Armada de la República Argentina - Agrupación Lanchas Rápidas

DSV

Colaborador
Transcripción de revista DEYSEG Año 1 Nº 5, Nov-Dic 2001.

1ra parte:

Antecedentes

La Armada Argentina ha sido pionera en la utilización de ese temible arma que es el torpedo. Aún antes del desarrollo del torpedo automóvil, se adquiere en 1874 para la defensa del Río de la Plata, el vapor "Fulminante" que tenía la capacidad de portar dos lanchas con torpedos de botalón y una para sembrar torpedos de fondo, tal como se denominaba en esos tiempos a las minas. El "Fulminante" sufrió una explosión en el Río Luján el 4 de octubre de 1877 que lo destruyó totalmente, pero es con este vapor que se da inicio a una nueva especialidad dentro de la Marina de Guerra constituyéndose sobre el Río Luján la "División Argentina de Torpedos".

El torpedo de botalón consistía en una percha de unos 10 metros de longitud sostenida desde la proa de la embarcación con una carga explosiva en el extremo sumergido, que se la hacía detonar eléctricamente contra el casco o bajo la quilla de la nave enemiga. Este sistema demostró ser muy peligroso, tanto para el atacante como para el atacado y pronto fue superado por el torpedo automóvil.

En 1881 se inicia una segunda etapa para el torpedo en la Armada con la compra del ariete torpedero "Maipú", de 82 metros de eslora, 1165 toneladas de desplazamiento, movido por ruedas, el que ademas de posser mecanismos de lanzamiento de torpedos, fue buque madre para las primeras 10 torpederas de río de segunda clase las que se designaron con los números 1 al 10.
Estas embarcaciones a vapor tenían 19 metros de eslora, desplazaban 16 toneladas y estaban armadas con un tubo lanzatorpedo y un torpedo de botalón.


Torpederas de segunda clase


Poco tiempo después, se incorporan las torpederas de río "Alerta", "Centella", "Enrique Py" y "Ferré", de 30 metros de eslora, 52 toneladas de desplazamiento, armadas con tres tubos lanzatorpedos de 18". Tenían propulsión mixta (vapor/vela) y alcanzaban los 18 nudos de velocidad.
Este importante número de embarcaciones y su especialidad operativa, dio lugar a la creación de la "División Torpedos" de la que dependían el buque base "Maipú", la "Estación Central" y la "Escuela de Torpedos". Su asiento original fue en los Talleres de Marina del Río Luján. Posteriormente, en 1891, se trasladaría el apostadero a Río Santiago con la designación "Apostadero y Estación de Torpedos La Plata".

En 1892 llegan las torpederas de primera clase "Bathurst, "Bouchardo", "Jorge", "King", "Pinedo" y "Thorne". Estas embarcaciones tenían posibilidades de operar en aguas más abiertas con sus 39,63 metros de eslora, 85 toneladas de desplazamiento y una velocidad de 24,5 nudos. Su armamento consistía en tres tubos lanzatorpedos, dos cañones de 47 mm y una ametralladora de 25mm.

Al mismo tiempo se construyeron las torpederas de alta mar "Comodoro Py" y "Comodoro Murature" de 46 metros de eslora, 110 toneladas de desplazamiento y 24 nudos de velocidad. Su armamento consitía en cuatro tubos lanzatorpedos de 18", dos cañones de 47 mm y una ametralladora de 25 mm. La moda mundial de las lanchas torpederas, que con su bajo costo podían dar cuenta de costosos buques capitales, llevó a que los cruceros y acorazados fueran armados con los cañones de "tiro rápido" y ametralladoras para su defensa cercana y dio lugar a la creación del contratorpedero o destroyer como naves oceánicas ágiles para oponerse a aquellas. Hacia finales del siglo XIX la Marina de Guerra de la Argentina incorporó cuatro destroyers denominados "Corrientes", "Misiones", "Entre Ríos" y "Santa Fé", y los cazatorpederos "Espora" y "Rosales". [Un temporal terminó trágicamente con el "Rosales" a 200 millas al SE de Cabo Polonio en 1892. El "Santa Fe" naufraga a causa de una tormenta de 1897 en el Río de la Plata a pocos meses de su incorporación.]


Cazatorpedero "Espora"

---------- Post added at 08:14 ---------- Previous post was at 07:54 ----------

Transcripción de revista DEYSEG Año 1 Nº 5, Nov-Dic 2001.

