Según un analista de Taiwan especialista en defensa «se espera que las aguas alrededor de Taiwán se conviertan en el foco de mayores movimientos militares» por parte de Estados Unidos en su esfuerzo por contrarrestar las tensiones con China causadas por la pandemia de COVID-19.

Se trata de Su Tzu-yun (蘇紫雲), un analista senior del Instituto de Investigación de Seguridad y Defensa Nacional, financiado por el gobierno, que publicó un documento titulado «US Strategic Mobility in Deployment to Ensure Regional Security«. La movilidad estratégica estadounidense que menciona el documento cubriría el área en el Estrecho de Miyako, el Canal Bashi, el Mar del Este de China, el Mar del Sur de China y el Mar de Filipinas, según Su.

La región del Indo-Pacífico enfrenta tensiones causadas por la pandemia COVID-19 y la continúa proyección militar de China, especialmente en el Mar del Sur de China, donde Beijing construyó islas artificiales, desplegó submarinos nucleares y anunció distritos administrativos.

Con la ausencia de Grupos de Ataque de portaaviones estadounidenses en la región durante los últimos meses debido a la pandemia, la política de Beijing de «militarizar, nuclearizar y domesticalizar» el Mar del Sur de China ha afectado la seguridad regional, la estabilidad y el equilibrio nuclear estratégico.

Sin embargo, la Marina de los EE. UU. anunció el 10 de mayo que seis de sus portaaviones, -Harry S. Truman, Dwight D. Eisenhower, Ronald Reagan, Nimitz, Abraham Lincoln y Gerald R. Ford,- regresaban a la acción, poniendo fin al vacío militar que se generó en ciertas regiones, según el analista.

Los ajustes de los EE. UU. a su estrategia del Indo-Pacífico requieren mucha atención, dijo Su, señalando el cambio en la justificación de la «misión de presencia continua de bombarderos» a un enfoque «estratégicamente predecible, pero operacionalmente impredecible», como se indica en la US 2018 National Defense Strategy.

Un ejemplo de esto es la introducción de los bombarderos estrategicos B-1B de EE. UU. operando en los mares del este de China y el sur de China en los últimos meses, incluido una instancia el 8 de mayo, cuando dos B-1B volaron al Mar del Sur de China a través del Bashi Canal y el mar de Sulu, escribió Su.

Con respecto a los despliegues militares tradicionales, Estados Unidos está tratando de reforzar las capacidades de combate de sus barcos de asalto anfibio, y ha desplegado misiles anti buque con su ejército y unidades marinas para el bloqueo de las vías fluviales cuando sea necesario, en apoyo de su Marina, dijo Su.

«La mentalidad estratégica de los Estados Unidos para contrarrestar las expansiones aéreas y marítimas de China es a través de operaciones de línea exterior para supresiones multidireccionales», escribió.

«En términos de geoestrategia, Estados Unidos se está centrando en aguas como el Estrecho de Miyako, el Canal Bashi, el Mar de China Oriental, el Mar de China Meridional y el Mar de Filipinas», dijo y asimismo agregó, «la competencia por el poder terrestre y marítimo será crucial para la política internacional y la seguridad regional en el período posterior a la pandemia».

Tal vez te pueda interesar: Con la vista puesta en China, EE.UU. y Japón continúan con ejercicios militares a pesar del COVID-19

¡Apoyanos!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.