presupuesto

Parte V – La Fuerza Aérea Argentina y sus medios

En esta quinta parte de la propuesta para actualizar la Política de Defensa Nacional se describe la organización y medios que debería tener la Fuerza Aérea Argentina para asegurar la vigilancia y control del aeroespacio nacional, así como también contribuir -en el marco del Accionar Militar Conjunto- al transporte estratégico, la defensa aérea, el apoyo logístico, etc. 

 

Fuerza Aérea Argentina (FAA)

A nivel orgánico, el Comando de Adiestramiento y Alistamiento de la FAA (CAAF) será la máxima instancia operacional y de éste dependerán las Bases Aéreas Militares (BAM), integradas por un Grupo Aéreo (GA) que agrupa cierta cantidad de uno o más modelos de Sistemas de Armas (SdA) para cumplir determinadas funciones operativas; un Grupo Técnico (GT) encargado del mantenimiento de los sistemas de armas y un Grupo Base (GB)  responsable de brindar la seguridad y protección de las instalaciones, los servicios (luz, agua, gas, internet, etc.), el mantenimiento de la infraestructura (hangares, pista, plataforma, polvorines, balizamiento, etc.), etc.

Cada Grupo Aéreo estará conformado por uno o más Escuadrones Aéreos de Combate (ESAC) que agruparán a los diversos modelos de aviones y/o helicópteros (tripulados y/o no tripulados) según sea la misión principal y/o las características técnicas de sus Sistemas de Armas, pudiendo clasificarse en: ESAC de Transporte; de Caza y Ataque; de Instrucción; de Búsqueda y Rescate (SAR) y C-SAR (SAR en Combate); de Sistemas Aéreos Remotamente Piloteados; etc.

A su vez, los ESAC se clasificarán como Escuadrones Aéreos de Combate Permanentes (ESAP) o Escuadrones Aéreos de Combate Aeromóviles (ESAM) y -ambos- estarán integrados por una o más Escuadrillas, cada una de éstas constituida por dos Secciones de dos aeronaves cada una.

Los ESAP serán orgánicos de una BAM y tendrán su asiento de paz en dicha locación; mientras que los ESAM podrán ser conformados por personal y medios de una o más BAM, siendo desplegados a una determinada zona geográfica del país durante un plazo temporal variable (de días a semanas o meses) según sea la naturaleza de la operación a cumplir, a saber: instrucción; ejercicios específicos, conjuntos y/o combinados, dentro de la jurisdicción nacional o fuera de nuestro país; control de Tránsitos Aéreos Irregulares (TAIs); despliegues operacionales en Misiones de Paz; etc.

Las BAM podrán tener su asiento en una unidad orgánica específica de la FAA o en una Base Conjunta (BC) dependiente del Estado Mayor Conjunto (EMCO) de las Fuerzas Armadas, en cuyo caso compartirán las instalaciones y servicios de base con una o más Unidades del Ejército Argentino y/o de la Armada Argentina, lo cual redundará en un uso más eficiente de los recursos humanos, materiales y presupuestarios, al reducir gastos (en impuestos, seguros, alumbrado, gas, agua, internet, etc.) y esfuerzos operativos (en personal asignado a tareas de control de accesos y seguridad perimetral, racionamiento, mantenimiento edilicio, extinción de incendios, etc.).

Además de los Escuadrones Aéreos de Combate, la Fuerza Aérea Argentina tendrá Escuadrones de Ciberdefensa; de Guerra Electrónica; de Inteligencia, Vigilancia y Reconocimiento (ISR); de Defensa Espacial; de Defensa Antiaérea; de Misiles Crucero; etc.; los cuales tendrán asiento de paz en las diversas BAM de la FAA y/o en Bases Conjuntas dependientes del EMCO.

La Fuerza Aérea Argentina debe orientarse a:

