Detrás de cada noticia futura ligada al planteo y estructuración del instrumento militar argentino se encontrará un equipo integrado por personal civil y militar de todas las fuerzas abocado puntualmente a realizar un intenso trabajo analítico con miras a lo que será un próximo Ciclo de Planeamiento en el ámbito de la Defensa Nacional. El grupo, organizado dentro de la Dirección General de Planeamiento Militar, dependiente del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, se encuentra desde hace un tiempo realizando ideas de trabajo que pueden servir como insumo al próximo gran planeamiento militar que tendrá su puntapié inicial apenas emane una nueva Directiva de Política de Defensa Nacional desde el Poder Ejecutivo.

Su importancia es clave a razón de la profundidad analítica puesta en distintas etapas de lo que va a ser el Ciclo de Planeamiento, donde interviene tanto el Estado Mayor Conjunto como el Ministerio de Defensa. Este ciclo administrativo resulta imperativo para vislumbrar como se organizará el Instrumento Militar argentino de cara al futuro, relevando necesidades y ofreciendo cursos de acción para llegar a un futuro solido que permita garantizar los intereses vitales de la Nación. Estamos hablando de un area clave, por donde se releva toda la información concerniente a la Defensa Nacional y que posteriormente sirve como un recurso estratégico de asesoramiento para la conducción civil de la defensa.

Si vamos a algunas características también clave, tenemos que recalcar que el trabajo ronda siempre en horizontes de largo plazo. Horizontes quizá no acostumbrados en muchos planos argentinos, pero que en esta dependencia resulta esencial: trabajan con prospectiva estratégica, analizando riesgos y amenazas, evaluando el estado de las distintas fuerzas, ponderando necesidades y generando soluciones a lo que determine el Poder Ejecutivo con su plan rector para la defensa, como lo es la Directiva Política de Defensa Nacional.

Podemos pensar al área como una suerte de cocina de la defensa, utilizando una analogía de fácil procesamiento, desde donde se aplican los distintos condimentos necesarios para respaldar el minucioso paladar defensivo de la octava superficie del mundo. Desde ya pensando en grande y a largo plazo, ofreciendo diseños y planes a 3, 5 y más de 20 años a futuro, contemplando desde ya capacidades, necesidades, recursos, inteligencia estratégica y evaluando el escenario internacional.

Saliendo un poco de la trillada analogía, un interesado en la temática de la seguridad internacional y la Defensa Nacional puede preguntarse sobre esta área ¿se fijan como se usaron los drones TB2 en el conflicto de Nagorno-Karabaj? ¿Contemplan las capacidades que la Argentina relegó o a las que aspira? ¿Evalúan las dificultades históricas en cuanto a presupuesto?. La respuesta es si a todo. El trabajo de racionalización sobre todos estos ámbitos es extenso y está en su responsabilidad primaria ofrecer cursos de acción para que la Argentina organice a sus Fuerzas Armadas según las pautas que impulse el Estado Nacional. Es así como por cada problema o necesidad, va a haber mas de una solución ofrecida… que podrá adoptarse o no.

Pero vamos un poco al proceso de trabajo donde esta Dirección pone su esmero y lupa, el Ciclo de Planeamiento.

Los engranajes del Ministerio de Defensa y del Estado Mayor Conjunto están en movimiento actualmente a la espera de una nueva Directiva Política de Defensa Nacional (DPDN) que materialice los lineamientos que el Estado pretende del sistema de Defensa Nacional. Este documento estratégico, sugerido al Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, servirá como plan rector declamando cuales son los intereses vitales y aquellas áreas de valor estratégico para el país. Con la sanción de este documento, posteriormente el Estado Mayor Conjunto avanzará en su Planeamiento Estratégico Militar (PEM) que consta de tres cúmulos de trabajo, por un lado la Directiva para la Elaboración del Planeamiento Estratégico Militar (DEPEM), que conecta la DPDN con el diseño racional del instrumento militar, contemplando el famoso MIRILADO (Medios, Infraestructura, Recursos Humanos, Información, Logística, Adiestramiento, Doctrina y Organización), para luego avanzar en la AREMIL (Apreciación y Resolución Estratégica Militar) y la DEMIL (Directiva Estrategica Militar). La primera de ellas, abarca la apreciación que existe en torno a la seguridad internacional ponderando riesgos y amenazas a los intereses argentinos. La segunda, orienta el diseño de fuerzas según los parámetros surgidos de la primera. Para resumir: primero queremos saber que cuidar para luego organizar nuestras fuerzas.

Posteriormente a lo estado por la DEMIL es turno de la prospectiva y el planeamiento, esto es, pensar al Instrumento Militar para distintos horizontes. Por un lado el corto plazo, que implica cuidar con lo que ya se dispone (aquí intervienen los planes de cada una de las Fuerzas de manera individual con sus Planes de Apoyo). Por otro lado, el mediano plazo, que es el ejercicio racional de cuidar con un diseño de fuerzas necesario, donde intervienen ciertas necesidades proyectadas o capacidades deseables. Por ultimo, un ejercicio real de largo plazo, que no es nada menos que pensar el Instrumento Militar a 20 o mas años. En esta etapa factores como perfil estratégico y desarrollo tecnológico tienen total protagonismo a razón de que este plan empujará y se asociará con el complejo militar, científico y tecnológico del país.

