Noticias de la Armada Argentina (ARA)

  • Tema iniciado oficial_olfatin
  • Fecha de inicio

Merchant Marine one

Miembro del Staff
Moderador

127° aniversario de la Base Naval Puerto Belgrano​

Creada el 30 de noviembre de 1896 es el abrigo de generaciones de marinos comprometidos con la defensa de la Patria.


JUEVES 30, NOVIEMBRE 2023

 

Merchant Marine one

Miembro del Staff
Moderador
No fue azar la elección del sitio donde se construyó hace 127 años la Base Naval Puerto Belgrano. El estuario de la bahía Blanca ya era conocido desde la época colonial y se empleaba como refugio de navíos a los que sorprendía el mal tiempo en el mar.
También fue fondeadero de reserva de la Escuadra Nacional. Y en medio de las batallas del Río de la Plata, el Almirante Guillermo Brown utilizó sus aguas para las reparaciones y el alistamiento de algunas naves, lejos del escenario bélico.
Brown ya había enviado en 1824 al Coronel Francisco Seguí, al mando del bergantín “General Belgrano”, para hacer el relevamiento hidrográfico de la zona costera del interior del estuario de la bahía Blanca. Ahí descubrió que el sector de aguas profundas era apropiado como fondeadero.
En los primeros registros cartográficos, el sitio es señalado como “Bajos del Belgrano”, “Sonda del Belgrano” o “Puerto Belgrano”, que posteriormente darán nombre a la actual base; pero esa denominación tardará casi tres décadas en ser oficial.
Hacia fines del siglo XIX, el surgimiento de conflictos limítrofes que amenazaban la integridad territorial argentina embarcaron al gobierno nacional en una serie de adquisiciones de buques de guerra de última generación y de gran porte: los acorazados.
Con la llegada de los primeros de estas características comenzó a plantearse la urgente necesidad de un complejo portuario militar, al sur de la provincia de Buenos Aires, que concentrara en su seno diques, talleres y arsenales, y que permitiera el apoyo apropiado para estos modernos buques. No obstante, la idea de un puerto patagónico no era compartida por todos y la ubicación de este nuevo asentamiento naval era tema de fervorosa discusión política.

Fue la iniciativa del Centro Naval la que aportó una solución, cuando organizó un concurso para sus socios con el fin de determinar el lugar idóneo para la instalación del puerto militar que el gobierno anunciaba. La obra terminó ejecutándose donde el certamen lo propuso.
El ganador fue el entonces Capitán de Fragata Félix Dufourq, quien en su proyecto sugirió a Puerto Belgrano como el lugar apropiado, poniendo fin a las diferencias de opinión. Casi de inmediato, el Presidente José Uriburu envió al Congreso el proyecto de ley para establecer allí su construcción.
La Ley N° 3450 fue aprobada el 30 de noviembre de 1896, instituida como la fecha de creación del Puerto Militar, hoy conocido como la Base Naval Puerto Belgrano.
Fue recién el 2 de junio de 1923, cuando el entonces Presidente Marcelo T. de Alvear y su ministro de Marina Manuel Domecq García firmaron la Orden General N° 121, cuando se cambió el nombre de Puerto Militar por el de Base Naval Puerto Belgrano, en homenaje a aquel bergantín que llegó hasta estas costas en misión de relevamiento.
Si bien el Puerto Militar fue obra del pensamiento de Dufourq, la colosal tarea de su construcción fue producto de la capacidad del ingeniero italiano Luis Luiggi.
Las obras comenzaron oficialmente con la colocación del primer pilote de cofferdam en el Dique de Carena Nº 1, el 2 de julio de 1898. Esta fecha también es fundacional, ya que se la considera como la de creación de la ciudad de Punta Alta, vecina a la base.
A partir de ese año, progresivamente fueron inaugurándose las baterías en Punta Congreso para proteger el acceso al puerto, los muelles y los diques de carena, los edificios conexos como la Torre de Señales, el Hospital Naval, la Intendencia, los primeros Talleres, el ferrocarril estratégico, viviendas, escuelas, la oficina de Correo y Registro Civil, el cementerio, la Parroquia Stella Maris.
127 años después, la Base Naval sigue siendo el apostadero principal de los buques de la Flota de Mar, donde la obra de Dufourq y de Luiggi sigue prestando servicios, mejorada, convertida en el hogar de los hombres de mar que le dan sustento con su trabajo, y en un bosque de grandes magnitudes por la herencia del ingeniero italiano, que había dado a la forestación un acento superlativo.
El Puerto Militar fue producto no sólo de la necesidad estratégica de una época sino también de la coherencia en el pensamiento y en la obra entre el Gobierno Nacional y la Armada, esa cualidad de los estadistas que ven el progreso por encima de las dificultades o de los intereses del momento, y que es el motor que impulsa a los pueblos hacia adelante, hacia el desarrollo sostenido en paz y orden.