2da parte:

Llegan las Higgins

Hacia finales de los años ´20 la Armada Argentina ya no tenía lancha torpedera alguna y no fue sino hasta el año 1947, cuando por decreto Nº 39027 el Estado Argentino autoriza la adquisición de 10 lanchas torpederas de los excedentes de guerra de los EEUU. Conocidas en la US Navy como "PT" (patrol torpedo), estas veloces lanchas cobraron fama en el teatro del Pacífico aunque su actuación no fue de relevancia. Sin embargo, la especialidad tuvo sus momentos de brillo en Europa a cargo de las "MTB" (motor torpedo boat) británicas y las "S" (schnellboot) alemanas.

Sin el avance tecnológico que poseían los alemanes en materia de motores diesel, los aliados solo pudieron echar mano a motores de avión para impulsar sus naves a velocidades cercanas a 40 nudos. Este fue el principal problema que tuvieron estas lanchas, debido al carácter explosivo del combustible de alto octanaje.

Las PT llegadas a la Argentina eran de la clase "Higgins" y fueron construidas por el astillero homónimo ubicado en New Orleans. Su casco es de madera con algunos refuerzos de aluminio. Estaban impulsadas por tres motores Packard V-12 con una potencia unitaria de unos 1500 HP que acionaban igual número de hélices tripalas. El cuarto de máquinas ocupaba la mayor parte del interior de la lancha y además de los Packard había un compresor de aire, un generador auxiliar, un box para las baterías, un pequeño banco de trabajo para el maquinista y en las bandas los silenciadores y tubos de escape de gases.

El puente de comando era al aire libre. En el sector de proa había cuchetas para oficiales, un pequeño baño, una cocina y una mesa. El alojamiento de la tripulación se encontraba por detrás de los motores. Poseían cuatro tanques de combustible -2 a proa y 2 en el centro- de goma auto obturables con una capacidad total de unas nueve toneladas.



Al llegar a la Argentina se las desginó LT-1 a LT-10 y luego P-80 a P-89 (LT: lancha torpedera; P: patrullera), se las destinó en un hangar de Río Santiago y durante algunos años contaron al BDT 6 "Cabo San Isidro" como su buque madre. Su lugar de adiestramiento fue el Río de la Plata, la Bahía de Samborombón y los ríos Paraná y Uruguay, alcanzando a realizar veloces singladuras hasta Mar del Plata. Hacia fines de los años ´60 con pocas unidades en servicio se decidió modificar dos lanchas a fin de prepararlas para navegar en el Canal de Beagle.

Son seleccionadas las LT-3 (P-82) y la LT-5 (P-84), las que fueron modificadas en su puente con una estructura cerrada de aluminio y su casco forrado con lámina de cobre. Fueron trasladadas a la Base Naval Ushuaia en 1969 y a principios de los años ´70 fueron rebautizadas como ARA "Towora" (LT-3) y ARA "Alakush" (LT-5) adoptando nombres aborígenes de la zona fueguina.

Reconocido el nuevo ámbito de operaciones se crea en 1973 la Agrupación de Lanchas Torpederas, convirtiéndose en la primera unidad de combate con asiento en Ushuaia. Recordemos que hasta esa fecha solo tenían destino temporal de estación los avisos y rastreadores. Las lanchas "Towora" y "Alakush" fueron radiadas de servicio en febrero de 1984.

---------- Post added at 08:27 ---------- Previous post was at 08:14 ----------

3ra parte:

Las lanchas rápidas TNC-45

En el primer cuatrimestre de 1977 fueron trasladadas definitivamente a la Base Naval Ushuaia las formidables lanchas del tipo TNC-45 ARA "Intrépida" (P-85) y ARA "Indómita" (P-86) en sendos viajes a bordo del BDD "Cándido de Lasala".

Con una velocidad de 38 nudos, armadas con torpedos filoguiados y cañones automáticos, estas naves son un peligroso oponente a cualquier embarcación de superficie. Con su llegada a Ushuaia se crea la Agrupación de Lanchas Rápidas (APLA) constituido por el Grupo de Lanchas Torpederas (PT) y el Grupo de Lanchas Rápidas (clase Intrépida).



Una especialidad particular

Las lanchas torpederas por su pequeño porte, agilidad y velocidad se han especializado para navegar y atacar a otras unidades de superficie en aguas restringidas y cercanas a costas como ser archipiélagos, estrechos, pasos, etc. Para tal fin, se ocultan sobre costas irregulares, caletas o fiordos y sorprenden con su velocidad y potencia de fuego en repentinas apariciones preferentemente nocturnas. La maniobra ágil y veloz es la única defensa ante las armas de los barcos de mayor porte y en la actualidad los helicópteros son sus principales enemigos.

