Las Tropas de Operaciones Especiales del Ejército Argentino están constituidas, entre otras, por  los Comandos y Fuerzas Especiales. En este artículo abordamos su origen y evolución nivel mundial y, específicamente, el desarrollo de la Agrupación de Fuerzas de Operaciones Especiales (AFOE).

Breve reseña histórica

Uno de los primeros antecedentes dentro de la historia militar donde vemos claramente una acción atribuible a las actuales Tropas de Operaciones Especiales (TOE) tuvo lugar durante el dilatado enfrentamiento que protagonizaron los griegos y troyanos, entre los siglos XIII al VII antes de Cristo.

En aquella contienda, Ulises, uno de los mejores militares y estrategas griegos, ideó una maniobra de engaño conocida como el mítico “Caballo de Troya”. Su estrategia consistió en construir un artilugio de madera con forma de equino que sería obsequiado a Troya en señal de tregua. Sin embargo, en el interior del obsequio se ocultaba un grupo de selectos soldados griegos que, una vez en el interior de la fortaleza troyana, esperaron hasta el anochecer para eliminar a los centinelas y así abrir desde adentro las puertas de la muralla que permitieron su inmediata conquista tras largos años de constante asedio.

Posteriormente, durante las llamadas Guerras Púnicas, que se libraron entre los años 264 al 146 antes de Cristo, el Ejército Romano cambió su tradicional estrategia de combate directo por otra nueva concepción del empleo militar, denominada “estrategia indirecta”, a través de la cual hostigó, retrasó y debilitó a su enemigo, atacando Cartago en África y con ello obligando a Aníbal a retirarse de Italia.

La exitosa estrategia de desgaste empleada por los romanos fue bautizada en honor a su mentor, Fabio, adoptando el nombre de “estrategia Fabiana”, que es la forma primigenia de las operaciones con fuerzas de resistencia local.

En la invasión napoleónica a España, la resistencia ibérica operó bajo el concepto de “guerrilla”, otro importante componente de las tácticas de operaciones con fuerzas de resistencia local.

A fines del siglo XIX, los Boers organizaron unidades móviles a las que llamaron “Comandos” para atacar en forma sorpresiva a las tropas anglosajonas.

Durante la Primera Guerra Mundial comenzó a generalizarse el empleo de tropas de Operaciones Especiales en sus dos variantes más conocidas, a saber:

  • las de acción directa, como las llevadas a cabo por los “Arditti” italianos y los “Sturmtruppem” alemanes, en general contra objetivos tácticos y operativos;
  • las operaciones con fuerzas de resistencia local, contra objetivos estratégicos como son los casos de las operaciones conducidas por el Teniente Coronel británico Lawrence en Arabia, Palestina y Siria, y las conducidas por el Coronel alemán Paul Von Lettow – Vorbeck en África Oriental.

La Segunda Guerra Mundial vio nacer las primeras organizaciones específicamente creadas para la ejecución de Operaciones Especiales, a diferencia de las de la Primera Guerra Mundial, que fueron organizaciones más o menos transitorias.

De este modo, los alemanes utilizaron los Paracaidistas para ejecutar incursiones exitosas en el fuerte de Eben Emael en Bélgica y el rescate de Mussolini en el Gran Saso, aunque salvo esas acciones principales de carácter estratégico, durante el resto de la guerra se desempeñaron en un nivel táctico.

Fue precisamente Alemania el primer país en crear formalmente un Elemento de Operaciones Especiales como tal, honor que le cupo al Regimiento Brandemburgo, el cual ejecutó misiones desde el Ártico hasta África del Norte.

Tiempo después, el Regimiento de Brandemburgo evolucionó hasta alcanzar el nivel de División, siendo la última unidad alemana en lograr una victoria contra los aliados en la Isla de Leros.

Por su parte, los italianos contaban con la Xma Flotilla MAS, que realizó exitosas incursiones submarinas contra buques en los puertos de Gibraltar y El Cairo; además de ser empeñada en la lucha de contra guerrilla en el norte de Italia.

