presupuesto

Parte IV – El Ejército Argentino y sus medios

En esta cuarta parte de la propuesta para actualizar la Política de Defensa Nacional se describe la organización y medios que debería tener el Ejército Argentino para, desde lo específico, potenciar el Accionar Conjunto del Instrumento Militar de la Nación, a fin de estar en capacidad de responder a los desafíos actuales y futuros de un país cuyo territorio es el octavo más grande del mundo. 

Organización de combate del Ejército

Las Unidades de combate de la fuerza terrestre estarán a cargo del Comando de Adiestramiento y Alistamiento del Ejército Argentino (CAAE), del cual dependerán cuatro Divisiones de Ejército (DE) que son Grandes Unidades de Batalla (GUB); de cada DE dependen tres Brigadas que son Grandes Unidades de Combate (GUC) y, de éstas, dependen tres a cuatro Unidades Tácticas (UT) de maniobra con nivel de Regimiento de Infantería (RI) o de Caballería (RC).

Divisiones de Ejército

Cada División de Ejército tendrá una Central de Inteligencia Táctica (CIT) con drones de ala fija y rotativa Clase II y III -de diseño y fabricación argentina- que sean de uso común en las tres FFAA; sistemas de información geográfica (SIG), GPS e IFF (localización e identificación amigo-enemigo) para gestión del campo de batalla; equipamiento para acceder y procesar imágenes satelitales; sensores ópticos, infrarrojos, térmicos, acústicos, radares terrestres y aeroembarcados, etc.

Además, las DE tendrán un Grupo de Artillería de Campaña (GAC) integrado por una Batería de Artillería de Cohetes (BAC) con 18 Sistemas de Lanzacohetes de Artillería Múltiple  (SLAM) de cohetes -balísticos y guiados- sobre vehículos 6×6/8×8 con alcances de 30 a 90 Km; una Batería de Obuses Remolcados (BOR) con 18 cañones CALA (Cañón Argentino de Largo Alcance) de 155mm con propulsión autónoma (Unidad de Potencia Auxiliar), capaces de usar munición de alcance extendido, cargas múltiples eyectables (CME) y guiado inercial/GPS, alcance de 40Km; una Batería de Artillería a Orugas (BAO) con 18 obuses autopropulsados M109A5 con alcance de 30Km.

Asimismo, cada División de Ejército tendrá un Grupo de Artillería Antiaérea (GAA) equipado con Sistemas de Comando y Control, sensores ópticos y radares móviles 3D de alerta temprana (alcance superior a 150Km); 6 inhibidores de drones; una Batería Antiaérea de Tubo (BAT) con 6 sistemas de cañones bitubo Oerlikon 35mm con sus respectivos sistemas de Control Tiro Skyguard y 6 sistemas de 4 cañones de 20mm automatizados y controlados a distancia con Director de Tiro optrónicos de diseño y fabricación argentina; una Batería Antiaérea Móvil (BAM) de 6 sistemas con misiles de alcance hasta 20Km (tipo Pantsir S1M); una Batería Antiaérea Portátil (BAP) con 6 lanzadores reutilizables de misiles RBS-70NG y 24 lanzadores portátiles descartables tipo IGLA S; equipos de comunicaciones y guerra electrónica; vehículos de transporte, cisternas, etc.

Las Divisiones de Ejército constituyen Fuerzas de Empleo Regional (FER) integradas por tres Grandes Unidades de Combate (GUC) cada una cuyos medios y personal están especialmente preparados para otorgar la mayor aptitud para el combate terrestre en sus respectivos Ambientes Geográficos Particulares (AGP) en los cuales tienen asiento de paz, a saber: Selva y Monte (Noreste Argentino); Montaña Media/Alta y Puna (Oeste y Noroeste Argentino); Estepa Patagónica y Montaña Baja (Patagonia); Llanura (región Pampeana) y Entorno Urbano.

