La Fuerza Aérea de los EEUU preocupada por el agotamiento que provoca las misiones en el extranjero

0
Imagen cortesía de Defense News

Un nuevo estudio sobre las capacidades de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos realza la alarma, sobre lo que los expertos se refieren como el agotamiento que provoca en la fuerza las misiones de larga duración en el extranjero.

Los principales líderes de la Fuerza Aérea han expresado su preocupación por el ritmo de las operaciones y el tamaño de la fuerza. El informe de Rand Corporation pregunta – «¿Es suficiente la Fuerza Aérea de la USAF?» -, allí intenta identificar específicamente qué tan grave es el problema y dónde se encuentran las áreas de peligro.

El estudio pretende ayudar a la Fuerza Aérea a «desarrollar herramientas de planificación para probar la robustez de la fuerza aérea contra un rango de posibles demandas futuras«. Lo hace estimando futuras demandas fijas en aviones de la Fuerza Aérea, por misiones como defensa aérea nacional, luego, predecir las posibles demandas adicionales que podrían colocarse en esos aviones, basándose en datos históricos que datan de 1946.

El informe describe cuatro escenarios diferentes en donde la Fuerza Aérea probablemente encontraría, por un lado, una situación tipo Guerra Fría con un largo conflicto regional como las guerras de Corea o Vietnam; una situación de Guerra Fría con un conflicto regional breve como la Operación Tormenta del Desierto; un entorno de tiempo de paz, tal vez para incluir una zona de exclusión aérea; y un conflicto de contraterrorismo o contrainsurgencia similar a las operaciones actuales en Medio Oriente.

En los cuatro de esos escenarios, la Fuerza Aérea vería importantes carencias en múltiples áreas, según Rand. Por ejemplo, durante un largo conflicto regional, la Fuerza Aérea sólo podría desplegar cerca de la mitad del C3ISR / BM – o comando, control, comunicaciones, inteligencia, vigilancia y reconocimiento y manejo de batalla – así como aeronaves de operaciones especiales necesarias, y menos de dos tercios de los aviones necesarios de ataque aéreo.

Incluso en un entorno de tiempos de paz, que históricamente ha incluido largas zonas de exclusión aérea en lugares como los Balcanes y Medio Oriente, la misma afectaría seriamente las capacidades de ISR, operaciones especiales, buques cisterna, bombarderos, cazas y aviones de ataque de la Fuerza Aérea, según dice el informe.

Si bien a algunos aviones les va mejor en ciertos escenarios, no hay una clase de aviones que pueda cumplir al menos el 80 por ciento de las demandas, dijo Rand. Por ejemplo, los aviones caza podrían cumplir al menos el 93 por ciento de las demandas tanto en escenarios de la Guerra Fría como en escenarios de contraterrorismo o contrainsurgencia. Pero en tiempos de paz, los cazas bajan al 64 por ciento.

«Quizás el resultado más sorprendente es que un futuro caracterizado por operaciones de aplicación de la paz es lo más estresante para la capacidad», escriben los investigadores. «Esto se debe a que ese período se caracterizó por las prolongadas zonas de exclusión aérea en los Balcanes y Medio Oriente, que requirieron rotaciones continuas de plataformas de combate, buques cisterna y C3ISR / BM. Airlift es el único avión sin deficiencias [en este escenario], que cumple 97 por ciento de la demanda. «Las otras clases enfrentan déficits masivos».

Rand argumenta que las operaciones prolongadas, definidas como aquellas que duran más de un año, están teniendo un impacto desproporcionado en la Fuerza Aérea, y están creciendo, en promedio, desde el final de la Guerra Fría. La Fuerza Aérea ha participado en 46 operaciones prolongadas en todas las presidencias desde 1946, según el informe.

La Fuerza Aérea necesita comenzar a utilizar simulaciones basadas en los antecedentes históricos, similares a las utilizadas en el estudio, a medida que pasa por su proceso de planificación de fuerza, según el informe. Por ejemplo, el proceso actual no explica por completo las demandas impuestas a la fuerza en tiempos de paz, cuando se supone que los aviadores entrenan y se preparan para el próximo conflicto, según el informe.

El servicio también debe comenzar a rastrear datos que ilustren mejor las consecuencias de las largas operaciones en el extranjero, según el informe.

«Mejores indicadores también ayudarían a los líderes de la USAF a defender la estructura de la fuerza en las interacciones con el liderazgo del Departamento de Defensa, el Congreso, los medios y el público», dijo el informe.

Pero la respuesta no es más implementaciones, escribieron los investigadores. Incluso si los aviadores necesitaban operar aeronaves ISR que se desplegaron tanto tiempo como aquellos que se quedaron en casa -o una relación de despliegue-a-vida 1: 1- que solo les permitiría a esos aviones cumplir con el 42 por ciento de la demanda, en comparación con el 29 por ciento. Eso es una mejora, señalaron, pero no valdría la pena el precio.

El cambio «aún deja sin satisfacer la mayoría de las demandas», dijo Rand. «También supondría cargas extremas, y probablemente insostenibles, en las unidades, el personal y las familias. Es difícil imaginar que el servicio o los líderes del Departamento de Defensa recomienden un cambio de política de este tipo».

 

Deja un comentario