BAE se despega del caza franco-aleman

1

Por Michael Ball (Fuente: Lancashire Telegraph, publicado el 19 de julio de 2017)

Chris Boardman, director general de la unidad de negocios de aviones militares de BAE, desestimó los temores sobre la falta de participación de la empresa en el nuevo avión de combate franco-alemán.

Hablando en una exhibición aérea militar, Boardman insistió en que BAE ya participa en un programa similar, el caza furtivo de quinta generación TAI TF-X junto a Turquía, proyecto que se encuentra mucho mas avanzado.

Algunos han cuestionado la exclusión de BAE, afirmando que es un signo de la influencia menguante de Gran Bretaña como la principal potencia militar de Europa después de la votación del Brexit.

Pero Boardman sostiene que «BAE – y Gran Bretaña – ya están desarrollando un caza de quinta generación con Turquía».

«Tenemos ingenieros desplegados en Turquía mientras hablamos para comenzar a trabajar en ese proceso».

BAE, que tiene bases en Samlesbury y Warton, ha firmado acuerdos con Rolls-Royce junto con Turquía para ayudar a desarrollar el caza TF-X, de los cuales hasta 250 podrían ser pedidos por la fuerza aérea turca, y que probablemente podrían ser adquiridos por la RAF como reemplazo de los Typhoon.

El enlace para leer la historia completa en el sitio web de Lancashire Telegraph: http://www.lancashiretelegraph.co.uk/news/15421429.BAE_leading_way_on_next_fighter_jet__says_chief/?ref=twtrec

1 COMENTARIO

  1. Está claro que BAE Systems nunca participará del FCAS franco-alemán por varios motivos, que son de orden estratégico. El principal factor no es solamente el Brexit, pues esto es solo la cara visible de un proceso anterior y más profundo. BAE ya no forma parte incluso de Airbus, por lo tanto ya no es socio estratégico de Francia y Alemania (ni sus empresas) en el sector civil. En cuanto a Eurofighter, este avión tiene origen en un prototipo de BAe de mediados de los ’80, el EAP, que incorporaba grandes avances en estructuras compuestas y concepciones aerodinámicas. El concepto era británico, pero se convirtió en un proyecto europeo en una época en que la guerra fría con la entonces URSS era aún una realidad y la necesidad de contar con un avión avanzado era plena, y se necesitaba mucho dinero para convertir el prototipo en un caza operativo. Se formó entonces un consorcio internacional para desarrollar el llamado Eurofighter y otro (Eurojet) para desarrollar los motores. En ambos consorcios tuvo enorme peso BAe (luego BAE Systems) y Rolls Royce. Es por ello que Francia, al notar la enorme importancia británica en los desarrollos tecnológicos decidió no participar del proyecto y apoya en solitario al futuro Rafale. Hoy el panorama es muy distinto. La guerra fría pasó a la historia y Europa ha sufrido un proceso de fragmentación que ha convertido a Gran Bretaña en islas cada vez más lejanas del continente. BAE Systems es una enorme organización extendida en numerosas filiales en todo el mundo y sus desarrollos tecnológicos son de los más avanzados del orbe y abarcan todos los campos, civiles y militares. Tiene influencias en numerosos países y es capaz de generar proyectos de distinta naturaleza, no solo aeroespacial. Por su parte, Rolls Royce tiene montado un negocio sumamente lucrativo con Airbus, Boeing y otras empresas desarrollistas del sector aeronáutico y naval, suministrando los motores que propulsan sus aeronaves. Es por ello que Gran Bretaña hoy por hoy no cree conveniente asociarse con los más grandes de Europa para desarrollar aeronaves de combate avanzadas. Tiene desarrollos en todos los sectores principales del diseño aeronáutico (estructuras, materiales, electrónica, sistemas y motores), que lo colocan un paso adelante del resto. Seguramente a Gran Bretaña no le conviene en éste momento compartir los mayores avances tecnológicos. Prefiere liderar proyecto como el TF-X y existen otros potenciales socios como Saab, al que seguramente atraerá a su área de influencia, y quizá pueda presentarse como una alternativa factible para la India y Corea, a pesar de la fuerte influencia estadounidense en el desarrollo aeroespacial coreano; y quizá, resultar un excelente socio estratégico para Japón… ¿Será?

Deja un comentario