La semana pasada, la compañía Boeing y la Fuerza Aérea de los EE.UU. llegaron a un acuerdo para dar una solución al KC-46 y otorgarle la capacidad de que pueda realizar reabastecimientos de combustible a otros aviones sin la necesidad de contar con una persona física que controle el proceso manualmente.

El pasado 2 de abril, Boeing acordó solucionar el problemático sistema Remote Vision System del KC-46 creando un RVS 2.0 revisado con nuevo hardware y software.

El ejecutivo de adquisición de la Fuerza Aérea, Will Roper, dijo a los periodistas que esos cambios incluirían la adición de cámaras 4K de alta definición que mostrarán imágenes en color, así como procesadores modernos y sensores LIDAR (detección y alcance de luz) que ayudarán a mejorar la percepción de profundidad.

«Un RVS adecuado como este nos lleva directo a las puertas de la autonomía», dijo Roper.

El sistema de visión remota del KC-46 ha sido una espina en el programa desde 2017, cuando se descubrieron por primera vez problemas con el sistema. El RVS es básicamente un conjunto de cámaras, sensores y software que se supone que permite a los operadores «boom operators» que se sientan como si estuviesen dentro de la aeronave, con el objetivo de poder dirigir el sistema hacia la aeronave que necesita combustible. Pero en ciertas condiciones, el sistema produce imágenes distorsionadas que aumentan el riesgo de que el dispositivo de recarga de combustible golpee a otro avión.

El nuevo sistema LIDAR será clave para solucionar ese problema, dijo Roper, quien lo comparó con una cámara de respaldo en un automóvil que también proporciona señales a un conductor para estacionar en paralelo o evaluar si un vehículo está alineado al ras de la acera.

Debido a que Boeing está sujeto a un contrato de precio fijo para el desarrollo del KC-46, tendrá que pagar la actualización del RVS al RVS 2.0 de su propio bolsillo, ya que la Fuerza Aérea mantiene que el sistema actual no cumple con los requisitos.

Pero la Fuerza Aérea tiene tanta confianza en la perspectiva de utilizar el RVS 2.0 como un trampolín para desarrollar un avión de reabastecimiento autónomo, que incluyó una opción en el acuerdo de la semana pasada, para financiar el desarrollo de tecnologías que permitan el abastecimiento autónomo o semiautónomo del KC-46.

Tal vez te pueda interesar: Un RC-135W estadounidense fue detectado cerca del espacio aéreo de Corea del Norte

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.