Boeing presenta su UAV ATS ‘Loyal Wingman’ desarrollado en Australia

0

Boeing, por primera vez, ha llegado a la costa para desarrollar un avión militar específicamente destinado a la venta a nivel mundial. Diseñado en Australia, el Airpower Teaming System (ATS) de Boeing es un avión no tripulado similar a un caza diseñado para operar junto con las plataformas de inteligencia y combate tripuladas.

Se ha presentado una maqueta a gran escala del ATS en el Australian International Airshow en Avalon. El avión está siendo desarrollado por Boeing Autonomous Systems y la unidad Phantom Works International de Boeing en Australia, donde está programado que un demostrador de concepto vuele el próximo año.

Desarrollado comercialmente por Boeing, pero en asociación con la Royal Australian Air Force (RAAF) con fondos del gobierno de Canberra y la participación de proveedores locales, el ATS está destinado a producirse en Australia y comercializarse para clientes de todo el mundo.

El ATS está diseñado para aumentar las capacidades de las plataformas tripuladas a una fracción de su costo, aumentando de manera asequible su capacidad para contrarrestar amenazas futuras. Pero, al ser desarrollado en el extranjero, también está diseñado para adaptarse más fácilmente a las necesidades de los clientes de exportación que al sistema de EEUU.

El demostrador se está desarrollando bajo el Programa de Desarrollo Avanzado Loyal Wingman, que cuenta con el respaldo de A$ 40 millones (US$ 28.5 millones) durante cuatro años en fondos del gobierno australiano y A$ 62 millones de Boeing, su mayor inversión en un programa de aviones no tripulados fuera de EEUU.

El avión de 38 pies (11,6 mts) de largo tiene un fuselaje furtivo, ala de forma lambda en planta, entradas de aire carenadas y cola de mariposa, y es impulsado por un solo turbofan comercial ligero no especificado. El ATS está diseñado para volar de forma independiente o en tándem con plataformas tripuladas, utilizando inteligencia artificial para mantener una distancia segura entre las aeronaves.

El ATS «de combate» tiene un alcance de 2.000 mn y transporta cargas útiles para inteligencia, vigilancia y reconocimiento y guerra electrónica. Crédito: Boeing.

Los detalles de rendimiento son escasos. El ATS tiene un alcancede 2.000 mn (3.700 Km) y la capacidad de mantenerse al día con los tipos de plataformas con las que se unirá, como los aviones de combate F/A-18E/F Super Hornet de la RAAF y los de ataque electrónico EA-18G Growler, y los de alerta temprana en el aerotransportada E-7A Wedgetail y de patrulla marítima P-8A Poseidon, todos ellos construidos por Boeing.

La aeronave no tripulada está diseñada para ser de bajo costo, modular y flexible, con la capacidad de reconfigurarse rápidamente para diferentes misiones utilizando cargas útiles de «snap-on, snap-off», dice Kristin Robertson, vicepresidente y gerente general de Boeing Autonomous Systems. La variante inicial multimisión está diseñada para inteligencia, vigilancia y reconocimiento, y guerra electrónica.

El diseño del ATS se basó en conversaciones con clientes de todo el mundo que indicaron que están luchando por equilibrar la calidad con la cantidad, mientras que la necesidad de adaptarse a las amenazas que cambian rápidamente y el costo de las plataformas tripuladas altamente capaces ejercen presión sobre sus presupuestos. «Cuando miras el mercado global, realmente se trata de que quieren más por menos», dice Robertson.

“Los aliados de todo el mundo están buscando formas de maximizar y extender sus estructuras de fuerza. «Los sistemas autónomos y algunas de las tecnologías detrás de ellos pueden dar un salto en la asequibilidad y la cantidad que cambia el juego para complementar sus flotas existentes», dice ella. Boeing considera que el bajo costo, tanto como vehículo como sistema combinado con plataformas tripuladas, es una ventaja inherente del ATS.

Boeing presentó una maqueta a gran escala del avión no tripulado Airpower Teaming System el 27 de febrero en el Australian International Airshow. Crédito: Boeing.

«Al mirar alrededor del mundo, vimos que lo que se necesitará es similar a cómo abordaríamos el mercado comercial, y buscamos un modelo de negocio más flexible», dice Robertson. “Vimos esto como una oportunidad para emparejar capacidades. . . en términos del enfoque de flexibilidad y diseño y la asociación con Australia. Creemos que eso nos proporcionó un enfoque único y competitivo «.

