Si hablamos de versatilidad, velocidad de despliegue y capacidad disruptiva ante el caso de un conflicto armado, uno de los elementos que se nos presenta con estas características son las Tropas de Operaciones Especiales de las Fuerzas Armada, las cuales acumulan años de perfeccionamiento y que a simple vista destacan por su equipamiento, instrucción y organización.

Las Tropas de Operaciones Especiales o TOE, se aglutinan en la estructura del Sistema de Defensa Nacional dentro de un Comando especifico, el Comando Conjunto de Fuerzas de Operaciones Especiales (CCFOE), dependiente del Comando Operacional de las Fuerzas Armadas, habiendo sido conformado oficialmente hace relativamente poco tiempo.

Siendo uno de los Comandos más jóvenes dentro de la organización del Estado Mayor Conjunto, dentro de su orgánica aúna el esfuerzo sobre todas las Tropas de Operaciones Especiales de las Fuerzas Armadas a la hora de alistarlas, adiestrarlas y conducirlas, fomentando la organización de sus capacidades bajo parámetros de conjuntez y efectividad.

Estos últimos términos no son menores si nos remontamos a una gesta de alto impacto para el pueblo argentino. Sirvió de antecedente para la conformación de este Comando Conjunto la experiencia obtenida de la Guerra de Malvinas con un caso particular: la denominada Operación Buzón, prevista como una pulsión estratégica sumamente disruptiva para el esfuerzo de guerra argentino, pero que no se terminó de ejecutar debido a las dificultades que se presentaron a la hora de fomentar un planeamiento conjunto.

La mencionada operación se pensó como un impulso para retomar la iniciativa ofensiva contra el avance británico, con dos ejes puntuales: por un lado, en esfuerzo puesto sobre el Monte Kent, dinamizando el despliegue de las tropas emplazadas en el terreno, mientras que desde el continente se motorizaba un ambicioso plan para el transporte de fuerzas de operaciones especiales, las cuales tendrán como objetivo la cabeza de playa establecida en San Carlos, posición donde nuestras tropas buscarían ralentizar y aferrar al enemigo, generando estragos en sus líneas de suministro. ¿Cuál fue uno de los inconvenientes para llevar a cabo una operación que se mostraba como el ultimo as ofensivo argentino? El planeamiento a nivel teatro operacional de manera conjunta.

A partir de la Guerra de Malvinas y tras las enseñanzas aprendidas, existieron distintas iniciativas para reorganizar las capacidades de las fuerzas especiales, aunque siempre con ciertas limitaciones para estructurar esfuerzos conjuntos. Es a partir de la década pasada cuando las lecciones se materializan dentro de la orgánica militar con la conformación de un Comando especifico que fomenta mayor versatilidad y efectividad entre los planos estratégicos y tácticos.

Primeros pasos del Comando

El 28 de diciembre de 2017, por medio de resolución del Ministerio de Defensa, se crea el Comando Conjunto de Fuerzas de Operaciones Especiales. En sus orígenes, esta estructura comienza a trabajar con gran ímpetu, pero con un núcleo reducido y con enormes desafíos por delante. Uno de ellos fue la cultura organizacional de cada institución armada. Es que la finalidad del Comando es aunar la elaboración de doctrina y teoría en materia de operaciones especiales de aquellas unidades específicas que operan en el Ejército Argentino, Armada Argentina y Fuerza Aérea Argentina.

Para desarrollar su doctrina se optó por un abordaje ecléctico, tomando elementos sobresalientes de otras organizaciones con experiencia a nivel mundial. Para esto, incorporan conceptos de China y Vietnam para las operaciones con fuerzas locales, de España la logística para operaciones especiales, de Francia los procesos de aprobación del planeamiento de operaciones, de Estados Unidos la conducción de operaciones especiales a nivel operacional y el papel de auditor en las reglas de empeñamiento y de Rusia la articulación de las Operaciones Especiales con las fuerzas de propósito general.

