Para mejorar las capacidades de combate de la Flota del Norte, se desplegarán dos estaciones de radares Rezonans-N en la península de Kola, que serán capaces de detectar misiles hipersónicos. Una fuente citada en un medio ruso confirmó que «ya se instaló un radar, el segundo se entregó a la península y se espera que se instale antes del final de 2020», dijo la fuente.

Anteriormente, la Flota del Norte recibió tres de estas estaciones: dos en la región de Arkhangelsk, otra en el archipiélago de Novaya Zemlya. La fuente señaló que, «para fin de año, cinco de estos radares, que fueron denominados como hypersonic hunters, monitorearán posibles rutas de misiles en el área de responsabilidad de la flota».

Otra fuente dijo que el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas rusas había decidido ordenar cinco estaciones Rezonans-N más, y que se planea instalar estos radares al este del archipiélago de Novaya Zemlya.

El sistema de radar Rezonans-NE de frecuencia ultra alta puede detectar, identificar y proporcionar información de objetivos aerodinámicos a una distancia de hasta 600 km, objetivos balísticos a una distancia de hasta 1.200 km y a altitudes de hasta 100 km. Una característica única del sistema es su falta de antena giratoria: obtiene una vista circular del espacio electrónicamente, lo que mejora la confiabilidad de los detectores, alarga su vida útil y reduce el consumo de energía. La estación de radar ha sido especialmente modificada para operar en condiciones árticas.

Por otro lado, ante el avance ruso en la materia, el Pentágono ha manifestado su intención de desarrollar medios hipersónicos para el Ejército estadounidense, siendo esta tarea de gran prioridad. Asimismo, según lo declarado recientemente por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, al menos un tipo de misil hipersónico debe comenzar con las pruebas para antes del año 2022.

Tal vez te pueda interesar: Rusia preocupada por el despliegue de nuevas ojivas nucleares en submarinos estadounidenses

Deja un comentario