Créditos: Gaceta Marinera Digital
 

Merchant Marine one

Miembro del Staff
Moderador

127º aniversario de la creación de la Base Naval Puerto Belgrano​

En una ceremonia cargada de simbolismo, la Base Naval Puerto Belgrano celebró un nuevo aniversario.


JUEVES 30, NOVIEMBRE 2023


Puerto Belgrano – El Parque Centenario fue el escenario donde, esta mañana, tuvo lugar la ceremonia conmemorativa del 127°aniversario de la Base Naval Puerto Belgrano (BNPB), fundada el 30 de noviembre de 1896, cuando se decretó la construcción del primer Puerto Militar del país.
Fue presidida por el Comandante de Adiestramiento y Alistamiento de la Armada, Vicealmirante Jorge Juan Siekan, acompañado por el Jefe de la BNPB, Comodoro de Marina Martín Laborda Molteni.
Además, estuvieron presentes integrantes de la conducción superior, personal militar y civil, Veteranos de la Guerra de Malvinas e invitados especiales.
Tras el saludo de las autoridades y la incorporación de la Bandera de Guerra, se entonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino ejecutadas por la Banda de Música de la mencionada base naval.
“Hoy, 30 de noviembre, nos convoca otra conmemoración más, precisamente su 127º aniversario desde los albores de su creación. Durante más de un centenar de años se cumplió permanentemente la misión de la Base con dedicación y profundo sentido de pertenencia por quienes la componen”, de esta forma dieron inicio las palabras a cargo del Jefe de la Base.
Después de realizar un repaso histórico acerca de la construcción del puerto militar desde sus inicios hasta nuestros días, resaltó: “Cada hombre y cada mujer de nuestra querida Armada son, precisamente, los encargados de transformar los continuos cambios, sin aferro al pasado, tomando únicamente como ejemplo la visión de quienes sucedimos, para comprender nuestras raíces y asumir los próximos y complejos desafíos”.
“Nuestra tarea -prosiguió- no es imperceptible. Sabemos las limitaciones y restricciones, pero tengo la plena certeza que cada escollo fue superado por la dedicación, compromiso y esfuerzo de todos ustedes, hombres y mujeres que componen nuestra prestigiosa Base Naval. Estoy más que convencido que, en reiteradas oportunidades, reinó el sacrificio individual de cada uno”.
Para concluir, destacó: “Debemos sentirnos orgullosos y con plenitud que pese a las adversidades existentes y siendo nuestra Base un barco que navega los 365 días de año, pudimos dar batalla y vencer a la rutina diaria, cumpliendo la responsabilidad que el país implanta en nuestras manos y que conllevan nada menos que al mantenimiento de nuestra grandiosa e importantísima Base Naval”.
Al término de la alocución, el capellán castrense, presbítero Diego Kessler realizó una invocación religiosa y bendijo las medallas y diplomas que luego fueron entregados por el Jefe de la BNPB al personal civil y docente, en reconocimiento a la constancia de cumplir 25 años de servicio.
Posteriormente, el Vicealmirante Siekan y el Comodoro de Marina Laborda Molteni, acompañados por integrantes de las unidades, familiares y amigos, descubrieron una placa conmemorativa en honor a la tripulación de los buques de carga de la Armada Argentina, los transportes “Monsunen”, “Forrest” y “Penélope”, que actuaron en el conflicto del Atlántico Sur.
Para finalizar el acto conmemorativo, se entonaron las estrofas de la Marcha de la Armada.

