Ministerio de Defensa de Colombia - Noticias del GSED

Caballero Negro

Colaborador
Sector Defensa le da la bienvenida a Guillermo Botero Nieto como nuevo ministro de Defensa







Ministerio De Defensa Nacional
 

Caballero Negro

Colaborador
En un artículo de la revista SEMANA del cual dejaré al final el enlace, elaborado con la información del último informe sobre el sector defensa de la "Contraloría General", se puede apreciar que no es exacto lo que más de un forista ha afirmado reiteradamente, en el sentido de que el pie de fuerza en las FFMM ha venido aumentando y/o que no se está profesionalizando:
"El análisis muestra una disminución en la cantidad de hombres en armas en el país. En 2017, las Fuerzas militares tenían 237.000 uniformados, 36.000 menos que en 2008, lo que marca una reducción del 13% en una década. El Ejército tiene el 84% de ese pie de fuerza, la Armada el 12% y la Fuerza Aérea el 4%. La caída en las cifras está dada en los niveles rasos, pues fueron los rangos bachilleres los que disminuyeron en un 33%, mientras que los oficiales y suboficiales aumentaron el 20%.

Para la Contraloría, el crecimiento en esos rangos muestra la "tecnificación y profesionalización" de las labores, que requieren capacidades específicas, en detrimento de la cantidad de soldados. De hecho, la disminución del pie de fuerza se marcó a partir de 2014, cuando el proceso de paz con las Farc estaba en su etapa de consolidación. Para completar esa transformación de las necesidades en materia de seguridad, las cifras indican que, mientras las Fuerzas Militares disminuyeron su número de hombres, la Policía aumentó un 34% en el mismo periodo y completó, para 2017, 175.000 agentes."

(...)

"La plata

Pese a la disminución del pie de fuerza, la Contraloría prevé que el gasto militar seguirá creciendo en los próximos años. Y esto por dos razones. La primera, apenas natural, es el aumento de los pensionados dentro de las fuerzas. Y la segundo es que los equipos de las Fuerzas Militares están cruzando la frontera de la obsolescencia, lo que implica grandes gastos en su mantenimiento y renovación."

En la última década, el presupuesto ha sufrido altibajos de reducciones y alzas. Para 2018, por ejemplo, pasó de 29 a 32 billones, siendo el de mayor aumento en todos los rubros de la nación para ese periodo. El peso de las asignaciones de retiro y pensiones crece sostenidamente, y se proyecta que para 2025 alcancen los 9 billones, lo que obligará, calcula la Contraloría, a que se disminuya en otros ítems, como los proyectos de inversión y los gastos generales, pues hay reglas fiscales que buscan mantener más o menos estables los presupuestos que el país le asigna a cada sector.

Pero la otra gran presión sobre el gasto en seguridad recae en que buena parte de los equipos militares se acercan al fin de su vida útil. Entre estos hay aviones de combate, fragatas, submarinos, obuses y vehículos tácticos. Por eso, según cálculos de la misma cartera, se necesitarán alrededor de 28 billones de pesos entre la fecha y el 2030 para "recapitalizar una parte de sus equipos.

Frente a este momento de "remodelación", la Contraloría advierte riesgos posibles sobre el patrimonio público, "debido al deterioro que tendrían los equipos adquiridos en los últimos años, si el Gobierno Nacional no contempla en sus presupuestos futuros los recursos suficientes para efectuar las labores de mantenimiento preventivo y repotenciación necesarias, con el fin de evitar una disminución en la capacidad operativa de los equipos".

https://www.semana.com/nacion/artic...-equipos-obsoletos-necesitan-mas-plata/601008

Entonces son más o menos entre 9.000 y 10.000 millones de dólares lo que se necesita para renovar y mantener los equipos que están llegando al término de su vida útil (Fragatas, cazas, submarinos, A37B, T-37, etc). Supongo que si la Contraloría habla de renovar y mantener es porque está dejando por fuera los gastos en los que tendría que incurrir el Estado para adquirir equipos y capacidades que no tenemos: MBT, artillería autopropulsada, una plataforma AEW&C, etc.

Descartando que se le vayan a asignar regalías petroleras o del carbón o de cuales quiera otra materia prima directamente a la defensa porque saltarían ahí mismo a poner el grito en el cielo los más de 1.100 alcaldes del país, con gobernadores, diputados y congresistas a bordo, creo que hay otras posibles soluciones.

1) Una posible solución es crear una estampilla exclusivamente para financiar proyectos específicos, por ejemplo la construcción del proyecto PES.

2) Otra, es hacer uso de los excedentes y rendimientos que excepcionalmente entran al Estado por inversiones que se tienen en el mundo, y que a veces llegan a través del diferencial cambiario.

