Las Fuerzas Armadas a lo largo de su historia, administraron importantes extensiones de campos que fueron usados para su adiestramiento y que, gracias a su uso racional, ha permitido que estos espacios tengan un aceptable nivel de conservación.

El Ministerio de Defensa y la Administración de Parques Nacionales (APN), mediante la firma de convenios y acuerdos en los últimos años, establecieron que las fuerzas armadas poseen áreas naturales de gran importancia ecológica en todo el territorio nacional. Estas pueden ser usadas para instrucción militar y a su vez preservadas, incorporándolas al sistema de áreas protegidas, en este caso como Reservas Naturales de la Defensa, contribuyendo de esta forma a la conservación de recursos estratégicos no renovables, que a largo plazo podrían llegar a ser factores de conflicto.

Entre otros campos militares, por sus características se destacan: La Quebrada del Portugués en la provincia de Tucumán, Los Manantiales en provincia de San Juan, Campo Nacional Sarmiento en la provincia de Entre Ríos, Islas de los Estados en la provincia de Tierra del Fuego, Punta Rasa en la província de Buenos Aires, Punta Buenos Aires en la Provincia de Chubut y Puerto Península en la Provincia de Misiones.

Ingreso a la Reserva Natural de la Defensa Puerto Península próxima a las cataratas del Iguazú.

Reserva Natural de la Defensa “Puerto Península”.

La Administración de Parques Nacionales (APN) considera que las tierras de la Reserva Natural “Puerto Península”, albergan un importante sector de selva paranaense, constituyendo el ambiente de mayor biodiversidad de la Argentina y al mismo tiempo uno de los más devastados y amenazados; a lo anterior, se suma su valor como área nexo entre el Parque Nacional do Iguacu en Brasil; el Parque Nacional Iguazú y Parque Provincial Urugua-i en Argentina y el Monumento Natural Moisés Bertoni en Paraguay. Este último se encontraba aislado del complejo de áreas protegidas de Argentina/Brasil, al incluir el campo Península como Reserva Militar, se logra la continuidad de áreas naturales protegidas de los tres países, conformando una gran reserva tripartita, aunque su manejo sea independiente.

Puerto Península, 100 años de historia

 La creación del Establecimiento Forestal e Industrial “Puerto Península”, propiedad del Ejército Argentino, se remonta a principios de 1900. Período de culminación de la estabilidad política, económica y de organización del territorio nacional, que había comenzado en 1880 y al final del cual, la Argentina se transformó en uno de los principales países exportadores de materias primas y alimentos del mundo.

En 1909, por la ley Nro 6.712 se incluye a Misiones dentro del fomento de territorios nacionales y autoriza al Poder Ejecutivo Nacional a adquirir una zona de tierras (de aproximadamente 75.000 hectáreas) en el ángulo formado por los ríos Iguazú y Paraná, por medio de la compra, permuta y/o expropiación, con destino a un gran parque nacional, fundación de una colonia militar y aprovechamiento hidroeléctrico.

La distribución de las tierras adquiridas se realizó recién en el año 1941, cuando ya había cambiado la orientación del Estado originado por la “Generación del 80” (liberal-conservadora), otorgándole a éste amplias atribuciones como impulsor del desarrollo nacional (Estado paternalista-nacionalista). La distribución se realizó de la siguiente manera: 20.000 ha fueron asignadas para la creación de una Colonia Militar, 55.000 ha para la creación de un Parque Nacional, 500 ha con destino al trazado del pueblo de Puerto Aguirre (actual Ciudad de Puerto Iguazú).

Hasta 1990, Puerto Península fue un importante emprendimiento forestal del norte misionero (Libro histórico del establecimiento).

Con el tiempo, se fue consolidando la ocupación en la zona de Misiones y el cambio en la política de estado a partir de la segunda guerra mundial y más precisamente con el autoabastecimiento propiciado por el general Perón, transformo a Puerto Península, por un breve período de su historia, en un modelo de explotación racional de los recursos naturales y de organización social.

Primera comunión de los niños del establecimiento en su capilla San Cayetano. (Libro histórico)

Este fue el emprendimiento forestal más importante en el norte de Misiones, vivían 180 familias, tenía maquinaria de primer nivel, poseía vías férreas internas para el transporte del material, puerto propio, usina, estafeta postal, escuela y todas las comodidades necesarias para vivir. Su personal colaboró, además, en substanciales tareas comunitarias, como la apertura de caminos. El establecimiento permaneció en funcionamiento por cincuenta años con épocas de expansión y otras de reducción.

Equilibrio entre adiestramiento militar y preservación del medio ambiente.

La década del 90 marcó el ocaso de Puerto Península como emprendimiento forestal. Por entonces, la política nacional cambio de rumbo y las privatizaciones y reducciones en la estructura estatal también llegaron a las Fuerzas Armadas. Esto provocó la transformación de Puerto Península, en un campo de instrucción militar para las tropas de monte, constituyendo, aun hoy en día, el único de considerable extensión en la región de la selva paranaense, que posee el Ejército Argentino.

