China ha logrado un progreso significativo en su portaaviones más nuevo en las últimas semanas, según un análisis de distintas imágenes satelitales.

Las fotos satelitales de alta resolución tomadas en mayo por Maxar Technologies y analizadas por expertos del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales mostraron que el portaaviones está tomando forma en el Astillero Jiangnan en Shanghai.

Una foto satelital tomada por Maxar unas seis semanas después y analizada por CSIS muestra que China casi ha terminado el trabajo en la cubierta de vuelo del portaaviones.

El trabajo en el barco, que será el tercer portaaviones de China pero su primero moderno, comenzó en 2018.

En un informe del Departamento de Defensa sobre el ejército chino publicado recietemente, el Pentágono dijo que el buque «probablemente será más grande y estará equipado con un sistema de lanzamiento de catapulta». Imágenes de satélite recientes confirman esta evaluación.

CSIS

CSIS estima que la eslora del nuevo barco es de aproximadamente 318 metros , lo que lo hace más grande que sus dos predecesores, el Liaoning y el Shandong. Y la superestructura, también conocida como isla, es más pequeña, dejando más espacio en la cubierta de vuelo para un mas aeronaves.

La cubierta de vuelo del portaaviones es plana y el sistema de lanzamiento asistido por catapulta es claramente visible en las últimas fotos , aunque no está claro si el barco usará catapultas de vapor como los portaaviones clase Nimitz de la Marina de los EE. UU. o electromagnéticos como los del Ford más nuevo. De cualquier manera, las catapultas serán una mejora sustancial con respecto a los diseños anteriores.

Las catapultas permiten un grupo aéreo mas diverso, no solo de cazas, sino también de aviones de alerta temprana. También permitirían que los cazas de China alcancen su maximo potencial. Tanto el Liaoning como el Shandong cuentan con diseños sky jump que limitan la cantidad de armamento y combustible con que pueden lanzar los aviones de combate J-15, reduciendo el poder de combate general de los portaaviones.

Se espera que el portaaviones más nuevo de China, sea comparable a los portaaviones clase Kitty Hawk de la Armada de los EE. UU., Aunque es probable que tenga sistemas a bordo más avanzados que los barcos que se desplegaron por primera vez en la década de 1960.

En junio, los expertos del CSIS que han estado siguiendo el desarrollo de este portaaviones predijeron que China no podría botar el barco hasta 2022 , pero en su último informe de progreso, escribieron que «las imágenes recientes sugieren que el barco puede estar listo para lanzarse este año.»

CSIS

«No esperábamos que se construyera tan rápido»,sostuvo Matthew Funaiole, investigador principal del China Power Project en CSIS.

Con informacion de Bussines Insider y CSIS

Te puede interesar: Por qué China quiere impulsar la modernización de la Fuerza Aérea Argentina

1 COMENTARIO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.