Créditos: Gaceta Marinera Digital
 

Eduardo Moretti

Colaborador

Aselsan presentará a la Armada Argentina un proyecto de modernización de los destructores MEKO 360​

Por
Redacción
-
1 diciembre, 2023




Bueno, siempre pusimos de ejemplo la modernización turca de las 200. Muchachos, si se hace anótense un poroto :D
 

Merchant Marine one

Miembro del Staff
Moderador

El patrullero ARA “Piedrabuena” realizó tareas de vigilancia y control del mar​

Efectuó, además, el adiestramiento de su dotación y la entrega de suministros al puesto de control de tráfico marítimo en Bahía Buen Suceso.

JUEVES 30, NOVIEMBRE 2023

Ushuaia – El patrullero ARA “Piedrabuena”, dependiente de la División de Patrullado Marítimo con asiento en la Base Naval Mar del Plata, se encuentra cumpliendo funciones de buque de estación en el Área Naval Austral.
Las mismas implican, entre otras, el relevo de puestos de Vigilancia y Control del Tráfico Marítimo, la intervención en casos SAR (Búsqueda y Rescate) para salvaguardar la vida humana en el mar y la ejecución de patrullas de vigilancia y control de los espacios marítimos de jurisdicción nacional.
En tal sentido, el ARA “Piedrabuena” zarpó desde el muelle de la ciudad de Ushuaia con rumbo este, navegando en aguas del Canal Beagle hacia el sur de la Isla de los Estados. Posteriormente, bajo responsabilidad del Comando Conjunto Marítimo, dependiente del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, se dirigió hacia el norte con el objeto de patrullar el sector de responsabilidad asignado, a fin de monitorear la actividad pesquera y el tránsito de embarcaciones por aguas nacionales.
Simultáneamente la dotación del ARA “Piedrabuena” se adiestró llevando a cabo ejercicios de abandono del buque; de lucha contra incendios; lanzamiento, aproximación y recuperación de botes semirrígidos RHIBs (Rigid Hull Inflatable Boat); empleo de armas menores y en la ejecución de tiro con el cañón de 30 mm. Además, abasteció con suministros el puesto de control de tráfico marítimo establecido en la Bahía Buen Suceso.
Luego de haber cumplido las tareas asignadas el buque regresó a la bahía de Ushuaia, donde fondeó a la espera de su próxima zarpada, tras haber concretado el adiestramiento de los conjuntos operativos a nivel individual y de grupo, con énfasis en las tareas de control de los espacios marítimos.


Créditos: Gaceta Marinera Digital



 

Merchant Marine one

Miembro del Staff
Moderador

Ceremonia por el 145° aniversario de la Flota de Mar​

Fue presidida por el Jefe del Estado Mayor General de la Armada, Almirante Julio Horacio Guardia.

