Imagen cortesía de AMTI

Silenciosamente, China persigue ambiciosa, su proyecto de soberanía sobre la zona en disputa del Mar de China Meridional, y lo hace aumentando su infraestructura realizando trabajos de recuperación de tierras que sufren de inundaciones o que permanecen sumergidas permanentemente.

El conjunto de islas en disputa poseen una gran cantidad de recursos naturales, especialmente en petróleo y gas, además de acoger un tercio del tráfico mundial marítimo y de contener importantes reservas pesqueras.

La cuestión en torno a su soberanía no es clara, y la cadena de islotes (Islas Paracels y las Islas Spratly), se encuentra en un complejo altercado entre varias naciones asiáticas (China, Filipinas, Vietnam, Malasia, Brueni y Taiwán).

Las islas poseen un alto valor geoestratégico y económico sobre el cual China, extiende su soberanía, cómo un derecho avalado por siglos de historia.  En los últimos años, ha intensificado la recuperación de arrecifes y atolones además de haber construido nuevas islas sobre arrecifes sumergidos, convirtiéndolas en enormes bases con puertos gracias a sus barcos de dragado y equipos constructores.

La preocupación radica en la creciente evidencia que muestran las intenciones de China de continuar militarizando las islas y su éxito al lograrlo.

La información surge de La Iniciativa para la Transparencia Marítima de Asia, (AMTI), dónde,  a través de imágenes satelitales,  muestra el grado de avance de las construcciones, así como también, imágenes de nuevas redes de bases aéreas, torres de radares y sistemas de defensa antimisiles.

En total, son siete las islas artificiales que se encuentran bajo el control chino. Ante esto,  los países de ASEAN y EEUU creen que dicha maniobra implica una fuerte militarización de parte de China y una amenaza a la estabilidad regional.

El nerviosismo que se respira en la región reside  en el uso que China pueda darle a dichas islas, que como bases militares, pueden operar de trampolín para reafirmar el control sobre todo el Mar de China Meridional, monopolizando el control marítimo, ahogando las económicas regionales en crecimiento y sofocando el poderío naval que Estados Unidos poseen en la región.

A su vez, desconcierta la ambigüedad china ante las acusaciones que se le atribuyen, primero habría prometido no tener intenciones de militarizar las islas para luego proceder a hacerlo, y reclamar su derecho legítimo de hacer con su territorio lo que le complazca.

Lo cierto es que las evidencias confirman que las islas en disputa se encuentran en un estado de avanzada militarización, preparadas para protegerse de cualquier acción bélica con una infraestructura similar a la de un portaaviones, con la ventaja de que éste no podrá hundirse.

Islas artificiales de China: Avance en las construcciones durante  el 2017

Fiery Cross Reef

AMTI documenta el  mayor avance en  construcción durante el transcurso del 2017, con alrededor de 110,000 metros cuadrados construidos. Se evidencian la edificación de hangares, pistas de aterrizaje,  grandes estructuras subterráneas presuntamente destinadas al almacenamiento de municiones, etc.

Fiery Cross se encuentra equipada también con una central de comunicaciones, sensores ubicados en el extremo noreste de la isla, varias instalaciones de radar de alta frecuencia, y refugios endurecidos para plataformas de misiles.

Subi Reef

Posee instalaciones de almacenamiento enterradas idénticas a las de Fiery Cross, así como también, hangares, refugios de misiles, instalaciones de radar, comunicaciones y una antena de alta frecuencia elephant cage (jaula de elefante) para la inteligencia de señales en el extremo suroeste de la isla.

El total construido en dicha isla durante el 2017 fue de 95.000 metros cuadrados.

Mischief Reef

Incluye almacenamiento subterráneo de municiones y otros materiales, la terminación de hangares y refugios de misiles, y nuevas matrices de radar y comunicaciones. Se completó en total, 68.500 metros cuadrados de construcción.

Tree Island

Se realizaron trabajos de dragado y recuperación durante todo el 2017. Se construyeron instalaciones que cubren unos 6.800 metros cuadrados de la isla, incluyendo un helipuerto, paneles solares, y un par de aerogeneradores en la costa norte de la isla.

North Island

Aquí construyó un gran edificio para fines administrativos con un gran muro de contención alrededor.

Triton Island

Durante el 2017, se finalizó con la construcción de dos grandes torres de radares. Esta isla posee un gran simbolismo por ser escenario de recientes conflictos con Vietnam y Estados Unidos.

Isla Woody

Es la sede administrativa y militar de China en el Mar del Sur de China Meridional. Fue la primera en ser preparada y no presentó avances significativos este año, pero sí se documentaron dos despliegues aéreos y se creen será hogar de tres futuras bases aéreas.

Allí se vio desplegada a los aviones caza J-11B de la Fuerza Aérea del Ejército de Liberación China, además se detectaron varios aviones de transporte Y-8.

Por el momento, la situación se antoja calma, dado las recientes tensiones que se viven entre Estados Unidos y Corea del Norte, pero las bases para un conflicto internacional ya están provistas.

China ha manifestado fuertemente no dar marcha atrás con sus pretensiones y solo quedará establecer que posiciones tomarán en el futuro, el resto de los países frente al sigiloso aumento del poder militar chino.

Consultora en Comunicación. Analista Internacional. Profesora del Programa Ejecutivo en Comunicación y Seguridad Internacional de la Universidad Católica Argentina (UCA). Articulista en temas de Seguridad Internacional y Defensa Nacional. Para contacto directo: jpo.analisis@gmail.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.