S-300 : ¿El arma que cambia el juego o la moneda de cambio diplomática?

0

Fuente: The Diplomat

Por Quentin Buckholz

Traducido por Argos

[​IMG]
Foto:”MoscowParade2009 7″ by Kremlin.ru.

Rusia ha anunciado que va a suministrar el sistema de misiles a Irán, pero Moscú puede tener otro objetivo en mente.

El 13 de abril, el gobierno ruso anunció que suministraría el avanzado sistema de misiles tierra-aire S-300 a Irán, lo que provocó consternación predecible en los Estados Unidos, Europa e Israel. Si bien la respuesta pública del presidente estadounidense Barack Obama fue subestimarlo de forma inesperada, los funcionarios estadounidenses y europeos, entre ellos el secretario de Estado, John Kerry, y el ministro de Relaciones Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, expresaron su preocupación por el acuerdo propuesto, y el gobierno israelí amenazo airadamente con tomar represalias en contra de Rusia, proporcionando armas a Ucrania. Los analistas occidentales y los medios de comunicación han sugerido que la venta de la S-300 a Irán podría alterar el equilibrio estratégico en la región por lo que complica enormemente cualquier intento por parte de Estados Unidos o Israel para atacar las instalaciones nucleares de Irán. Escribiendo en The National Interest, el 20 de abril, Clint Hinote argumentó persuasivamente que la entrega de la S-300 a Irán podría representar un “cambio fundamental del poder militar en la región.”

Sin embargo, la reacción de los políticos y analistas occidentales es exagerada, ya que exagera las posibilidades de Irán, que jamás desplegara un S-300 de fabricación rusa. La historia del S-300 en las relaciones ruso-iraníes demuestra que este sistema de armas particulares, tan buscado por Teherán y colgado fuera de su alcance por Moscú, sirve principalmente como moneda de cambio para el Kremlin en sus relaciones con Occidente y es poco probable para realmente sea entregado a los militares iraníes.

Tras una década de tensas relaciones entre Moscú y Teherán después de la revolución iraní y la invasión soviética de Afganistán en 1979, la URSS (y posteriormente Rusia) surgieron como un proveedor de armas importante para Irán en 1989. Los dos países negociaron un importante acuerdo de armas durante una cumbre histórica en junio de ese año entre el presidente del Parlamento iraní, Ali Akbar Hashemi Rafsanjani y el presidente soviético Mijail Gorbachov, y continuó profundizando su relación de suministro de defensa durante los años siguientes. Preocupados por la acumulación de Teherán de material militar ruso, el gobierno de Estados Unidos ejerce una considerable presión sobre Moscú para detener la venta de armas a Irán a principios de 1990. En 1995, Rusia se comprometió en el Acuerdo secreto Gore-Chernomyrdin a cesar todas las ventas de armas convencionales a Irán a finales de 1999. Sin embargo, Moscú abrogó unilateralmente el pacto en noviembre de 2000, lo que desató una oleada de reuniones entre funcionarios de defensa rusos e iraníes ansiosos de concluir nuevos acuerdos de suministro.

Declaraciones públicas de ambos funcionarios (rusos e iraníes) indican que el sistema S-300 ha sido una prioridad para los funcionarios de adquisiciones iraníes por lo menos desde 1998. El sistema fue un tema de discusión en la cumbre de marzo de 2001 en Moscú entre el presidente ruso Vladimir Putin y el presidente iraní Mohammad Khatami, y en numerosas reuniones entre funcionarios de defensa rusos e iraníes en los años siguientes.

