Boeing realizará varios trabajos de ingeniería en los bombarderos estratégicos de la Fuerza Aérea de los EE.UU.

0

Boeing ha recibido un contrato por USD 400 millones de la Fuerza Aérea de los EE. UU. para realizar trabajos de ingeniería en dos de los tres bombarderos estratégicos de los Estados Unidos.

El acuerdo, anunciado el martes por el Departamento de Defensa, cubre servicios de ingeniería recurrentes y no recurrentes en los bombarderos estratégicos B-1 Lancer y B-52 Stratofortress.

El trabajo bajo el nuevo acuerdo, se realizará en la Base de la Fuerza Aérea Tinker en Oklahoma, la Base de la Fuerza Aérea Edwards en California, la Base de la Fuerza Aérea Barksdale en Luisiana y en otros lugares en Oklahoma City, Okla.

A Boeing se le otorgó anteriormente el contrato de servicio, incluido un trabajo de cobertura en 2019 que la compañía recibió hace aproximadamente un año. El nuevo contrato estará vigente hasta el 31 de diciembre de 2020.

Boeing, en abril, recibió un contrato por USD 14 mil millones para realizar trabajos de modernización y mantenimiento tanto en el B-1 como en el B-52 durante la próxima década. Las mismas son actualizaciones que están destinadas a aumentar la letalidad, mejorar la capacidad de supervivencia, y mejorar la capacidad de soporte, además de aumentar la capacidad de respuesta.

Los dos aviones con el B-2 Spirit, forman el trío de aviones bombardeo estratégico de EE.UU.

Las entregas de los B-1 Lancer a la Fuerza Aérea comenzaron en 1986, y entró en servicio como un bombardero nuclear. A principios de la década de 1990, cuando el programa B-2 comenzó a madurar (alcanzó su capacidad operativa inicial en 1997), el Lancer fue reasignado como una plataforma de bombardeo convencional. Se espera que la flota B-1 permanezca en uso hasta 2036.

El B-52 Stratofortress ha estado en servicio dentro de la Fuerza Aérea de los EE.UU. desde 1955, sólo capacitado para lanzar bombas convencionales. Sin embargo, en junio, la Fuerza Aérea lanzó un misil hipersónico desde el avión por primera vez, que se espera que permanezca en uso hasta 2050.

Deja un comentario