VIERNES 1, DICIEMBRE 2023

Puerto Belgrano – En la Plaza de Armas “Capitán de Fragata Sergio Gómez Roca”, se llevó a cabo la ceremonia por el 145° aniversario de la creación de la Flota de Mar.
El acto fue presidido por el Jefe del Estado Mayor General de la Armada, Almirante Julio Horacio Guardia, quien estuvo acompañado por el Comandante de Adiestramiento y Alistamiento de la Armada, Vicealmirante Jorge Juan Siekan; y el Comandante de la Flota de Mar, Contraalmirante Carlos María Allievi.
También estuvieron presentes el Secretario General de la Armada, Contraalmirante Diego Eduardo Suárez del Solar; el Director General de Planes y Presupuestos de la Armada, Contraalmirante Marcelo Ricardo Flamini; el Comandante de Infantería de Marina, Contraalmirante IM Fernando Daniel Terribile; el Jefe de Mantenimiento y Arsenales de la Armada, Contraalmirante Néstor Darío Peretti; el Jefe de la Base Naval Puerto Belgrano, Comodoro de Marina Martín Laborda Molteni; y el Comandante de la Aviación Naval, Comodoro de Marina Juan Alberto Mercatelli, entre otras autoridades navales de la zona, dotaciones de las unidades de la Flota de Mar, representantes de otras Fuerzas Armadas, Veteranos de la Guerra de Malvinas e invitados especiales.
Tras el ingreso de la Bandera de Guerra, tuvo lugar el pasaje de revista a las dotaciones formadas. El mismo fue realizado por el Almirante Guardia, acompañado por el Vicealmirante Siekan y el Contraalmirante Allievi.
A continuación, se entonaron las estrofas del Himno Nacional, que fue ejecutado por la Banda de Música de la Base Naval Puerto Belgrano; para luego dar lugar al parte operativo de las unidades pertenecientes al componente.
Las palabras alusivas estuvieron a cargo del Contraalmirante Allievi quien, después de realizar una reseña histórica sobre la expedición llevada a cabo por la escuadra comandada por Luis Py en busca de la afirmación de la soberanía nacional en el sur, resaltó: “Numerosas operaciones y tareas se desarrollaron en la Armada Argentina, durante estos 145 años, dentro de las cuales los buques que conforman la Flota de Mar han participado en forma activa y eficiente”.
“La mayor demostración de dichas operaciones fueron las acciones navales llevadas a cabo hace 41 años, durante el Conflicto del Atlántico Sur. La Flota de Mar tuvo un rol fundamental el 2 de abril de 1982, durante la Operación Rosario, siendo sus unidades las que permitieron proyectar el poder naval hacia Puerto Argentino y recuperar nuestro territorio arrebatado por Gran Bretaña desde el año 1833”, prosiguió el Contraalmirante Allievi.
En referencia a los ejercicios y objetivos que se plantearon para el presente año, señaló: “Todas las tareas desarrolladas, fueron ejecutadas gracias al empeño, esfuerzo, trabajo y vocación de servicio de hombres y mujeres que conforman nuestra Flota de Mar. Es por ello que quiero expresar mi profundo y sincero reconocimiento por la excelente tarea cumplida”.
Agradeció a los distintos destinos de la Armada que participaron y apoyaron las tareas de la Flota, y a las familias de los tripulantes. “¡Flota de Mar, corazón de la Armada, viva la Patria!”, exclamó para concluir su alocución.
Luego de que el capellán castrense Luis Scrinzi realizara una invocación religiosa, se dio lectura a la orden de designación de los Gallardetes de Esfuerzo y Eficiencia que fueron recibidos, primero, por el buque logístico ARA “Patagonia” y, después, fue otorgado al destructor ARA “Sarandí”. Mientras que al destructor ARA “La Argentina” se le confirió el trofeo “Arcángel San Gabriel” por la destacada participación de su personal en el 25° certamen de comunicaciones.
Además, entregaron un premio a la División de Destructores, que resultó ganadora del torneo deportivo de habilidades marineras organizado en el marco del aniversario de la creación de la Flota de Mar.
Para concluir, los presentes entonaron la Marcha de la Armada.

Créditos: Gaceta Marinera Digital
 

Merchant Marine one

Miembro del Staff
Moderador

La Flota de Mar: Corazón de la Armada​

El 8 de noviembre de 1878 se inició la expedición conformada por el monitor “Los Andes”, la cañonera “Uruguay” y la bombardera “Constitución”, para afirmar nuestra soberanía en la Patagonia. Esa pequeña escuadra de río se transformaría en una verdadera y permanente Flota de Mar argentina.