Las lanchas rápidas "Intrépida" e "Indómita" tienen por misión la protección de las aguas soberanas en las zonas del Canal de Beagle e Islas de los Estados. Para ello, las tripulaciones deben adiestrarse en el ocultamiento en caletas y puertos naturales, lanzamiento de torpedos, de misiles MM, tiro antiaéreo y tiro de superficie. El tipo de armas ofensivas -torpedos y misiles- hacen del Estrecho de Le Maire y la boca del Canal de Beagle un lugar ideal para sus operaciones al poder lanzar estas armas a considerable distancia de sus blancos.

Si bien el disparo de los Exocets es similar a los buques de mayor porte, el lanzamiento de los torpedos filoguiados dispone de alternativas tácticas que le son propias para hacer valer con máxima eficacia este poderoso y letal arma de ataque. Quietud, asecho, lanzamiento de armas, un rápido cambio de posición o retirada, quietud...etcétera, muestran una caraterística con gran similitud a los submarinos convencionales, donde la paciencia, la predicción y el sentido de la oportunidad son la característica principal que debe tener un buen comandante.

---------- Post added at 08:46 ---------- Previous post was at 08:27 ----------

4ta y última parte:

El torpedo SST-4 de las lanchas rápidas

El SST-4 (Special Surface Target 4) es un torpedo pesado filoguiado contra blancos de superficie diseñado por la empresa alemana AEG/DMT Maritechnich. Desde su incorporación a la Armada Argentina en 1974, estos ingenios se han modificado varias veces a fin de incorporar progresos técnicos que han permitido desarrollar y actualizar la versión original. Con un diámetro de 533 mm, una longitud de 6 metros y un peso de 1350 kg, el SST-4 es lanzado por la popa de las lanchas por medio de tubos que los expelen por aire comprimido. Una vez en el agua, el torpedo es impulsado por un par de hélices contrarrotativas accionadas por un motor eléctrico alimentado por baterías de plata/zinc.

El buque dispone de un sistema de sensores cuyos datos alimentan a la central de comando a distancia TKG (torpedo-kommando-gerat). Esta central está conectada con el sector "inteligente" del torpedo por vía alámbrica, le entrega información acerca de los parámetros del blanco y permite desde la nave introducir cambios de acuerdo a la evolución táctica del mismo. El SST-4, por su parte, dispone de una cabeza buscadora activa/pasiva que alimenta la sección SAT (sonar-auswertung-torpedo) que intercambia datos con la TKG. En la parte final de su corrida, si el SST-4 tiene firme la señal del blanco, "pide" el corte del cable de filoguiado y se dirige a él en forma autónoma atacándolo por las amuras. La detonación de los 250 kg de explosivo de la cabeza de combate se induce por impacto o por proximidad acústico magnética. El alcance filoguiado del SST-4 es de unos 20 km. La capacidad destructiva del torpedo, además del poder del explosivo, tiene que ver con la propiedad no comprimible del agua. Ello provoca que la explosión bajo el casco de un barco se proyecte hacia arriba y literalmente lo levanta y parte al ceder el esfuerzo.

Patrulleras clase Dabur

En 1980 se incorporan a la APLA cuatro lanchas de la clase Dabur denominadas ARA "Baradero" (P-61), ARA "Barranqueras" (P-62), ARA "Clorinda" (P-63) y ARA "Concepción del Uruguay" (P-64). Llegadas a la Argentina el año anterior, iban a estar destinadas al Área Naval Fluvial, pero al tener un diseño poco apto para los cauces fluviales, decidieron las autoridades de la Armada destinarlas a Ushuaia.

Ágiles en la maniobra, con casco de aluminio y bajo costo de operación y mantenimiento, poseen un no despreciable poder de fuego merced a sus cañones y ametralladoras. Además de sus habituales tareas de patrullado, estas lanchas son una eficaz herramienta para el traslado de fuerzas especiales, apoyo a operaciones de infantes de marina, búsqueda y rescate, tareas de apoyo a la comunidad, en definitiva, han sido un medio adecuado para el adiestramiento de tripulaciones para navegar y conocer el Canal de Beagle.

En junio de 1990 las cuatro lanchas fueron transportadas a Honduras para participar del Grupo de Observadores de las Naciones Unidas en Centro América. Operaron en el Golfo de Fonseca teniendo como apostadero el puerto de Henecan. Retornaron a Ushuaia en abril de 1992 a bordo del ARA "Canal de Beagle".

 

Noticias del Sitio

Arriba