Las DE cubrirán las provincias que integran los respectivos Comandos Conjuntos territoriales permanentes del Estado Mayor Conjunto de las FFAA, a saber:

  • División de Ejército I (DE I) – Comando Conjunto Noroeste Argentino (CONOA): desplegado en el NOA, opera en el AGP de Alta Montaña y Puna; formada por las Brigadas de Montaña V, VI y VIII.
  • División de Ejército II (DE II) – Comando Conjunto Noreste Argentino (CONEA): abarca las provincias del NEA, especializada en el AGP de la Mesopotamia (Monte y Selva); integrada por la Brigada Blindada II, la Brigada de Infantería de Monte III y la Brigada de Infantería de Selva XII.
  • División de Ejército III (DE III) – Comando Conjunto Sur (COSUR): comprende el territorio continental de las provincias patagónicas, se especializa en el AGP de Estepa y Media/Baja Montaña; está integrada por la Brigada Blindada I y las Brigadas Mecanizadas IX y XI.  
  • División de Ejército IV (DE IV) – Comando Conjunto Centro (COCEN): abarca Córdoba, San Luis, La Pampa y Buenos Aires, constituye la FDR y se especializa en operaciones de Fuerzas Especiales, Comandos, Aerotransportadas, Combate Urbano y en Llanura. La DE IV estará conformada por la Brigada de Aviación de Ejército VII (a crearse), la Brigada de Infantería Mecanizada X (equipada con blindados a ruedas), la Brigada Aerotransportada IV y la Agrupación de Fuerzas de Operaciones Especiales (AFOE).

La DE IV constituirá la Fuerza de Despliegue Rápido (FDR) del Ejército Argentino, otorgando la capacidad de empleo flexible y realizar despliegues estratégicos en menos de 48hs a cualquier rincón del país y/o del extranjero en donde sea requerida su intervención disuasiva y/o efectiva.

La AFOE estará integrada por tres Batallones de Comandos que se crearán sobre la evolución orgánica de las actuales Compañías de Comandos 601, 602 y 603. Además, contará con tres Compañías de Fuerzas Especiales y Compañías de Apoyo a FFEE (601, 602, 603); un Batallón de Ingenieros de Guerra QBN (Química, Bacteriológica y Nuclear) y un Batallón de Buzos.

Las Brigadas

Las Grandes Unidades de Combate tendrán un equipamiento y personal con la formación técnico-profesional y el adiestramiento específico acorde al tipo de Ambiente Geográfico Particular (AGP) en el cual tengan asiento de paz sus Unidades Tácticas y/o a la naturaleza de empleo de sus Sistemas de Armas (Caballería o Aviación).

Todas las GUC deberán desarrollar la capacidad militar de Combate Urbano, una tendencia que se observa en la mayoría de los conflictos recientes en los que han tenido que intervenir las Fuerzas Armadas de diversos países alrededor del mundo

El Ejército Argentino tendrá 12 Brigadas, a saber:

  • Dos Brigadas Blindadas (Br Bl): I y II
  • Una Brigada de Monte (Br Mte): III
  • Una Brigada Aerotransportada (Br Aerot): IV
  • Tres Brigadas de Montaña (Br M): V, VI y VIII
  • Una Brigada de Aviación de Ejército (BAE): VII
  • Tres Brigadas Mecanizadas (Br Mec): IX, X y XI
  • Una Brigada de Selva (Br S): XII

Elementos orgánicos de las Brigadas

A grandes rasgos, cada Brigada tendrá tres a cuatro Regimientos, un Grupo de Artillería (GA), un Batallón de Ingenieros (BI), una Compañía de Inteligencia (CI), una Compañía de Comunicaciones (CC), una Compañía de Sanidad (CS) y una Base de Apoyo Logístico (BAL).

Los Grupos de Artillería de las Brigadas de Infantería de Selva, Monte y Montaña dispondrán de tres Baterías para brindar apoyo de fuego con 12 cañones CITER III de 155mm con alcance superior a 20Km y 6 cañones CALA de 155mm con alcance de 40Km..

Los Batallones de Ingenieros tendrán maquinaria vial, camiones volcadores, retroexcavadoras, grúas, botes con motor fuera de borda, puentes flotantes y estructurales, elementos de construcción en seco y húmeda, equipos para voladuras y fortificaciones, plantas potabilizadoras de agua, perforadoras de pozos, etc. La función esencial de estas unidades será apoyar a los elementos de combate a fin de asegurar su libertad de maniobra en el terreno y negar/dificultar la del enemigo.