Es el Comando Conjunto el que no solo conduce el adiestramiento conjunto, sino que también se encarga de la selección y formación del personal de Operaciones Especiales con un curso especifico denominado Curso Conjunto de Formación, que abarca desde la formación inicial de la tropa hasta el plano de la conducción de mayores unidades (en este sentido, propone cursos de conducción a nivel operaciones especiales como de conducción de Fuerzas de Tareas Conjuntas).

Además de las ejercitaciones a nivel conjunto, el CCFOE avanza sobre cuestiones combinadas con naciones amigas. Las TOE argentina actúan con otras fuerzas especiales del mundo, organizando gabinetes y actividades para ejercitar ante distintas respuestas militares que puedan desarrollarse. Un caso emblemático es el Ejercicio CASTOR, el cual en sus últimas ediciones contó con la presencia de países como España, Estados Unidos, Perú entre otros, buscando afianzar lecciones a nivel combinado y conjunto.

El Comando, a su vez, tiene la atribución de formar Fuerzas de Tarea donde pueden participar tropas de operaciones especiales de las tres armas, que operan de manera integrada a una Agrupación Logística y a una Compañía de Apoyo especifica. En misma línea, la conformación de las fuerzas se destaca por estructurarse con elementos de asalto, además de comando y apoyo, las cuales pueden desarrollar misiones tanto letales como no letales.

La conjunción de las Fuerzas de Tarea apuntala algunas características a subrayar: modularidad, por su disposición a ser integrada por distintos elementos, flexibilidad, por su facilidad para adaptarse a cambios de misión y versatilidad, por su capacidad para afrontar distintos desafíos.

Las Tropas de Operaciones Especiales que integran al CCFOE provienen de las tres Fuerzas y son las siguientes:

Armada Argentina:

  • Agrupación de Buzos Tácticos y Agrupación de Comandos Anfibios, “…unidades que ejecutan operaciones navales especiales sobre objetivos tácticos y estratégicos vitales, podrán ejecutarse en tiempo de paz, crisis o guerra con fracciones de efectivos reducidos, apoyando la ejecución de operaciones convencionales…”1

Ejército Argentino:

  • Compañías de Comandos 601, 602 y 603, Compañía de FFEE 601 y Compañía de Ingenieros Buzos del Ejército 601. Estas unidades fueron pensadas para “…satisfacer los requerimientos que demandan los niveles estratégicos militares, operacional y táctico, incluyendo la proyección del poder militar, antes y durante las operaciones militares, o cuando el empleo de fuerzas convencionales de consideración sea prematuro, inapropiado y/o poco factible… cumplirán sus funciones, participando en operaciones convencionales dentro del escenario de la batalla, particularmente en el conflicto de baja intensidad…”2

Fuerza Aérea Argentina:

  • Grupo de Operaciones Especiales, el cual está constituido “…por personal y material especializado y con el equipamiento adecuado para ejecutar tareas en territorio hostil, que facilitan y potencian el empleo de los medios aéreos propios (Supresión de Defensas Aéreas, Señalamiento de Objetivos, Recuperación de Instalaciones y Rehenes, Rescate en Combate, etc.)”3

La primera respuesta del Estado Nacional ante un conflicto

El que recién ingresa en los temas de Defensa Nacional se puede preguntar cuál es la misión general de las Fuerzas Especiales o, más específicamente a lo que atañe a este artículo, cual es la función del CCFOE. La respuesta concreta es quelas Tropas de Operaciones Especiales son aquellos elementos que no solo cuentan con una exigente preparación psicofísica y adiestramiento especial, sino que también su organización, equipamiento e instrucción fueron pensados para ejecutar operaciones o procedimientos de combate que respondan a situaciones particulares de alta complejidad, y que, por su trascendencia y características, no puedan ser resueltas por otros medios.

