Conforme avanza la crisis política y humanitaria en Venezuela, los observadores demuestran preocupación acerca de la estabilidad del país, incluyendo de sus Fuerzas Armadas. Si el gobierno en Caracas colapsara sin una transición clara, podría llevar a las FF.AA. al caos y potencialmente crear un peligroso espacio donde armas sensibles como los misiles portátiles tierra-aire SA-24 terminen en el mercado negro.

En una audiencia pública del día 11 de Mayo de 2017, el director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) Mike Pompeo dijo a los Senadores que estaba preocupado sobre el despacho de armas avanzadas de contrabando desde Venezuela durante esta crisis. Específicamente menciono los misiles 9k338 Igla-S portátiles de defensa aérea, también conocidos como SA-24. La más reciente versión de la familia Igla y de las más avanzadas en su segmento disponibles en el mercado.

“Es una amenaza real” declaro “pero no hemos visto ninguna de estas operaciones teniendo lugar, no tenemos evidencia de que hayan sucedido aun”.

Comparado con alternativas más antiguas, el Igla-S tiene un mayor alcance y una significativamente mayor cabeza de combate. Su alcance máximo de 20.000 pies es 5.000 pies superior al del FIM-92 Stinger de los Estados Unidos. La velocidad exacta del modelo S no está disponible al público, pero se puede concluir que los diseñadores no hubieran querido que fuera menor a la velocidad promedio de versiones anteriores, de las cuales es de 1.300 millas por hora. La velocidad promedio del Stinger es de 1.600 millas por hora.

La variante S tiene un muy mejorado sensor infrarrojo con un sistema de navegación proporcional, lo que lo hace menos susceptible a bengalas y otro tipo de contramedidas que podrían distraer al misil, según un manual del Ejercito de los Estados Unidos. Este sensible sistema de guía incluso daría mayor posibilidad de interceptar al blanco, también como chances superiores de impactar en un área vital, comparado con versiones anteriores y armas análogas.

Estos atributos los hacen una amenaza real a incluso los más recientes cazabombarderos de cuarta generación y esa fue una de las razones por las cuales Venezuela compro esos misiles en primer lugar. Luego de ser elegido presidente por primera vez en 1999, el apasionado líder Hugo Chávez rápidamente capto la bronca de los Estados Unidos con su abierto apoyo a gobiernos socialistas y de izquierda asi como el aparente apoyo a movimientos guerrilleros de izquierda tales como las FARC en Colombia. Aunque negaron cualquier tipo de participación, oficiales de los Estados Unidos abiertamente respaldaron un breve intento de golpe de estado en el año 2002.

Entonces entre 2005 y 2008, específicamente citando la necesidad de defenderse contra una invasión de los EE.UU., el gobierno venezolano realizo una gran cantidad de compras de armas. Gracias a miles de millones de dólares en tasas blandas desde la Federación Rusa, en 2013, Venezuela había incorporado un arsenal de tanques T-72, artillería autopropulsada Msta-S, cazabombarderos Su-30 Flanker, misiles antiaéreos S-300 y Tor M1 junto a los Igla-S entre otros. El 22 de Mayo de 2017, Reuters reporto que había obtenido un informe militar de Venezuela donde reconoce contar con un inventario total aproximado de 5000 misiles Igla-S.

“No tengo ninguna duda de que los americanos quieren venir aquí en busca de petróleo y debemos estar listos para enfrentarlos” dijo el General Jesús González a medios mexicanos en 2008. “Si buscas la paz, debes prepararte para la guerra.”

El problema es que Venezuela parece más cerca de una guerra civil que de una guerra convencional. En 2013, el Vicepresidente Nicolás Maduro asumió el poder luego de que Hugo Chávez muriera de cáncer. Maduro busco continuar la “revolución” iniciada por su predecesor y también consolidar su propio poder. Desde entonces el país ha sufrido desabastecimientos históricos incluso de los productos más elementales, llevando a un alto grado de insatisfacción con el oficialismo. En Marzo 2017, protestantes tomaron las calles para exigir nuevas elecciones. Maduro en repetidas oportunidades ha desestimado esta desobediencia civil como intentos de golpe de estado y el trabajo de agentes de los Estados Unidos buscando derrocarlo.

En una creciente situación de caos, donde ha habido reportes de que las fuerzas de seguridad se han incluso sumado a algunos protestantes, existe la posibilidad de que individuos menos escrupulosos pudieran vender o robar armamento de arsenales gubernamentales. Mientras que contrabandear un tanque o un cazabombardero podría ser muy complicado, las armas ligeras son mucho más fáciles de traficar.

5.000 misiles Igla-S en el mercado realmente son dignos de preocupación. Relativamente simples de usar, estos misiles portátiles serian una preciada adquisición para terroristas y criminales alrededor del mundo. Con décadas de experiencia en cuan efectivas pueden ser estas armas, incluso en las manos de insurgentes con muy poco entrenamiento. El más notable ejemplo fue el envío de misiles Stinger a combatientes afganos contra la Unión Soviética en Afganistán a fines de 1970 y durante los 80’s. Estos misiles se han difundido aún más desde entonces, siendo de preocupación para militares e incluso la aviación comercial.