3) Como muchos de ustedes sabrán, hay una parte del presupuesto de los municipios que es un traslado de recursos que la Nación hace las entidades territoriales, por ejemplo el PAE, o para saneamiento básico y agua potable, cuando se aprueba el presupuesto público al interior de cada concejo municipal, en cada vigencia fiscal los municipios están en la obligación de ejecutar completamente ese presupuesto aprobado el año inmediatamente anterior, si no logran ejecutar completamente ese presupuesto el gobierno estima que fue deficiente el desempeño fiscal y esos municipios pierden posiciones en un escalafón; existe una presunción legal que entiende que como no ejecutaron todos los recursos, ese municipio tiene excedentes o no tienen la necesidad de todo ese dinero, consecuencialmente se castiga ese mal desempeño en el próximo traslado de recursos; ¿A qué va todo eso? Que en tratándose de algunos dineros que provienen de las regalías las cosas no operan así, hay un banco de proyectos en el que se construyen indiscriminadamente obras de todo tipo en los más distintos municipios del país, muchísimas pero muchísimas de esas obras se construyen con retrasos, sobrecostos o simplemente se tratan de obras faraónicas y/o sobredimensionadas e innecesarias, eso es así porque el tipo de obra y el destino de los recursos de ese banco de proyectos depende mucho del poder y la ascendencia en el gobierno que tenga el congresista que apadrina esa obra. Se podría hacer algo similar a lo que se hace con los recursos del Sistema General de Participaciones, es decir, un escalafón que castigue a esos municipios y contratistas corruptos disminuyéndoles el chorro de las regalías y negándoles la posibilidad para que ellos contraten, ejecuten y administren esas obras; y que los excedentes y dineros que no se ejecuten por concepto de regalías pasen para inversión en el sector defensa, ciencia, tecnología e innovación, infraestructura, industria y un fondo de inversión del Estado.

De ese modo, no se le estarían asignando recursos directamente al sector defensa, sino que de manera indirecta llegarían allí los dineros que por incuria, desidia y corrupción las entidades territoriales no saben aprovechar; y ojo que no es poca plata, lo que no se ejecutó en vigencias anteriores y hay hoy en caja es la migajita de 6 Billones de pesos.
 

Caballero Negro

Colaborador
Mindefensa llama la atención sobre casos de suicidios al interior de las fuerzas militares

El Ministerio de Defensa reportó que en lo corrido de este 2019 han muerto 73 uniformados de las Fuerzas Militares y de Policía por diversas razones comoaccidentes, suicidios y ataques de organizaciones ilegales.

La cifra de suicidios llama la atención del ministro Guillermo Botero, quien reportó que "tristemente" se han presentado doce casos en que los uniformados se quitaron la vida.

Según fuentes de sanidad militar, estos suicidios se estarían derivando de situaciones relacionadas con la prestación del servicio militar, por lo que se tomó la decisión de realizar procesos de selección que permitan tratar con ayuda profesional esos casos específicos.

De la misma forma, se analiza si la cercanía de los uniformados a las armas de fuego tengan relación con esas motivaciones para quitarse la vida.

Las cifras

El ministro Botero también reportó que “ocho uniformados de las FF.MM murieron en accidentes de tránsito, tres ahogados y trece que murieron en acciones de grupos armados organizados”.

Frente a las cifras de la Policía Nacional, indicó que han muerto 37 uniformados, de los cuales “22 cadetes fueron asesinados en el atentado a la Escuela General Santander por parte del ELN, siete que fueron asesinados en funciones de servicio, cuatro que murieron por fuera del servicio y la misma cifra de aquellos que murieron en accidentes”.

Plan criminal en contra de uniformados

Desde el Ministerio de Defensa se confirmó que existe un plan de varias organizaciones ilegales para atentar contra de la Fuerza Pública, especialmente miembros de la Policía Nacional, luego del asesinato de cuatro policías en los departamentos de Nariño y Arauca.

Ante esta situación, el Gobierno Nacional ordenó que se refuercen las medidas de seguridad en el país, además del porte de chaleco antibalas de los integrantes de la Fuerza Pública y la notificación periódica de sus movimientos.

Fuente
Sistema Integrado de Información
 

Caballero Negro

Colaborador
Indumil logra récord en exportaciones: planea agresiva tarea comercial

La empresa, que celebra 64 años, cerrará el año con ventas externas por US$40 millones, gracias a más negocios de productos militares



Industria Militar, Indumil, cerrará el año con un récord de exportaciones por US$40 millones. El logro está basado en una gestión en el mercado internacional, en vista de que la demanda interna de pedidos y suministros de las Fuerzas Militares ha disminuido, tras la firma del acuerdo con las Farc. El año pasado las ventas externas se acercaron a US$3 millones, según su balance de gestión.

El Almirante, Hernando Wills, gerente general de Indumil, explicó a Portafolio los resultados de la empresa que celebra 64 años.

¿Cuál ha sido la evolución de Indumil?

Estamos celebrando los 64 años del nacimiento de la industria militar como tal. Al tener el monopolio, y en medio de la situación convulsionada del país en temas de seguridad y lucha contra la guerrilla, hemos adquirido tecnologías para los diferentes sistemas de armas que producimos y estamos en un nivel alto que nos permite exportar. Eso nos hace competitivos en temas de precios y de calidad.

