A principios de este mes, cazas Gripen de la Fuerza Aérea Sueca entrenaron para despegar y aterrizar en una carretera nacional en Suecia.

Parte de la carretera nacional 44 entre Lidköping y Grästorp se utilizó como área de ejercicio, mientras que el tráfico habitual se dirigió a una carretera alternativa.

“Nuestro objetivo es aumentar nuestra preparación operacional, y la flexibilidad para despegar y aterrizar en lugares que no tienen instalaciones fijas nos ayuda a hacerlo”, dice el jefe de la flota aérea de Skaraborg, el coronel Malin Persson, quien visitó la carretera durante el día. “Al despegar y aterrizar en lugares inesperados, permite que la flota opere rápidamente en cualquier situación que pueda surgir”, agregó el Coronel Persson.

La clave para maximizar el efecto operativo es preparar a los cazas en todo momento. Es por eso que el Gripen fue diseñado con características STOL (despegue y aterrizaje cortos), que permiten a los cazas volar incluso en condiciones adversas, con una pista de solo 16 × 800 metros.

El ejercicio se llevó a cabo al mismo tiempo que la pandemia de coronavirus está en marcha, lo que afecta a toda la comunidad. Mientras que la flota aérea de Skaraborg está tomando medidas en respuesta a la pandemia, también es importante poder continuar con la información de la fuerza.

Tal vez te puede interesar: Saab comienza a fabricar el primer Gripen F para la FAB

Deja un comentario