Las Compañías de Inteligencia tendrán a cargo la obtención, procesamiento y diseminación de información sobre los medios, despliegue, orden de batalla, el clima y el terreno del teatro de operaciones; inteligencia humana; contrainteligencia; interceptación, identificación e inhibición de comunicaciones del enemigo; guerra de información, psicológica y electrónica; etc.

Las Compañías de Comunicaciones de cada Brigada tendrán la responsabilidad de asegurar la función de Comando y Control mediante equipos de radiofrecuencia en bandas HF, UHF y VHF, encriptada y con salto de frecuencia; telefonía celular y satelital; equipos portátiles adheridos al casco, radios vehiculares y radiomochilas, terminales satelitales fijas y móviles, etc.

Las Compañías de Sanidad serán las encargadas de asegurar la salud física y psíquica de las tropas, realizando controles periódicos y ad hoc, la evaluación psicológica del personal, el control de adicciones, los primeros auxilios y hasta intervenciones quirúrgicas de cierta complejidad en el frente de batalla, las que llegado el caso requerirán traslados a nosocomios en la retaguardia.

Finalmente, las Bases de Apoyo Logístico serán las responsables de brindar el suministro de insumos, combustible, agua, municiones, etc.; el racionamiento; el alojamiento, aseo y bienestar; el transporte del personal y medios; el mantenimiento de vehículos, armas y equipos de las Unidades pertenecientes a la Gran Unidad de Combate en sus asientos de paz y segregando escalones móviles en caso de despliegues por ejercitaciones o de operaciones reales.

En el caso de las Brigadas Blindadas I y II, las mismas estarán integradas por tres Regimientos de Caballería de Tanques (RC Tan) y un Regimiento de Infantería Mecanizada (RI Mec) como elementos de maniobra, equipados con blindados modernizados de la familia TAM (Tanque Argentino Mediano) y sus diversas versiones (Vehículo de Combate Transporte de Personal – VCTP, Vehículo de Combate Transporte de Mortero – VCTM, Vehículo de Combate Puesto de Comando – VCPC, etc.); y un Grupo de Artillería Blindado equipado con 18 obuses autopropulsados de 155mm sobre vehículos a orugas VCA Palmaria o M-109A5.

Por su parte, las Brigadas Mecanizadas IX, X y XI también estarán integradas por un Grupo de Artillería equipados con obuses autopropulsados M-109A5 y cañones CITER III montados sobre vehículos a ruedas 6×6/8×8. Además, cada Br Mec tendrá tres RI Mec equipados con vehículos a orugas de la familia M-113A2 modernizados en sus diversas versiones (transporte de personal, portamortero, puesto de comando, cazatanque, recuperador, etc.) o variantes de la familia de Vehículos de Combate a Ruedas (VCR) sobre plataforma 6×6/8×8 -actualmente en proceso de selección para dotar al Ejército Argentino- y un RC Tan dotado de tanques SK-105 modernizados en Argentina o la variante armada con cañón de 105mm del VCR.

En este sentido, se espera que durante el año en curso el Ministerio de Defensa (MINDEF) defina cuál será el modelo de VCR a incorporar, entre los cuales se evalúan los 8×8 Stryker estadounidense y VN-1 chino, además del 6×6 Guaraní de origen brasileño.

Se estima que la definición del futuro VCR recaerá sobre la versión china o la brasileña, ya que son las menos onerosas y en las cuales se podría maximizar la participación de la Industria Argentina en la fabricación local de los vehículos destinados a equipar la Brigada Mecanizada X, dada la premura en cumplir el compromiso argentino de disponer de vehículos mecanizados a ruedas para integrar el componente terrestre de la Fuerza de Paz Conjunta Combinada Cruz del Sur.

La incorporación de VCR implica, al menos, unos 200 vehículos a ruedas de diversas versiones para la Br Mec X como integrante de la Fuerza de Despliegue Rápido del Ejército Argentino.

En una segunda instancia, se prevé la sustitución de los veteranos M-113 de las Br Mec IX y XI del Ejército Argentino y de los Panhard 4×4 y 6×6 en dotación de la Infantería de Marina de la Armada de la República Argentina (IMARA), con lo cual la cantidad total de Vehículos de Combate a Ruedas a incorporar rondaría los 600 a 800 ejemplares (de diversas versiones), en un plazo de 10 a 15 años.

