Brasil: Aviónes de patrulla, crisis y oportunidad​

1

Traducido y adaptado por Negro2000

Embraer siempre se ha caracterizado por saber explotar nichos del mercado y sus ojos ahora tienen como objetivo un avión de patrulla. En total, hay un mercado mayor a las 300 unidades que se acercan al final de su vida útil. Son los aparatos Lockheed P-3, EADS Atlántico, Ilyushin Il-38 y Tupolev 142. Las opciones ya desarrolladas y de mayor rendimiento, el Boeing P-8A Poseidon y P-1 Kawasaki, son extremadamente caras y sufren restricciones políticas. Otros disponibles, tales como el EADS-CASA 295MP sufren limitaciones de millaje y espacio disponible.

Sobre esta base, la empresa brasileña se lanzó al concurso de la Real Fuerza Aérea de Nueva Zelanda para reemplazar seis P-3K2 Orion recientemente modernizados. El objetivo es que el nuevo aparato se encuentre en servicio en 2025, esto ofrece un período de cinco años para madurar el proyecto. Embraer no comienza de cero. Estudia una alternativa desde finales de 1990, cuando ofrece un derivado del E-145 a la Fuerza Aérea Brasileña (FAB).
La idea era proporcionar una plataforma única para alerta temprana (E-99), la detección remota (R-99) y la patrulla marítima (P-99). La célula era la adecuada para las dos primeras misiones – las acciones de vigilancia en la frontera probaban esto – pero no ofrecía suficiente espacio debajo de las alas y el fuselaje para llevar armas. El proyecto sólo tiene un cliente externo, México, que emplea a sus aparatos en la lucha contra el tráfico de drogas.

En 2003, Embraer se asocia con Dassault Aviation, llevando a cabo una gran ofensiva para imponer al P-99 en la FAB con el apoyo de un gran número de parlamentarios. En ese momento, el comando de la Fuerza Aérea decide la adquisición de aviones P-3 Orion del inventarios de la Marina de los EE.UU. Hubo una discusión en una audiencia pública en la Comisión de Relaciones Exteriores y Defensa Nacional (CREDN) de la Cámara de Representantes con el entonces comandante de la Fuerza, Teniente General Luiz Carlos Bueno, y el presidente del Consejo de Administración de Embraer, Mauricio Botelho.
En el debate, se hizo evidente que el P-99 no cumplía con los requisitos militares brasileños.

Problemas en la FAB

Los aviónes de patrulla de la Fuerza Aérea de Brasil están pasando por un momento difícil. La flota de aviones P-3BR comienza a presentar problemas de fatiga en las alas, que pueden requerir grandes inversiones en el corto plazo. Durante la competición para la revitalización y modernización de los aviones P-3A adquiridos a la Armada de los Estados Unidos, uno de los participantes, Lockheed Martin (fabricante del avión), anticipó la necesidad de reemplazar todas las alas de la aeronave. La propuesta fue abandonada debido al precio y la española EADS-CASA ganó la disputa.

La decisión se produjo a partir del análisis de agentes de la FAB que examinaron las células que se ofrecen, todas con pocas horas de vuelo sobre territorio de Estados Unidos. En total, Brasil adquirió 12 células (tres para la canibalización y para entrenamiento). En verdad, el programa ha sufrido graves limitaciones presupuestarias. Se le consultó a seis empresas y sólo dos juzgaron posible completar la tarea dentro de los límites financieros establecidos: EADS-CASA y Lockheed Martin. Hoy en día, además de las grietas, los ocho planos presentan problemas de corrosión.

El programa se inició en marzo de 2005 y el primer avión llegó a Brasil en diciembre de 2010. Hubo un retraso de un año debido a un accidente en la línea de CASA. Una grúa cayó sobre el ala de uno de los aviones seleccionado, que tuvo que ser sustituido. En este contexto, no es hora de poner en marcha una solución diferente que cumpla con la Patrulla Aérea ?.

Oportunidad

Brasil mantiene tres escuadrones de patrulla, dos de ellos equipados con el P-95 Bandeirulhas recientemente modernizados con un radar más capaz y aviónica de última generación. En funcionamiento desde la década de 1970, son limitados y están llegando al final de su vida útil. Esto es, si incluimos el P-3BR y al viejo y limitado P-95, hay un mercado potencial de 24 células dentro de la flota de la FAB.

Además de suministrar aviones de patrulla a la Fuerza Aérea de Brasil, el nuevo producto de Embraer podría servir para desarrollar versiones que mejoren el control de las fronteras brasileñas. La flota actual es de E-145 y R-145 aeronaves que tienen algunas limitaciones operativas. La mayor de ellas es la ausencia de un sistema de reabastecimiento en vuelo, lo que podría extender la duración de la estancia en la zona. Los modelos vendidos a la India estaban equipados desde el principio con sondas de reabastecimiento, pero adaptar los equipos sería prohibitivo en términos de costos además de las dificultades estructurales.

Un avión de alerta temprana en la plataforma E-190E2 ofrecería un mayor margen de acción, más comodidad para la tripulación y una capacidad superior para recibir equipos electrónicos mejorar la capacidad de vigilancia y la protección del territorio nacional, incluyendo el Amazonas. Como un beneficio adicional, habría medios normalizados, lo que facilita el mantenimiento y la logística.

Se sabe que no hay posibilidad de mejoras en las inversiones militares hasta 2020, pero la obsolescencia de la flota de patrulla es inevitable y es necesario encontrar una solución que pueda satisfacer las necesidades de la FAB para generar puestos de trabajo en el país.

1 Comentario

  1. El Embraer E-190E2 quiza necesite un “tratamiento” para operar en Alta Mar y salvo esto mas la sonda REVO no creo sea “imposible” utilizar este avion como MPA

Deja un comentario