China está trabajando en un nuevo avión para reemplazar al J-15

1
Imagen cortesía de South China Morning Post

China está desarrollando un nuevo avión caza para su portaaviones con el objetivo de  reemplazar al J-15, que últimamente ha sido protagonista de una serie de fallas mecánicas y accidentes.

El J-15 se basó en un prototipo del caza Sukhoi Su-33 de superioridad aérea bimotor de cuarta generación, un diseño que ahora tiene más de 30 años. Fue desarrollado por Shenyang Aircraft Corporation, una unidad de Aviation Industry Corporation of China.

Con un peso máximo de despegue de 33 toneladas, se convierte en el avión caza activo más pesado del mundo utilizado en el primer portaaviones de China, el Liaoning.

“China necesita desarrollar el nuevo avión, ya que planea crear al menos cuatro grupos de portaaviones para cumplir sus ambiciones globales para su Armada, y así,  poder defender sus crecientes intereses en el extranjero”, dijo el experto naval con sede en Pekín, Li Jie.

Para mejorar la efectividad en combate de los grupos de ataque de portaaviones chinos, es necesario desarrollar un nuevo caza basado en portaaviones“, dijo Li, y agregó que el caza furtivo FC-31 podría usarse como modelo para reemplazar el J -15.

El FC-31 de China es un caza Stealth de nueva generación que hizo su primer vuelo en 2012, y es más pequeño y liviano que el J-15.

El teniente general Zhang Honghe, subdirector de la Fuerza Aérea del EPL, también le dijo al South China Morning Post que se estaba desarrollando un “nuevo caza basado en portaaviones para reemplazar al J-15”.

Mientras tanto, se está construyendo un nuevo portaaviones en Shanghai. El Type 002 usará un sistema de lanzamiento de un avión electromagnético que significaría menos desgaste del avión y permitirá que se lancen más aviones en menos tiempo que los sistemas de salto de esquí utilizados en Liaoning y el primer transportista nacional de China, el tipo 001A, que se encuentra en la etapa de prueba de mar.

Imagen cortesía de South China Morning Post

La necesidad de desarrollar un nuevo avión de combate se ha vuelto más apremiante después de una serie de “fallas mecánicas imperdonables” que han matado a un piloto de PLA  e hirieron a otro. Dos fuentes cercanas al ejército le dijeron al Post que hubo al menos cuatro accidentes relacionados con el J-15, aunque solo dos de ellos han sido informados por los medios estatales.

El J-15 es un avión problemático: su sistema de control de vuelo inestable fue el factor clave detrás de los dos accidentes fatales hace dos años“, dijo una de las fuentes.

El piloto Zhang Chao, de 29 años, murió en un accidente en abril de 2016 cuando intentaba salvar su avión J-15, cuyo sistema de control de vuelo se estaba averiando durante un simulacro de aterrizaje en un portaaviones, según informes de los medios estatales.

Tres semanas más tarde, su colega Cao Xianjian, que se cree tiene unos 40 años, resultó gravemente herido cuando trató de resolver el mismo problema en un J-15. Le tomó más de un año recuperarse.

Todos los J-15 fueron suspendidos durante los tres meses posteriores a los accidentes, lo que socavó la moral de la Fuerza Aérea y de la Armada.

Pero los expertos en aviación al principio se negaron a reconocer que el J-15 tiene problemas de diseño“, dijo una de las fuentes. “Solo aceptaron que hubo problemas después de que Cao se encontró con el mismo problema”.

Muchos de los aviones caza de fabricación nacional chinos han tenido problemas con sus motores, diseño de aeronaves y modificaciones. Pero un veterano de la Marina PLA dijo que en lugar de llevar a cabo más vuelos de prueba, los pilotos fueron obligados a volar los aviones a pesar de que tenían fallas.

“Por supuesto, es imposible evitar que ocurra ningún accidente durante el entrenamiento. Pero a diferencia de sus contrapartes en los países occidentales, se les pide a los pilotos de la Fuerza Aérea china que solucionen ellos mismos estos errores mecánicos”, dijo el veterano de la Armada.