Regimientos – UTAC

Los Regimientos de Infantería de las Brigadas Aerotransportada IV, de Monte III, de Selva XII, de Montaña V, VI y VIII migrarán al concepto de Unidad Táctica de Armas Combinadas (UTAC), adaptando y potenciando el modelo orgánico-operacional del Batallón de Infantería de Marina 5 (BIM 5) de la Armada Argentina durante la Guerra de Malvinas.

En ese sentido, el destacado accionar en combate del BIM 5 evidenció las ventajas que presenta para todo Comandante/Jefe de Unidad Táctica contar con la mayor autonomía posible, logística y alto poder de fuego, gracias a disponer de ametralladoras pesadas, armas antitanque, piezas de artillería de campaña, elementos de ingenieros y comunicaciones, todos ellos bajo su mando directo.

Los Regimientos de Infantería (RI) del Ejército y los Batallones de Infantería de Marina (BIM) de la Armada se transformarán en Unidades Tácticas de Armas Combinadas.

Las UTAC estarán integradas por tres Compañías de Tiradores (CAT) y una Compañía de Comando, Apoyo y Servicios (CAS), totalizando 800 a 900 efectivos.

Cada CAT estará constituida de tres Secciones; cada Sección constará de tres Pelotones, cada Pelotón de tres Grupos de Tiradores, mínima fracción de combate de las Unidades de Infantería del Ejército. A su vez, cada nivel de los citados precedentemente tendrá un Jefe, cuya jerarquía de Oficial, Suboficial o Soldado será acorde a su nivel de responsabilidad y preparación para la conducción de medios y tropas en situación de combate.

Dentro de las CAT, cada Grupo de Tiradores dispondrá de al menos un lanzagranadas de 40mm acoplado al fusil; cada Pelotón tendrá al menos una ametralladora calibre 7,62mm para apoyo de fuego, cada Sección tendrá al menos tres lanzacohetes tipo Carl Gustav M4 y dos francotiradores, uno con fusil antimaterial calibre 0.5 y otro con fusil de precisión calibre 7,62mm.

Por su parte, la Compañía de Comando, Apoyo y Servicios (CAS) estará integrada por una Sección de Comando y Telecomunicaciones (SCT) con sistemas de información y posicionamiento geográfico, equipos de comunicaciones por radiofrecuencia, celular y satelital; una Sección de Artillería de Campaña (SAC) con sensores (GPS, designadores láser y radar), seis obuses Otto Melara/CALIV (Cañón Argentino Liviano) de 105mm y seis Morteros de 120mm de producción argentina; una Sección de Misiles (SEM) con seis lanzadores portátiles de misiles antitanque tipo Spike y seis lanzadores antiaéreos (MANPADS) tipo IGLA S; una Sección de Armas de Apoyo (SAP) con nueve ametralladoras pesadas de 12,7mm y nueve lanzagranadas automáticos de 40mm; una Sección de Ingenieros (SEI) para realizar fortificaciones, demoliciones, etc.); una Sección de Inteligencia y Reconocimiento (SIR) con drones Clase I de ala fija y/o rotativa, sensores ópticos, térmicos, radar, etc.) y una Sección Abastecimiento y Bienestar (SAB) alojamiento, rancho, sanidad, mantenimiento de armas y vehículos, etc.

En base a la evolución de la situación táctica, el Jefe de cada UTAC decidirá cómo y dónde desplegará los medios y personal de cada una de sus tres Compañías de Tiradores y de la Compañía Comando, Apoyo y Servicios. Dependiendo de las distancias entre las Subunidades, del tipo y nivel de las amenazas, etc., el Jefe de Regimiento podrá decidir si es conveniente asignar ciertos componentes de la CAS a una o más de las CAT orgánicas de su UTAC.

Normalmente, sería lógico que, por ejemplo, los lanzadores de misiles antiáereos y antitanque sean desplegados entre las tres CAT; mientras que lo inherente a Inteligencia, Ingenieros y Artillería se mantenga centralizado en la CAS y sea empeñado a requerimiento según la evolución del combate.

