Las primeras imágenes muestran los primeros restos del avión Hércules C-130 de la Fuerza Aérea de Chile, que desapareció rumbo a la Antártida con 38 personas a bordo.

Una rueda, restos de una esponja, partes metálicas y «restos de personas» confirmaron la peor de las noticias para los familiares de las supuestas víctimas.

El hallazgo se produjo poco después de que la Fuerza Aérea de Chile (FACh) informó que fueron encontrados restos de esponja pertenecientes a partes del avión, flotando en ese mismo lugar, en el mar de Drake, que separa América del Sur del continente helado y cuyas aguas están consideradas unas de las más turbulentas del planeta.

El buque de bandera chilena Antarctic Endeavour halló restos que podrían corresponder a las esponjas de los tanques internos de combustibles del C-130.

«Las partes del avión y los objetos estaban a aproximadamente 280 millas náuticas (518 km) de Ushuaia, en la Argentina. El navío de la Armada de Brasil [que encontró los restos] permanece en el área de búsqueda en acciones coordinadas con las autoridades chilenas y dos lanchas del buque siguen recogiendo restos», indicó el comandante en jefe de la IV brigada aérea chilena, Eduardo Mosqueira.

El avión tenía como misión cumplir tareas de apoyo logístico en la base Eduardo Frei, la más grande de Chile en la Antártida, para la revisión del oleoducto flotante de abastecimiento de combustible de la base y realizar tratamiento anticorrosivo de las instalaciones.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.