  • Disponer de Sistemas de Armas modernos (aviones, helicópteros, drones, etc.) de altas prestaciones, con capacidades de operación todo tiempo, aptos para misiones de defensa y ataque en profundidad, con alcance más allá del horizonte contra blancos aéreos, terrestres y navales mediante misiles aire-aire, aire-tierra, de crucero, antibuque, bombas guiadas, etc.
  • Completar la Radarización del Aeroespacio de jurisdicción nacional con radares primarios 3D de medio y largo alcance, fijos y móviles, en tierra y en aeronaves (AWACS).
  • Contar con Sistemas de Artillería Antiaérea de tubo y misiles de Corto, Medio y Largo Alcance; de baja, media y alta cota; con sus respectivos sensores y directores de tiro; inhibidores de drones; interferidores electrónicos; dispensadores de chaff y flare; redes; etc.
  • Operar Sistemas de Comando y Control, Telecomunicaciones y Guerra Electrónica en redundancia con capacidad de obtener, fusionar y diseminar la información de diversas fuentes (sensores ópticos, radar, drones, aeronaves tripuladas, data link, satélites, etc.) y dominar el espacio electromagnético mediante contra y contra medidas electrónicas.
  • Desarrollar y operar en forma intensiva Sistemas Aéreos Remotamente Piloteados -de ala fija y rotativa- para Inteligencia, Vigilancia y Reconocimiento (ISR); Ataque a Objetivos Materiales (con misiles, cohetes y bombas guiadas); Búsqueda y Rescate (SAR); etc.
  • Emplear Vehículos Estratosféricos No Orbitales (VENO) para misiones ISR, SAR, relé de telecomunicaciones, asegurar la presencia y control de esta franja del aeroespacio de interés;
  • Diseñar, construir y operar Nano/Microsatélites dotados de sensores pasivos y activos (cámaras de alta resolución, radares de apertura sintética, etc.);
  • Desarrollar Vectores de Combustible Sólido/Líquido para poner en órbita satélites (militares y civiles, nacionales e internacionales) y fabricar misiles en serie;
  • Potenciar la Ciberdefensa para proteger infraestructuras críticas, redes y datos estratégicos para el Estado argentino; afectar/anular sistemas del enemigo; obtener información; etc.
  • Maximizar la Capacidad de Desplegar y Operar Medios en Campaña desde aeropuertos y aeródromos civiles, rutas y terrenos (con pistas y plataformas de planchas de aluminio, torres de control y demás dependencias en containers, generadores de electricidad, etc.).
  • Potenciar el Grupo de Operaciones Especiales (GOE) para rescatar tripulaciones propias tras las líneas enemigas; capturar/inutilizar -temporal o permanentemente- instalaciones y medios del adversario en tierra; lanzar cargas y tropas; etc.

 

Personal, Adiestramiento y Doctrina

La FAA priorizará la incorporación, formación y adiestramiento de personal militar en roles claves para el combate, particularmente de la cantidad de Pilotos de aeronaves (de ala fija y móvil) y de drones, los operadores de sistemas de defensa antiaérea, los mecánicos y armeros, etc.

Se propenderá a disponer de al menos dos tripulaciones operativas por cada medio aéreo (de ala fija o rotativa) en dotación, ello en virtud de que las aeronaves no necesitan descanso mientras que los pilotos, copilotos, mecánicos, etc., sí precisan una rotación. Además, en caso de conflicto es más fácil y rápido conseguir aeronaves, pero no así sus tripulantes, ya que la formación de un aviador militar demanda unos cinco a diez años como mínimo.

Todos los pilotos de la FAA deben cumplir un mínimo de 200 horas de vuelo por año en sus respectivos sistemas de armas (aviones, helicópteros, drones), adiestrándose en técnicas y tácticas con otras aeronaves, buques y medios terrestres, empleando munición de ejercicio y de guerra, etc.

La FAA priorizará la participación de sus medios y personal en ejercicios conjuntos y combinados, en nuestro país y en el extranjero; los intercambios de alumnos e instructores con Fuerzas Armadas de las principales potencias (EE.UU., Rusia, China, Francia, España, Alemania, Italia, Corea del Sur, Israel, Sudáfrica, etc.); la participación en Misiones de Paz para incrementar el nivel de adiestramiento en operaciones reales, la interoperabilidad y el apoyo a la Política Exterior.

Asimismo, la FAA debe incorporar en su doctrina específica la formación, adiestramiento y logística  para atacar objetivos navales (buques, cabeceras de playa, etc.) y/o realizar misiones de su competencia específica en un entorno naval/insular, tal como sucedió durante la Guerra de Malvinas.

El empleo en teatros de operaciones eminentemente aeronavales debe, necesariamente, incluir a la FAA, por lo que su personal y medios deben preverse para tal tipo de empeñamiento en coordinación con el Comando de la Aviación Naval (COAN) de la Armada Argentina, para lo cual ambas Fuerzas maximizarán la estandarización de doctrina, la formación y adiestramiento conjunto, así como una homogeneización logística a partir de contar con el mismo tipo de Sistemas de Armas (cazas supersónicos, Pampa, helicópteros, drones, etc.), lo cual redundará en potenciar el Accionar Militar Conjunto, reducir costos, aumentar la interoperabilidad, etc.

La FAA y los componentes aéreos del Ejército Argentino y de la Armada Argentina fomentarán la participación de pilotos civiles en ejercicios, actividades de capacitación, etc., a fin de integrar una reserva de pilotos ante un eventual conflicto bélico, de modo de emular el exitoso desempeño que tuvo en la Guerra de Malvinas el “Escuadrón Fénix”.

