Cómo Irán mantiene viva su envejecida flota de Northrop F-5 Tiger II

0

El 3 de noviembre de 2018, Irán presentó la llamada línea de producción en masa para el avión de entrenamiento de combate Kowsar-1 fabricado en el país durante una ceremonia pública para enfatizar la autosuficiencia de la nación. El evento tuvo lugar justo un día antes de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, impusiera severas sanciones económicas e industriales a Irán.

El proyecto «Kowsar-I», presentado oficialmente unos pocos meses antes por el Ministerio de Defensa iraní, no se enfoca en producir clones de los North II F-5E/F Tiger II fabricados en Estados Unidos, sino que se trata de dar nueva vida a la flota existente de los 58 Tiger II que están en servicio con la Fuerza Aérea Iraní, según los funcionarios de Iran Aircraft Manufacturing Industrial Co. y dependiendo de la situación política en Irán, pueden estar en servicio hasta el año 2040.

La Fuerza Aérea de la República Islámica de Irán (IRIAF) tiene 325 aviones de combate; el modelo más fácil de operar y mantener entre ellos es la flota de 44 F-5E y 14 F-5F. Esos 58 F-5E/F, supervivientes de una gran compra (166 F-5E/F y 15 RF-5E ) realizada por el gobierno imperial de Irán bajo el programa de Ventas Militares Extranjeras de los Estados Unidos en la década de 1970. Fueron adquiridos como un stop gap hasta las entrega del primer lote de 140 Lockheed Martin F-16 A/B adquiridos por el Sha y que debían haber sido dados de baja gradualmente después de 1984.

Pero la caída del gobierno secular, imperial de Irán y el surgimiento de su República Islámica terminaron con todos los programas militares anteriores. Como resultado, los F-5E / F han permanecido en servicio durante cuatro décadas y ahora constituyen el núcleo de la flota de cazas de la IRIAF.

El primer prototipo del Proyecto Kowsar comenzó los vuelos de prueba en agosto de 2018. Crédito: Kayvan Tavakkoli.

Lo que siguió en los años intermedios es un estudio sobre cómo Irán, aislado en gran medida de los proveedores de los Estados Unidos, mantuvo el avión en vuelo, desde los esfuerzos de ingeniería inversa hasta los programas de modernización.

El primero, el Proyecto Saeghe-80, fue una actualización del fuselaje que se basó en los antiguos ingenieros y diseñadores de Northrop. Otro equipo contrató a la Corporación Nacional de Importación y Exportación Aero-Tecnológica de China (Catic) para buscar mejoras en aviónica y armas con el nombre de Silk Road II (SR.II).

Los equipos utilizaron el primer F-5E Azarakhsh de ingeniería inversa como el banco de pruebas del proyecto. A pesar de que los prototipos del proyecto SR.II se presentaron en 2007 como los cazas Azarakhsh hechos en forma autóctona, el programa se canceló pronto.

Fue algo revivido más tarde ese año por Ali Khamenei, el líder supremo de la República Islámica de Irán. Khamenei visitó el complejo Owj de la IRIAF en el Aeropuerto Internacional de Mehrabad en Teherán, donde tres F-5E se habían convertido en los tres prototipos SR.II; Otros tres F-5E se convirtieron en los Saeghe. Khamenei le ordenó a Owj que compartiera su experiencia y conocimiento con Iran Aircraft Manufacturing Industries (IAMI) para continuar los proyectos Saeghe y SR.II en sus instalaciones en Shahin Shahr, Isfahan.

El hangar Kowsar donde se están produciendo los F-5F y se están modernizando los F-5E. Crédito: Kayvan Tavakkoli.

En 2009, tanto Iran Electronics Industries (IEI) como Isfahan Optics Industries contrataron a 10 universidades superiores iraníes, 72 empresas privadas, 44 proveedores y 63 fundaciones de investigación y ciencia para ayudar en el diseño y desarrollo de cada parte del nuevo paquete de aviónica para los F-5E/F iraníes que se basarían en el cancelado trabajo del SR.II de Catic.

Una familia de actualizaciones del F-5F se estaba ejecutando por diferentes caminos. En 2005, la IRIAF tenía solo 15 F-5F y buscó más. El complejo Owj fue asignado para modernizar cinco nuevos F-5F al estándar SR.II. El avión se completó en 2016, pero se retrasó debido a que su motor designado, el turborreactor General Electric J85-GE21, no estaba disponible. Las pruebas en tierra se aplazaron hasta 2017, cuando se instalaron en el avión un par de J85-GE-21 de fabricación iraní. Esos J85-GE-21 fueron producidos por la Organización de Industrias de Turbinas de Irán en cooperación con el Owj de IRIAF. Alrededor del 20% de las piezas del motor se adquirieron a través de la base de suministro de General Electric; El 80% restante fue producido en Irán por el complejo Owj, según un funcionario de Owj.

