CH-53K King Stallion durante su primer vuelo. Imagen: Sikorsky.
CH-53K King Stallion realizando su primer vuelo con carga externa. Imagen: Sikorsky
CH-53K King Stallion realizando su primer vuelo con carga externa. Imagen: Sikorsky

El Ministerio de Defensa alemán se encuentra en pleno proceso de estudio a los fines de incorporar un nuevo helicóptero de transporte pesado que reemplace a los nobles pero ya vetustos CH-53G/GA/GS Sea Stallion pertenecientes a la Heeresfliegertruppe. Los principales contendientes elegidos por los responsables del programa son el Boeing CH-47F Chinook y el Sikorsky CH-53K King Stallion. Entre los requerimiento iniciales, los modelos en estudio deberán mejorar considerablemente la movilidad aérea de las fuerzas de tierra, prestar servicio MEDEVAC, apoyo a fuerzas especiales y tareas SAR/CSAR.

 El Bundesministerium der Verteidigung / Ministerio de Defensa alemán elevó a comienzo de este año a las autoridades norteamericanas una carta de intención por 41 CH-53K King Stallion, propuesta de la que se espera una  respuesta para las próximas semanas. Pese a la declaración germana de que no hay favoritismos, este primer paso hacia el modelo ofrecido por Sikorsky no resulta a simple vista llamativo considerando los años que llevan operativos los Sea Stallion en la Heeresflieger: Desde 1969 la fuerza ha operado un total de 112 CH-53G, la gran mayoría de ellos producidos y mantenidos por VFV-Fokker (actualmente lo realiza Airbus) luego de un acuerdo de licencias con Sikorsky.

 Sin embargo se debe destacar que entre los requerimientos del programa se encontraba el de evaluar productos ya presentes en el mercado, algo que el Chinook en su versión “F” cumple acabadamente pero no así el modelo de la casa Sikorsky, que se ha encontrado con algunas demoras por razones técnicas (propias del USMC) y económicas.

CH-47F Chinook de la 1st Cavalry Division operando en Afganistán. Imagen: US Army.
CH-47F Chinook de la 1st Cavalry Division operando en Afganistán. Imagen: US Army.

 Habiendo realizado su primer vuelo el 29 de octubre de 2015, 11 meses más tarde de lo previsto, el CH-53K es uno de los principales programas para el United States Marine Corps ya que se espera que reemplace a la ya agotada flota de Super Stallion que aún presta servicio.

 Tal como ha sucedido con otros modelos de helicópteros y aviones de combate, el empleo de estos medios en la última década, en muchos casos en severas condiciones operativas, ha provocado un desgaste mayor al esperado. El caso de los Super Stallion es el más evidente: Las células, con un promedio de 15 años, tienen acumuladas en muchos casos más de 3000 horas de vuelo, lo que está provocando serios problemas operativos y de mantenimiento (Ej: 44:1 horas hombre / hora de vuelo). A ello se la ha sumado la baja de los CH-53D en 2011, el agotamiento de las células en depósito y un plan de recorrido/overhaul muy limitado por cuestiones económicas. El resultado se encuentra a simple vista: Una flota de CH-53E muy acotada y con constantes problemas operativos. Basta ver los incidentes de la flota en los últimos años para darse una idea.

 Es por ello que el programa CH-53K King Stallion (por 200 de estos helicópteros a un costo de casi 26 mil millones de u$s) en una jugada fuerte por parte del USMC, ya que el mismo no solo le permitirá incrementar las capacidades de transporte pesado sino que, en caso de ser cancelado o sufrir recortes, dejará a la fuerza con serias limitaciones operativas.

 La principal ventaja del CH-53K con respecto a su antecesor serán sus motores General Electric T408-400 de 7500shp, los cuales no solo le darán una mejor capacidad de carga interna/externa sino que mejorarán el rendimiento del King Stallion a la hora de operar en regiones secas y de gran altura. También se espera reducir considerablemente los costos de mantenimiento y consumo.

 Otras mejoras importantes son el cockpit digital full-glass que le otorgará una mayor compatibilidad e interoperabilidad con modelos ya operativos en la US Navy y US Army, controles fly-by-wire, palas de rotores de diseño anédrico de mayor eficiencia, un manguito de material compuesto que une a las palas principales directamente con  una cabeza de rotor de titanio del tipo elastomérico totalmente articulado, rieles de carga internos compatibles con los pallets de la USAF y mejoras varias que redundarán en mayor supervivencia y menos tiempos de mantenimiento.

 Del CH-53K se espera que sea capaz de llevar una carga de 13.5 toneladas, recorriendo una distancia de 204 kilómetros a una altitud de 3000 pies y en un ambiente con temperaturas de 32 grados. En pocas palabras: Duplicar las capacidades que ofrece el CH-53E con un airframe de similar tamaño a un menor costo (mantenimiento y consumo)

 Actualmente Sikorsky cuenta con 2 King Stallion operativos con los que ya ha realizado los primeros vuelos y pruebas varias (velocidad, instrumentos, carga externa, etc). 4 células adicionales se encuentran en distintas etapas de producción. Junto con los dos CH-53K ya mencionados forman parte del programa de Desarrollo de Ingeniería y Producción (Engineering and Manufacturing Development). Si el programa marcha según lo planeado, se espera que el CH-53K King Stallion alcance la IOC a inicios de 2020.

Con respecto al programa alemán, el encargado del mismo, el Mayor de la Luftwaffe Thomas Knäpper, manifestó con respecto a cualquier implicancia industrial que la misma posiblemente se limite solo a mantenimiento/apoyo logístico ya que las cantidades requeridas no harían eficiente la creación de una nueva línea de producción. También mencionaría la necesidad de negociar con Airbus la modificación del A400 a los fines de que pueda reabastecer en vuelo a helicópteros, capacidad que hoy carece pero que es vista como necesaria para el futuro helicóptero pesado.

CH-53GS Sea Stallion operando en Afganistán. Imagen: Bundeswehr.
CH-53GS Sea Stallion operando en Afganistán. Imagen: Bundeswehr.

Los Sea Stallion alemanes han prestado servicio por más de 46 años, durante la guerra fría y a lo largo de conflictos posteriores, como Irak, los Balcanes y Afganistán lo que conllevó un lógico desgaste del material. Pese a las actualizaciones realizadas a parte de la flota (los estándares GS y GA), los CH-53 germanos necesitan un reemplazo a medio plazo. Acorde a como ha ido evolucionando el programa del King Stallion, resulta cuando menos sugestivo que el MinDef alemán planee confirmar el contrato para su futuro helicóptero de transporte pesado en el 2018 y recibir los primeros aparatos en el 2022.  ¿Tiempo lógicos o esperando al candidato preferido? El tiempo dirá.

Deja un comentario