VIERNES 1, DICIEMBRE 2023

 

Merchant Marine one

Miembro del Staff
Moderador

El 1º de diciembre fue instituido como Día del Comando Naval y de la Flota de Mar.



A mediados de 1878, ante la presencia de buques de guerra chilenos en aguas del río Santa Cruz, lo que amenazaba la soberanía nacional en la región, se dispuso el envío de una División Naval a Santa Cruz, al mando del Comodoro Luis Py, para exhortar a que se retiraran de la zona.





La División quedó integrada por el monitor “Los Andes”, la corbeta “Uruguay” y la bombardera “Constitución”. Más tarde se agregaron la bombardera “República” y la goleta “Cabo de Hornos”.


Cuando Py y sus hombres arribaron a Santa Cruz, las naves chilenas se habían retirado de la zona.


El 1º de diciembre de 1878, con la guardia de honor de la tropa del Ejército que había transportado la expedición, al mando del Sargento Mayor Félix Adalid, se izó el pabellón nacional. El honor y la soberanía nacional quedaban asegurados, la Patagonia era, a partir de ese momento, efectivamente argentina.


Las tripulaciones de las tres naves surtas en Cañadón de los Misioneros estaban presentes en el acto, así como también el Subdelegado de Marina en Santa Cruz, el Teniente de Marina Carlos María Moyano y el personal a sus órdenes.



El 20 de enero de 1879, los cadetes de la 1° promoción de la Escuela Naval Militar rindieron su examen reglamentario a bordo de la corbeta “Uruguay”. El 14 de marzo, relevados por la corbeta cañonera “Paraná”, que quedó como buque de estación, las naves de la Expedición del Comodoro Py regresaron a Buenos Aires.



Esta Expedición transformó una pequeña escuadra de río en una verdadera y permanente Flota de Mar argentina.


Durante 1884, se envió una División Expedicionaria a cargo del Coronel de Marina Augusto Lasserre, para establecer dos Subprefecturas Marítimas, una de ellas en Isla de los Estados y la otra en Ushuaia. Hechos que permitieron a la República Argentina ejercer sus derechos soberanos y asegurar la posesión definitiva de estas tierras. Esta expedición hizo flamear por vez primera la enseña celeste y blanca en la bahía de Ushuaia.



Desde entonces la Armada Argentina avanzó con el país y pasó por la época de los acorazados y de los portaaviones, habiendo vivido acciones de guerra durante el Conflicto del Atlántico Sur en 1982 a través de las cuales se perdió al crucero ARA “General Belgrano” y resultó seriamente averiado el aviso ARA “Sobral”.




En años posteriores, la Flota de Mar se renovó incorporando nuevos medios. También, intervino activamente en operaciones combinadas internacionales con las Armadas de diferentes países tales como Estados Unidos de Norteamérica, España, Canadá, Uruguay, Sudáfrica, Paraguay, Chile y Brasil con el que lleva más de treinta años compartiendo experiencias en el Operativo Fraterno.




La Armada Argentina se hizo presente en los episodios relevantes de un mundo con nuevas amenazas participando activamente bajo el mandato de las Naciones Unidas destacando buques al Golfo de Fonseca en Honduras (1990), en la Operación Tormenta del Desierto en el Golfo Pérsico (1991) y en Haití (1994), entre otros.




Créditos: Gaceta Marinera Digital
 

Merchant Marine one

Miembro del Staff
Moderador

Exhiben una maqueta del crucero ARA “General Belgrano” en Puerto Belgrano​

Fue confeccionada por el maquetista naval Sergio Gamella en honor a los héroes de Malvinas. La réplica navegable mide 8,12 metros de eslora y 1 metro de manga.