Desde entonces, se inicia una nueva y fructífera etapa en Puerto Península, creándose el Centro Regional de Adiestramiento Operacional de Monte, en la actualidad, la Reserva se encuentra dentro del ámbito de la Escuela Militar de Monte, donde se imparten cursos y realizan el adiestramiento en técnicas y tácticas particulares las tropas de monte. Por sus instalaciones pasaron todas las unidades de la Brigada de Monte XII, las tropas de operaciones especiales y la infantería de marina.

Puerto Península es el único Campo de Instrucción Militar en la Selva Paranaense.

Muchos países en el mundo ya han incorporado esta forma de trabajo mixta demostrando que la instrucción militar produce un menor impacto ambiental que el turismo y la urbanización. En estos últimos años, el centro trabaja de forma coordinada con la Delegación Regional Noreste de la Administración de Parques Nacionales, con quien formuló un plan de manejo del predio y otros proyectos, que apuntan a preservar y recuperar el bosque nativo y optimizar el uso de la infraestructura educativa para el adiestramiento militar (Polígonos, Pistas y Plazas de instrucción).

Biodiversidad y estudios científicos

La sistematización y organización de la instrucción militar han permitido recabar valiosa información del desempeño y experiencias particulares de los soldados. Esta información ha sido volcada en rigurosos trabajos científicos para determinar, por ejemplo, factores clínicos y epidemiológicos de las enfermedades tropicales que más afectan a las tropas de monte en el norte de la provincia de Misiones. Estos estudios son importantes por los brotes de enfermedades infecciosas, como leishmaniasis, dengue, fiebre amarilla, etc, que se dan en la actualidad y que afectan de forma sensible a las tropas desplegadas en la frontera norte.

Herida producida por la leishmaniasis cutánea, patología endémica en la zona.

El trabajo científico en Puerto Península es permanente y conviven tanto los estudios con fines específicos militares, como los biológicos, que enriquecen el conocimiento de su biodiversidad y la adaptación del hombre al medioambiente.

Plaza de supervivencia de la Escuela Militar de Monte (Archivo Ec Mte).

Otros trabajos realizados en el área, permiten conocer el comportamiento de la fauna de la región, como por ejemplo el proyecto “Yaguareté”, que por medio de trampas fotográficas y seguimientos aéreos ha logrado significativos avances en el conocimiento de la vida de estos animales, a su vez esta información es sumamente importante para mejorar las técnicas de supervivencia de nuestros soldados en el monte.

Uno de los proyectos sobre el Yaguareté, estuvo a cargo del biólogo Agustín Paviolo, y desarrolló investigaciones en Puerto Península para conservar a esta especie en la provincia de Misiones. (Fuente: Diego Varela).

La Delegación Regional Noreste de la Administración de Parques Nacionales, está impulsando un proyecto de restauración del bosque nativo que posibilitaría recuperar el verdadero entorno que tuvo alguna vez Puerto Península.

En las 7.000 hectáreas de selva que posee la reserva militar, se pueden detectar la mayoría de las especies que se encuentran en esta región.  Es común que en los ejercicios y durante los movimientos dentro del campo se observen serpientes, pecaríes labiados, acutíes, corzuelas, monos, zorros, tapires, pumas, ocelotes y durante las tranquilas noches algún rugido delate la posición del yaguareté o tigre, como también lo llaman, no resulta difícil verlo durante la espera en la emboscada de algún camino alejado.

En cuanto a la flora, posee una gran variedad de especies, algunas de ellas de escasa representatividad en otras áreas. Se destacan entre ellas, palmitales nativos de la costa del rió Paraná, chachíes o helechos arborescentes, además de cedros, caña fístulas y palo rosas centenarios.

Foto trampa registrada en Puerto Península

La senda de las tropas de monte pasa por Puerto Península

El Establecimiento Forestal e Industrial “Puerto Península”, fue creado como producto de una política oficial destinada a organizar el Territorio Nacional de las Misiones, una de las últimas provincias del país en adquirir tal categoría, en momentos en que el estado, se consideraba a sí mismo motor del desarrollo nacional.  En este contexto, el Ejército Argentino actuó como herramienta de esa política y sirvió para reafirmar la presencia argentina en zonas de frontera, sometidas a la presión expansiva de los países limítrofes. Más tarde, el establecimiento brindó la noble madera de sus árboles y vistió con finos muebles realizados en su aserradero a los cuarteles militares y, ahora, se transformó en un importante eslabón en la conservación de la selva paranaense, donde la instrucción militar y la preservación del medio ambiente conviven para que los soldados conozcan y amen lo que tendrán que defender. De esta manera, el Ejército Argentino fue y es protagonista principal e hizo flamear la Bandera Nacional durante cien años en un alejado rincón de la patria llamado “Puerto Península”, de la misma forma que lo hacen la Fuerza Aérea y la Armada en sus Reservas y Áreas Protegidas.

Puerto Península es un importante campo de instrucción para las tropas de monte (Archivo Ec Mte)

La senda de las Tropas de monte pasa por Puerto Península (Archivo Ec Mte)

Te puede interesar: https://www.zona-militar.com/2020/05/29/tropas-comandos-una-historia-jalonada-por-combates/

¡Apoyanos!

2 COMENTARIOS

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.