En el bando de los Aliados, los ingleses fueron pioneros en la formación de unidades especiales al crear el Special Air Squadron (SAS) y el Special Boats Squadron (SBS) y Long Range Desert Group (LRDG) para exploración y acción directa y la Special Operations Executive (SOE) para guerra de guerrillas, sabotaje e inteligencia.

Estados Unidos siguió los lineamientos británicos al crear los “Rangers” para acción directa y la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS) para realizar guerra de guerrillas, sabotaje y obtención de información.

La Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) desarrolló las unidades terrestres y navales de reconocimiento especial para acción directa y exploración, dejando la guerrilla, sabotaje y obtención de información estaban a cargo de la NKVD.

Tras finalizar la Segunda Guerra Mundial, el enfrentamiento entre las dos potencias hegemónicas, EE.UU. y la URSS, se sucedieron una serie de conflictos de liberación nacional, guerras revolucionarias y el auge del terrorismo internacional, reconfigurando las misiones que debían prever los elementos de operaciones especiales.

Entre las nuevas misiones de las Tropas de Operaciones Especiales se incorporó el rescate de rehenes, la protección de personalidades (VIP) y la aparición de elementos específicamente dedicados a las operaciones con fuerzas de resistencia local, como los Boinas Verdes norteamericanos en 1952.

¿Qué son las Operaciones Especiales?

Existen múltiples definiciones de Operaciones Especiales (OPES), por lo que enunciaremos aquellas características esenciales en las que hay un mayor consenso, a saber:

  • Se ejecutan sobre Objetivos de Alto Valor.
  • Sus efectos contribuyen decisivamente a la obtención del éxito en la Campaña.
  • Normalmente, se realizan en forma sigilosa, explotando al máximo el factor sorpresa para minimizar las bajas y asegurar el éxito de la misión.
  • En general, implican operar en la profundidad del dispositivo enemigo, por lo cual no se dispone de apoyo de fuego ni logístico propio.
  • Usualmente se emplean aviones, helicópteros y/o submarinos para realizar la infiltración y exfiltración del área de operaciones.
  • Se ejecutan en ambientes de alta complejidad, tanto por el riesgo como por la multiplicidad de variables que exige su planeamiento y ejecución.
  • Dada su complejidad y riesgo, demandan el empleo de Personal Militar con las mejores aptitudes físicas, psicológicas y técnicas, además de un elevado adiestramiento.

Elementos de Operaciones Especiales en Argentina

Los primeros antecedentes de Operaciones Especiales en nuestro país se remontan a la Guerra de la Independencia, cuando se ejecutaron operaciones especiales como la guerra de guerrillas del General Martín Miguel de Güemes en el Norte argentino, y las incursiones del General Juan Antonio Álvarez de Arenales en el Alto Perú.

Recién a mediados del siglo XX se formalizó la creación de la primera unidad militar argentina de Operaciones Especiales, honor que le cupo a la Agrupación de Buzos Tácticos (APBT) en 1952, a la que le siguió la Compañía de Reconocimiento Anfibio, más tarde llamada Agrupación de Comandos Anfibios (APCA) en 1966, ambos elementos pertenecientes a la Armada de la República Argentina (ARA).

En el año 1964 el Ejército Argentino (EA) desarrolló en Córdoba el primer “Cursillo de Comandos”, a cargo del Teniente Coronel NARVAJA LUQUE, quien contó con el asesoramiento del Mayor COLL, un experimentado Ranger del Ejército de EE.UU.

Con el paso del tiempo, el “Cursillo de Comandos” pasó de tener una duración de 30 días a cuatro meses en el año 1974.

A raíz de la tensión con Chile por el diferendo limítrofe en el Canal de Beagle, el 20 de marzo de 1980, la Fuerza Aérea Argentina (FAA) creó el Grupo de Operaciones Especiales (GOE), a fin de disponer de un elemento altamente capacitado para efectuar incursiones en el dispositivo enemigo, y así accionar sobre objetivos estratégicos del enemigo (bases aéreas, radares, etc.); y, en propio territorio, brindar apoyo operativo a las operaciones aéreas, potenciar la defensa y seguridad de las instalaciones de la FAA y prestar asistencia en tareas de búsqueda y salvamento.