Los pilotos de la empresa estatal Aerolíneas Argentinas serán capacitados y participarán, con cierta regularidad, de ejercicios militares y actividades operativas en apoyo a la comunidad, SAR, etc., empleando las aeronaves de la línea de bandera y de la FAA con tripulaciones mixtas (militar y civil).

Será conveniente tratar de que las aeronaves de transporte estratégico de la FAA sean del mismo modelo que las que adquiera y utilice Aerolíneas Argentinas, lo cual redundará en menores costos de formación y habilitación de pilotos, una logística más eficiente y menos onerosa tanto en la compra de repuestos como así también en lo que hace a documentación, herramientas, utillajes, etc.

 

Redespliegue de la FAA

El despliegue de Brigadas y Bases Aéreas de la FAA al presente implica una excesiva concentración de Unidades, medios y personal en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), lo cual atenta contra la eficiencia en cuanto al mejor uso de los escasos medios con que cuenta la Institución.

A fin de incrementar la presencia territorial de la FAA a lo largo y ancho del país se deberán relocalizar las actuales I, II, III y VII Brigadas Aéreas; iniciar la transformación orgánico-operacional orientada a los conceptos de Base Aérea Militar (BAM) y Escuadrón Aéreo de Combate Permanente y Aeromóvil que se explicaron precedentemente.

La actual V Brigada Aérea será trasladada de San Luis a las instalaciones del Área Material Río Cuarto; la VII Brigada Aérea y el Área de Material Quilmes se relocalizarán en Campo de Mayo, donde tiene sede el Comando de Aviación del Ejército Argentino; la I Brigada Aérea de El Palomar será trasladada a Ezeiza; la Base Aérea Militar Mar del Plata será integrada a la futura Base Conjunta a crearse en dicha ciudad, junto con Unidades del Ejército y de la Armada Argentina.

Las unidades aéreas con sede hoy en Paraná y Reconquista serán relocalizadas en Salta para el control del Noroeste Argentino (NOA) y Misiones para cubrir el Noreste Argentino (NEA).

La FAA incrementará la cantidad de medios y aeronaves de combate y vigilancia en Río Gallegos y Ushuaia para potenciar la capacidad de vigilancia y control de las provincias de Santa Cruz y Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur.

Se mantendrán activas las Unidades aéreas con sede actual en Comodoro Rivadavia, Córdoba Capital (Escuela de Aviación Militar) y Mendoza.

 

La FAA debe contar con los siguientes Sistemas de Armas:

  • 36 cazas tipo JAS-39 “Gripen” (18 en Ezeiza y 18 en Río Cuarto), para superioridad aérea;
  • 36 cazas tipo FA-50 (18 en Río Gallegos y 18 en Comodoro Rivadavia) para defensa aérea de baja intensidad y ataque ligero;
  • 36 IA-63 “Pampa” III (24 en Mendoza y 12 en Córdoba) para entrenamiento avanzado;
  • 36 IA-63 “Pampa” IV (12 en el NOA, 12 en el NEA y 12 en Ushuaia) para ataque ligero y control de Tránsitos Aéreos Irregulares (TAIs);
  • 18 T-6C+ “Texan” en la Escuela de Aviación Militar (EAM) para formación básica-avanzada;
  • 36 IA-100 “Malvina” (en la EAM) para instrucción elemental y primaria;
  • 18 EMB-312 “Tucano” modernizados (en el NEA) para control de TAIs;
  • 10 B-200 y 10 “Learjet 60” para enlace, verificación de radioayudas, aerofotografía, inteligencia, evacuación aeromédica (MEDEVAC), etc.;
  • 12 “Twin Otter” (6 en Comodoro Rivadavia, 3 en Ushuaia y 3 en la Antártida);
  • 4 KC-130H, 4 C-130H, 1 L-100-30, 6 KC-390, 4 Airbus A-330, 6 Boeing B-737 y 6 C-295 (la mitad en Córdoba y el resto en Ezeiza) para transporte de carga, personal y reabastecimiento de combustible en vuelo;
  • 3 aviones AWACS y 3 SIGINT/ISR (en la Patagonia y el NEA);
  • 12 helicópteros Bell 412EP y 12 tipo S-70/UH-60 “Blackhawk” (distribuidos entre las BAM) para transporte de personal, SAR, C-SAR, etc.;
  • 12 helicópteros MI-171 (3 en Ushuaia, 3 en la Antártida, 3 en el NEA y 3 en el NOA);
  • 12 helicópteros bimotores para montaña tipo H-145 (mitad en Mendoza y el resto en el NOA);
  • 12 helicópteros de reconocimiento y ataque Cicaré CH-14 “Aguilucho” (la mitad en el NOA y el resto en la Patagonia);
  • 12 Sistemas Aéreos Remotamente Piloteados (SARP) Clase III, con 3 aeronaves cada uno de ala fija, gran altitud y largo alcance, para tareas ISR, SAR, Ataque; 18 SARP Clase II, con 4 aeronaves cada uno de ala fija, de media altitud y largo alcance para ISR, SAR y Ataque; y 18 SARP Clase I con 4 aeronaves de ala fija cada uno, para formación, adiestramiento, ISR de corto alcance y autodefensa; 12 SARP Clase I/II de ala rotativa para ISR, SAR y ataque.
  • 12 Sistemas VENO (Vehículo Estratósferico No Orbital) equipados con sistemas de telecomunicaciones, radar, cámaras giroestabilizadas, etc.
  • Una constelación de nano/microsatélites en órbita polar bajas con fuerte pisada en el territorio argentino y alta revisita para vigilancia, reconocimiento e inteligencia.
  • Satélites de telecomunicaciones (ARSAT) con trasponder de grado militar.
  • 3 Baterías de Lanzamiento de Misiles Crucero para ataque a objetivos en superficie;
  • 18 Sistemas móviles de inhibidores de drones;
  • 3 Baterías Antiaéreas con misiles tierra-aire de alta cota y largo alcance;
  • 6 Baterías Antiaéreas móviles con cañones y misiles de corto/medio alcance tipo “Pantsir”;
  • 12 Baterías Antiaéreas con Director de Tiro “Skyguard” y cañones bitubo “Oerlikon” de 35mm;
  • 24 lanzadores portátiles reutilizables de misiles antiaéreos RBS-70NG;
  • 100 lanzadores portátiles desechables de misiles antiaéreos “IGLA S”;
  • Sistemas fijos y móviles de Comunicaciones, Guerra Electrónica y Ciberdefensa;
  • Radares -fijos y móviles- de Corto, Medio y Largo Alcance.

