Noticias de la Fuerza Aérea Argentina

Creo que el T-82 quiso quedarse en la Antartida para siempre.La destruccion tiene un porcentaje muy grande igualmente los daños estructurales son lapidarios.Por el Tratado Antartico no se debe dejar chatarra,basura o escombros de cualquier material,asi que se trata de poder salvar algo enviandolo a Marambio.
Aun confió en el GT9,esos magos han reparado toda la vida a los TWIN OTTER con hostiazos muy grandes,pero este es bastante complicado.Una pena sería que el T-82 haya elegido quedarse en la Antartida el resto de su vida.
Los Mi-17 no podrían llevarlo hasta marambio?
 
Cómo es volar en un Pampa III, el avión más moderno de las fuerzas argentinas

Los dos segundos escasos en que se los puede ver pasar justo por sobre nuestras cabezas durante un desfile militar son motivo de asombro. Tener la posibilidad de observarlos en detalle cuando reposan en tierra es una fiesta. Poder ver su génesis en la línea de montaje de la fábrica de aviones FAdeA constituye un privilegio. Pero volarlos… Volarlos constituye una experiencia muy difícil de resumir en palabras y que solo lleva a reflexionar sobre el talento, esfuerzo y profesionalismo que necesariamente se conjugan en cada uno los pilotos de la Fuerza Aérea Argentina. Este cronista tuvo para la posibilidad de vivirlo en primera persona.

Una breve pero intensa clase teórica, seguida de un chequeo médico, fueron los requisitos ineludibles como paso previo al arribo al vestuario de los pilotos de caza. El aviador se debe vestir y "revestir" adecuadamente: primero el mameluco de vuelo, luego el recubrimiento de sus extremidades con prendas que presionan el cuerpo para limitar los efectos del efecto "G" (fruto de la interacción de la aceleración de la aeronave y su relación con fuerza de la gravedad terrestre).

Un piloto de Caza puede llegar a soportar durante una operación normal una fuerza de aceleración equivalente a 6G en incluso llegar a 9G. Luego, la preparación para el vuelo incluye el resto del equipo: borceguíes, casco, guantes y las bolsas para las eventuales consecuencias del mareo

Ya en plataforma, una "orquesta" de profesionales del aire ejecutan una cuidadosa "sinfonía" de procedimientos de seguridad. La sujeción al asiento es una ceremonia en sí misma. El mecánico de vuelo cuida al piloto y a la aeronave con idéntico esmero. Cada correa, cada seguro, cada comando es revisado y vuelto a revisar. Cuando todo está chequeado, desciende el techo transparente del habitáculo y comienza a cortarse el diálogo verbal entre el piloto y su equipo. Allí es cuando mueren las palabras y nacen las señas; pulgares para arriba, gestos con las manos, miradas de aprobación entre la nave y la pista. La turbina levanta potencia, se retiran los calzos de las ruedas y todo listo. Saludo militar del comandante a su asistente, la torre autoriza, el carreteo se inicia y el cielo espera a sus habituales visitantes.

Al mando del Pampa III matricula A-702 se encuentra el capitán Nicolás Grossman, que una vez más realizará una misión de entrenamiento volando en grupo con otra aeronave del mismo tipo. Tiene una misión adicional para la que demuestra estar más que preparado. La misma consiste en mostrar a la sociedad a la que sirve desde el aire todo lo que son capaces de hacer para proteger desde las alturas la integridad territorial de la Nación.

Infobae fue el medio escogido para difundir esta importante tarea y visualizar cómo es una maniobra de disuasión para que un vuelo no autorizado descienda y se someta al control de las autoridades respectivas o que desista de su accionar y abandone el espacio aéreo soberano.

Las urgencias terrenales – o más bien terrestres- pocas veces dejan lugar para apreciar que allá arriba, a miles de pies de altura, aeronaves de diseño nacional, conducidas por pilotos argentinos egresados de institutos de formación y capacitación propios, cosechan admiración y reconocimiento internacional por su excelencia profesional.

La pregunta, tal vez la más obvia y letal, se torna inevitable a la hora de volver a tierra: "¿No pensaron en irse a volar a una empresa privada?" Las respuestas del veterano Jefe la brigada comodoro Greissing y del joven primer teniente Matías Rivadero son distintas pero idénticas: sienten pasión lo que hacen y amor por su Patria.