La recuperación de las Islas Malvinas, concretada el 2 de abril de 1982, impulsó al  Ejército Argentino a crear la Compañía de Comandos 601. Esto se hizo sobre la base del “Equipo Halcón 8”, creado en 1978, cuyo primer Jefe fue el entonces Mayor Mohamed Alí Seineldín, considerado el mentor de la Aptitud Especial de Comandos del Ejército.

Debido a la necesidad de incrementar la cantidad de estas tropas, también fue creada la Compañía de Comandos 602, que fue integrada con Oficiales y Suboficiales del Ejército que, habiendo realizado el Curso de Comandos, cumplían funciones en diversas unidades.

Ambas Compañías, la 601 y 602, fueron desplegaron en las Islas Malvinas y operaron con éxito durante el conflicto.

Sobre la base de otros Comandos, Oficiales y Suboficiales de la Escuela Militar de Montaña, se alistó la Ca Cdo(s) 603, Subunidad que no alcanzó a desplegarse a la zona de operaciones antes de que finalizara el conflicto. 

Luego de la Guerra de Malvinas se disolvieron los elementos de Operaciones Especiales del Ejército, excepto la Compañía de Comandos 601, unidad que en 1989 tuvo un papel protagónico en la recuperación de los cuarteles del Regimiento de Infantería Mecanizada N° 3 de La Tablada, los cuales fueron ocupados violentamente por grupos armados.

En 1998 se creó la Escuela de Paracaidistas y Comandos, hoy denominada Escuela de Tropas Aerotransportadas y Tropas para Operaciones Especiales (ETA y TOE).

Al año siguiente fue recreada la Compañía de Comandos 602, elemento que, además de su misión operacional, debió apoyar a la mencionada escuela en el desarrollo anual del Curso Básico Conjunto de Formación de Comandos.

En 2006 se constituyó la Jefatura de Agrupación Fuerza de Operaciones Especiales (AFOE) y la Compañía de Fuerzas Especiales 601, Subunidad adiestrada para, entre otras tareas, la ejecución de Operaciones con Fuerzas de Resistencia Local.

En el mismo año se creó la Compañía Apoyo de Fuerzas de Operaciones Especiales 601, elemento que brinda el apoyo logístico especial al resto de las Subunidades de la FOE. Dicho apoyo, variado, vital y complejo, podrá incluir desde el abastecimiento a las compañías localizadas en la profundidad del dispositivo del oponente, el apoyo a la infiltración y exfiltración de los elementos de la Agrupación, y o la evacuación de heridos desde áreas en poder del enemigo.

En 2015 se creó la Compañía de Comandos 603 y, a partir de abril de 2019, se incorporó a la Agrupación FOE la Compañía de Buzos de Ejército 601.

Despliegue y Unidades de la AFOE

La Agrupación de Fuerzas de Operaciones Especiales es uno de los tres Elementos que constituyen la Fuerza de Despliegue Rápido (FDR) del Ejército Argentino, junto con la Brigada Aerotransportada IV (concentrada esencialmente en Córdoba) y la Brigada Mecanizada X (con la mayoría de sus Unidades en La Pampa).

Respecto a la AFOE, esta versátil organización está integrada por:

  • Jefatura de Agrupación de Fuerza de Operaciones Especiales (Córdoba)
  • Compañía de Comandos 601 (Córdoba)
  • Compañía de Comandos 602 (Córdoba)
  • Compañía de Comandos 603 (Bahía Blanca)
  • Compañía de Fuerzas Especiales 601 (Córdoba)
  • Compañía Apoyo de Fuerzas de Operaciones Especiales 601 (Córdoba)
  • Compañía de Buzos de Ejército 601 (Campo de Mayo)

La orgánica de las Compañías de Comandos se basa en dos Secciones de Asalto y una Sección de Exploración de Largo Alcance. Estas subunidades, por el nivel de  capacitación requerido, están integradas solamente por Oficiales y Suboficiales que poseen la Aptitud Especial de Comandos.

Las Subunidades de Comandos están capacitadas para la ejecución de acciones directas sobre objetivos sensibles, misiones de  incursión, infiltración y exploración en la profundidad del dispositivo enemigo.