VIERNES 1, DICIEMBRE 2023


Puerto Belgrano – El sábado 2 de diciembre, de 9 a 12 y de 15 a 18 hs., se exhibirá en el Museo de la Base Naval Puerto Belgrano una maqueta del crucero ARA “General Belgrano” que ya ha recorrido, junto a su realizador, diferentes puntos del país en homenaje a los Caídos y Veteranos de la Guerra de Malvinas.
Es la primera vez que el maquetista naval Sergio Gamella, oriundo de Paraná (Entre Ríos), llega a dicha base naval, apostadero natural del crucero y desde donde zarpó hacia el conflicto bélico del Atlántico Sur.
El jueves 30 de noviembre, luego de que la mencionada réplica fuera exhibida durante la ceremonia por el 127° aniversario de la Base Naval Puerto Belgrano, la misma fue arriada al agua en la zona del Yatch Club, cumpliendo el anhelado sueño de su creador de poder surcar las mismas aguas que alguna vez lo hiciera el crucero “Belgrano”.
Ante la atenta y afectuosa mirada de autoridades, familiares, personal militar y civil presente y Veteranos de Guerra, y acompañado por un bote de seguridad, Gamella –piloteando su réplica– realizó el recorrido completo por la dársena, navegando frente a los buques amarrados y ante la voz de “¡Viva la Patria!”.
“Mi padre perteneció a la Armada; estuvo en el ARA ‘Independencia’, siendo parte de la primera tripulación de ese portaaviones. Además, desde los 8 años que realizo modelismo en general y desde los 13 que efectúo modelismo específicamente naval. Me considero un patriota, en el sentido de que defiendo la soberanía. Para mí el pabellón nacional es lo más importante”, aseguró Gamella sobre cómo surgió la idea de construir esta maqueta. “Así que uno de estos motivos o la suma de ellos, hizo que pensara en hacer algo así”, puntualizó.
Es el cuarto modelo que realiza del crucero (los anteriores fueron donados a familias de caídos y a un museo), aunque es el primero en su especie en cuanto a sus dimensiones y capacidades. Fue fabricado de plástico de alto impacto, metal y madera. Además, tiene un motor propulsor de un Fiat 125.
Comenzó a construirla el 2 de abril de 2017 y, a pesar de que aún le resta culminar algunos detalles, estima concluirla para abril o mayo del año entrante. Ya ha recorrido varios pueblos y ciudades. “La idea es que quede en Paraná en principio porque somos de allá; ahora lo que estamos haciendo es tratando, con humildad, pero con mucho respeto y responsabilidad, de mostrarlo donde se pueda”.
La imponente maqueta navegable consta de 8,12 metros de eslora (largo) y una manga de 1 metro (ancho), realizada en una escala de 1/23. Su casco mide entre 85 y 95 cm de puntal, sumada la superestructura y radares, lo que hace que alcance una altura de 2,50 metros.
“Hoy Dios me da la enorme posibilidad de estar en Puerto Belgrano, en este lugar tan emblemático, en la dársena que fue asiento natural del crucero y poder navegarlo acá; mi diccionario se quedó sin palabras para describir lo que siento”, expresó Sergio Gamella.
Asimismo, comentó que también tuvo la oportunidad de estar en diversos pueblos de escasos habitantes y en escuelas rurales de 20 o 25 alumnos, “acompañando siempre a los Veteranos de la Guerra de Malvinas con la figura del crucero; es una sensación que no hay palabras para describir”.

