La Fuerza Aérea de los Estados Unidos está mirando con detalle al futuro del combate de apoyo cercano, pero el jefe de la fuerza declaro que este futuro tal vez no incluya un reemplazo directo del A-10 Warthog.

La USAF por años ha contemplado construir un heredero, exclusivamente para apoyo aéreo cercano y reemplazar al Warthog cuando llegue el fin de su vida útil, pero ese esfuerzo parece haberse estancado. Cuando se lo consulto si la fuerza estaba tomando las medidas para desarrollar un “A-X” especializado, el Jefe de la Fuerza Aérea, General David Goldfein dijo “todavía no”.

¿Entonces esto significa que una plataforma de apoyo específica no tendrá lugar? “Tal vez” dijo Goldfein.

“No estoy en desacuerdo de que una plataforma especializada nos pone una vara muy alta si comparamos con el resto de la flota”, dijo a una entrevista muy amplia con Aviation Week el día 16 de Julio. “Pero recuerden – refiriéndose a los comandantes en combate – que tienen todo el espectro de conflicto que yo tengo que apoyar, desde el más exigente, al menos y todo lo que existe entre ellos, también tengo una cierta cantidad de dinero que tengo que usar para construir la mejor fuerza aérea que el dinero pueda comprar”.

Goldfein hablo con Aviation Week en un C-40 de la USAF durante el vuelo de regreso de su visita al Royal International Air Tattoo, el show aéreo militar más grande del mundo en la base RAF Fairford de Inglaterra.

Como comandante del componente aéreo en Afganistán, Goldfein vio de primera mano cómo la Fuerza Aérea se apoya en una familia de sistemas, no solamente el A-10, para la misión de apoyo aéreo cercano. El Warthog no siempre ha sido la primera elección para proteger a las tropas en combate: En el terreno montañoso del este, un MQ-9 Reapter ha sido la mejor elección para rápidamente navegar las cimas y valles, en el volátil oeste, donde las operaciones podrían rápidamente dar un vuelco a lo peor, el F-15E daría máxima agilidad; en el norte, un bombardero B-1B – con su gran autonomía y carga portante- ha funcionado mejor.

“Si podemos comenzar una discusión sobre esa familia de sistemas, y no sobre cual sistema de armas en particular es el más importante, vamos a poder realmente tener una discusión sobre el apoyo aéreo cercano en el siglo XXI” dijo Goldfein. “Existen muy pocas misiones que requieran un medio especifico”.

La Fuerza Aérea planea volar al Warthog hasta mediados de la próxima década, aunque necesita fondos para mantener a todos los nueve escuadrones en los cielos más allá de 2021. Pero la cuestión si la Fuerza Aérea vaya a construir un reemplazo directo depende de financiación adecuada y presupuestos estables, comento Goldfein.

Falta de aprobación del presupuesto del año fiscal e incertidumbre – incluyendo año tras año de continuidades de presupuestos pasados – provocan el caos en la capacidad de planificación de las FF.AA., dijo el General.

“Es imposible predecir donde iremos con esa cantidad de relatividad estratégica sobre el presupuesto que tengo y donde cabra”. Dijo “nada es gratis”.

Antes de tomar una decisión, Goldfein consultara a la comunidad de apoyo aéreo cercano sobre cuál es su perspectiva del futuro, porque seguro que no se verá como el pasado. Los expertos discuten que el A-10 se comporta bien en ambientes de dominio aéreo total, como Irak y Afganistán, pero como proliferan armamentos antiaéreos y misiles cada vez más avanzados, se vuelve más y más peligroso volar un voluminoso e indiscreto Warthog a la batalla.

“Antes de tener cualquier tipo de conversación sobre reemplazos… queremos asegurarnos de que cualquier cosa que discutamos represente un avance para nuevas formas de desempeñarnos”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.