Los equipos de combate de los sistemas de misiles tierra-aire S-400 realizarán simulacros de fuego real, en el campo de entrenamiento de Ashuluk en la región de Astrakhan, para practicar repeler el ataque aeroespacial de un enemigo, según informó este viernes la oficina de prensa del Distrito Militar Occidental de Rusia.

Los equipos S-400 se desplegaron en el campo de tiro Ashuluk desde la región de Leningrado, en el noroeste de Rusia, realizando una marcha combinada a pie y vehicular y cubriendo una distancia de 2.000 km. Los ejercicios en el campo de práctica se llevarán a cabo en un entorno de guerra simulada con el empleo de armas de ataque aeroespacial.

El S-400 ‘Triumf’ de Rusia (nombre asignado por la OTAN: SA-21 Growler) es el último sistema de misiles tierra-aire de largo y mediano alcance que entró en servicio en 2007. Está diseñado para destruir aviones, misiles de cruceros y balísticos y también se puede utilizar contra instalaciones en tierra. El S-400 puede atacar objetivos a una distancia de hasta 400 km y a una altitud de hasta 30 km bajo fuego enemigo intensivo y atascos.

El programa de armamento estatal de Rusia estipula la compra de 56 batallones de S-400 para 2020, lo que permitirá rearmar 28 regimientos de misiles tierra-aire de dos batallones rusos. Por ahora, el ejército ruso ha desplegado 53 batallones S-400 en 23 regimientos y dos centros de entrenamiento.

Deja un comentario