El Ejército de los EE. UU. reduce la flota actual de vehículos para dar paso a la tecnología de próxima generación

0

WASHINGTON – El Ejército de los EE. UU. ha dado a conocer sus planes para terminar 93 programas y truncar otros 93 para dejar espacio para la tecnología de la próxima generación, bajo planes ambiciosos y rápidos de modernización, y los primeros programas importantes que sentirán el recorte en los próximos cinco años son vehículos de la flota actualmente utilizada.

De acuerdo con los documentos de solicitud de presupuesto para el año fiscal 2020 publicados el 12 de marzo, el servicio planea reducir los planes de actualización para su programa Bradley Fighting Vehicle, una plataforma obsoleta que actualmente no puede respaldar con eficacia la tecnología como los sistemas de protección activa.

La solicitud de presupuesto del Ejército de EE. UU. se mantiene constante con la línea superior del año pasado, pero orientada hacia un «renacimiento de la modernización», el servicio comenzó después del establecimiento de un nuevo plan dedicado a construir una fuerza moderna para el año 2028.

Pero el Ejército también planea recortar sistemas no tan antiguos, como el Vehículo multipropósito blindado (AMPV) construido por BAE Systems y el Vehículo táctico ligero conjunto (JLTV) fabricado por Oshkosh, que recientemente reemplazó a los sistemas anteriores, dijo el general Thomas Horlander durante una sesión informativa sobre el presupuesto del 12 de marzo con los periodistas en el Pentágono.

El servicio no ha alcanzado una decisión de producción a toda velocidad para JLTV. Eso se retrasó de diciembre de 2018 a mayo de 2019 debido a los nuevos planes para modificar los vehículos, para incluir ventanas más grandes y la adición de un silenciador, basado en los comentarios de los soldados.

Y el primer prototipo para el AMPV, el reemplazo del transportista de personal M113, salió de la línea en 2016.

Los documentos presupuestarios establecen los planes del año fiscal 2020 del Ejército para reducir los planes de actualización Bradley A4 de 167 vehículos a 128.

El plan es obtener cinco bloques más de vehículos Bradley A4, uno de ellos destinado a stock pre-posicionado en Europa y los otros cuatro que reemplazan a los blocks más antiguos de Bradleys. Luego, el programa se detendrá alrededor de 2023 para dar paso al Vehículo de Combate de Nueva Generación, o NGCV, según el teniente general James Pasquarette, jefe del G-8 del Ejército.

A pesar de que el programa Bradley se verá recortado, Pasquarette señaló que su financiamiento en el año 2020 aumentó un 37 por ciento en comparación con el año pasado, con $ 639 millones de dólares.

Mientras que el Ejército, a partir del año pasado, planeaba comprar 3.035 JLTV, ahora planea comprar solo 2.530 vehículos en el año 2020.

El subsecretario del ejército Ryan McCarthy dijo a una audiencia en la conferencia de McAleese & Associates y Credit Suisse Defense Programs en Washington el miércoles que el servicio se detendría en cinco brigadas de vehículos Bradley A4. Esa decisión, dijo, se sincronizaría con un aumento de la inversión para el NGCV esperado en 2023 y más allá.

Y mientras el Ejército planea disminuir las compras de JLTV en 2020, es probable que los recortes no se detengan allí.

McCarthy dijo que el Ejército está buscando reducir el requisito de JLTV y pronto podría estar bloqueando un nuevo número de vehículos de primera línea.

McCarthy agregó que el corte de la flota de JLTV se justificó porque el Ejército tiene una gran cantidad de vehículos, de 55.000 Humvees, y más de 49.000 JLTV y otros 800 Vehículos de la Brigada de Infantería planeados.

«Claramente tenemos más capacidad de la que necesitamos», dijo.

La compra de AMPV se mantiene estable en el año fiscal 2020 en 131 vehículos. El plan del año fiscal 2019 muestra que el Ejército quería comprar 130 vehículos. El plan de cinco años aún no ha sido publicado por el Ejército, pero es probable que muestre una disminución en las compras de AMPV después del año fiscal 2020.

Pasquarette dijo que el requisito de la línea superior de AMPV se mantiene sin cambios, pero el servicio simplemente estaba desacelerando la tasa de contratación por año.

Los recortes a los programas actuales se realizaron después de deliberaciones entre los líderes del US Army durante el transcurso del año pasado en un foro denominado «tribunal nocturno».

A través del proceso, el servicio midió la capacidad actual en contra de su contribución al aumento de la capacidad en un Ejército moderno y más letal, y terminó o truncó los programas que no se ajustaban a la factura.

Pasquarette señaló que los programas que se terminaron por completo eran pequeños que no contribuían a la letalidad de la fuerza futura. Algunos de los programas más grandes se desaceleraron, como los programas de vehículos.

En general, el Ejército transfirió $ 3.600 millones adicionales a las cuentas de fondos para la modernización en el año fiscal 2020 respecto a los niveles del año pasado, planeando gastar $ 8.600 millones en programas que buscan una fuerza más moderna.

Y a lo largo del plan presupuestario de cinco años, el servicio movió $ 32 mil millones adicionales para financiar los esfuerzos de modernización más allá de lo planeado en el año fiscal 2019 por un total de $ 57 mil millones.

El Ejército no está reduciendo o desacelerando todos sus sistemas de vehículos, anotó Pasquarette.

El Stryker Double V-Hull (vehículos de combate con configuración DVH) recibirá $ 550 millones por año durante los próximos cinco años para equipar anualmente a la mitad de un equipo de combate de brigada de Stryker.

El tanque Abrams recibirá $ 1.700 millones en fondos del año fiscal 2020, un aumento del 64 por ciento respecto al año pasado, agregó Pasquarette.

Deja un comentario