Por su parte, la Compañía de Fuerzas Especiales 601 es capaz de cumplir misiones en ambientes operacionales complejos y cambiantes, realizando Operaciones con Fuerzas de Resistencia Local. En tanto que la Compañía de Apoyo de Fuerzas de Operaciones Especiales 601 es el único elemento en capacidad de apoyar logísticamente este tipo de operaciones.  

Armamento y Equipamiento de la AFOE

Antes de hacer referencia al equipamiento que emplean los elementos de la AFOE, debe aclararse que el medio más valioso que posee la organización son sus hombres.

En este sentido, su adiestramiento, iniciativa, coraje y fuerza de voluntad, resultan decisivos para alcanzar el éxito en las operaciones especiales. Los materiales y el equipo serán un complemento necesario y muy importante, pero el factor determinante siempre será el Comando que los emplea.

Los medios materiales que utilizan los elementos de la AFOE son variados porque sus tareas y acciones estarán en función de la amenaza, el ambiente geográfico, el clima y, fundamentalmente, por la situación táctica-operacional en la cual deben cumplir la misión impuesta por la superioridad.

Sistemas de Armas

Algunas de las armas provistas a las Subunidades de la FOE son:

  • Pistolas Glock G17 Gen 5 y G19X, con y sin supresor de sonidos.
  • Pistolas ametralladoras B&T APC 9 Pro G, APC 9K Pro G y APC 9SD Pro G con silenciadores.
  • Subfusiles HK MP-5 de diversos modelos, con y sin silenciador.
  • Carabinas Colt M-4.
  • Fusil FAMCA Cal 7,62mm.
  • Fusiles HK en calibres 5,56 y 7,62mm.
  • Fusiles automáticos Daniel Defense DD M4A1 calibre 5,56mm, con mira óptica Trijicon ACOG 3.5×35 LED, riel Picatinny, culata telescópica y empuñadura delantera
  • Fusiles Anti material STEYR HS-50-M1 calibre 12,7mm.
  • Fusiles semiautomáticos para Tiradores Especiales Remington 700 y Daniel Defense DD5 V4 en calibre 7,62mm, con miras Leupold, bípode y supresor de sonido.
  • Ametralladoras FM MAG y M-240B calibre 7,62mm.
  • Lanzagranadas de 40mm M-203.
  • Cañones sin retroceso Carl Gustav M-4 calibre 84mm.
  • Lanzacohetes SAAB AT-4CS descartables.
  • Morteros de 60mm.
  • Granadas de mano y explosivos varios.

Otros equipos y materiales

Para tareas de Exploración y Reconocimiento se dispone de:

  • Anteojos de visión nocturna AN/PVS-7 B/D
  • Anteojos monoculares Vortex Optics Solo R/T 8×36
  • Telémetros láser portátiles y acoplados a fusiles.
  • Radares portátiles de vigilancia terrestre ASELSAN ACAR K.
  • Designadores láser infrarrojo AN/PEQ -16B.
  • Drones DJI Mavic 2 y de otros modelos para uso en campo abierto y entornos urbanos.

Para el Comando y Control se cuenta con:

  • Equipos de comunicaciones HF/VHF Harris RF-7800 PM-001.
  • Elbit PRC 930
  • Elbit VRC 950.
  • Radio mochilas Elbit PNR1000.
  • Radios Motorola DGP-4150/6150
  • Teléfonos satelitales.
  • Equipos de geolocalización por GPS portátiles.
  • Sistema de Información Geográfica del Ejército Argentino (SIGEA).

Material para Infiltración de fracciones:

  • Paracaídas de apertura manual y automática.
  • Equipos para técnicas de fast rope y rapel.
  • Material de escalada (cuerdas, correajes, mosquetones, etc.).
  • Material de buceo de circuito abierto y cerrado.
  • Botes de asalto con y sin motores fuera de borda.
  • Kayacs mono y biplazas.
  • Mascaras para ambiente QBN (Químico, Bacteriológico y Nuclear).
  • Vehículos 4×4 HMMWV y camionetas militarizadas Ranger y Hilux.
  • Cuatriciclos de Exploración Polaris 4×4.
  • Camionetas blindadas Glover Tactis.
  • Motos enduro, etc.