En 2012, IAMI comenzó a completar la construcción del primer F-5F del proyecto SR.II, que luego se convirtió en el primer prototipo del Proyecto Kowsar-I. En 2017, el proyecto para modernizar los F-5E/F de IRIAF fue apodado Kowsar con la intención de sembrar confusión con el nombre de un programa de desarrollo de entrenamiento de jets avanzado iraní llamado Kowsar-88.

El prototipo inicial del Proyecto Kowsar registró su primer vuelo el 5 de agosto de 2018, y después de otros tres vuelos de prueba, fue transferido al sitio de Mehrabad International para ser presentado como un avión de combate de fabricación iraní durante una ceremonia oficial en la planta No. 1 de las industrias de aviación iraní. El proyecto Kowsar se describe con mayor precisión como una modernización de los F-5 Tiger II iraníes, y se considera un logro interno.

Irán presenta al público su prototipo de Proyecto Kowsar número 3-7400. Crédito: Ali Naderi.

Sin embargo, el proyecto no está completamente diseñado y producido en Irán. Según el IAMI, el primer cableado, estructura y fuselaje de Kowsar-I se producen completamente en Irán, mientras que el 95% de sus sistemas de aviónica son iraníes, al igual que el 75% de sus otros componentes. Además, el 90% de sus turbojets Owj J85-GE-21 se fabrican en el país. Este es un progreso significativo en comparación con los proyectos anteriores. Solo el 50% de los componentes del Saeghe II, que agregó un estabilizador vertical doble al F-5F, y solo el 30% de los componentes del Saeghe I, el producto del Proyecto Saeghe-80, fueron fabricados en Irán. Los motores J85-GE-21 fueron fabricados completamente en los Estados Unidos.

La complejidad y el costo de convertir la flota en aviones de combate con doble estabilizador llevaron a la IRIAF a dejar de convertir F-5E/F en Saeghes. El presupuesto limitado de la fuerza aérea significaba que la IRIAF ya no podía fabricar aviones totalmente nuevos.

Desde noviembre, la línea de producción en masa para los cazas Kowsar-I se ha centrado en el primer prototipo, cuatro F-5F más y dos F-5E. La siguiente etapa será actualizar 57 F-5E/F y siete Saeghe I/II durante 10 años (aproximadamente seis aviones por año). Los presupuestos limitados pueden estirar la línea de tiempo hasta 2040, cuando la IRIAF operaría 71 F-5E/F y Saeghes, todos actualizados al estándar Kowsar-I y -II.

El Kowsar-I ahora está equipado con un radar fabricado por IEI, que deriva de una copia china del Grifo 7 italiano. Actualmente está instalado en los tres prototipos SR.II. La variante china tiene un alcance de detección máximo de 55 km (34 millas), casi tres veces más que el de los radares AN/APQ-153 originales de los F-5E/F iraníes. Al igual que el SR.II, el sistema de armas del Kowsar le permite usar misiles aire-aire de corto alcance y  guiados por infrarrojos AIM-9J Sidewinder de fabricación estadounidense y PL-5C de fabricación china. Todos los Kowsar-I/-II también estarán equipados con receptores de advertencia de radar 930-4 de fabricación iraní y dos dispensadores de chaff / flare 941-4AC para protección contra misiles.

En el panel de instrumentos, el Kowsar-I tiene tres pantallas multifuncionales de cristal líquido (MFD, por sus siglas en inglés) que muestran datos de radar, actitud y datos horizontales, GPS y navegación satelital rusa Glonass, un mapa móvil integrado, un panel de armamento, información sobre el sistema de combustible y más. Un par de pequeñas pantallas MFD de tubo de rayos catódicos  (CRT) muestran el rendimiento del motor. Se han conservado indicadores secundarios pequeños y analógicos. Todos los interruptores para los sistemas de combustible externos e internos, así como para la temperatura de la cabina, la presurización, el desempañador de la cubierta y el antihielo permanecen en el panel de instrumentos frontal. En la cabina trasera, el Kowsar-I tiene cuatro MFD grandes y dos MFD CRT pequeñas para la instrumentación del motor.

Si la fuerza aérea no tiene la oportunidad de reconstruir, sus 71 F-5E/ F y Saeghe I / II, todos modernizados bajo el Proyecto Kowsar, serán la columna vertebral de su flota de cazas en los años 2030-40. Si ese es el caso, Irán tendrá a los F-5 más antiguos del mundo en servicio operativo.

Por Babak Taghvaee Aviation Week & Space Technology

El Proyecto Saeghe-80.
F-5E Azarakhsh de ingeniería inversa.

Deja un comentario