El armamento de las UTAC debe contemplar nuevas pistolas 9mm con cargador de 17 municiones, fusil 7,62 FAL modernizados al estándar FAMCa (Fusil Automático Modelo Carabina), granadas de mano, lanzagranadas de 40mm acoplado al fusil, fusiles de francotirador calibre 7,62mm y antimaterial calibre 0.5; ametralladoras MAG calibre 7,62mm; morteros de 81 y 120mm; cohetes y misiles antitanque de corto, medio y largo alcance; lanzamisiles antiaéreos portátiles (MANPADS) tipo IGLA S, RBS-70NG o similar; lanzacohetes antipersonal/antitanque Carl Gustav M4; etc.

Además del uniforme adecuado a sus respectivos Ambientes Geográficos Particulares en los que tienen asiento y para aquellos que prevea el Planeamiento Militar a nivel Específico y Conjunto, todo el personal con rol de combate dispondrá de su propio casco, chaleco antibalas resistente hasta impactos de calibre 7,62mm, guantes, anteojos de visión nocturna, rodilleras y codilleras.

Idealmente, todo el personal con rol de combate debe disponer de armamento, protección, comunicaciones, geo posicionamiento y visión nocturna personal.

Es prioritario completar la dotación de  prismáticos, miras y visores nocturnos de -al menos- un Regimiento completo por Brigada, la totalidad de los efectivos de la Brigada Aerotransportada IV, de la Brigada Mecanizada X, de la Brigada de Aviación de Ejército VII y de la AFOE.

Aviación de Ejercito

Se considera conveniente jerarquizar y potenciar el componente aéreo del Ejército, para lo cual se debe crear el Arma de Aviación, ya que se trata de una Tropa cuyo personal y medios se encuentran en contacto directo con el enemigo.

De esta manera, el Ejército Argentino pasaría a contar con seis Armas, a saber: Infantería, Caballería, Artillería, Comunicaciones, Ingenieros y Aviación.

El actual Comando de Aviación del Ejército debe migrar orgánicamente al concepto de Brigada de Aviación del Ejército (BAE), siguiendo la tendencia mundial adaptada hace varios años atrás por diversos Ejércitos, incluso de la región, como el brasileño, chileno, colombiano, etc.

La creación de la Brigada de Aviación de Ejército VII  permitirá hacer un uso más eficiente de los recursos humanos, materiales y presupuestarios en orden a potenciar la Capacidad Militar Específica de Aero movilidad de las tropas terrestres, desarrollando la capacidad operacional de instalar y operar hasta dos aeródromos de campaña con todas sus facilidades (pista con planchas de aluminio, hangares modulares, balizamiento, estación meteorológica, etc.) y servicios (mantenimiento, alojamiento, seguridad, etc.) para las aeronaves (de ala fija y rotatoria, tripuladas y no tripuladas), el personal (pilotos, mecánicos, señaleros, etc.), almacenamiento y provisión de los insumos (combustible, lubricantes, rotables, munición, etc.).

Los aviones y helicópteros en dotación actual son exiguos para el tamaño del territorio argentino y se hallan al límite de su vida útil, no generan una real capacidad operacional de transporte, aerolanzamientos de personal y carga, asalto aéreo, observación, reconocimiento y ataque contra infantería y medios blindados enemigos, evacuaciones aeromédicas, búsqueda y rescate, etc.

Se debe encarar con urgencia un programa industrial para renovar la flota de los UH-1H, que hoy lleva medio siglo en servicio, para lo cual una opción inteligente sería seleccionar un modelo probado y fiable en cuanto a su desempeño y logística, el cual debería ser ensamblado en Argentina, idealmente en las instalaciones de la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA).

Por otro lado, se debe desarrollar la capacidad de operación de sistemas aéreos no tripulados, tanto de ala fija como rotatoria, priorizando la producción  nacional.

