En la madrugada del 6 de febrero, alrededor de las 3 a.m., hora local, varios aviones de combate F-16 lanzaron una serie de ataques aéreos con misiles contra la capital siria, según informaron los medios locales.

Los daños se produjeron en el aeropuerto internacional de Damasco, y en las instalaciones ubicadas en las inmediaciones. El ataque con misiles lanzado desde el espacio aéreo del vecino Líbano fue repelido solo parcialmente.

Se informó que algunos de los misiles disparados por los F-16 israelíes pudieron superar los límites de los sistemas de defensa aérea ubicados tanto en el área de los Altos del Golán como en los suburbios de Damasco sirio. Cómo resultado, se informó que un gran depósito militar, donde, presumiblemente, había almacenamiento de municiones, fue destruido. Sin embargo, los sistemas de defensa aérea sirios lograron derribar parte de los misiles, pero no en su totalidad.

Información sobre las víctimas, lesiones y daños materiales aún no está disponible, pero los expertos llaman la atención sobre el hecho de que el ataque a la capital siria fue infligido, aparentemente con la aprobación de la parte rusa, ya que los sistemas de defensa aérea sirios no fueron atacados por los aviones F-16, situación que invita a realizar muchas preguntas sobre la real situación en el país.

Debe aclararse que inicialmente se había informado que el ataque a Siria había sido realizado por aviones de combates franceses, ya que unas pocas horas antes, el portaaviones francés Charles a Gaulle se acercó a la costa de Siria a una distancia de ataque, pero luego se supo que los ataques fueron de las FDI.

Tal vez te pueda interesar: El portaaviones francés Charles a Gaulle se acercó a la costa de Siria a una distancia de ataque

2 COMENTARIOS

  1. No sol no hubo aprobación de Rusia sino que el MINDEF ruso emitió una declaración manifestando que este tipo de operaciones es habitual ya, volvieron a poner en riesgo la vida de 172 personas de una avión civil de pasajeros, el cual se tuvo que desviar y dicen, se salvó de milagro.

Deja un comentario