El buque de superficie autónomo de próxima generación de Gran Bretaña, una combinación inflable de dron y barco, tuvo su primera exhibición pública, este miércoles, en una feria militar en Londres.

El Pacific Rigid 24 Inflatable Boat o PAC24, realizó su primera prueba en el río Támesis en Londres, con la presencia de la fragata HMS Argyll que lleva integrado los sistemas de datos del nuevo barco. El sistema, conectado al PAC24, navegó por el lecho del río, detectando posibles amenazas y enviando información al buque de guerra. Las pruebas se continuarán realizando el resto de la semana, y seguirá siendo público.

La nave, de 25 pies de largo, está diseñada para viajar rodeando una fuerza de tarea naval, controlada remotamente desde un barco. Puede identificar minas y recopilar información sobre otros barcos cercanos en el agua. Con su integración con buques de guerra, sus aplicaciones potenciales incluyen operaciones antipiratería, control fronterizo, recolección de inteligencia, seguridad marítima y protección general. La embarcación puede navegar hasta 45 millas a velocidad de patrulla, o 100 millas en modo de búsqueda.

La nave fue desarrollada por BAE Systems, con fondos de NavyX, el proyecto Royal Navy Autonomous Hardware Accelerator, que comenzó a principios de este año con USD 92 millones del Fondo de Transformación de Defensa del gobierno.

«Esto es mucho más que una demostración autónoma de buques de superficie para la Royal Navy», dijo el Comandante Sean Trevethan, director de NavyX. «Lo que estamos haciendo es el primer paso para explotar la arquitectura del sistema en un complejo buque de guerra para integrar un sistema no tripulado en la nave».

Deja un comentario