La BAE tendrá tres Regimientos de Helicópteros de Asalto (uno con asiento en Córdoba, uno en el norte y otro en la Patagonia); tres Escuadrones de Helicópteros de Exploración y Ataque (uno por Regimiento de Helicópteros de Asalto); un Escuadrón de Helicópteros de Alta Montaña (con tres Secciones de Aviación, una por cada Brigada de Montaña); un Escuadrón de Aviones de Uso General (transporte ligero, aerolanzamientos, evacuación aeromédica, etc.); un Escuadrón de Inteligencia y Reconocimiento (aeronaves equipadas con sensores FLIR, radar, equipos de inteligencia de señales, etc.); un Escuadrón de Aviones de Transporte Táctico (con sede en Córdoba para adiestrar y desplegar los Regimientos de Paracaidistas y Asalto Aéreo); cuatro Escuadrones de Sistemas Aéreos No Tripulados de ala fija y móvil (uno por cada División de Ejército); la Escuela de Aviación de Ejército (en Campo de Mayo) con su Grupo Aéreo Escuela (GAE) equipado con aviones, helicópteros, drones, simuladores, entrenadores, etc.; un Centro Logístico de Aviación (encargado del mantenimiento, modernización, documentación, repuestos, etc.);una Compañía Aeromóvil de Apoyo al Despliegue (armado de pistas y helipuertos de campaña, balizamiento, hanagarado, alojamiento de personal, etc.); una Compañía Aeromóvil de Defensa Antiaérea (equipada con sensores radar, artillería de tubo y misiles antiaéreos).

La Escuela de Aviación de Ejército dictará los cursos para Pilotos y Mecánicos de dicha fuerza, así como el Curso Básico Conjunto de Pilotos de Helicópteros (CCPHEL) de las tres Fuerzas Armadas.

Medios de la Aviación de Ejército:

  • 60 helicópteros tipo Blackhawk S-70/UH-60 para asalto aéreo y ataque (reemplazan la actual flota de casi 40 UH-1H con cinco décadas en servicio);
  • 18 helicópteros tipo MI-171 o equivalente para transporte pesado (sustituyen al Super Puma y recupera la capacidad de helitransporte pesado perdida al desprogramar los CH-47 Chinook);
  • 18 helicópteros tipo H-145 para alta montaña, reconocimiento y ataque (reemplazan a los veteranos SA-315B Lama y generan la capacidad de reconocimiento y ataque ligero);
  • 24 helicópteros Cicaré CH-14AT (versión potenciada del diseño original del Aguilucho) para exploración, reconocimiento y ataque ligero (genera la capacidad de escolta, ataque anti personal/tanque y contra helicópteros);
  • 20 helicópteros ligeros Bell/AB-206 para instrucción, exploración y ataque ligero (la mitad se usan en la Escuela de Aviación de Ejército y el resto para reconocimiento y ataque);
  • 8 aviones C-27J Spartan/C-295 para transporte táctico, lanzamiento de carga y paracaidistas, etc. (recupera y amplía la capacidad de aerolanzamientos, despliegue rápido, etc.);
  • 8 aviones C-212 de transporte ligero y aerolanzamiento;
  • 8 aviones Twin Otter para transporte, operaciones antárticas, etc.;
  • 8 aviones C-208 Grand Caravan (MEDEVAC, SIGINT, Enlace);
  • Sistemas Aéreos No Tripulados -de Ala Fija y Rotativa, Clase I y II- para instrucción, observación, reconocimiento, ataque, reglaje de artillería, búsqueda y rescate, etc.;
  • Sistemas de Defensa Antiaérea, radares de alerta temprana 3D, sistemas de control de fuego de baterías de cañones de 35mm y misiles tierra-aire con alcance hasta 20Km.
  • Entrenadores y Simuladores de Vuelo de Aviones y Helicópteros;
  • Sistemas de comando, control, alerta temprana, alojamiento y balizamiento en campaña, etc.

Las aeronaves de la BAE deben ser aptas para el uso de sistemas FLIR, radar de apertura sintética, panel de instrumentos y luces externas aptas para vuelo nocturno, kits de evacuación sanitaria, fast rope, rapel, armamento balístico (cañones, ametralladoras y cohetes) y guiado (cohetes y misiles aire-tierra y aire-aire), dispositivos de alerta radar, dispensadores de chaff y flare, IFF, etc.

Prioridades en la Modernización del Ejército

La modernización del Ejército Argentino debe priorizar tres aspectos clave para contar con una Fuerza flexible, con alta movilidad y potencia de fuego.

