Casi dos años atrás, Corea del Norte probó el 4 de mayo de 2019 un misil balístico de corto alcance, su primer lanzamiento importante en los 18 meses transcurridos desde que el líder norcoreano Kim Jong Un suspendió las pruebas de misiles antes de una cumbre con el presidente estadounidense Donald Trump.

Pyongyang lanzó el 9 de mayo de 2019 un segundo «proyectil», según las autoridades surcoreanas.

Las pruebas de mayo de al menos un misil de corto alcance aparentemente con capacidad nuclear sobresaltaron a los observadores extranjeros y amenazaron con elevar las tensiones entre Estados Unidos y sus aliados Corea del Sur y Japón, por un lado, y, por el otro, Corea del Norte y su principal aliado, China. Pero una prueba menos dramática de la artillería pesada de Corea del Norte que se produjo al mismo tiempo que el lanzamiento del cohete del 4 de mayo podría ser más importante.

«El 4 de mayo, bajo la atenta mirada de Kim Jong Un, Corea del Norte lanzó una serie de proyectiles que incluían dos tipos de sistemas de cohetes de gran calibre y lanzamiento múltiple y un nuevo misil balístico de corto alcance«, escribió Michael Elleman para 38 North, un think tank centrado en Corea del Norte y asociado al Centro Stimson, con sede en Washington.

«Unos días más tarde, Corea del Norte publicó fotografías de los proyectiles probados, lo que proporciona una base para las evaluaciones preliminares«, continuó Elleman. «Los sistemas MLRS de 240 y 300 milímetros de diámetro no son nuevos para Corea del Norte, ni alteran las capacidades del país en el campo de batalla«.

Es cierto que Pyongyang ha operado durante mucho tiempo sistemas de artillería de gran calibre. Pero Elleman se equivoca al restar importancia a la prueba de artillería de mayo de 2019. Eso es porque las aproximadamente 13.000 piezas de artillería de Corea del Norte podrían suponer una mayor amenaza inmediata que las armas nucleares de Pyongyang para los surcoreanos y los estadounidenses que viven en Corea del Sur.

Lanzadores de cohetes de Corea del Norte disparando durante el simulacro del 4/5/2019.

Al disparar la artillería al mismo tiempo que lanzaba un misil balístico, Corea del Norte recordó al mundo su enorme poder de fuego convencional. Corea del Norte probó previamente, en noviembre de 2018, actualizaciones de su artillería no nuclear.

Gran parte de la artillería de Pyongyang está al alcance de la Gran Área Metropolitana de Seúl, que comienza a solo 25 millas (40 km) al sur de la Zona Desmilitarizada que separa las dos Coreas. Unos 10 millones de personas viven en el área metropolitana de Seúl y otros 15 millones residen en las afueras del área metropolitana. Corea del Sur ha preparado refugios subterráneos para toda la población de Seúl.

«Aunque el creciente alcance de los misiles balísticos de Corea del Norte es preocupante, su artillería de largo alcance también supone una amenaza seria y creíble para 25 millones de ciudadanos de la República de Corea y para aproximadamente 150.000 ciudadanos estadounidenses que viven en el Área Metropolitana de Seúl«.

El general del Ejército de Estados Unidos Vincent Brooks, jefe de las Fuerzas de Estados Unidos en Corea, declaró ante una comisión del Senado de Estados Unidos en marzo de 2018.

«Corea del Norte ha desplegado al menos tres sistemas de artillería capaces de alcanzar objetivos en el área metropolitana de Seúl prácticamente sin previo aviso«, advirtió Brooks. El cañón Koksan de 170 milímetros es el más numeroso. Puede disparar a una distancia de 37 millas (59,5 km).

Corea del Norte también despliega lanzadores montados en camiones que pueden disparar una salva de hasta 22 cohetes de 240 milímetros con un alcance también de 37 millas. El cohete de artillería KN-09 de 300 milímetros es el sistema más nuevo, siendo probado por primera vez en 2013, con pruebas posteriores realizadas en 2014 y 2016.

Cohete de artillería KN-09 de 300 milímetros

Tiene un alcance reportado de 190 a 200 km y lleva una ojiva ligera y convencional. Está alimentado por un combustible sólido estándar de tipo compuesto. Las fotografías muestran que el cohete es dirigido durante el vuelo por cuatro pequeñas aletas de canard montadas en el extremo delantero del cohete, cerca de la sección de la ojiva, lo que permite realizar ataques de precisión si la unidad de guía incluye un receptor de navegación por satélite para actualizar los componentes de navegación inercial».

El KN-09 se presenta en un camión de seis ruedas equipado con dos módulos de lanzamiento, cada una con cuatro tubos de lanzamiento. Su misión principal es atacar objetivos de la retaguardia, a unos 50 a 100 km detrás de la línea de batalla principal.

«Incluso sin usar armas nucleares, Corea del Norte tiene la capacidad de desatar un nivel devastador de violencia contra una parte significativa de la población de la República de Corea a través de alguna mezcla de artillería convencional y posiblemente municiones químicas«, según un informe de enero de 2019 de RAND, un think tank de California con estrechos vínculos con el ejército estadounidense.

Tal vez te puede interesar: Corea del Norte completará nueva base militar con capacidad ICBM

Publiidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.