Equipo personal y material de campaña:

  • Uniformes para todo tipo de ambiente geográfico (montaña, monte, etc.).
  • Correajes portaequipo, camelbacks, chalecos antibala Paraclete Modelo 10079 con protección balística nivel IV.
  • Botas para todo tipo de terreno.
  • Máscaras antigas.
  • Cascos tácticos con riel para anteojos nocturnos, equipo de radio, etc.
  • Anteojos con y sin protección contra el sol.
  • Carpas individuales y modulares.
  • Cocinas de campaña.

Comandos argentinos en Malvinas

El 2 de abril de 1982 las Fuerzas Armadas (FFAA) argentinas ejecutaron la “Operación Rosario”, a través de la cual recuperaron las Islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur tras 149 años de reclamos y negociaciones diplomáticas con Inglaterra.

En aquella oportunidad, los dos elementos de Operaciones Especiales de la Armada Argentina -la Agrupación de Buzos Tácticos (APBT) y la Agrupación de Comandos Anfibios (APCA)- encabezaron el reconocimiento, demarcación y aseguramiento de las playas en las cuales desembarcó el grueso de las tropas del Batallón de Infantería de Marina N° 2 (BIM 2) y del Regimiento de Infantería 25 del Ejército Argentino.

Los integrantes de la APCA desembarcaron en las Malvinas desde buques de superficie y los Buzos de la APBT lo hicieron desde el Submarino S-21 ARA “Santa Fe”. Durante estas acciones en tierra y dado que la recuperación de las islas debía realizarse sin causar bajas entre las tropas inglesas ni los pobladores de las islas resultó herido el Capitán de Corbeta Pedro Edgardo Giachino (Comando Anfibio y Comando de Ejército), siendo el primer caído en combate por la recuperación de la soberanía en los archipiélagos australes.

La Compañía de Comandos 601, al mando del Mayor Mario Castagneto, se desplegó a Puerto Argentino el 27 de abril de 1982; la Ca Cdo(s) 602, a cargo del Mayor Aldo Rico arribó a las islas el  26 de mayo; y la Ca Cdo(s) 603, a cargo del Mayor Armando Valente fue conformada y alistada durante el conflicto, pero no llegó a ser desplegada antes del 14 de junio, cuando se produjo la capitulación.

Durante las operaciones en el Conflicto del Atlántico Sur, las Compañías de Comandos 601 y 602 ejecutaron una gran cantidad de Operaciones en las islas Gran Malvina y Soledad, demostrando espíritu ofensivo, arrojo y coraje. Prueba de ello son la gran cantidad de condecoraciones otorgadas a sus miembros, a saber:

Ca Cdo(s) 601:

  • 7 Distinciones al Esfuerzo y la Abnegación.
  • 1 Medalla al Valor en Combate.

Ca Cdo(s) 602: 

  • 5 Condecoraciones al Muerto en Combate.
  • 8 Condecoraciones al Herido en Combate.
  • 4 Distinciones al Esfuerzo y la Abnegación.
  • 3 Condecoraciones al Valor en Combate.
  • 4 Menciones.
  • 3 Condecoraciones al Heroico Valor en Combate.
  • 2 Distinciones al Mérito Militar.

El Curso Básico Conjunto de Formación de Comandos.

Como ya fue mencionado, el origen del Curso de Comandos en Argentina data del año 1964. Desde entonces, ha evolucionado en forma permanente.

En la actualidad su planificación y conducción dependen de ETA y TOE, mientras que el apoyo de materiales y equipos, la ejecución de las ejercitaciones y el adiestramiento a los cursantes es dado por los instructores de la Agrupación FOE.

La estructura del curso prevé, durante 5 meses, una fase a distancia y una presencial. En esta última los postulantes son inicialmente seleccionados a través de comprobaciones exigentes, posteriormente, durante la etapa básica son capacitados en las destrezas y técnicas de combate de comandos.

A continuación el curso desarrolla las etapas de técnicas específicas que incluyen:

  • Paracaidismo.
  • Técnicas Anfibias, (ARA).
  • Montaña.
  • Monte.
  • Evasión, Escape y Resistencia como Prisionero de Guerra.
  • Búsqueda y rescate en Combate, (FAA).
  • Módulo Final.