Para bajar este último concepto podemos mencionar como algunos ejemplos: la protección de los ciudadanos nacionales en el extranjero, tal como establece el Art. 5 de la Ley de Defensa Nacional, o ante otros eventos amenazantes que dictamine el poder político de la Nación, la voladura de puentes por donde circula el tren logístico enemigo, el ataque a blancos considerados de alto valor, operaciones de obtención de inteligencia detrás de las líneas, el entrenamiento de fuerzas locales ante el caso de que territorio propio haya sido ocupado, entre otros.

Si tenemos que considerar la capacidad en tiempos que el CCFOE tiene para planear y desplegarse, podemos mencionar que en 48 horas puede constituirse como la primera reacción del Estado Nacional ante una situación en que la fuerza sea requerida.

Su operación se enmarca en la estrategia de defensa multicapa que prevé el Estado Mayor Conjunto y que implica que, desde un planteo defensivo, un eventual atacante de los intereses vitales argentinos vea sus capacidades ser deterioradas constantemente hasta que el costo de su ataque sea tan alto que decida tomar otra conducta estratégica, negociar o capitular. Dentro de esto último, las Fuerzas Especiales se destinarán a quebrar la voluntad de lucha del enemigo a través de la utilización de diversos medios y estrategias. Tomando el concepto de multicapa, las Operaciones Especiales son aquellas que representan generar condiciones desfavorables a un eventual enemigo.

Su futuro

El CCFOE se encuentra trabajando en desarrollar sus distintas capacidades, actualmente poniendo hincapié en aquellas consideradas no letales con la creación de una unidad de Asuntos Civiles y Comunicación Social, elementos pensados para potenciar las capacidades únicas de las Operaciones Especiales, pensados principalmente como apoyo para misiones del tipo humanitario. Con esto también se busca brindar asistencia y adaptar el mensaje de los valores del Comando para que sean amigables con el público.

A futuro también se pone mucha atención y expectativa en el FONDEF, el cual resulta en un avance para la articulación de políticas que brinden mejores instrumentos para el CCFOE y sus unidades asociadas. Dentro de este ámbito, se busca homogeneizar el equipamiento de las TOE e incorporar gradualmente nuevas capacidades.

En el último tiempo se ha podido avanzar en la adquisición de material de Comando y Control, en línea a la política militar establecida por el Estado Mayor Conjunto de mejorar las capacidades en materia de sensores y comunicaciones. A futuro se pretende avanzar en un plan que tiene entre sus ítems un variopinto material que es requerido.

Por otro lado, y de cara al futuro, el Comando avanza en distintas iniciativas para fortalecerse, tomando como ejes tanto la incorporación de material como de recursos humanos, doctrina y planificación. Desde el foco de personal, las líneas más inmediatas son potenciar gradualmente sus recursos humanos, en especial de suboficiales los cuales se constituyen como la columna vertebral de las operaciones especiales, también fomentando un plan de carrera profesional dentro del ámbito.

A su vez, los elementos de apoyo son otro de los puntos donde está puesta la atención del CCFOE: se trabaja actualmente, además de las unidades de asuntos civiles y comunicación social, en un proyecto más ambicioso que es la conformación de la Aviación de Operaciones Especiales. Esta iniciativa no solo requerirá de recursos humanos capacitados en técnicas específicas tales como el vuelo nocturno con dispositivos NVG sino que también podrá derivar en la incorporación o refuerzo del material aeronáutico existente, acorde a los desafíos que imponen las misiones de Operaciones Especiales dentro de los cada vez más complejos escenarios militares que ofrece el siglo XXI.

  • Agradecimientos: al Comando Conjunto de Fuerzas de Operaciones Especiales por atender las consultas realizadas por Zona Militar, a Nicolás Ramírez y Aquila International por cedernos material fotográfico.

Te puede interesar: El Ministerio de Defensa y el Estado Mayor avanzan en la constitución del Comando Conjunto Marítimo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.