione durante este año?

FC. El Presidente Alberto Fernández decidió hablar de dos temas importantes para las políticas de defensa en la Asamblea Legislativa, y su mensaje sirve como rector o directriz. Primero habló del ascenso post mortem de los 44 submarinistas del ARA San Juan. Un tema central, sensible, que hay que tomarlo por la dimensión que implica y el reconocimiento que merece.  Por otro lado, destacó que es la primera vez que hay jefes de las fuerzas armadas y del Estado Mayor Conjunto que hicieron su formación militar en democracia. Eso habla del nuevo contexto en el que estamos, de la consolidación democrática en el tiempo y de la importancia que el mensaje presidencial le dá para ponerlo en valor.

El FONDEF tiene media sanción de diputados. Vamos a trabajar para que este año se sancione la ley, y así creemos que va a ser. Es una iniciativa estratégica que sin dudas da un horizonte previsible para el necesario  reequipamiento de las Fuerzas Armadas y la reactivación de la industria nacional de la defensa. Está pensado para dar un horizonte de mediano y largo plazo a los subtenientes, guardiamarinas y alféreces que inician su carrera militar y para que tengan garantías para poder desarrollar sus capacidades.

El FONDEF tiene media sanción de diputados. Vamos a trabajar para que este año se sancione la ley, y así creemos que va a ser.

Francisco Cafiero

ZM. De sancionarse el FONDEF y articularse operativamente, el Ministerio de Defensa contaría con fondos graduales para iniciar una recomposición de equipamiento. De todas maneras y como se ha mencionado, el destino del fondo apuntala más la idea de las compras nacionales que de las compras en el extranjero. ¿Qué sucederá con aquellos sistemas que la Argentina no fabrica, pero que son de urgencia para que las Fuerzas Armadas cumplimenten con su función principal?

FC. En la ley está estipulado que el reequipamiento tiene que estar orientado al desarrollo de la industria de defensa nacional. Si dudas impulsar un mayor desarrollo es sumamente importante para reactivar las actuales cadenas de valor desarticuladas y en desuso, para reactivar a las pymes y recuperar la capacidad instalada ociosa, como también contribuir en la sustitución de importaciones. Sabemos que hay tecnologías que todavía la Argentina no produce, pero tenemos que trabajar en todo lo relacionado a la transferencia tecnológica. Está la secretaría de investigación, política industrial y producción para la defensa que lleva adelante una agenda intensa de trabajo con quienes trabajamos todos los días. El FONDEF tiene que ser una herramienta convocante para las fuerzas armadas, pero también para la planificación y trabajos de  todas las dependencias del ministerio de defensa.

La gestión anterior del ministro Agustín Rossi realizó un ejemplo muy concreto con la transferencia de tecnología con el caso de la modernización de los Hércules C130. La primera modernización se hizo en los Estados Unidos donde participaron técnicos argentinos. Se capacitaron en EEUU y hoy ofrecen en FADEA  poder realizar el servicio de modernización de lo C130. Hoy Argentina tiene esas capacidades para realizar ese servicio y poder ofrecerlo a otros países en la región. Siempre hay que trabajar en clave de gestionar para que más transferencia tecnológica llegue al país. Cuanto más grande es la brecha digital y tecnológica, más grandes serán las desigualdades  en el mundo de hoy. 

Francisco Cafiero – Secretario de Asuntos Internacionales para la Defensa

ZM. Durante estos 3 meses desde Zona Militar hemos observado y seguido las reuniones, propuestas y encuentros que el Ministerio de Defensa realizó con autoridades de otros países del mundo. ¿Qué propuestas se realizaron que generen un desarrollo en el ámbito de la Defensa Nacional?

FC. La política de defensa es subsidiaria de la política exterior del país, por lo tanto la articulación con la cancillería es muy fluida.  Desde que asumimos nos pusimos en contacto con las embajadas,  las representaciones diplomáticas y de defensa a través de los  agregados. Tenemos una agenda de trabajo diaria con las embajadas en la Argentina, como así también con nuestras representaciones diplomáticas y de defensa en el exterior.  A las y los embajadores salientes recientemente elegidos por el poder ejecutivo los fuimos convocando para reunirnos y darles nuestras orientaciones en torno a los intereses de la defensa nacional en el extranjero.  Hay países con quienes tenemos mucho trabajo conjunto, como por ejemplo Chile, que tenemos la fuerza de paz binacional cruz del sur. Hay mucho trabajo allí y aún mucho más por hacer ya que tenemos el desafío de desplegar a esa unidad en alguna misión de mantenimiento de paz de las Naciones Unidos. Este año Cruz del Sur se va a entrenar  en Chile. Somos conscientes de que faltan algunos compromisos que no se pudieron cumplir y tenemos toda la voluntad de resolverlo. En el caso de los blindados vamos a indagar cuáles son las mejores ofertas y oportunidades para el desarrollo de la industria de la defensa.  Argentina tiene escasez de dólares y no es fácil importar.

Los cascos azules argentinos son de lo más requeridos en el mundo, por su capacidad, por su formación y por su conducta. El contingente argentino de la misión de paz  en Chipre, UNFICYP,  es un ejemplo de lo bien que se puede trabajar, es una fuerza muy ponderada y  requerida, muy profesional y eso es un orgullo para nosotros y hay que fortalecer para seguir alentando  la participación de los cascos azules argentinos en zonas de mantenimiento de paz. El último contingente antes de salir para Chipre fue despedido por el presidente Alberto Fernández en CAECOPAZ de Campo de Mayo, ese gesto motiva y genera autoestima. 