El ATS es parte de la cartera de Autonomous Systems, junto con el pequeño avión táctico no tripulado de Insitu, el vehículo de superficie no tripulado Wave Glider de Liquid Robotics y el gran vehículo submarino no tripulado Echo Voyager de Boeing. La línea también incluye el avión espacial reutilizable X-37B y el vehículo de lanzamiento reutilizable Phantom Express que se está construyendo para la DARPA. Además, Boeing está convirtiendo aviones no tripulados QF-16 para la Fuerza Aérea de los EE. UU. y está desarrollando el avión de reabastecimiento de combustible no tripulado basado en portaaviones MQ-25 para la Armada de los EE. UU.

El Phantom Works ha fabricado este tipo de vehículo anteriormente, pero en los EE. UU., el vehículo aéreo de combate no tripulado con ala lambda X-45A de 26.5 pies (7,92 mts) de largo, que voló en 2002 para la DARPA y la Fuerza Aérea de los EE. UU. y demostró la supresión de defensa autónoma. Se planeó un X-45C / X-46A de 36 pies (11 mts) de largo, con configuración ala volante para DARPA y la Marina de los EE. UU., pero el proyecto se terminó en 2007. Boeing posteriormente completó el prototipo como el demostrador Phantom Ray financiado por la compañía, que voló por primera vez en 2011.

El ATS es similar en algunos aspectos a estos vehículos. También se parece al diseño inicial de McDonnell Douglas en la competencia Joint Strike Fighter, pero esto es una coincidencia, dice Boeing. Toda la ingeniería se llevó a cabo en Australia, y se estudiaron varias configuraciones diferentes antes de decidirse por el diseño final.

McDonnell Douglas en la competencia Joint Strike Fighter.

“Somos globales, y ese es un punto importante aquí. Podemos aprovechar esa huella de talento global y la experiencia en sistemas autónomos ”, dice Robertson. «Nos unimos a Australia, y están liderando el diseño y desarrollo de Boeing Airpower Teaming System, con el apoyo de la industria local». Los proveedores incluyen BAE Systems Australia, Ferra Engineering y RUAG Australia.

La mayor presencia de Boeing fuera de los EE. UU. es en Australia, donde desde el año 2000 la compañía ha adquiridoa la mayoría de los jugadores principales en la fabricación de aviones locales, incluidas las antiguas Fábricas de Aeronaves del Gobierno y Hawker de Havilland. «Esta es una de las primeras veces que como Boeing, que hemos creado un nuevo producto en un país como Australia», dice Shane Arnott, director de Phantom Works International.

La versión alerta temprana y control aerotransportada Wedgetail, basada en el Boeing 737, se desarrolló en estrecha colaboración con la RAAF y luego se vendió a Corea del Sur y Turquía, y se espera que el Reino Unido compre la aeronave. Boeing y la Organización Australiana de Ciencia y Tecnología de la Defensa desarrollaron el kit de ala para el Joint Direct Attack Munition Extended Range (JDAM-ER) .

«Con el ATS es la primera vez que hacemos un diseño y desarrollo nuevo de un avión fuera de los EEUU», dice Arnott. «¿Por qué hemos hecho esto en Australia? Parte de esto es que estamos anunciando una asociación con la Royal Australian Air Force. En parte, hemos visto que deberíamos invertir en el medio ambiente allí, donde el país se está dando cuenta de que es bueno hacer innovación, por lo que será una parte clave de la agenda a nivel federal «, dice.

El objetivo de Boeing ATS es trabajar en equipo con cazas y con plataformas como el Boeing E-7 Wedgetail. Crédito: Boeing.

Arnott cita la iniciativa Plan Jericho de la RAAF, lanzada en 2015 para ayudar a proteger a Australia de amenazas tecnológicamente sofisticadas y que se están transformando rápidamente. «Jericho es un plan de transformación dedicado donde ATS y el trabajo en equipo encaja ampliamente adentro», dice Arnott. El concepto central del plan es pasar de una fuerza «que utiliza a las personas para operar máquinas y cooperar con otras personas, a una fuerza en la que las personas y las máquinas operan juntas», afirma la RAAF, que denomina a esto «inteligencia aumentada».

Arnott también cita el Plan de Capacidades Industriales de Defensa de Australia, que apunta a construir una industria capaz de satisfacer las necesidades de defensa de Australia hasta 2028. Esto está respaldado por la Estrategia de Exportación de Defensa, lanzada en 2018, que reconoce que la industria no puede sustentarse solo en las necesidades de las fuerzas de defensa de Australia. Los objetivos de la estrategia incluyen fortalecer la asociación entre el gobierno y la industria para lograr un mayor éxito en las exportaciones, y construir una industria más sostenible y globalmente competitiva para apoyar las necesidades de defensa australianas. El programa ATS aprovecha este entorno de necesidad de innovación del cliente y el deseo del gobierno de fortalecer su industria.