La FAA debe tener municiones para sus aeronaves y baterías antiaéreas; bombas de propósitos generales, lisas, de cola frenada, antipista, guiadas (tipo “Spice” y “Dardo III”); misiles crucero con alcance de 300 a 1200Km; cohetes balísticos y guiados (tierra-tierra y aire-tierra); misiles antirradar, antitanque tipo “Spike”/“Hellfire”, antibuque tipo “Exocet” y antiaéreos (tierra-aire y aire-aire) de corto, medio y largo alcance tipo “Python V”/“Derby”; etc.

Además, las aeronaves deben poseer equipamiento para operar en todo tiempo, compatible con gafas de visión nocturna; sensores infrarrojos, térmicos, receptores de alerta radar y láser, pods designadores de blancos; pods de reconocimiento; pods de guerra electrónica; radares; lanzadores de bengalas, chaff y flare.

Tal vez te puede interesar:  Hacia una Política de defensa para la Argentina del siglo XXI Parte IV

4 COMENTARIOS

  1. Si la cúpula militar no se aparta de los intereses politicos, nunca van a lograr tener el ejercito que se merecen.
    Los lideres militares de los ultimos años han sido complices del propio vaciamiento de las fuerzas. Hasta que eso no cambie y tengamos militares con huevos, nada va a cambiar.

    • La nacion es la que se merece un ejercito como la gente
      Tenemos que tener militares con cerebro , cuando se tiene mas huevos que cerebro ya se sabe que pasa , parese que tampoco se tiene memoria.

  2. Dios te oiga, o en éste caso, que Dios te lea.

    Creo que no vamos a vivir lo suficiente para ver este despliegue de nuestra gloriosa Fuerza Aérea Argentina.

    Ojalá que me esté equivocando.

    Además, teniendo en cuenta el veto británico. Todos sistemas de armas arriba mencionados hay que cambiarlos por equivalentes de origen Chjno o Ruso o nacional.

    Abrazos

    Juan Pettigrew

  3. Ojalá en algún momento se haga realidad la replanificacion del organigrama operativo y de las asignación de medios para la gloriosa Fuerza Aérea pero lamentablemente habiendo egresado como oficial en el año 1981 vi muchísimos proyectos similares a este presentados al poder político de las cuales el mas viable fue el PERFA 2000 ( nos entregaron un ejemplar reservado a cada oficial) donde planificaba la Fuerza para el año 2000 pero la triste realidad en nuestro pais es que el poder político no entiende a las fuerzas armadas como una factor de poder en el concierto de naciones que sirve para sentar posiciones estratégicas ydejar bien claro si queremos estar subidos al grupo de países desarrollados o seguir siendo parte de paises sin fuerzas armadas o con fuerzas armadas minimizadas sigue hablando de golpes de estado etc etc
    Por todo ello no soy optimista en lo expresado en la nota todo lo contrario
    Ojalá me equivoqué para que los actuales integrantes de las fuerzas encuentren el futuro que merecen siendo parte de las instituciones porque también estoy convencido que es lo que desean la mayoría de ciudadanos de bien de nuestro pais

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.