[​IMG]
Foto: Archivo EFE

Controversia Diplomática

Para gran decepción de sus homólogos iraníes, sin embargo, las autoridades rusas se negaron a vender el S-300 a Teherán. El nerviosismo de Moscú provino del potencial del sistema para provocar un retroceso político significativo, en mucha mayor medida que el otro equipo militar en discusión (incluyendo helicópteros MI-17 de transporte y aviones de combate SU-25). La explosividad política de los S-300 se ha demostrado claramente en la crisis de Chipre de 1998, cuando la venta de Rusia de un sistema S-300 a Chipre provocó una respuesta turca furioso y una grave crisis diplomática en el Mediterráneo oriental. Reconociendo que los Estados Unidos y Occidente vieron al S-300 con especial preocupación, Moscú se mostró dispuesto a cortejar la controversia diplomática que se asocia con una venta del sistema a Irán. La larga y complicada historia de Moscú con Irán y la falta de voluntad de Rusia para ver el surgimiento de una potencia nuclear en el sur, en proximidad inmediata del país, también contribuyó al malestar del Kremlin sobre posibles ventas de S-300 a Irán. Como los dos países profundizaron sus relaciones con contratos públicos de defensa en los años siguientes, Rusia siguió negándose a las reiteradas solicitudes de los S-300.

En 2007, sin embargo, Rusia finalmente accedió al deseo de larga data de Irán y negoció un contrato, valorado en $ 800 millones, para entregar cinco sistemas S-300. Este repentino cambio refleja claramente factores más allá de los méritos comerciales o diplomáticos de la operación en sí. La firma del contrato por el Kremlin constituía un golpe geopolítico agudo en los Estados Unidos y marcó el surgimiento de los S-300 como moneda de cambio político. El acuerdo siguió a un deterioro constante en las relaciones entre Estados Unidos y Rusia, comenzando con la retirada de la administración Bush del tratado de misiles antibalísticos en 2002. La tendencia diplomática a la baja continuó a través de la invasión de Irak en 2003 (a la que Rusia se opuso firmemente) y culminó en el anuncio de Bush, en 2007, del plan de defensa de misiles balísticos en virtud del cual los EE.UU. basaríamos misiles interceptores en Polonia y un sistema de radar en la República Checa. Enfurecido por el despliegue de infraestructuras de defensa de misiles en el extranjero cercano a Rusia, Moscú respondió diplomáticamente al ofrecer el S-300 a Irán.

[​IMG]
Foto:(RIA Novosti / Valeriy Melnikov)

Sin embargo, la entrega del sistema fue prohibido por el presidente ruso, Dmitry Medvedev, en 2010, como parte de la mejora general de las relaciones ruso-estadounidense que persigue la política de “reset” de la administración Obama. Una vez más, la toma de decisiones del Kremlin con respecto al S-300 fue guiado por el estado de las relaciones con Estados Unidos. La prohibición fue claramente una concesión recíproca, que se ofrece en respuesta a la decisión de la administración Obama para reemplazar el plan de defensa antimisiles de la administración Bush para Europa del Este, con un esquema en principio de mar a base de que no requeriría, en lo inmediato, basar los sistemas de defensa de misiles en Europa del Este.

Más allá de la clara relación entre la decisión del Kremlin y el estado de las relaciones ruso-estadounidense, es de destacar que hay un calendario para la entrega que no se concretó durante los tres años entre el acuerdo inicial y el embargo de Medvedev. Parece que Rusia nunca ha tenido realmente la intención de entregar el S-300 a Irán, lo que sugiere que el Kremlin fue capaz de reclamar el crédito por una “concesión” importante en las negociaciones con el gobierno de Obama por prometer públicamente a algo que no tenía intención de hacer en primer lugar. La renuencia general de Moscú para proporcionar un sistema de armas de “cambio de juego” potencial a Irán no se había disipado, pero el Kremlin había llegado a comprender el valor del S-300 en sus relaciones con los Estados Unidos.

Más recientemente, una nueva crisis en las relaciones ruso-estadounidenses ha traído un nuevo giro de Rusia sobre el S-300. La prohibición de la entrega fue levantada por Putin en abril de 2015, las relaciones entre Rusia y Occidente llegaron a su punto más bajo desde la guerra ruso-georgiana en 2008. En respuesta a las acciones de Rusia en Ucrania, los EE.UU. y la UE impusieron sanciones significativas a las empresas rusas y los individuos en la primavera y el verano de 2014. A medida que la situación en el este de Ucrania pareciera asentarse en un “conflicto congelado”, los dos lados permanecen encerrados en un enfrentamiento político. Occidente sigue exigiendo a Putin trabajar activamente para aplicar el Acuerdo de Minsk y reintegrar los territorios separatistas de Donetsk y Luhansk a Ucrania. Los líderes estadounidenses y europeos han afirmado en repetidas ocasiones que las sanciones occidentales, amargamente denunciadas por el Kremlin, no se levantarán hasta que Rusia cumpla. En consecuencia, la suspensión de Putin en la prohibición de entregar S-300 a Irán llega en un momento particularmente baja en las relaciones de Rusia con Estados Unidos y Occidente.