Antes de la experiencia, de la mano de Greissing Infobae recorrió la VI Brigada Aérea de Tandil. "La misión primaria de la Fuerza Aérea Argentina es contribuir a la Defensa Nacional actuando efectiva y disuasivamente en el espacio aéreo soberano. Para ello requiere de medios alistados, adriestrados y bien sostenidos que hagan posible cumplir la tarea", introdujo.

Consultado por la tarea específica de la unidad a su cargo, el Jefe de la Brigada Aérea resume: "Básicamente y más allá que contamos también con material de artillería antiaérea, la misión de la brigada es la defensa aeroespacial. Tenemos la capacidad de enviar nuestros aviones a cualquier parte del territorio nacional y que los mismos pueden operar en cualquiera de nuestras bases".

El mayor Cristian Giaccaglia es el Jefe del Escuadrón Pampa III. Le toca en suerte efectuar una breve reseña histórica de la VIª Brigada Aérea de Tandil creada el 10 de agosto de 1944. "En 1949 esta unidad recibe 100 aeronaves Gloster Meteor (primer avión caza de reacción de origen británico) convirtiéndose de esta forma en la cuna de la aviación a reacción de Sudamérica", contó.

Vale acotar que estas aeronaves fueron entregadas por Inglaterra como parte de pago de deudas contraídas por la Corona Británica durante la Segunda Guerra Mundial por provisiones procedentes de Argentina.

Prosiguiendo con su relato Giaccaglia repasa: "Luego de la posición de liderazgo en materia de este tipo de aeronaves, en 1979 se recibe el sistema de armas Mirage 5 y posteriormente el Mirage 3. A partir de la desprogramación de los Mirage acaecida en 2015, la VIª Brigada quedó conformada por los aviones de producción nacional "Pampa" en sus versiones II y III".

https://www.infobae.com/sociedad/20...-avion-mas-moderno-de-las-fuerzas-argentinas/

Continuará..???
 

BIGUA82

VETERANO DE GUERRA DE MALVINAS
Colaborador
Generalmente no subo noticias necrologicas,pero esta es muy especial para mi,pues fué para mi, otro de mis ejemplos a seguir en la FAA.
Q.E.P.D. Señor Comodoro.

La negrita del anteúltimo parrafo me corresponde.


https://www.gacetamercantil.com/notas/156580/


POLÍTICA NACIONAL.

RECORDATORIO

- Por Ignacio Bracht
Murió Miguel Vicente Guerrero, el comodoro del Cóndor
El oficial de la Fuerza Aérea comandó el proyecto misilístico desactivado por Menem en 1990 por exigencia de EEUU y Gran Bretaña.


Dos avisos fúnebres aparecidos en La Nación esta semana dieron la noticia: había muerto el comodoro Miguel Guerrero. Uno de la Asociación de Pilotos de Caza de la Fuerza Aérea y otro del Rector de la Universidad del Salvador, recordándolo como exdecano de la Facultad de Ciencia y Tecnología.
Nacido en San Juan, antes y después de la derrota en la guerra de Malvinas, Guerrero fue el cerebro del proyecto misilístico conocido como Cóndor II, que estaba bajo el mando de -el también hace unos meses fallecido- brigadier Roberto Petrich, ingeniero aeronáutico, a cargo de muchos de los proyectos de vanguardia de aquellos años de la Aeronáutica local.

Finalizada la Guerra de Malvinas, donde la fuerza tuvo su bautismo de fuego y se desempeñó con gran profesionalidad, además de destacado coraje, perdiendo muchos pilotos en misiones de combate frente a un enemigo poseedor de la mayor tecnología y capacidad armamentista de última generación, frente a los ya antiguos Skyhawk, Dagger, o Mirage. Pese a la abismal diferencia, el ingenio y el arrojo de los pilotos argentinos le produjo relevantes daños a la flota inglesa, alcanzando el reconocimiento mundial e, inclusive, de los propios británicos.
Como consecuencia de esto, a fines del gobierno de facto se tomó la decisión política de acelerar la producción de un arma que tuviera alcance suficiente para convertirse en una amenaza y achicar así la enorme brecha militar entre un país de la OTAN y la Argentina, obligando a Gran Bretaña a sentarse a negociar por el costo militar que le implicaría poseer en las Islas defensas antimisiles de largo alcance.

Bajo la dirección y responsabilidad del brigadier Ernesto Crespo se avanzó en el proyecto misilístico argentino, iniciado en 1979, con un centenar de oficiales, técnicos y científicos en el bunker construido en Falda del Carmen, en la serranía cordobesa.
Fue el secreto mejor guardado bajo el gobierno de Raúl Alfonsín, donde se logró su desarrollo, hasta su desmantelamiento apenas comenzó la administración de Carlos Menem, donde tanto el canciller, Guido Di Tella, como el ministro de Economía, Domingo Cavallo, fueron los artífices de la cancelación del programa a instancias de Estados Unidos.

Vale rescatar al entonces ministro de Defensa, Erman González, que hizo todo lo posible por retrasar o paralizar esa “liquidación” de aquel producto de la inteligencia y la capacidad tecnológica nacional.
Quien quiera profundizar en el tema debería leer el magnífico libro sobre el nacimiento y muerte del proyecto tecnológico más relevante de estas últimas décadas, de los periodistas Eduardo Barcelona y Julio Villalonga: “Relaciones Carnales. La verdadera historia de la construcción y destrucción del Misil Cóndor II” (Planeta, 1992).
Recordar a Guerrero, a quien tuve el honor de conocer, es resaltar a este afable sanjuanino que en 1964, siendo alférez, viajó becado a Estados Unidos y regresó luego para graduarse en 1974 en tecnología misilística en la Instituto Tecnológico de Massachusetts, el reconocido MIT, obteniendo el segundo lugar de mérito en su promoción sólo por debajo de un militar chino.
Como bien queda manifestado en el libro “Alfonsín, mitos y verdades del padre de la democracia” (Aguilar 2013), de Oscar Muiño, el proyecto del “vector”, a principios de 1989, estaba en su etapa final, lo que produjo preocupación en los gobiernos de Estados Unidos y Gran Bretaña.
Washington presionaba no para desarticular el proyecto sino para controlarlo. En 1990, durante la presidencia de Menem, la exigencia de ese control se agudizó a través del embajador Terence Todman.
La decisión política del gobierno argentino fue el desmantelamiento total del Proyecto Cóndor (como reclamaba Londres), sin negociar a nivel estratégico nada a cambio. “Los norteamericanos nos pedían un pan y les entregamos la panera” gratis, repetían Petrich y Guerrero.
Argentina sufrió a partir de 1982 el embargo internacional de armamento, haciendo que hoy tengamos las Fuerzas Armadas más escuálidas de la región.
Pero aún más indigno fue lo sucedido con el comodoro Guerrero, quien luego de prestar todo su conocimiento y saber para desarrollar el misil, cumpliendo órdenes del Estado argentino, fue pasado a retiro en una decisión similar a un castigo (como también fueron desarticulados los equipos de técnicos y científicos). La Argentina es el único país que sanciona y desperdicia a un oficial de alta capacidad por haber logrado el éxito en su misión.
Valga la paradoja, al poco tiempo de su retiro, el propio embajador Todman le ofreció un relevante puesto académico en una universidad norteamericana para poder aportar sus conocimientos. Guerrero rechazó la oferta y se incorporó a la Universidad del Salvador donde volcó su saber como docente y luego como Decano de la Facultad de Ciencia y Tecnología.
En un país, por naturaleza ingrato, quisimos que el nombre y la labor del comodoro Guerrero no pasara inadvertido, cuando por el contrario debería haber sido resaltado desde lo más alto del poder político por su capacidad puesta al servicio de su país. Una nación que olvida a sus mejores hombres está destinada a un fracaso inevitable.


 
Última edición:

BIGUA82

VETERANO DE GUERRA DE MALVINAS
Colaborador
En el mes del niño, el Museo Nacional de Aeronáutica de la Fuerza Aérea Argentina, la Municipalidad de Morón, y el HMB Argentina (Historical Medieval Battle), se unieron para realizar el 1° Torneo de Combate Medieval HMB "Alas de Acero", que se llevó a cabo este 24 y 25 de agosto en las instalaciones del Museo.
Durante el mismo el público presente pudo disfrutar de actividades y atracciones como la Feria de Artesanos, Gastronomía Típica Medieval, Juegos Medievales, y Puestos de Arquería, entre otros.


 

BIGUA82

VETERANO DE GUERRA DE MALVINAS
Colaborador
Teniendo en cuenta que son aviones acrobáticos, ¿no se evaluó venderlos a privados?
No se pueden vender.Tienen motores y helices vencidos,se los debe cambiar.Este avion es muy particular,se cambia completo el grupo motopropulsor incluida la helice y subsistemas.Ademas por una enmienda en la compra no se venden a terceros ni a otras Fuerzas.
El privado deberia adquirirlo como privado.Esta fue una compra de Estado a Estado.
 
Generalmente no subo noticias necrologicas,pero esta es muy especial para mi,pues fué para mi, otro de mis ejemplos a seguir en la FAA.
que.E.P.D. Señor Comodoro.

La negrita del anteúltimo parrafo me corresponde.


https://www.gacetamercantil.com/notas/156580/


POLÍTICA NACIONAL.

RECORDATORIO

- Por Ignacio Bracht
Murió Miguel Vicente Guerrero, el comodoro del Cóndor
El oficial de la Fuerza Aérea comandó el proyecto misilístico desactivado por Menem en 1990 por exigencia de EEUU y Gran Bretaña.


Dos avisos fúnebres aparecidos en La Nación esta semana dieron la noticia: había muerto el comodoro Miguel Guerrero. Uno de la Asociación de Pilotos de Caza de la Fuerza Aérea y otro del Rector de la Universidad del Salvador, recordándolo como exdecano de la Facultad de Ciencia y Tecnología.
Nacido en San Juan, antes y después de la derrota en la guerra de Malvinas, Guerrero fue el cerebro del proyecto misilístico conocido como Cóndor II, que estaba bajo el mando de -el también hace unos meses fallecido- brigadier Roberto Petrich, ingeniero aeronáutico, a cargo de muchos de los proyectos de vanguardia de aquellos años de la Aeronáutica local.

Finalizada la Guerra de Malvinas, donde la fuerza tuvo su bautismo de fuego y se desempeñó con gran profesionalidad, además de destacado coraje, perdiendo muchos pilotos en misiones de combate frente a un enemigo poseedor de la mayor tecnología y capacidad armamentista de última generación, frente a los ya antiguos Skyhawk, Dagger, o Mirage. Pese a la abismal diferencia, el ingenio y el arrojo de los pilotos argentinos le produjo relevantes daños a la flota inglesa, alcanzando el reconocimiento mundial e, inclusive, de los propios británicos.
Como consecuencia de esto, a fines del gobierno de facto se tomó la decisión política de acelerar la producción de un arma que tuviera alcance suficiente para convertirse en una amenaza y achicar así la enorme brecha militar entre un país de la OTAN y la Argentina, obligando a Gran Bretaña a sentarse a negociar por el costo militar que le implicaría poseer en las Islas defensas antimisiles de largo alcance.

Bajo la dirección y responsabilidad del brigadier Ernesto Crespo se avanzó en el proyecto misilístico argentino, iniciado en 1979, con un centenar de oficiales, técnicos y científicos en el bunker construido en Falda del Carmen, en la serranía cordobesa.
Fue el secreto mejor guardado bajo el gobierno de Raúl Alfonsín, donde se logró su desarrollo, hasta su desmantelamiento apenas comenzó la administración de Carlos Menem, donde tanto el canciller, Guido Di Tella, como el ministro de Economía, Domingo Cavallo, fueron los artífices de la cancelación del programa a instancias de Estados Unidos.

Vale rescatar al entonces ministro de Defensa, Erman González, que hizo todo lo posible por retrasar o paralizar esa “liquidación” de aquel producto de la inteligencia y la capacidad tecnológica nacional.
Quien quiera profundizar en el tema debería leer el magnífico libro sobre el nacimiento y muerte del proyecto tecnológico más relevante de estas últimas décadas, de los periodistas Eduardo Barcelona y Julio Villalonga: “Relaciones Carnales. La verdadera historia de la construcción y destrucción del Misil Cóndor II” (Planeta, 1992).
Recordar a Guerrero, a quien tuve el honor de conocer, es resaltar a este afable sanjuanino que en 1964, siendo alférez, viajó becado a Estados Unidos y regresó luego para graduarse en 1974 en tecnología misilística en la Instituto Tecnológico de Massachusetts, el reconocido MIT, obteniendo el segundo lugar de mérito en su promoción sólo por debajo de un militar chino.
Como bien queda manifestado en el libro “Alfonsín, mitos y verdades del padre de la democracia” (Aguilar 2013), de Oscar Muiño, el proyecto del “vector”, a principios de 1989, estaba en su etapa final, lo que produjo preocupación en los gobiernos de Estados Unidos y Gran Bretaña.
Washington presionaba no para desarticular el proyecto sino para controlarlo. En 1990, durante la presidencia de Menem, la exigencia de ese control se agudizó a través del embajador Terence Todman.
La decisión política del gobierno argentino fue el desmantelamiento total del Proyecto Cóndor (como reclamaba Londres), sin negociar a nivel estratégico nada a cambio. “Los norteamericanos nos pedían un pan y les entregamos la panera” gratis, repetían Petrich y Guerrero.
Argentina sufrió a partir de 1982 el embargo internacional de armamento, haciendo que hoy tengamos las Fuerzas Armadas más escuálidas de la región.
Pero aún más indigno fue lo sucedido con el comodoro Guerrero, quien luego de prestar todo su conocimiento y saber para desarrollar el misil, cumpliendo órdenes del Estado argentino, fue pasado a retiro en una decisión similar a un castigo (como también fueron desarticulados los equipos de técnicos y científicos). La Argentina es el único país que sanciona y desperdicia a un oficial de alta capacidad por haber logrado el éxito en su misión.
Valga la paradoja, al poco tiempo de su retiro, el propio embajador Todman le ofreció un relevante puesto académico en una universidad norteamericana para poder aportar sus conocimientos. Guerrero rechazó la oferta y se incorporó a la Universidad del Salvador donde volcó su saber como docente y luego como Decano de la Facultad de Ciencia y Tecnología.
En un país, por naturaleza ingrato, quisimos que el nombre y la labor del comodoro Guerrero no pasara inadvertido, cuando por el contrario debería haber sido resaltado desde lo más alto del poder político por su capacidad puesta al servicio de su país. Una nación que olvida a sus mejores hombres está destinada a un fracaso inevitable.


...Y a la rata de Anillaco, ,cuando muera, la van a enterrar con Honores de Jefe de Estado. No aprendemos más.

Saludos
 
En el mes del niño, el Museo Nacional de Aeronáutica de la Fuerza Aérea Argentina, la Municipalidad de Morón, y el HMB Argentina (Historical Medieval Battle), se unieron para realizar el 1° Torneo de Combate Medieval HMB "Alas de Acero", que se llevó a cabo este 24 y 25 de agosto en las instalaciones del Museo.
Durante el mismo el público presente pudo disfrutar de actividades y atracciones como la Feria de Artesanos, Gastronomía Típica Medieval, Juegos Medievales, y Puestos de Arquería, entre otros.


Estuve el domingo, mis sinceras felicitaciones a todos los integrantes e la FAA que con su esfuerzo y "buena onda" participaron en la organización, fue un excelente evento!!!
 
Fuerza Aérea Argentina

Escuela de Aviación Militar - Argentina - (Sitio Oficial) está en Ciudad de Córdoba.Me gusta esta página
·
Durante la semana pasada, la #EAM recibió la visita de integrantes de Escuadrones de UAV de la United States Air Force con el objetivo de realizar un intercambio entre especialistas en Vehículos Aéreos Remotamente Tripulados a efectos de incrementar nuestra propia capacidad.
#FAA
#UAV
Fuerza Aérea Argentina Ministerio de Defensa - Argentina Argendef UNDEF
 
Fuerzas de Defensa Argentinas
·
Capturas que permiten apreciar parte del trabajo diario del Área Material Río Cuarto.
El mismo incluye tareas de mantenimiento preventivo y correctivo en distintos sistemas de armas (A-4AR Fightinghawk, IA-63 Pampa, EMB-312 Tucano), modernización de aviónica (Cessna C-182 y Piper PA-28 Dakota) e incluso trabajos de recuperación de aeronaves que llevan años sin volar (Gates Learjet 35A).
Fuente: https://www.facebook.com/audiovisualesesfa
 
Fuerzas de Defensa Argentinas
21 h ·
Saab 340B matricula T-32 fotografiado operando en la I Brigada Aérea de El Palomar.
Foto: Gastón D. Hernández
Fuente: https://www.instagram.com/gaston.d.hernandez
 

michelun

Co-laborador ZM
Miembro del Staff
Moderador
Fuerzas de Defensa Argentinas
·
Capturas que permiten apreciar parte del trabajo diario del Área Material Río Cuarto.
El mismo incluye tareas de mantenimiento preventivo y correctivo en distintos sistemas de armas (A-4AR Fightinghawk, IA-63 Pampa, EMB-312 Tucano), modernización de aviónica (Cessna C-182 y Piper PA-28 Dakota) e incluso trabajos de recuperación de aeronaves que llevan años sin volar (Gates Learjet 35A).
Fuente: https://www.facebook.com/audiovisualesesfa
De a poquito el Lear, va tomando forma otra vez!
Pensar que estaba en una situación,cuasi de abandono..

 

Noticias del Sitio

Arriba