ZM. En el último tiempo se ha observado también que distintos actores internacionales con los que Argentina no tiene relaciones sustantivas en el ámbito de la adquisición de armamento han acercado propuestas a la Argentina. Tanto Rusia como China han ofrecido elementos como blindados, aeronaves y helicópteros. ¿Existe margen o se considera dentro de los procesos de adquisición equipamiento de este origen?

FC. Yo creo que siempre hay que explorar nuevos horizontes y alternativas. Creo en la cooperación sur sur. Argentina con Rusia tiene una relación estratégica y con China, es estratégica integral. Con Rusia hay varios antecedentes, como los helicópteros Mi-17 que volaron en la Antártida, y se compraron buques de acompañamiento para el rompehielos Irizar.  China nos donó un hospital de campaña y a su vez tenemos mucho para explorar, somos países cuyas economías son muy complementarias. Por otro lado hay otras agendas de cooperación para trabajar. Por ejemplo, en la Argentina no hay ninguna Universidad que enseñe el idioma chino como carrera de grado. En china hay 100 universidades que enseñan el idioma español como carrera de grado. Junto al instrumento militar hay mucho para explorar y trabajar en la relación con el gigante asiático y la política internacional de la defensa puede ser un puente entre las relaciones bilaterales. Existe una barrera en cuanto a distancia, cambio de horario, cultura e idioma, pero son cosas que hay que ir superando con los vínculos y la ayuda de la tecnología. 

ZM. Apenas asumido el gobierno algunos contactos con los Estados Unidos por material ofrecido vía FMS quedaron suspendidos por un corto tiempo, mientras nuestro país definía su lugar dentro del concierto de naciones. ¿Cuáles son los ejes de trabajo con los Estados Unidos? ¿Se prevé avanzar con las compras que quedaron pendientes?

FC. Con los EE.UU. tenemos una buena relación, y aspiramos a consolidar una relación madura y de respeto mutuo. Es el principal proveedor de la industria de defensa en el mundo. Tienen un mecanismo a través del FMS que hacen que las adquisiciones sean sencillas. Por lo general hay buenos precios y hay esquemas de financiamiento que ayudan a que se puedan adquirir instrumentos. Tenemos a la subsecretaría de planeamiento operativo y servicio logístico de la defensa  que trabaja y conoce a muy bien ese sistema.

Desde el punto de vista de los asuntos internacionales cooperamos y trabajamos con los EE.UU. en función de nuestros intereses y de las pautas de trabajo que consensuamos.

Asimismo estamos trabajando en la búsqueda de posibilidades para diversificar las compras militares y las ventas de los productos y servicios de  la industria nacional de la defensa. Tenemos FADEA, que produce y fabrica al avión de entrenamiento Pampa que  sería interesante que hayan más Pampas en las bases aéreas argentinas, y también  más Pampas en otros países vecinos.

Nosotros, en la secretaría de asuntos internacionales para la defensa, somos muchas veces la primera vidriera para poder promover nuestros productos y servicios al exterior, pero además también somos los primeros muchas veces en recibir las propuestas de ventas de instrumentos militares del exterior. Entonces  tratamos  de armar una agenda de  ida y vuelta, y tener bien claro cuáles son  las capacidades propias de producir y saber qué se necesita comprar de afuera.

Hablamos hace un ratito sobre la formación de nuestros militares. Yo he hablado en estos meses con algunos mayores o su rango equivalente, militares de mi generación para decirlo de alguna manera, de las tres fuerzas y les pregunté qué era lo que los motivaba. Ellos responden que es la vocación de servicio, pero también poder desarrollar para el país las capacidades que las fuerzas tienen que poder desarrollar. En eso nosotros tenemos que cumplir para que esas capacidades puedan ser desarrolladas. Tiene un rol la industria, la formación, lo internacional y en las distintas dimensiones que hacen al conjunto de la política de defensa. Por eso es fundamental tener la capacidad para estimular a aquel que tenga vocación, mujer o varón, que pueda ingresar a la fuerza y que puedan desarrollar todas sus capacidades.

Cuando se codean con militares de otros países, estadounidense, rusos, chinos, fuerzas armadas de escala,  en el mano a mano no sienten ninguna inferioridad. Pero si sienten diferencia con el ejercicio  del instrumento de última tecnología que utilizan afuera y los nuestros no lo tienen. Debemos tener la capacidad para desarrollar tecnología, estimular la industria, lograr que en el juego internacional llegue más tecnología.  En ese cometido estamos, en esos horizontes estamos trabajando. El FONDEF es parte de eso, es positivo, y en eso queremos estimular. Rossi siempre dice que un país que no tiene una política de defensa, carece de autoestima. Hacia esa dirección tenemos que orientar nuestros esfuerzos, a que la autoestima de nuestro pueblo esté acompañada por una política de defensa activa.

Francisco Cafiero se desempeña actualment en la Secretaria de Asuntos Internacionales para la Defensa. Es licenciado tanto en Relaciones Internacionales como en Geografía por la State University of New York y magister en Relaciones Comerciales Internacionales (UNTREF). Se desempeñó como subsecretario de Gestión y Articulación Institucional de la Provincia de Buenos Aires hasta el año 2015. Es profesor concursado de la Universidad Nacional de Lanús, Vicepresidente de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (COPPPAL) y Presidente del Centro Latinoamericano de Estudios Políticos y Económicos de China (CLEPEC).

Tal vez te pueda interesar: Entrevista exclusiva con el Ministro de Defensa Agustin Rossi

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.