1 COMENTARIO

  1. Las operaciones de los aviones embarcados son arriesgadas por naturaleza. Despegar de una plataforma en movimiento, lanzado por una especie de tobogán (en las operaciónes Stobar) ya resulta problemático, pero aterrizar en una cubierta bamboleante e intentar quedar enganchado a la nave, constituye un pequeño accidente que por intermedio de la suerte y mucha habilidad, resulta positivo. Si a ello le sumamos condiciones climáticas que podrían ser muy adversas (visibilidad reducida, vientos fuertes, agua, escarcha o hielo en cubierta), realmente aterrizar en un portaaviones es una tarea sumamente peligrosa. Además, el J-15 (como todas las aeronaves de combate modernas), son inestables por diseño, logrando estabilidad por medios electrónicos (software y mandos). Ante alguna falla de estos sistemas, o pérdida de potencia motriz en alguna de las instancias de despegue o aterrizaje los resultados pueden ser desastrosos para el piloto y la máquina. La cuestión que reza el artículo acerca de la instrucción que reciben los pilotos para intentar salvar un avión muy costoso para la nación china, y que esto constituye un elemento de presión para el piloto y podría haber contribuido a la pérdida de algunos pilotos chinos, puede tener alguna incidencia, pero no es determinante. En occidente esto no ocurre, compara el escritor del artículo. En realidad cuando un piloto siente que pierde la máquina seguramente apelará a la expulsión para salvaguardar su propia seguridad. Además, tienen mucho que ver las instancias en que sucede el siniestro; a veces son fracciones de segundos en que un piloto tiene que decidir si intentar salvar el avión o eyectarse. Asimismo, las capacidades de supervivencia en una eyección dependen de cuestiones como la altura, velocidad y posición de la aeronave, y las características del asiento eyector. Tengamos en cuenta los numerosos accidentes operacionales que sufrió el F-14 Tomcat en sus más de 30 años de servicio, aún tratándose del diseño de uno de los fabricantes de aviones navales con mayor experiencia de EE.UU, y pilotos sometidos al mejor sistema de entrenamiento en portaaviones del mundo, y con pilotos que no sobrellevan (según el artículo) la responsabilidad de salvar el avión en última instancia. Con respecto al reemplazo del J-15 China no tiene un camino fácil por delante. El mismo J-15 proviene de la adaptación prácticamente de la ingeniería reversiva de un prototipo inconcluso de la adaptación naval de un caza pesado terrestre (Su-27), por parte de un constructor (Sukhoi) con nula experiencia en aviones navales, de principios de los años ’80. Es probable que el diseño del prototipo original (T-10 K-3) en el que se basó el J-15 tuviera algunas soluciones, tanto estructurales como aerodinámicas, que se podrían haber traducido en un mayor peso muerto y actuaciones inadecuadas en algún aspecto de la envolvente de vuelo, especialmente el aterrizaje. Por regla general, salvo excepciones, los aviones terrestres adaptados a operaciones navales no han dado resultados óptimos, pero si el caso inverso (F-4 Phantom II, A-1 Skyrayder, A-4 Skyhawk, etc). En este grupo no puede incluirse el F-18 Hornet, pues deriva sólo marginal mente de un caza terrestre (YF-17), ya que es un diseño completamente nuevo, en el que se tuvo el anterior sólo como referencia aerodinámica y estructural. China no posee fabricantes aeronáuticos con experiencia en aviones navales más que Shenyang, y el J-15 no puede constituir un punto de partida para evolucionar pues es un avión desactualizado. El resto de aviones chinos son todos terrestres. El deseo de las autoridades chinas es adaptar el J-20 o el FC-31 a operaciones navales. Seguramente alguno de estos dos diseños (o ambos) será el elegido para ese propósito, lo que no será fácil teniendo como referencia los trabajos realizados en el J-15. Pero aún más dificultoso será desarrollar un verdadero caza naval a partir de cero.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí