ANALIZANDO LA PROYECCIÓN DE PODER AERONAVAL

A mediados de Mayo, el Ministerio de Defensa de Rusia dijo que podría firmar un contrato para la construcción de un nuevo portaaviones; diseñado por el Centro de Investigación Estatal Krylov, la construcción de la nave comenzaría a mediados de la década de 2020.

En la actualidad, el crucero misilistico pesado portaaeronaves Almirante Kuznetsov, comisionado en 1990, es el único portaaviones de ataque de la Armada Rusa.

En su análisis, publicado en el periódico digital independiente Svobodnaya Pressa, Sivkov recordó que en la historia de la doctrina naval rusa contemporánea, “la cuestión de si la Marina necesita el portaaviones ha existido a lo largo de toda la existencia de esta clase de barcos, pero no ha habido una respuesta concluyente e inequívoca a este interrogante”.

¿Cuál es la doctrina naval de Rusia? “Sin entrar en detalles, todas las tareas de la Armada Rusa se pueden reducir a dos objetivos: apoyar a la diplomacia rusa, y el defender nuestros intereses nacionales por medios militares, tanto en tiempo de paz para evitar la agresión, como en tiempos de guerra.”

En el mundo contemporáneo, escribe Sivkov, “la geografía de los intereses de Rusia, en especial sus intereses económicos, es muy amplia y se extiende por la mayor parte de los océanos del mundo. Esto incluye el desarrollo de las relaciones económicas dentro del marco del BRICS, la pesca (incluso en zonas remotas lejos de nuestras costas), la minería y la extracción de recursos energeticos desde el fondo de los mares y de los océanos, el transporte marítimo de cargas, y mucho más “.

“En tiempos de guerra”, añadió el doctor en ciencias militares, “una de las tareas más importantes de la Armada de Rusia será el derrotar a los grupos de batalla de portaaviones y de lanzamiento de misiles del enemigo potencial. Las áreas en las que se llevaría a cabo el combate en este tipo de situaciones serían probablemente zonas marítimas y oceánicas a 400-600 km de la costa de Rusia. Desde esta distancia el enemigo podría lanzar ataques contra objetivos en tierra firme, nuestros barcos en el mar y sus puertos”.

“Por lo tanto, las tareas que deben resolver los grupos de combate de la Armada de Rusia, tanto en tiempo de paz como en tiempo de guerra, van mucho más allá del alcance de nuestros aviones de combate y bombarderos con base en tierra. Un análisis de las tareas de la Armada y de las condiciones para su ejecución, indican que no va a ser capaz de resolver eficazmente los problemas que se le asignen en las zonas marítimas y oceánicas distantes si sus agrupaciones no incluyen, al menos, a un portaaviones”.

El Almirante Kuznetov es el único portaaviones en servicio con la armada rusa

Sivkov indicó que “entre las principales tareas que requieren el uso de un portaaviones ruso estan, en primer lugar, la participación en operaciones de mantenimiento de la paz, la protección de los ciudadanos rusos en zonas de guerra y su evacuación, así como la prestación de asistencia en áreas afectadas por catástrofes naturales o provocadas por el Hombre”.

En este contexto, agregó, “los grupos navales asignados a estas tareas deben ser capaces de repeler tanto a los ataques por sorpresa limitados a pequeños grupos y embarcaciones individuales o buques de guerra pequeños y submarinos, así como también luchar contra aviones y misiles. También puede ser necesario para defender a diversos buques civiles, para proteger a los aviones civiles rusos y extranjeros y a varios objetivos terrestres, y para garantizar la seguridad de los ciudadanos rusos, amenazados por unidades militares hostiles (incluidas las unidades irregulares), durante su evacuación “.

“Sin la participación de la aviación naval, estas tareas, especialmente las relacionadas con la lucha contra los aviones enemigos y formaciones terrestres en el interior del territorio enemigo, no se pueden abordar”, señaló el analista. En concreto, para estas tareas se “requerirán patrullas por pares o escuadrones de aviones de combate, junto con uno o dos aviones AWACS.”

Por lo tanto, Sivkov calcula, “dependiendo del la lejanía de la zona de patrulla, puede ser necesario contar con una rotación permanente de entre 12-15 a 24-30 aviones de combate, junto con entre cuatro y ocho aviones AWACS.”

“En condiciones particularmente adversas la posibilidad de ataques por parte de los principales grupos de aviación enemigos contra las formaciones de naves de superficie rusas o de aliados de Rusia, objetivos basados en tierra de gran importancia o grandes centros de población, no se pueden excluir. Tales grupos podrían alcanzar hasta 30 aeronaves individuales. Rechazar tal fuerza de ataque requeriría de 12 a 18 aviones de combate, además de un avión AWACS adicional “.

Al mismo tiempo, Sivkov indicó que en una batalla bajo los océanos, “el control del medio ambiente bajo el agua de una zona determinada, la detección oportuna de los submarinos enemigos y su destrucción mediante misiles de corto alcance y torpedos, requeriría el despliegue de un mínimo de entre dos y cuatro helicópteros AW. Asegurar esto requeriría al menos un total de 12 helicópteros en el grupo aéreo del portaaviones”.

En lo que respecta a hacer frente a la amenaza del terrorismo con base en tierra y a unidades irregulares, Sivkov afirma que “lo ataques repentinos de choque pueden ser parados solamente por la oportuna respuesta de los grupos de aviación que vuelan misiones de patrulla aérea de combate. Los ataques de los pequeños grupos de barcos armados con misiles pueden ser contrarrestadas de manera similar “. La defensa efectiva requeriría la patrulla de al menos un grupo de la aviación de combate, que consiste en dos a cuatro aviones volando en cualquier momento. Y para ello será necesario tener de 12-15 a 24-30 aviones en total en el grupo aéreo”.

En la actualidad el ala aérea embarcada del Kuznetsov se compone de cazas Su-33 y helicóptero Ka-27 y 31. A estos pronto se unirán los cazas polivalentes MiG-29K, los helicópteros de ataque ka-52K y el helicóptero AEW Ka-35.

“En ausencia de tales capacidades de cobertura, la solución de estas tareas requieren más esfuerzos diplomáticos, y estarían acompañadas de sustanciales pérdidas materiales y políticas , y posiblemente incluso grandes pérdidas de vidas humanas”, advirtió Sivkov. En el peor de los casos “, podría ser imposible por completo”, agregó.

“Por lo tanto, asegurar la aplicación de la política exterior de Rusia en tiempos de paz requiere un portaaviones bastante potente y el mismo es aún más importante cuando se trata de llevar a cabo operaciones militares en el mar. Después de todo, es de conocimiento común que la superioridad en el mar es imposible sin superioridad en el aire “.

“En la actualidad,” el analista recordó, “el enfrentamiento naval entre grupos navales se lleva a cabo casi exclusivamente mediante el uso de poder aéreo. Los ataques de los misiles anti-buques y aviones de ataque son repelidos utilizando aviones de combate y armas antiaéreas con base en barcos. Si los pequeños grupos navales y buques de superficie individuales son atacados por dos a cuatro misiles de crucero o aviones, los grupos grandes pueden ser golpeados por 30-40 o por más misiles antibuque lanzados desde los destructores misilísticos y submarinos, o 40-50 aviones tácticos con base en portaaviones “.

“Repeler estos ataques utilizando sólo las defensas aéreas de un barco es prácticamente imposible, no importa lo poderosa que pueden ser esas defensas, sobre todo si el ataque aéreo se lleva a cabo de forma simultánea y es apoyado por aviones de guerra electrónica, y el ataque es precedido por un ataque de misiles contra las defensas aéreas propias”.

En esta situación, Sivkov escribió, “lo aviones de combate no sólo destruyen aviones enemigos, sino también desorganizan ataques:el marco de tiempo del ataque se estira, y los medios de ataque llegan en grupos relativamente pequeños, que las defensas aéreas de los buques pueden destruir con éxito” Por otra parte, “la distribución de objetivos del enemigo se rompe, y los intentos de encubrir los medios de asalto aéreo a través de los misiles electrónicos de interferencia y antiradar se ven frustrados.”

“Es la desorganización de los grupos de aviones atacantes, la principal contribución de los aviones de combate en la defensa de las fuerzas navales contra ataques de lo aviones tácticos enemigos con base en portaaviones”, enfatizó Sivkov.

Por lo tanto, “con el fin de repeler a los principales grupos de aviación táctica con base en portaaviones, es necesario asignar entre 22 y 32 cazas, la mayoría de los cuales operarían las misiones de alerta desde la cubierta del portaaviones, y asistido por aviones AWACS. Fuera de la zona de 100 -150 millas de la costa propia, este tipo de defensa de buque] sólo es posible mediante el empleo de portaaviones “.

En cambio para las operaciones ofensivas, el analista militar señalo que “el uso de la aviación naval para los ataques contra grandes grupos de buques de superficie enemigos tiene una serie de ventajas con respecto a los misiles de crucero.” Estos, señaló, incluyen una mayor fiabilidad en la detección y la destrucción de objetivos, con el apoyo de cazas, AWACS, aviones de reconocimiento y de guerra electrónica, que tienen una mayor probabilidad de derrotar a las defensas aéreas enemigas.

“Por lo tanto, los portaaviones de la Armada de Rusia no son simplemente una locura de nuestros marinos, sino una necesidad urgente”, señaló Sivkov. “Al mismo tiempo, el análisis anterior indica que el grupo aéreo a bordo portaaviones ruso debe ser bastante grande.”

“Con el fin de ser capaz de manejar toda la gama de tareas que le puedan ser asignadas, es necesario que el portaaviones tenga al menos 40-60 aviones, capaces de atacar objetivos navales y terrestres, y de defenderlo de los aviones enemigos y de lo misiles de crucero. Además, el grupo aéreo debe tener de cuatro a ocho aviones AWACS, de dos a cuatro aviones de guerra electrónica,de dos a cuatro aviones de reconocimiento, y un mínimo de 12 helicópteros ASW/Antisuperficie y dos helicópteros de búsqueda y rescate. En total, esta cuenta da un ala aérea embarcada de entre 70 a 90 aeronaves “.

“Por lo tanto, el propio portaaviones debe ser grande, con un desplazamiento total de 75 a 85 mil toneladas, y posiblemente propulsado por energía nuclear. Sus defensas aéreas deben ser capaces de repeler tanto a grupos pequeños (hasta cuatro unidades) de unidades aéreas de ataque en condiciones de interferencia electrónica. Con este fin, las defensas aéreas deben incluir al menos ocho sistemas de defensa aérea de corto alcance, así como de dos a cuatro unidades de pequeño calibre de artillería antiaérea. Además, el barco debe tener medios de protección y defensa contra torpedo y de guerra electrónica capaz de suprimir las capacidades de guía de los misiles antibuque. ”

En el análisis final, el analista militar calcula que “cada una de las dos flotas de alta mar de Rusia debería tener al menos dos portaaviones. Teniendo en cuenta el mantenimiento programado y otras medidas para mantener la preparación para el combate de estos barcos, esto permitirá a Rusia tener al menos un portaaviones listo para el combate en cada teatro de operaciones oceánica en un momento dado. ”

El Proyecto 23000E, uno de los posibles nuevos portaaviones propuestos por el Instituto de Investigación del Estado de Krylov.

 

Este diseño es conocido como Clase Shtorm

Fuente: http://sputniknews.com/military/20160527/1040378612/russian-aircraft-carrier-future.html

Traducido por Grulla para www.zona-militar.com

Deja un comentario