Introducción

En la Armada de la República Argentina (ARA) las actividades de Investigación y Desarrollo surgieron a mediados del siglo pasado, cuando se incorporaron los primeros sensores y sistemas de armas con tecnología electrónica, destacándose la complejidad de los primeros radares, sonares y misiles.

En este sentido, la Armada Argentina fue la primera de Latinoamérica en ingresar a la era misilística mediante un acuerdo con Inglaterra por el cual se adquirieron dos baterías de misiles superficie-aire (SAM, por sus siglas en inglés) “Sea Cat” de corto alcance para la defensa antiaérea del Crucero ARA “General Belgrano”.

Posteriormente se compraron misiles antibuque mar-mar MM-38 “Exocet” a Francia con los cuales se equiparon algunos Destructores y Corbetas de la Flota de Mar y los SAM “Sea Dart” de largo alcance para defensa de zona que equiparían a los dos Destructores Tipo 42 de origen británico cuya construcción la Armada encargó durante la década de 1970, de los cuales uno fue construido en el Reino Unido y el otro en Argentina, en los Astilleros y Fábricas Navales del Estado (AFNE), hoy Astillero Río Santiago.

En la imagen vemos el lanzamiento de un misil Exocet desde un Sea King

En esa época la Armada también firmó sendos acuerdos con Alemania para el diseño y construcción de seis modernísimos Submarinos TR-1700 (dos en un astillero alemán y cuatro en un astillero especialmente erigido para tal fin en Buenos Aires) y la provisión de una importante cantidad de torpedos SST-4 de 533mm, un ingenio de los más modernos que había en todo el mundo por entonces.

Asimismo, la incorporación durante la década de 1980 de los Destructores MEKO-360 y las Corbetas MEKO-140 con sus nuevas tecnologías en cuanto a sistemas de comando y control, directores de tiro con radar STIR y sistemas optrónicos LIROD, implicaron un salto cualitativo que colocó a la Armada Argentina en la vanguardia tecnológica a nivel regional.

Por ello, a través de diversas instancias orgánicas, la Armada debió encarar el análisis y desarrollo de soluciones locales, a través de sus propias capacidades tecnológicas e industriales de los Talleres y Arsenales Navales como así también a través de empresas públicas y privadas argentinas.

A fin de lograr una mejor eficacia y mayor eficiencia en materia de planificación, presupuestación y gestión de los proyectos de Investigación y Desarrollo (I+D), la Armada creó en su estructura orgánica superior la Dirección General de Investigación y Desarrollo (DGID), instancia administrativa que concentra las actividades de I+D de la Fuerza.

Sistema optrónico LIROD con cámara de imagen térmica y telémetro láser

La Dirección General de Investigación y Desarrollo (DGID)

En el ámbito de la Armada Argentina la DGID tiene como misión planificar y dirigir los objetivos de investigación y desarrollo a la obtención de soluciones para la modernización, reemplazo y nacionalización de equipos, sistemas y repuestos, que contribuyan al logro de mayor eficiencia en el desarrollo de las capacidades que resulten del Planeamiento Estratégico Militar, priorizando el empleo de tecnologías propias y de otros organismos y empresas nacionales.

Entre sus funciones principales la DGID debe dirigir el Área de Investigación y Desarrollo de acuerdo con los planes, políticas e instrumentos legales en vigor y entender en los programas de I+D; asistir y asesorar al Jefe y Subjefe del Estado Mayor General de la Armada en el área específica de su responsabilidad en el Estado Mayor y ejercer las funciones de administrador en la ejecución de programas de I+D.

Asimismo, a nivel específico la DGID debe entender en la identificación, formulación, evaluación y control de la ejecución de los Proyectos de I+D de la Armada, entendiendo por proyecto de investigación y desarrollo aquel cuyo producto final resulte en un prototipo de un nuevo sistema de armas o bien la modernización de un sistema que exija el desarrollo de tecnologías no disponibles comercialmente o cuyo desarrollo nacional sea decidido por las autoridades competentes del Ministerio de Defensa.

Estructura orgánica de la DGID

La Dirección General de Investigación y Desarrollo depende orgánicamente del Subjefe del Estado Mayor General de la Armada, y cuenta con dos Direcciones subordinadas a través de las cuales se canalizan los requerimientos técnicos que contemplan su misión y función específica, ellas son: la Dirección de Investigación de la Armada (DIIV) y la Dirección de Proyectos (DIPY).

La DIIV cuenta con especialistas (profesionales con formación de grado y superior) en diferentes disciplinas para la realizar investigación de base (estudios analíticos y comprobaciones empíricas de ciencias básicas) y tecnologías aplicadas (soluciones a problemas concretos o mejoras a través de la modernización de equipos y sistemas).

Por su parte, la DIPY es responsable del desarrollo de los proyectos en los que intervienen otras instituciones o empresas externas a la orgánica de la Armada, como el Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa (CITEDEF), el Servicios de Hidrografía Naval (SHN); los Astilleros Río Santiago (ARS) y TANDANOR; otras empresas públicas (INVAP, FAdeA, etc.) y privadas nacionales (REDIMEC, FIXVIEW, etc.), entre otras instituciones y compañías. Cabe destacar que los proyectos de la DIPY son diseñados en conjunto con las empresas o instituciones externas responsables de llevarlos a cabo pero son permanentemente controlados y supervisados por los profesionales de esta área de la DGID.

