El destructor tipo 45 de la Royal Navy, el HMS Duncan, tuvo que ser remolcado de vuelta a Devonport después de experimentar una avería en Plymouth.

Según un informe del Plymouth Herald, un portavoz del Ministerio de Defensa confirmó que el barco había experimentado “problemas técnicos”.

El buque fue remolcado de regreso al puerto el martes, dos días después de que saliera de la base naval de Devonport junto con otros barcos desplegados en el Grupo Marítimo Permanente 1 de la OTAN.

El HMS Duncan, junto con los barcos de las marinas española, alemana y portuguesa, debían navegar a un puerto europeo después de completar el entrenamiento en Plymouth.

Los destructores Tipo 45 que opera actualmente la Royal Navy experimentaron una serie de averías relacionadas con  las turbinas de gas de los buques. Como consecuencia de un cambio de diseño tardío que no fue probado suficientemente, los destructores fueron considerados inaptos para operar en aguas más cálidas.

El Ministerio de Defensa confirmó en enero de 2016 que los buques se someterán a grandes reparaciones de motor de varios millones de libras.

Sin embargo, este no fue el caso con el HMS Duncan el lunes. De acuerdo con un tweet de NavyLookout, una tubería de agua salada rota y no un fallo de la turbina de gas llevó a la parada del motor de la nave.

Deja un comentario