Créditos: Gaceta Marinera Digital
 
No fue azar la elección del sitio donde se construyó hace 127 años la Base Naval Puerto Belgrano. El estuario de la bahía Blanca ya era conocido desde la época colonial y se empleaba como refugio de navíos a los que sorprendía el mal tiempo en el mar.
También fue fondeadero de reserva de la Escuadra Nacional. Y en medio de las batallas del Río de la Plata, el Almirante Guillermo Brown utilizó sus aguas para las reparaciones y el alistamiento de algunas naves, lejos del escenario bélico.
Brown ya había enviado en 1824 al Coronel Francisco Seguí, al mando del bergantín “General Belgrano”, para hacer el relevamiento hidrográfico de la zona costera del interior del estuario de la bahía Blanca. Ahí descubrió que el sector de aguas profundas era apropiado como fondeadero.
En los primeros registros cartográficos, el sitio es señalado como “Bajos del Belgrano”, “Sonda del Belgrano” o “Puerto Belgrano”, que posteriormente darán nombre a la actual base; pero esa denominación tardará casi tres décadas en ser oficial.
Hacia fines del siglo XIX, el surgimiento de conflictos limítrofes que amenazaban la integridad territorial argentina embarcaron al gobierno nacional en una serie de adquisiciones de buques de guerra de última generación y de gran porte: los acorazados.
Con la llegada de los primeros de estas características comenzó a plantearse la urgente necesidad de un complejo portuario militar, al sur de la provincia de Buenos Aires, que concentrara en su seno diques, talleres y arsenales, y que permitiera el apoyo apropiado para estos modernos buques. No obstante, la idea de un puerto patagónico no era compartida por todos y la ubicación de este nuevo asentamiento naval era tema de fervorosa discusión política.

Fue la iniciativa del Centro Naval la que aportó una solución, cuando organizó un concurso para sus socios con el fin de determinar el lugar idóneo para la instalación del puerto militar que el gobierno anunciaba. La obra terminó ejecutándose donde el certamen lo propuso.
El ganador fue el entonces Capitán de Fragata Félix Dufourq, quien en su proyecto sugirió a Puerto Belgrano como el lugar apropiado, poniendo fin a las diferencias de opinión. Casi de inmediato, el Presidente José Uriburu envió al Congreso el proyecto de ley para establecer allí su construcción.
La Ley N° 3450 fue aprobada el 30 de noviembre de 1896, instituida como la fecha de creación del Puerto Militar, hoy conocido como la Base Naval Puerto Belgrano.
Fue recién el 2 de junio de 1923, cuando el entonces Presidente Marcelo T. de Alvear y su ministro de Marina Manuel Domecq García firmaron la Orden General N° 121, cuando se cambió el nombre de Puerto Militar por el de Base Naval Puerto Belgrano, en homenaje a aquel bergantín que llegó hasta estas costas en misión de relevamiento.
Si bien el Puerto Militar fue obra del pensamiento de Dufourq, la colosal tarea de su construcción fue producto de la capacidad del ingeniero italiano Luis Luiggi.
Las obras comenzaron oficialmente con la colocación del primer pilote de cofferdam en el Dique de Carena Nº 1, el 2 de julio de 1898. Esta fecha también es fundacional, ya que se la considera como la de creación de la ciudad de Punta Alta, vecina a la base.
A partir de ese año, progresivamente fueron inaugurándose las baterías en Punta Congreso para proteger el acceso al puerto, los muelles y los diques de carena, los edificios conexos como la Torre de Señales, el Hospital Naval, la Intendencia, los primeros Talleres, el ferrocarril estratégico, viviendas, escuelas, la oficina de Correo y Registro Civil, el cementerio, la Parroquia Stella Maris.
127 años después, la Base Naval sigue siendo el apostadero principal de los buques de la Flota de Mar, donde la obra de Dufourq y de Luiggi sigue prestando servicios, mejorada, convertida en el hogar de los hombres de mar que le dan sustento con su trabajo, y en un bosque de grandes magnitudes por la herencia del ingeniero italiano, que había dado a la forestación un acento superlativo.
El Puerto Militar fue producto no sólo de la necesidad estratégica de una época sino también de la coherencia en el pensamiento y en la obra entre el Gobierno Nacional y la Armada, esa cualidad de los estadistas que ven el progreso por encima de las dificultades o de los intereses del momento, y que es el motor que impulsa a los pueblos hacia adelante, hacia el desarrollo sostenido en paz y orden.

Créditos: Gaceta Marinera Digital
Legado de una Argentina Gigante.
 
Arriba