Sin embargo, los funcionarios rusos han permanecido característicamente vagos sobre los plazos de entrega posibles, en una aparente repetición de la falta de una línea de tiempo específica en cualquier punto entre 2007 y 2010. Después de los anuncios cargados de fanfarria por Putin y el ministro de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, sobre que se procedía con la venta, los funcionarios de menor rango como el vicecanciller Sergei Ryabkov y el Jefe Adjunto del Consejo de Seguridad Nacional, Yevgeny Lyukanov, apresuradamente advirtieron a los medios de comunicación que no hay fecha de entrega final y que “la ejecución de este proyecto llevará algún tiempo”. Casi dos meses después del anuncio de Putin, las dos partes aún tienen que finalizar un nuevo contrato, lo que sugiere que el levantamiento de la prohibición puede haber sido un gesto simbólico dirigido a la audiencia de Occidente, en lugar de a Irán. Este patrón de comportamiento sigue de cerca las acciones de Rusia tras el acuerdo inicial en 2007.

Este registro histórico muestra claramente que la voluntad de Rusia de vender (u ofrecer vender) el S-300 a Irán es del todo una función de la evolución de la relación ruso-estadounidense. Así que ¿por qué el Kremlin ha elegido poner este tema sobre la mesa ahora? La decisión parece relacionarse con el deterioro de la posición estratégica de Rusia, de igual a igual, con los Estados Unidos y Europa. En las dos áreas clave en el enfrentamiento geopolítico actual entre Rusia y Occidente, Ucrania y Siria, la posición estratégica de Rusia se ha deteriorado significativamente en las últimas semanas. En consecuencia, el régimen de Putin está tratando de introducir un nuevo factor en la ecuación geopolítica, estableciendo las bases de un quid pro quo más favorable.

Putin acumula presión que le ejercen dentro de la élite gobernante para mejorar las relaciones con Occidente, entonces es probable que el S-300 reasuma su papel tradicional como moneda de cambio político. Putin probablemente tiene la intención de utilizar la venta en un esfuerzo por escapar de las opciones binarias presentadas por Occidente con respecto a la crisis de Ucrania: o colaborar en la reinserción de los territorios separatistas en Ucrania, o continúan las sanciones. A pesar de estar ansioso por ver las sanciones occidentales levantarse, Putin también está profundamente reacio a ser visto dando “marcha atrás” en Ucrania, sobre todo ahora que su aparato mediático estatal ha azotado a la población rusa en un estado de frenesí nacionalista con cuentos de juntas fascistas en Kiev y las milicias neonazis en Donbass. Al ofrecer a Irán los S-300, una oferta que posteriormente puede ser suspendida o retirada, Putin ha introducido otra concesión prospectiva, posiblemente facilitando una “tercera vía” de su actual dilema relacionado con Ucrania.

Como tentativa a proceder para restablecer relaciones normales de trabajo entre Rusia y Occidente (plasmado en la reciente visita de Kerry a Sochi y Moscú), la próxima aparición del S-300 estará en la mesa de negociaciones entre Rusia y Occidente, no en una base militar iraní. Funcionarios de defensa iraníes, ansiosos por implementar el S-300 alrededor de las instalaciones nucleares del país en Arak y Natanz, deben prepararse para otra decepción.

Quentin Buckholz es un analista senior de TD International, una firma de inteligencia y asesoría estratégica con sede en Washington , DC. A partir de agosto ,va a ser un candidato M.I.A. en la Escuela de Asuntos Internacionales y Públicos de la Universidad de Columbia ‘ s . Los puntos de vista Expresados son solo del autor y no reflejan necesariamente el las opiniones de TD Internacional.

http://thediplomat.com/2015/06/the-s-300-game-changing-weapon-or-diplomatic-bargaining-chip/

 

Deja un comentario