Todos estos insumos se consolidarán en un Proyecto de Capacidades Militares (PROCAMIL) a aceptarse posteriormente por el Ministerio de Defensa y que servirá de riel para el famoso Plan de Capacidades Militares (PLANCAMIL), trabajado y seguido desde la órbita de la conducción civil de la defensa y que incluye tanto directivas de obtención de medios, como el planeamiento de recursos y las ejecuciones de partidas para que finalmente distintos equipos sean incorporados a las Fuerzas Armadas.

Si, parece un periplo administrativo largo. Sin embargo, cada etapa apuntala un trabajo de profundo planeamiento que involucra información, aspiraciones y recursos con el objetivo de brindar solidez al diseño de fuerzas desde un enfoque eficiente y eficaz. Cuando existen limitaciones de tiempo y recursos, el diseño de fuerzas debe separarse de la mera idea de salir de compras militares, sino de priorizar al momento de adquirir, invertir al momento de diseñar en el país y combinar las capacidades de las distintas instituciones maximizando el esfuerzo de cara al objetivo primordial que es velar por los intereses de la ciudadanía argentina.

Los ejes a futuro en el Planeamiento Militar

Si tenemos que hacer un breve punteo de lo que puede venir en cuanto al planeamiento militar, es importante recalcar primeramente la satisfacción del personal de planeamiento a la hora de hablar de FONDEF. Mucho o poco, le ofrece al sector la capacidad de planificar con la pata que faltaba, que eran los recursos. Ahora dentro de los modelos de planeamiento pueden articular medios, tiempo y recursos para tener horizontes de aspiración que puedan ser materializados.

Ahora bien, ¿que podemos esperar de los próximos planes plurianuales de no mediar mayores dificultades?

Satélites: Una critica que se escucha desde hace un tiempo es como un país como la Argentina no pueda disponer de sus satélites para ejercer un control de espacios soberanos tal como lo hacen no solo las potencias, sino incluso países de la región. En este sentido se aspira a poder trabajar con agencias nacionales en los productos satelitales que permitan que el país pueda hacer un control de su enorme jurisdicción marítima y que le otorgue a los decisores información en tiempo real.

Comando Marítimo: El plan de radarización y el Comando Aeroespacial son vistos como hitos, llevando a que el país no solamente cuente con sensores diseñados y fabricados localmente, sino una capacidad 24/7 de control de su espacio aéreo. Una de las ideas de trabajo es retomar la iniciativa de Comando Marítimo que conjugue medios y sensores para ejercer un mayor control sobre la «Pampa Azul».

Nuevo plan de SANT: El fracaso del SARA ha generado aprendizajes en cuanto a la centralidad de los actores y la asociación de esfuerzos interagenciales. Uno de los puntos a impulsar es la conformación de una linea de desarrollo que aúne esfuerzos del sector público y privado para la conformación de una familia de vectores no tripulados para distintas tareas.

Si, capacidad supersónica: Se encuentra en agenda y como una de las prioridades que la Argentina restituya su capacidad supersónica soberana para ejercer un control efectivo de su espacio aéreo. Sin embargo, todavía se mantienen dudas sobre que foco pondrá la política de defensa en cuanto al proveedor de una aeronave de estas características.

Agradecimientos al equipo de la Dirección General de Planeamiento Militar del Estado Mayor Conjunto.

Te puede interesar: Satélites, planeamiento y necesidades estratégicas – Entrevista al Director General de Planeamiento Militar del Estado Mayor Conjunto

3 COMENTARIOS

  1. Si la idea es controlar el espacio aéreo nacional, yo pondría un radar de lo más avanzado, y medios de intercepción si es posible, cerca de la pista que tiene el inglés Lewis en el sur, cerca de la costa oceánica argentina. Una pista de 2 km es la puerta de entrada para toda una brigada aerotransportada británica ingresando a nuestro territorio como Pancho por su casa, sin que nos enteremos. Ese lugar debe ser vigilado por el estado argentino. Es un peligro inaceptable para nuestra soberanía. Una lástima que haya fracasado el SARA. En lo visto en el conflicto del karabaj, se ve el buen uso que pueden tener los medios no tripulados en una guerra moderna. Lo del medio supersónico, habrá que mirar para otras direcciones que no sean EEUU o proveedores occidentales, todos o casi todos tienen componentes británicos pasibles de veto o embargo.

  2. poner los ojos en la pista del ingles Lewis en la patagonia….no debe permitirse eso…. deberia haber sido bombardeada y destruida en 1982 y no se hizo…sobre el armamento Ruso ofrecido….debemos adherir solo al sistema digital antiaereo dirigido para instalarlos en cabo de hornos….puerto San Julian ….caleta olivia y comodoro rivadavia como sistema defensivo antes supuestos ataques britanicos de Malvinas al Continente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.