Al usar sus laboratorios de guerra virtual y trabajar con clientes de defensa en Australia, el Reino Unido y los Estados Unidos, Boeing vio que «hay un futuro realmente difícil por delante en el dominio aéreo y marítimo», dice Arnott. «Esa amenaza futura está entrando en nuestros ciclos de desarrollo». En lugar de esperar a que surjan programas de registro, las iniciativas como el ATS tienen la intención de acelerar el desarrollo para enfrentar esa amenaza futura, «Recibimos una fuerte señal del RAAF, junto con con otros clientes, y dijo que esto es algo en lo que Boeing está interesado y que estamos saliendo al frente de esto «, dice.

«Además de la señal de demanda del cliente, tuvimos esta oportunidad única de asociarnos desde un punto de vista económico de investigación y desarrollo con Australia», dice Robertson. «Vimos la oportunidad de unir esas cosas (cantidad / calidad, más por menos, entorno de amenazas avanzadas) para desarrollar una capacidad autónoma para la cual vemos un futuro global».

El Boeing ATS podría trabajar con los Super Hornet y Growler de la RAAF. Crédito: Boeing.

Australia, grande y poco poblada, también ofrece amplios espacios abiertos en los que RAAF y otros aliados interesados pueden “volar, probar y fallar”. . . y obtener este emocionante tipo de aprendizaje rápido «, y ellos utilizaran el prototipo ATS para experimentar con conceptos de trabajo en equipo, dice Arnott. “Eso se convierte en una verdadera ventaja para nosotros ir rápido y confiar en el producto más rápido, que es de lo que se trata la autonomía.

“Este es un programa de innovación para la RAAF. No es una entrega de capacidad «, dice. En su lugar, es un programa de experimentación que les dará a los clientes como Australia la oportunidad de comprender el concepto de trabajo en equipo. «Esta es una oportunidad para que ellos prueben antes de comprar, pero lo hacen de manera significativa», dice. «Para nosotros, que estamos enfocados en la próxima iteración, es llegar al mercado y tener un producto que va a responder a la mayoría de estos problemas que todos están compartiendo».

Volando en Australia, el prototipo ATS permitirá a Boeing y sus socios explorar los beneficios de unir un avión no tripulado con diferentes plataformas tripuladas. «Este programa de innovación se basa en ser capaz de iterar y adaptarse rápidamente, para demostrar cómo se integran los equipos de este sistema y con qué equipos», dice Robertson.

«Así que eso significa la capacidad de operar en los mismos aeródromos y pistas con el mismo paquete de soporte sin ralentizar a nadie más», dice ella. El nivel de autonomía «dependerá de con qué se empareje el sistema, qué hace, cuál es el efecto y quién hace qué en el sistema de formación de equipos», dice Robertson. “En algún lugar de la ecuación habrá un hombre en el circuito, desde una estación terrestre o controlado desde derivados comerciales (E-7A o P-8A) o cazas. Yo caracterizaría la autonomía como inteligencia accionable «.

La asociación va más allá de probar un concepto. «Se remonta a aprovechar más de un modelo de aeronave comercial «, dice Robertson. «Vemos señales de demanda en todo el mundo». El desarrollo comercial del ATS en Australia reduce las restricciones a las exportaciones de los EE. UU. ry eglamentos del tráfico internacional de armas. «Nos brinda una gran flexibilidad para poder comercializar y vender y entregar globalmente al poder adaptarnos a los requisitos de un cliente», acuerda Robertson.

“Toda la ingeniería se está haciendo a nivel local. La gran mayoría de los proveedores son locales «, dice Arnott. “Tomamos un enfoque muy abierto a esto, y lo diseñamos y desarrollamos en base a nuestra experiencia como compañía global. Estamos familiarizados con los requisitos de exportación. . . y creemos que tenemos los controles adecuados para gestionar eso en sentido descendente «.

Al desarrollar el ATS como un producto comercial en alta mar, Boeing también tiene más flexibilidad para adaptar su oferta a los clientes de exportación, ofreciendo personalización en el país y «brindando oportunidades en relación con sus problemas de soberanía y prosperidad», dice Robertson. «Como compañía global, reconocemos que la construcción nacional es parte del desarrollo tanto como las capacidades».

La combinación de enfoque comercial y presencia local no es específica de Australia y podría utilizarse para crear otros productos en el exterior para la exportación, sugiere Robertson. “Tomamos un enfoque comercial, y el hecho de que podemos operar sin problemas Boeing Co. en todos los países y ubicaciones. Pensamos en la flexibilidad de este modelo y en poder escalarlo globalmente ”. El ATS puede ser el primer avión militar global de Boeing.

Por Graham Warwick | Aviation Week & Space Technology


Deja un comentario