¿A dónde va la Flota de Combate de la Fuerza Aérea Mexicana?

1

En septiembre de 2016, se informó que la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) ha retirado al último de su diminuta fuerza de cazas F-5E. Aunque estos informes pueden ser exagerados, está claro que a menos que no se tomen las medidas necesarias y se asignen los fondos suficientes a las capacidades de combate de la FAM, estas seguirán sufriendo. Este es el último de una serie de desafíos aparentemente insuperables que han frenado durante décadas el esfuerzo de FAM para desarrollar una capacidad de combate viable.

Sin embargo, la FAM todavía tiene flotas de aviones de transporte robustos y bien equipados y helicópteros. La primera tiene una combinación de transportes tácticos C-130, C-295 y C-27 con una fuerza sustancial de aviones Boeing para transporte VIP. La ultima opera una gran flota de más de un centenar de helicópteros, incluyendo no menos de 32 Blackhawks UH-60L / M, 27 Mil Mi-8 / -17s, 31 Bell 412/212 y 66 Bell 206s asi con 20 MD 500F “Defenders” proporcionando un elemento de ataque potente. A diferencia de estos sistemas modernos y capaces, la flota de combate de FAM está en mal estado y en extrema necesidad de rejuvenecimiento.

La FAM tiene una orgullosa historia de combate, aportando un escuadrón de 25 aviones P-47 “Thunderbolt” para luchar en el Pacífico durante 1945. Las 201 “Águilas Aztecas” también habían luchado con distinción en los cielos de Filipinas y Okinawa y habían llevado a cabo numerosas misiones de apoyo y escolta cercanas, que registraron más de 2800 horas soltando casi 1500 bombas de 1000 libras y 500 libras contra una determinada oposición japonesa.

Los P-47 junto con otros aviones antiguos, como los bombarderos en picado “Dauntless” A-24, los entrenadores armados AT-6 “Texan” y los bombarderos B-25 “Mitchell” formaron una potente fuerza de combate en Centroamérica a principios de los 50 . La FAM casi se puso en acción contra la vecina Guatemala después de que un P-51 “Mustang” atacó barcos pesqueros mexicanos que mataron a tres de sus ciudadanos. Se preparó un grupo de ataque con AT-6 y T-28 (armado con cohetes, pods de ametralladoras y presuntamente bombas de napalm) con tres P-47 que volaban cubriendolos y un transporte C-47 como puesto de mando aerotransportado. Esta fuerza, que penetró en el espacio aéreo guatemalteco antes de ser ordenada a abortar la misión, representa un ejemplo relativamente raro de operaciones aéreas coordinadas en la América Central de los años 50.

Los P-47 formaron así el núcleo de la flota de cazas de la FAM hasta 1961 cuando México recibió el primero de los 15 “Vampire” F.Mk.3s. Éstos se utilizaron para equipar el 200o escuadrón del cazas y fueron asistidos más adelante por dos entrenadores T.11 “Vampire”. La forma ovoide distintiva del fuselaje delantero del Vampire llevó al termino que es conocido como el “aguacate volante” – un nombre solamente mejorado por el camuflaje nocturno verde oscuro que inicialmente llevaban antes de ser repintados en todo el esquema de aluminio en 1964. El “Vampiro” no era un avión popular en servicio de la FAM y fue dado de baja en 1967.

En 1961, México también comenzó a recibir los entrenadores Lockheed AT-33A-1 bajo el Military Assistance Programme (MAP) de los Estados Unidos. Los primeros tres aviones, entregados en septiembre de 1961, eran precursores de entregas que totalizaron no menos de 58 aviones entre 1961 y 1987. Conocido como el “Tetra” en servicio de la FAM, las variantes AT-33 y T-33 de este avión formaron el núcleo de dos grupos aéreos – el 7o grupo de cazas (AT-33A-1s que sirvieron con el Escuadron 202o y el 200º Escuadrón de Cazas Jets con “Vampiros”) y el 10º Grupo Aéreo (con los 210º, 211º y 212º Escuadrones de Combate) que se formaron en los años 80 cuando se entregaron 40 Tetras adicionales. En 1998, sólo 24 “Tetras” permanecieron y éstos fueron combinados en el nuevo 402o escuadrón aéreo y desplegado extensivamente en la interceptación de vuelos ilegales. Para ello, las dos ametralladoras M2 de 0,50 cal. montadas en la nariz fueron potenciadas con pods de ametralladoras MAG de 7,62 mm y lanzadores de cohetes LAU-32 o MA2A. Después de servir en la FAM con distinción durante 45 años, los últimos 12 Tetras fueron retirados del servicio en 2007.

En 1977, la FAM buscaba un nuevo avión de combate táctico y consideró varias opciones: el F-5E, el Dassault Mirage F.1, el F-4 Phantom-II y el IAI Kfir C.2. El Congreso de los Estados Unidos rechazó una solicitud inicial de 30 F-5E y 6 F-5F, para equipar a tres escuadrones de caza. Se hicieron esfuerzos para adquirir dos docenas de cazas Kfir C.2 / TC.2 con interés en el establecimiento de una línea de producción local. Sin embargo, los Estados Unidos vetaron una vez más la venta de estos aviones a México alegando preocupación por la exportación del motor GE J79. Recién en 1982 Estados Unidos cedió y autorizó la venta de una docena de F-5s-10 F-5Es y 2 F-5Fs a México. Esta fuerza de 12 estaba destinada a ser el primer avión de combate operado por la FAM luego del “vampiro”.

