Unos 2.100 soldados adicionales, incluidos 1.100 miembros en servicio activo y 1.000 soldados de la Guardia Nacional de Texas, serán desplegados en la frontera de Estados Unidos con México «en las próximas semanas», anunció el Pentágono.

El secretario interino de Defensa, Richard Spencer, quien asumió la responsabilidad del Departamento de Defensa el martes, autorizó al personal adicional el miércoles. El jueves, Spencer, quien ha sido el secretario de la Marina desde agosto de 2017, anunció que se reunirá el viernes en McAllen, Texas, con miembros del servicio desplegados actualmente en apoyo de la misión de seguridad de la frontera del sudoeste.

El nuevo personal de servicio activo brindará «vigilancia aérea, apoyo operacional, logístico y administrativo« a la Patrulla de Aduanas y Fronteras, dijo el portavoz del Pentágono, el Mayor Chris Mitchell, en una declaración obtenida por los medios Político y Military Times.

Los miembros de la Guardia de Texas ayudarán a CBP con la admisión y detención de migrantes.

Las fuerzas de servicio activo adicionales son necesarias debido al «déficit en el personal voluntario de la Guardia Nacional», dijo Mitchell.

En junio, el gobernador de Texas Greg Abbott anunció la inminente movilización de las tropas adicionales de la Guardia Nacional de Texas para ayudar a establecer instalaciones en el Valle del Río Grande y El Paso para adultos solteros que ingresan ilegalmente al país. La misión será financiada con fondos federales y bajo el control del gobernador.

Y a principios de este mes, el Departamento de Seguridad Nacional envió formalmente una solicitud al Pentágono para obtener tropas adicionales de la Guardia Nacional.

La policía civil continuará supervisando a los migrantes y las tropas militares asistirán en los campamentos de detención, dijeron las autoridades.

El desglose de la Guardia de 1.000 incluye alrededor de 250 empleados adicionales en los puertos de entrada y aeropuertos en Texas y los otros 750 para ayudar al personal de Aduanas y Protección Fronteriza en dos «instalaciones de retención temporal de migrantes adultos» en Donna o Tornillo en Texas, dijo Mitchell.

«Las decisiones sobre el armado de personal militar y las reglas relacionadas para el uso de la fuerza serán informadas por las circunstancias de su misión y serán tomadas por el gobernador de Texas, en consulta con el CBP», dijo Mitchell.

Deja un comentario