La industria militar también se ha convertido en un socio estratégico para el desarrollo del país.

¿En qué áreas hacen esos aportes al desarrollo?

Manejamos tres líneas de negocio. La primera, que es la de productor de armas militares, que es la esencia, y una garantía para la protección y la defensa del país.
Una segunda línea es la de explosivos, en la cual hemos evolucionado de manera importante para producir lo que se necesita para la minería y la construcción de vías. Con el desarrollo de las 4G hay muchas empresas que necesitan explosivos para construir carreteras, especialmente túneles.

¿Y cuál es la tercera línea de negocio?

En Sogamoso tenemos una fabrica de metalmecánica con capacidad de producir elementos militares grandes como bombas y morteros, pero también hace trabajos de fundición. Fabricamos partes para dragados y ruedas de trenes, por ejemplo. Puede proveer materiales a la industria nacional a pedido.

¿Cómo están en exportaciones?

Exportamos desde hace algún tiempo. En un principio, tuvieron que ver con explosivos para minería y construcciones. Los hemos vendido a toda Centroamérica y El Caribe, es un trabajo que se ha hecho coordinado con socios estratégicos. Y hemos hecho ventas de armas a países en África, Suramérica y Centroamérica. También tenemos convenios de cooperación con Medio Oriente, allá vendemos algunas partes de las armas que producimos.

¿Han aumentado?

Con la firma del Acuerdo para la terminación del conflicto con las Farc ha habido una disminución en los pedidos y suministros a nuestras propias Fuerzas Militares y, entonces, la industria militar simplemente está abriendo sus horizontes para incrementar las exportaciones. Es una línea estratégica.

¿Qué ventajas tienen frente a otros mercados?

Primero la calidad. Todos nuestros productos han sido probados en combate y eso es muy apetecido afuera. Y segundo, el precio. Esa combinación nos ha llevado a participar en ferias y a tratar de posicionar nuestros productos, con resultados importantes. Este año estamos hablando de cerca de US$40 millones de dólares, lo cual es un récord. Esperamos de aquí en adelante seguir en esa senda, por lo menos de US$40 millones hacia arriba a partir del 2019, con estos productos que son los mismos que se fabrican para nuestras Fuerzas Militares.

¿Cómo lograron crecer?

Hay mucha inestabilidad en muchas partes del mundo y hay un incremento en el mercado internacional. Por otro lado, estamos abriendo nuestra capacidad comercial. Cuando estábamos en pleno conflicto interno no había razón para buscar clientes externos. Tenemos más tiempo y más capacidad instalada disponible. Estamos buscando socios estratégicos en diferentes continentes para consolidar una red. Lo estamos haciendo con las embajadas y con los agregados militares que están en esas embajadas. Pero eso no es suficiente y es necesario que el tema evolucione. Estamos en contacto con Procolombia y estamos aprendiendo de este mercado.

¿Con quién compiten?

Con muchos mercados. Por ejemplo, Brasil. Algunos países como España, Turquía, Israel, Sudáfrica. Todos los países de cierto tamaño tienen industria militar.

¿Qué mercados les interesa más?

Depende del producto. Hay un mercado de explosivos para empresas, en el cual es atractivo Centroamérica y El Caribe. Y en material militar, por ejemplo, estamos en el propósito de posicionar nuestras armas cortas en Estados Unidos, un mercado inmenso. Aspiraría a que el año entrante tengamos un socio y una red de distribución. En Suramérica aprovechamos los convenios de cooperación. El mercado de África es creciente para nuestros productos y estamos trabajando con la Cancillería y los embajadores.

¿Con la cifra récord, cuánto es por armas y explosivos?

Este año el 90% es militar. Pero en el consumo interno es al revés: el 85% es el tema de apoyo al desarrollo del país.

¿Cuánto reportan en ingresos anuales?

El año pasado fueron $520.000 millones, incluidas exportaciones. Y este año esperamos llegar a $600.000 millones, de los cuales 120.000 millones, casi el 20%, serían ventas en el exterior.

¿Cómo es la alianza con Orica?

Esta es una empresa importante en el mundo en el tema de los explosivos. La relación la tenemos hace mucho tiempo y ha sido muy buena. Primero montamos una fábrica de ensamble de detonadores no electrónicos que está funcionando en la fabrica Antonio Ricaurte de Sibaté y desde el año pasado se firmó un nuevo convenio para montar la planta de ensamble de detonadores electrónicos. Esa fabrica debe empezar a operar el primero de diciembre y está prácticamente terminada. Recibimos el entrenamiento, nuestra gente lo hace y dejamos de importar. La tecnología es de Orica, la producción y la venta la hace Indumil. Esa planta también en Sibaté, tendrá una capacidad adicional para exportar. Al pasar algunos años, Indumil queda con esa capacidad y logramos una transferencia tecnológica.

Fuente: https://m.portafolio.co/negocios/ARTICULO-MOVILES-AMP-522654.html?__twitter_impression=true
 

Noticias del Sitio

Arriba