Entre agosto y septiembre de 1982, se acordo por US $ 110 millones por medio del Foreign Military Sales (FMS) – llamado “Peace Aztec” – la entrega de 12 F-5Es, equipos de apoyo terrestre, entrenamiento, AIM-9B “Sidewinder”, pods de cohetes LAU-3 con cohetes asociados y bombas de propósito general Mk.82 y Mk.83. Estos aviones se formaron en el 401o Escuadrón de Defensa Aérea y los nueve supervivientes continúan sirviendo nominalmente con esta formación. Se realizó una modesta actualización con radares AN / APQ-159V (5) y sistemas GPS instalados en los F-5E en lugar del AN / APQ-139 obsoleto durante una revisión general a principios de los años 2000. En retrospectiva, por US $ 9 millones por avión, el programa “Peace Aztec” representaba una buena relación calidad-precio, pero el número de aviones adquiridos era lamentablemente insuficiente.

Si bien México no puede permitirse el lujo de obtener ni mantener activos de defensa aérea capaces de disuadir a un ataque de su vecino del norte, la amenaza de este último se considera prácticamente inexistente. Más bien, la principal amenaza para México proviene de aviones ilegales operados de forma privada que están fuertemente involucrados en el contrabando. Los activos de México son incapaces de hacer frente a esta amenaza, especialmente con el retiro de los Tetras. Esto se demostró gráficamente a partir del año 2000, cuando la FAM realizó esfuerzos decididos para interceptar vuelos ilegales, utilizando sus recientemente adquiridos sistema AEW EMB-145SA/RS y el C26B “Merlin”. Con sólo 10 aviones – dos de los cuales eran entrenadores – el 401o Escuadrón no pudo poner más de cuatro a cinco aviones disponibles para despliegues nacionales – dos aviones siendo retenidos para la defensa de la Ciudad de México en todo momento.

Para el año 2016, sin embargo, sólo tres aviones estaban operativos y México había recurrido a la canibalización de dos de los aviones para recambios. Los esfuerzos para mantener la flota en condiciones de navegar continúan con los motores de tres aviones enviados a RUAG Aviation de Suiza para su revisión. Sin embargo, es cuestionable si estos esfuerzos podrán sostener los F-5 durante mucho más tiempo. México ha discutido la idea de aumentar su flota de combate con 14 a 24 unidades de la Fuerza Aérea Suiza, pero no se ha dado orden hasta la fecha. Una oferta estadounidense en 2004 por 10 ex-USAF F-16A y dos F-16B Block 15 MLU con repuestos, entrenamiento y armamento fue rechazada, ya que el precio de US $ 1,2 mil millones fue considerado excesivo para aviones “antiguos”.

El grueso de la fuerza de combate de la FAM consiste en entrenadores armados turbopropulsores. México fue el cliente más grande para el entrenador Pilatus PC-7 con 88 entregados en 1979 en adelante. Incluso hoy en día, 65 permanecen en servicio y estos han re-equipado muchos de los viejos escuadrones de “Tetra” y de la famosa 201o escuadrilla “Aztec Eagles”.

Estos aviones fueron entregados con puntos duros para ametralladoras 0,50-cal y pods de cohetes de 2,75 pulgadas y en esta configuración, fueron desplegados en misiones de ataque durante la insurgencia de Chiapas de 1994-95. Esto tuvo el desafortunado efecto de que Suiza declinara vender 48 del nuevo modelo del PC-9 cuando México insistió en que estos estuvieran equipados con puntos fuertes. México finalmente adquirió dos PC-9Ms en 2006, pero estos fueron considerados inadecuados y uno fue vendido a Irlanda como reemplazo para el Cuerpo Aéreo Irlandés. La FAM finalmente compró una docena de aviones T-6C “Texan-II” en dos lotes de seis a los Estados Unidos – el primero de quizás 48 – Para comenzar la sustitución del envejecido PC-7 en los roles de entrenamiento y ataque.

Con los F-5E del 401o Escuadrón de Defensa Aérea apenas operables y con disponibilidad limitada, la defensa aérea de México descansa en la dudosa capacidad de sus PC-7 y T-6Cs. Estos aviones, sin duda, muy útiles para operaciones de ataque ligero y excelentes para entrenamiento, ofrecen muy limitadas capacidades de intercepción. Si bien estos pueden ser adecuados para interceptar aeronaves de hélice lentos y de vuelo bajo, son incapaces de alcanzar o atrapar jets ejecutivos y aviones de pasajeros con vuelos mas altos que son más comúnmente utilizados por los narcotraficantes. El PC-7 y T- 6C son apenas capaces de atrapar aviones civiles más modernos de turbohélice tales como el Beechcraft King Air, que también son ampliamente empleados por contrabandistas.

La degradación de la flota de combate de la FAM se produce en un momento en que los cárteles de la droga han luchado contra el estado mexicano durante más de una década. Las lucrativas rutas de contrabando de narcóticos a los Estados Unidos e incluso a Europa han hecho uso extensivo de aviones para mover su producto. Por lo tanto, la incapacidad de México para garantizar la integridad de su propio espacio aéreo es motivo de preocupación. Desafortunadamente, hasta la fecha, México no ha podido reunir ni la voluntad ni los medios para emprender la adquisición de un número modesto de aviones de combate necesarios para la tarea.

1 Comentario

Deja un comentario