Dada la amplitud de la superficie territorial de nuestro país, casi 3 millones de kilómetros cuadrados, es preciso potenciar las Unidades de Comandos, Fuerzas Especiales, Paracaidistas y Asalto Aéreo, es decir, la prioridad del Ejército Argentino debe ser el alistamiento y adiestramiento de su Fuerza de Despliegue Rápido, para lo cual además del personal es necesario incrementar y modernizar la Aviación, con foco en helicópteros como el Blackhawk, del cual Brasil, Chile y Colombia disponen de un importante número de unidades en servicio, lo cual contribuye a la interoperabilidad.

Asimismo, todas las Unidades de Infantería deben contar con uniformes adecuados a su Ambiente Geográfico Particular, armamento (nueva pistola, fusiles FAL modernizados, lanzacohetes M4, misiles antitanque, etc.), gafas de visión nocturna, radares antipersonal y equipos de comunicaciones y geoposicionamiento que potencien la conciencia situacional, el comando y control así como la reducción de posibles bajas por fuego propio en situaciones de conflicto.

El apoyo de fuego a las Unidades propias y el desgaste/aferramiento de las tropas enemigas en el terreno implican la necesidad de potenciar la Artillería de Campaña con la fabricación de los cañones de diseño argentino CALIV de 105mm y CALA de 155mm, la incorporación de obuses autopropulsados de 155mm M-109A5 de segunda mano, lanzacohetes balísticos y guiados SLAM de producción argentina con alcance de 30 y 90Km, sensores como estaciones totales, radares para fuego de contrabatería, municiones base bleed y de cargas eyectables, etc.

La cobertura contra amenazas aéreas implica la modernización de la Artillería Antiaérea con la incorporación de radares 3D con IFF, baterías de cañones de 30 y 35mm, sistemas móviles y portátiles de misiles tierra-aire de corto alcance (hasta 20Km).

En una etapa ulterior se podría comenzar a modernizar las Brigadas Mecanizadas con la incorporación de una familia de Vehículos de Combate a Ruedas sobre plataforma 6×6/8×8 y, finalmente, deberían asignarse recursos para actualizar el Arma de Caballería con la modernización en nuestro país los tanques TAM y SK-105 en dotación, la incorporación de blindados a ruedas con cañón de 105mm.

Tal vez te puede interesar: Hacia una Política de Defensa para la Argentina del siglo XXI (Parte III)

5 COMENTARIOS

  1. En realidad existe una política de defensa real, o es solo jugar con nombres y mover las mismas piezas cambiándolas de lugar? De continuar sin adquirir o producir material nuevo cualquier estrategia de defensa se termina transformando sólo en un juego de palabras.
    Defensa significa tener, mínimamente, los elementos para cubrir la vigilancia de nuestro territorio y hacerlo de manera competente, sin derrochar fondos en proyectos fantásticos (alguien dijo submarinos nucleares?)

    • Esta propuesta de modernización del Ejército Argentino se basa en diversos estudios que realizó la propia Fuerza en relación a qué tipo de Sistemas de Armas requiere, qué estructura orgánica precisa, la conveniencia de crear una Brigada de Aviación de Ejército, la prioridad en cuanto a reequipar las Unidades de Combate de la Fuerza de Despliegue Rápido, incorporar Vehículos Blindados a Ruedas, modernizar los TAM, etc.
      Algunas consideraciones son propias del autor, basadas en estudios comparativos y comentarios de otros profesionales (civiles y militares, de nuestro país y extranjeros).
      Las cantidades de los sistemas de armas se basan en criterios relativos a la extensión del territorio argentino, la necesidad de compensar menos cantidad de personal pero con mayor movilidad (terrestre y aérea) y poder de fuego.

      • Digamos «mucho ruido y pocas nueces»…hasta ahora no se concreta nada, todo es teoría, un par de fusiles, un par de camionetas pintadas de verde, algún avión de transporte mediano, como mucho algún helicóptero del 70 y un patrullero naval con un cañón moderno. Entiendo perfectamente la intención pero no el resultado.

        • El artículo busca exponer una mejor manera de organizar, equipar y desplegar la Fuerza terrestre. Si los funcionarios políticos, del Poder Ejecutivo y Legislativo, no asignan los recursos presupuestarios necesarios ni se interesan en cambiar el actual «gasto» en Defensa por «inversión» en nuestro Instrumento Militar obviamente seguirá siendo una intención y no veremos resultados…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.