Traducido y adaptado por Negro2000
Para www.zona-militar.com

Los escuadrones Adelphi, Centauro y Poker de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) llevaron a cabo una misión conjunta de 16 días en el polígono de tiro Saica en Santa Maria (RS). La actividad, que involucró a diez cazas A-1 y A-1M, tuvo como objetivo el entrenamiento de los pilotos en la operación de bombas no guiadas, cañón de 30 mm, y en especial el reabastecimiento de combustible y el lanzamiento de bombas guiadas por láser.

Además del adiestramiento de las tripulaciones, los militares también recogieron datos para el kit de evaluación operacional Lizard II. Este es un sistema – que comprende sensores y estabilizadores – que se acopla a la bomba para adaptarla a la guía láser. Con este cambio, las armas que, en este caso, era la bomba brasileña BAFG-230 es mucho más precisa y eficiente, tendrá la capacidad de identificar el haz de luz lanzado por el piloto en el objetivo y seguirlo.

Según el coordinador del ejercicio, el mayor Murilo Grassi Salvatti, primer piloto en lanzar una bomba guiada por láser desde un caza A-1 en 2013, la actividad era importante tanto en lo que respecta a la mejora operativa de los pilotos, como la recolección de datos para el kit de evaluación Lizard II. “Brasil es parte del selecto grupo de países que tienen la capacidad tecnológica de emplear este tipo de armas, cuya eficacia se refleja en el bajo riesgo de pérdida de aviones y pilotos, debido a su lanzamiento a grandes alturas y la distancia de los objetivos, así como la reducción de la posibilidad de daños colaterales en las proximidades de los objetivos militares “, dijo.

militares

Explica que, más que simplemente tirar la bomba y dar en el blanco, el objetivo del piloto es explorar diferentes situaciones para comprobar el comportamiento de la bomba si el rendimiento cumple con lo previsto en los manuales, cuales son los errores, cuales son las vulnerabilidades, qué medidas deben ser tomadas por los pilotos, la influencia del viento, entre otros casos. Todos los datos recogidos en esta operación se envían al Instituto de Aplicaciones Operacionales (IAOP) que evalúa técnicamente y valida los resultados. Más tarde se pueden convertir en doctrina y pasar a componer los manuales de procedimientos.

Para el comandante de la Tercera Fuerza Aérea, brigadier Fernando Almeida Riomar, la validez del ejercicio esta en la mejora de la base doctrinal y en la capacidad de una pronta respuesta de los pilotos de combate. “Entonces vamos a aumentar al máximo la capacidad de nuestras plataformas y sus sistemas de armas”, dijo.

http://defesaeseguranca.com.br/fab-esquadroes-de-caca-a-1-testam-bomba-guiada-a-laser/

Deja un comentario