Desde hace años el Ejército Argentino mantiene entre sus planes el proyecto para incorporar Vehículos de Combate Blindados a Rueda – VCBR -. Con marchas y contramarchas (presupuestarias, técnicas e incluso políticas), a lo largo del programa se fueron evaluando diversas opciones: A inicios de esta década se perfiló como favorito el VBTP-MR Guaraní 6×6, fabricado por Iveco Veículos de Defesa de Brasil. Caída la opción brasilera y con las renovadass relaciones establecidas con la China, en 2015 se firmó una carta de intención con la empresa NORINCO  para la fabricación local del VCBR VN-1 8×8, pero la misma no terminaría por concretarse. Los años transcurrieron y los únicos VCBR que el Ejército dispone son un puñado de NORINCO WMZ-551B1 destinados en la X Brigada Blindada.

 Como era de esperarse, el cambio de administración ocurrido a fines de 2015 generó en la industria militar extranjera un renovado interés, lo que se tradujo en incontables ofertas de sistemas y material de lo más diverso al Ministerio de Defensa. Fue la mencionada cartera la que se encargó de difundir muchas de estas reuniones y en más de una ocasión se mencionó la propuesta por VCBR 8×8. Norinco, Excalibur, Paramount fueron algunas de las tantas oferentes.

Patria AMV “Svarun” pertenecientes al ejército de Eslovenia. La plataforma de armamento es una Kongsberg Protector armada. Imagen: Bruno Toic.

 Hace unas semanas se pudo saber que aproximadamente unas diez empresas internacionales presentaron sus ofertas en lo que fue una licitación para la adquisición de un lote inicial de VCBR (poco menos de dos decenas de unidades). Tal como informamos hace algunos meses, entre los favoritos se encontraban el Stryker norteamericano y el Patria AMV, ambos VCBR 8×8 con varios años en servicio y probados en combate. A estos modelos se le sumaría un tercer competidor entre los VCBR preferidos: El Pandur II. Originalmente diseñado y desarrollado por la empresa austríaca Steyr-Daimler-Puch, actualmente el mencionado VCBR forma parte de la cartera de productos del gigante de defensa General Dynamics European Land Combat Systems y de la empresa checa Excalibur. Pese a que sus éxitos comerciales se limitan a Portugal y República Checa, el Pandur II se ha labrado una muy buena reputación en sus despliegues operacionales en Afganistán y en los constantes ejercicios que realiza la OTAN. El Pandur II se ofrece en múltiples opciones, las cuales van desde la versión VCTP armada con cañón de 30mm (torreta Samson RCWS o la del ASCOD/Pizarro), pasando por la de transporte de tropa, transporte de mortero, entre otras.

 El VCBR nacional probablemente se vea limitado por las siempre inevitables cuestiones presupuestarias, por lo que es muy poco probable que (por ahora) se adquiera una versión equipada con las torretas mencionadas. Sin embargo, la existencia de distintos modelos de plataformas remotas de armamento (RWS) son una opción más económica y viable para el bolsillo nacional, sumado a que sería un despropósito incorporar tan modernos VCBRs y equiparlo con solo un simple afuste.

Cabe mencionar que este pequeño lote inicial sería el primer paso a dar de cara a la incorporación de una mayor cantidad de VCBRs y sus variantes. Se calcula que los requerimientos del Ejército Argentino ascenderían a más de dos centenares de vehículos a los cuales se le podrían sumar los requerimientos de la Infantería de Marina, fuerza que a corto plazo deberá reemplazar sus Panhard VCR de transporte de tropa y los Lynx de exploración.

VCBR Stryker en su versión transporte de personal M1126. Imagen: US Army.

Imagen de portada: Pandur II checo. Créditos: Jan Kouba, MinDef República Checa.

2 Comentarios

  1. EL PATRIA ESTA FATAL, PERO ESTE GOBIERNO APATRIDA, AL IGUAL QUE EL ANTERIOR, NO VAN A COMPRAR NADA, YA QUE ELLOS NOS QUIEREN INDEFENSOS

Deja un comentario