Las relaciones funcionales con otras dependencias de la Armada son, en el área técnica, con el Servicio de Análisis Operativo Armas y Guerra Electrónica (SIAG), en donde se desarrollan primariamente sistemas informáticos de comando y control, con la Dirección de Armas y Electrónica Naval (DIAE) y con los Comandos de Alistamiento desde donde se generan los requerimientos operativos. También existe una relación muy estrecha con la Dirección General de Material Naval (DGMN), en donde el segmento de Investigación y Desarrollo es el complemento de los planes de mediano y largo plazo de la Institución.

Con las otras Fuerzas Armadas (FFAA) la DGID mantiene una estrecha relación a través del contacto entre los respectivos Directores Generales de Investigación y Desarrollo, proponiendo y participando de aquellos planes que resultan de interés mutuo para el aprovechamiento de recursos humanos y financieros.

También se mantiene una fluida coordinación con la Dirección de Innovación Tecnológica del Estado Mayor Conjunto de las FFAA (EMCO) y con la Secretaría de Investigación, Política Industrial y Producción para la Defensa del Ministerio de Defensa (MINDEF), el Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa (CITEDEF); participando en comisiones y proyectos de investigación, como así también con empresas públicas como Investigación Aplicada Sociedad del Estado (INVAP); Fabricaciones Militares (FM), la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA), los Astilleros Río Santiago y TANDANOR, empresas privadas (REDIMEC, FIXVIEW, etc.), Universidades públicas y privadas (ITBA, UNS, etc.).

El área de investigación no solo abarca el uso militar de la tecnología, sino que conlleva al uso dual de las investigaciones, por lo que también se mantienen relaciones fluidas con universidades nacionales y privadas, empresas de alta tecnología y otras instituciones públicas desarrolladores de alta tecnología específica del área de interés.

Capacidades técnicas de la DGID

La Armada Argentina tiene una historia importante en el desarrollo tecnológico nacional, fijando políticas y aportando nuevas capacidades tecnológicas de uso específico y dual.

Es así como se marcaron rumbos en el área nuclear, en la propagación del sonido subacuo y en la propagación radioeléctrica, incorporando y capacitando personal para el empleo de tecnologías de última generación.

La actividad operativa de los componentes de la Armada genera de manera constante requerimientos específicos en cuatro escenarios o áreas de interés: en la superficie del mar, en la superficie terrestre, en los espacios aéreos y en el ambiente subacuo. Ello constituye un desafío para el área técnica, que contempla prácticamente todas las disciplinas de investigación y de alta tecnología para cumplimentar y asistir los requerimientos que recibe.

En ese camino se ha formado y capacitado personal para asistir a los diferentes proyectos que son de interés en estas áreas y es por ello que hoy contamos con profesionales referentes a nivel nacional e internacional en las áreas de Propagación Radioeléctrica, Propagación del Sonido Subacuo y otras áreas de alta tecnología como es la inteligencia artificial, los sistemas embebidos, el desarrollo de software en tiempo real y la microelectrónica, entre otras.

La mayor fortaleza de la DGID está en sus hombres y mujeres, civiles y militares, que asumen diariamente el desafío constante de solucionar los problemas operativos de las unidades navales, aéreas, submarinas y de la Infantería de Marina. Para ello se empeñan en implementar mejoras a los equipos, materiales, sistemas de armas, software, etc., mediante la innovación y la incursión en nuevas disciplinas que atienden a la evolución tecnológica, cuyo crecimiento es exponencial.

Por este motivo, la DGID cuenta con profesionales con formación universitaria de grado, postgrado y doctorado en Física, Química, Biología, Ingeniería de diferentes especialidades (Eléctrica, Electrónica, Aeronáutica, Naval, etc.), que hacen su aporte para el mejor desempeño del Servicio Naval en defensa de los Intereses Marítimos de la Nación, ello sin desmedro del esfuerzo que hace el resto de la comunidad que integra el Sistema Científico-Tecnológico argentino.

Se agradece la inestimable colaboración de la DGID y Prensa de la Armada Argentina. Créditos de las fotos: Armada Argentina y archivo autor.

Tal vez te puede interesar: El estado de la Armada Argentina en el 2019

¡Apoyanos!

3 COMENTARIOS

  1. Los últimos lanzamientos fueron con los remotorizados tengo entendido, tanto el exocet como aspide, creo que de ahí el desarrollo debía derivar a algo propio……..en que quedo?? algún cipayo freno todo?

  2. De hecho, a principios del 80, estábamos llenos de promesas en avances de desarrollo tecnológico y adquisición de nuevos proyectos para la defensa, en su mayoría, todavía operamos con los mismos elementos de aquella época y casi todos ya son obsoletos. La decadencia empezó con la guerra de Malvinas y aún sigue hoy con la indefinición de los políticos.

  3. El día que no tengamos políticos traidores y arrastrados y cagones vamos a progresar en todos los ordenes , militar y social

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.