Históricamente el curso comando ha gozado de un alto prestigio dentro del Ejército Argentino, y es solicitado por una gran cantidad de postulantes. Las importantes exigencias psicofísicas y técnicas del mismo, hacen que, aproximadamente, solo un tercio de los aspirantes finalicen el curso con éxito.

El Comando Conjunto de Operaciones Especiales

Por Resolución del Ministerio de Defensa (MINDEF) de fecha 28 de diciembre del año 2017, se creó el Comando Conjunto de Operaciones Especiales (CCOE) en el ámbito del Estado Mayor Conjunto (EMCO) de las FFAA.

El CCOE tiene como misión principal: “Conducir Operaciones Especiales, en caso de crisis o conflicto, según el planeamiento y los medios puestos a disposición por la Estrategia Militar”. Esto quiere decir que los elementos de operaciones especiales, alistados y adiestrados por cada una de las Fuerzas Armadas, son puestos a disposición y conducidos por el Comando Conjunto de Operaciones Especiales, de acuerdo a las órdenes que imparta el Presidente de la Nación en su carácter de Comandante en Jefe de las FFAA.

Otras funciones en las que entiende el CCOE son las relacionadas con la Formación de las Tropas de Operaciones Especiales (TOE) a través del Curso Básico Conjunto  de Formación de Comandos; el adiestramiento específico y conjunto de las Unidades de TOE de las tres FFAA, la Logística de estas fuerzas  y la elaboración y comprobación de la Doctrina de Operaciones Especiales Conjuntas.

Conclusiones

La Agrupación de Fuerzas de Operaciones Especiales es uno de los tres Elementos que integran la Fuerza de Despliegue Rápido (FDR) del Ejército Argentino.

Gracias a la formación y elevado adiestramiento de su personal, así como por las características técnicas de sus medios y armamento, la FDR en general y la AFOE en particular, se configuran como la “primera respuesta militar” de la Nación Argentina ante una situación de crisis o conflicto bélico.

Las múltiples capacidades de las Subunidades de Comandos y Fuerzas Especiales de la AFOE representan una herramienta de gran valor estratégico para la Defensa de la República Argentina, tanto en su territorio como en misiones en el exterior, donde estén en juego los intereses vitales de la Nación.

Dentro del Ejército Argentino la especialidad de Comandos ha mantenido, a lo largo del tiempo, un alto prestigio, siendo la Aptitud elegida por muchos de los mejores Oficiales y Suboficiales del Ejército. 

Si bien las unidades de Tropas de Operaciones Especiales de las tres Fuerzas Armadas poseen una dependencia orgánica específica, las operaciones reales de estas unidades serán –normalmente- de carácter conjunto, siendo conducidas por el Comando de Operaciones Especiales del Estado Mayor Conjunto (EMCO).

Sería alentador que el Ministerio de Defensa incremente el presupuesto para que las FFAA mejoren el equipamiento (cámaras térmicas, drones, etc.), medios (submarinos, aviones, helicópteros, etc.) y armamento (misiles antiaéreos y antitanque, etc.) de sus respectivas unidades de Operaciones Especiales, además de ampliar su plantilla de personal para incorporar más Oficiales y Suboficiales con las aptitudes específicas.

Las Tropas de Operaciones Especiales del Ejército Argentino están constituidas, entre otras, por  los Comandos y Fuerzas Especiales. En este artículo abordamos su origen y evolución nivel mundial y, específicamente, el desarrollo de la Agrupación de Fuerzas de Operaciones Especiales (AFOE).

Fotos:Ejército Argentino

Tal vez te puede interesar: La Compañía de Comandos 603 se adiestra con nuevo armamento

3 COMENTARIOS

  1. No entiendo, porque La Fuerza de Operaciones Especiales están la mayoría en Cordoba, cuando lo importante a proteger es el Estado Nacional, llamándose Congreso y Casa Rosada??. Porque tenemos varios Comandos en Cordoba, ( 601, 602, etc) y no lo unifican en un grupo de Comando y listo porque muchos grupos, son divisiones y varios jefes.??

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.