Los misiles portátiles han sido algunas de las estrellas de los combates en Irak y Siria, aunque no han sido responsables por un número significativo de aeronaves derribadas. Generalmente, las armas utilizadas han sido antiguos y menos capaces misiles chinos y rusos, inclusive primeras versiones del Igla, los cuales son más susceptibles a contramedidas infrarrojas, comunes en la mayoría de las aeronaves militares occidentales. Críticos del régimen de Bashir Al-Assad han insistido con la idea de enviar este tipo de armas a grupos rebeldes para contribuir a resistir ataques aéreos y equilibrar el campo de batalla, el cual se ha inclinado a favor de Assad desde la intervención del poder aéreo ruso, más de un año y medio atrás. Por supuesto, los aviones y helicópteros rusos también tienen sus propias contramedidas y eso también explica por qué motivo los mismos han sido tan resistentes hasta ahora.

“Sin hablar de proliferación, estas armas portátiles son básicamente armas de baja altitud que son difíciles de emplear y relativamente fáciles de derrotar” dijo el veterano de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, Michael Pietrucha, experimentado en guerra irregular, para un artículo en War on the Rocks. “En las decenas de miles de salidas de combate en las últimas dos décadas de los Estados Unidos y la OTAN en los Balcanes, Irak, Afganistán, solo cuatro aeronaves de alas fijas han sido impactadas (y solo dos derribadas) por misiles portátiles. Ninguna de estas era  una aeronave de los Estados Unidos.”

Por supuesto esto no toman en cuenta las pérdidas en donde estos misiles portátiles puedan haber sido responsables, sin mencionar muchas otras bajas en misiles que pueden haber ocurrido ante severos daños de misiles antiaéreos.

Rebeldes sirios han declarado haber derribado una importante cantidad de aeronaves y helicópteros, con al menos un porcentaje amplio de estos informes siendo verídico. En Irak, los terroristas de ISIS han derribado un número de aeronaves y helicópteros iraquíes. La situación se volvió tan preocupante en 2015 que el Comando de Operaciones Especiales de los Estados Unidos solicitó de urgencia la actualización de 11 aeronaves sin especificar con equipos adicionales contra misiles portátiles.

“El contexto de las amenazas ha cambiado significativamente en los últimos años” declaro Matt Schroeder, un investigador senior en Small Arms Survey y experto en proliferación de misiles portátiles, al autor en 2016. “Ha habido un importante crecimiento en el número de apariciones de estos misiles ilícitos en muchos países, inclusive con misiles más modernos y no vistos previamente fuera del control gubernamental.”

Pero, afortunadamente, el SA-24 se ha mantenido en gran medida fuera del campo de batalla, al menos por ahora. Luego de que los rebeldes derrocaran y ejecutaran al dictador libio Muammar Gaddafi en 2011, había preocupación de que militantes y terroristas pusieran sus manos sobre los arsenales de misiles portátiles de ese país, incluyendo SA-24. Periodistas e Investigadores subsecuentemente determinaron que los únicos misiles Igla-S que las fuerzas libias tenían eran para lanzadores Strelets sobre vehículo y no son compatibles con el montaje de hombro y grip portátil. Diferenciar variantes de misiles Igla es una tarea compleja. Aparentemente los misiles libios finalmente si aparecieron en Líbano, según Small Arms Survey, pero como ya dijimos estos eran parte del sistema Strelets.

En 2012, un rebelde sirio poso con un misil que parecía ser un SA-24, probablemente capturado de fuerzas gubernamentales. “Según mi conocimiento, este es el primero SA-24 fotografiado fuera de control gubernamental”. Dijo Schroeder entonces de parte de la Federation of American Scientists al New York Times. Hasta 2014, Schroeder había hallado evidencia de ocho diferentes tipos de misiles en manos de rebeldes en Siria, pero evidencia de un número muy reducido de Igla-S portátiles.

Durante 2015, observadores descubrieron al SA-24 en la región separatista ucraniana de Donestk. Sin embargo, los operadores parecen ser principalmente “voluntarios” rusos dejando las armas bajo la supervisión de tropas rusas, más que en las manos de separatistas apoyados por el Kremlin. Pero el combate en Ucrania ya ha demostrado la presencia de varios tipos de misiles portátiles. Las tropas rebeldes y sus socios rusos tuvieron un importante número de bajas en 2014 solamente, incluyendo el derribo de helicópteros Mi-8, Mi-24 y un avión de vigilancia An-30. Los separatistas pro-rusos también han declarado haber derribado otras aeronaves y helicópteros, incluyendo un avión de ataque Su-25 y un transporte Il-76.

Desafortunadamente, cualquier pérdida significativa de SA-24 venezolanos podría dar lugar a una explosión de estos sofisticados misiles en el mercado negro internacional. Suceda lo que suceda con el gobierno en Caracas, esperamos que las fuerzas de seguridad del país mantengan su profesionalismo y control de sus arsenales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí