La Rusia invencible de Putin

0
Putin ante la Asamblea Federal en Moscú. Imagen cortesía de La Nación

El presidente ruso Vladimir Putin, brindó recientemente ante la Asamblea Federal, un discurso elocuente, determinante y claro: Rusia posee ahora capacidades armamentísticas que la hacen invencible frente al resto.

El mensaje fue recogido con disgusto y molestia por la comunidad internacional, quiénes incluso,  han acusado a Putin de querer generar una nueva carrera armamentista frente a un nuevo escenario de Guerra Fría.

Sin embargo, a pesar del desconcierto de los medios occidentales, los funcionarios y medios rusos han hablado y discutido abiertamente sobre la mayoría de los proyectos y capacidades militares de las cuales Putin hizo referencia el pasado 1° de marzo, e incluso desde Zona Militar hemos abordado la problemática en varias oportunidades.

Así, en su discurso, Putin anunció sus seis armas más poderosas, las estrellas de su arsenal militar,  pero aseguró que existen muchas más y que “nadie en el mundo tiene algo igual”  y que “es algo fantástico”.

Putin frente a la Asamblea Federal el 1° de marzo

La salida unilateral de Estados Unidos del Tratado sobre Misiles Anti-Balísticos y el posicionamiento de sus sistemas de misiles antibalísticos en zonas estratégicas, han generado genuina preocupación dentro del Kremlin que ha decidió reaccionar mediante la creación de armas fantásticas pensadas para ayudar a contrarrestar el poderío estadounidense.

Pero existe también otro motivo, y este es la necesidad del complejo industrial militar ruso de mantenerse en la vanguardia creando y ejecutando proyectos para mantener la maquinaria viva y  conservar o incluso maximizar, las capacidades miliares con el objetivo de posicionar a Rusia como líder en la materia.

Las extravagantes armas que parecen sacadas de una película de ciencia ficción parecen ser muy reales a pesar que algunos consideren que se trate de un simple bluff por parte del mandatario ruso, pero Putin aseguró, que si bien no puede revelar toda la información por tratarse de un tema sensible, los prototipos del nuevo armamento “existen y funcionan bien”.

Sistema pesado de misiles intercontinentales Sarmat

Algunas de las armas mencionadas no poseen aún un nombre. Sin embargo, entre ellas existen algunas que ya han sino bautizadas y que han causado cierto revuelo en los medios internacionales cuando se dieron a conocer. Entre ellas, tenemos al temeroso misil balístico intercontinental Sarmat, el torpedo de alcance intercontinental con propulsión nuclear Status-6, o incluso la bomba planeadora inteligente Torpedo, ambos últimos,  extensamente detallados en este medio.

Pero específicamente, Putin menciono seis armas, que asegura son las mejores que actualmente posee Rusia, y que a su vez, son invencibles, al menos por ahora. A continuación la lista detallada.

  • Sarmat: Misil balístico intercontinental pesado
  • Misil de crucero de propulsión nuclear de alcance ilimitado
  • Status-6: Vehículos subacuáticos no tripulados con torpedo de alcance intercontinental con propulsión nuclear
  • Kinzhal: sistema de misiles hipersónicos de lanzamiento aéreo “Daga”
  • Avangard: sistema de misiles estratégico con unidad hipersónica planeadora
  • Sistema de armas láser

 

El potencial militar de Rusia

Pero, ¿qué motivos podría tener Rusia para querer construir y perseguir un programa de armamento militar tan complejo? La respuesta es en sí, bastante sencilla.

Su objetivo, como lo anunció Putin, es la defensa de la integridad del país, y aclaró que  el armamento nuclear de Rusia solo sería utilizado como respuesta a un ataque nuclear.  “Cualquier uso de armamento nuclear contra Rusia o contra sus aliados. Nuestra respuesta será inmediata con todas las consecuencias que ello conlleve”, sentenció

Pero, para las potencias, la persecución de una justificación para su programa militar siempre viene arraigada en la amenaza futura de un enemigo inminente y en específico, en lo que a la relación bilateral Estados Unidos – Rusia se refiere, continúa en vigor la dinámica de Guerra Fría. Pero a pesar de esto, el mandatario argumentó que “Rusia no tiene intención de atacar a nadie, solo tiene intención de defenderse de sus enemigos externos”.

En parte, la dinámica amigo/enemigo  les es funcional a ambos, pero también es cierto que el recelo entre ambas naciones permanece vigente, aún hasta nuestros días.  Y específicamente, los programas que Rusia se encuentra desarrollando, son en función a una amenaza concreta, real o virtual, que esta imagen de amigo/enemigo ayudó a construir a través de los años.

Pero al mismo tiempo, existe otra verdad, y es que la industria militar se alimenta de esta dinámica creando demanda.

Michael Kofman, un investigador científico sénior especializado en asuntos militares rusos en el Centro de Análisis Navales, sugirió en una entrevista, que casi la mitad del impulso de los nuevos proyectos como el Status-6 y el misil de crucero nuclear,  provienen de la misma necesidad de la industria militar, con el objetivo de alimentar a los talentos que allí se encuentran y no socavar las capacidades de dicha industria.

Por otro lado,  se observa la simpatía a la hora de financiar programas de este estilo, a pesar de que al común denominador nos pueda parecer innecesario o demasiado costoso como para, incluso, llegar a justificar su uso.

Un caso claro es el Status- 6, cuya devastación acarrea una destrucción simultánea al detonar su carga nuclear de 100 megatones de potencia y ocasionar un tsunami radioactivo que deja inhabitable el área por hasta 100 años. El uso de un arma de estas características implicaría ser dueño de un temple de acero.

Pero estas armas existen, o se encuentran próximas a existir, y generan al ser puestas en servicio, la misión del contrincante de recrear su versión aún más poderosa.

Pero tratándose del caso ruso en particular, existe otra causa que se encuentra en la  naturaleza misma de la industria de defensa, y es que todavía arrastra la herencia soviética. La industria militar rusa solía ser el bastión de la economía en los tiempos de la URSS y ha sido una de las tareas más difíciles para la administración de Putin, quién ha repetido incansablemente, que la industria militar rusa debe ser menos especializada y comenzar a diversificarse a otros rubros para no sufrir la dependencia de los contratos supeditados a los presupuesto de defensa.

Sin contratos de defensa, la mayoría de las empresas se verían forzadas a cerrar, dejando a miles de personas sin empleo provocando un aumento en la tasa de desempleo, y una reducción del PBI.  Es por ello que, sin encontrarse aún erradicado el problema, los contratos de defensa son visualizados como un medio para mantener las fábricas militares abiertas y la economía nacional próspera.

Claramente, también existe una genuina necesidad de reformar y reorganizar las fuerzas armadas rusas. Otro punto a destacar, es que Rusia ha buscado posicionarse como un fuerte referente en la temática intentando insertar sus productos militares en nuevos mercados que se puedan sentir atraídos por su tecnología. Siendo la exportación de armamento un legítimo y beneficioso recurso, tanto económico como político. 

La Federación de Rusia viene intentando despojarse de los vestigios de la Unión Soviética forjando una nueva imagen de potencia líder de carácter fuerte y benevolente.

Por su parte, Putin no tardo en destacar que, las intenciones de Rusia no eran enfrentarse con otros países, sino que por consiguiente, el papel de Rusia en el mundo es de una figura conciliadora de no confrontación, que aboga por el orden, la paz, y el respeto al derecho internacional, además de valorar el rol decisivo de las Naciones Unidas en la resolución de controversias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí