Buzo vietnamita recuerda cuando hundio un portaaviones estadounidense

0

Recordando los eventos de hace 52 años, durante una reciente entrevista en su casa de la ciudad de HCM, Nao dijo que primero llevó a cabo un estudio de factibilidad para el ataque, mediante la inspección de un túnel de alcantarillado, de dos kilómetros de largo, en tres oportunidades, antes de que él y su compañero Nguyen Van Cay fueran aprobados para proceder con la misión.
Más tarde se establecieron los explosivos para que estallen a las 19:00hs. del 29 de diciembre de 1963, bajo el USS Core, pero no pudieron detonar debido a una batería descargada.
Nao entonces decidió regresar al portaaviones para recuperar los explosivos.
“En ese momento, pensé en dos situaciones. En primer lugar, pensé que si llegaba a tocarlos, los explosivos podian detonar. Si moría, eso estaría bien.
En segundo lugar, tenía miedo de que el enemigo lograra emboscarme, me arrestaran y recogieran los explosivos, ” recuerda Nao.
Afortunadamente, no pasó nada, y él fue capaz de llevar los explosivos de regreso a su casa.
Como empleado del Puerto de Saigón, Nao podría operar con sigilo, ya que su actividad secreta como comando para el ejército del norte no había sido detectada.
Tras el ataque fallido al USS Core, Nao obtuvo su mayor logro cuatro meses más tarde, cuando él y otros ayudaron a hundir el portaaviones USS Card.


Foto sin fecha del USS Card en Saigón , Vietnam del Sur , con una carga de más de setenta y A- 1 Skyraider aviones de ataque , T – 28 entrenadores y aviones de observación O- 1 Bird Dog . Foto JOCS R. W. Dietrich , Armada EE.UU. .

Él no ha olvidado la tarde del 30 de abril en 1964, cuando el operador portuario Do Toan, que fue uno de sus tres compañeros, le informó de que el USS Card llegaría al puerto el 1 de mayo.
Estaba decidido a destruir el Card a toda costa, ya que llevaba varios aviones y otras armas para apoyar al gobierno de Saigón.
Inspeccionó el detonador, que incluyó una batería nueva, y rediseño la carga detonante con 80 kg de TNT y ocho kilos de explosivo plástico C-4.
“En este intento tuve la intención de pedir a Cay que me acompañara, pero tenía un problema con sus ojos. Así que elegí a Nguyen Phu Hung, alias Hai Hung, un albañil en el puerto, que me acompaño en el operativo”, dijo.
Llevar los explosivos atravesando el puerto de Saigón, en condiciones de seguridad de lo más estrictas, fue un gran desafío.
Durante su misión anterior, Nao dijo que había llevado los explosivos en su barco por las alcantarillas, sin llamar la atención de los demás ya que él era un trabajador en el puerto y se veía como si estuviera haciendo trabajos de mantenimiento.
“Para la misión del Card, mi compañero de operativo y yo pretendíamos ser pescadores. Cuando nuestro barco llegó a Nha Rong Wharf, la policía nos persiguió al banco de la Península Thu Thiem. Para evitar ser inspeccionados, empujamos el barco a un pantano, por lo que el barco de la policía no pudo llegar a el”, dijo.
Nao dijo a la policía que quería llegar a un barco para tomar 20 radios y ropa, y él prometió que iba a compartir algunos de los productos con ellos.
Dio a la patrulla policial 1000 dong vietnamitas con antelación y se comprometió a darles otro soborno cuando regresaran.
“Por controlarnos, mantenían (sin saberlo) vigilada la zona para nosotros, mientras remábamos en nuestro barco cargado de explosivos a través de la red de alcantarillado, y lo acercábamos al portaaviones”, dijo Nao.
Mientras él estaba hablando con la policía, un hombre de la milicia había subido al barco.
Nao y Hung pensaron que podían matarlo cuando el barco entrara en el alcantarillado.
“Pero yo no quería matarlo. Le dije que en los contenedores había mucho más que sólo 20 radios, que el envío era muy grande. Le pregunté si se podía bajar del barco, para tener más espacio para las mercancías, y le dije que le daría una gran cantidad de dinero en efectivo más tarde “, recordó.
Todo salió a la perfección. El comando, llamado Ba Sau (cocodrilo), porque nadaba bien, braceaba en el agua para atar los explosivos al portaaviones en dos lugares.
Estableció la explosión para las 3 am de ese día. Tan sólo 15 minutos después de que los dos hombres llegaron a la seguridad de sus casas, escucharon una gran explosión.


Foto tomada en 1969 , en el muelle de la bahía de Subic.
William P. Jones

“Vi que en toda la zona cerca del puerto era de noche. A la mañana siguiente, cuatro de nosotros fuimos a trabajar con normalidad como si nada hubiera sucedido la noche anterior”, dijo.
Nao sabia en ese momento que el portaaviones Card era un barco estadounidense de prestigio, pero no fue hasta más tarde que él aprendió de su dilatada historia.
Ese portaaviones había desempeñado un papel importante en la destrucción de 11 submarinos de la Armada alemana durante la Segunda Guerra Mundial.
El USS Card se hundió a 48 pies con muchas bajas. Las explosiones destruyeron también 23 helicópteros militares y aviones, dijo Nao.
El momento más feliz para él fue cuando escuchó la voz del Presidente Ho Chi Minh y el general Vo Nguyen Giap alabando la victoria en la radio.


La publicación de esta estampilla de Vietnam del Norte era un poco prematura, pero ha aparecido en correspondencia procedente de Vietnam del Norte.
Joseph Macchia

Al preguntarle por qué eligió ser un comando Comunista, el nativo de la ciudad de Nha Be dijo que varias personas en su familia habían muerto durante la guerra de resistencia contra los franceses. La pobreza de su familia fue una de las razones.
“Al trabajar en el puerto todos los días, vi buques americanos descarga de numerosas armas, incluyendo tanques y aviones de combate, para apoyar al gobierno de Saigón a matar vietnamitas, así que decidí hacer algo para detenerlos”, dijo Nao.
Nao, quien comenzó a trabajar para el puerto cuando tenía 17 años, se enlisto para convertirse en un comando y luego fue asignado a volver al puerto para la misión secreta.
Su padre, que había trabajado en la instalación portuaria como comerciante, fue la persona que le sugirió que utilice la red de alcantarillado durante la citada misión.
“Cuando decidí ser un comando, yo estaba decidido a morir. Incluso a morir sin nombre”, dijo.
Entre 1963 y 1965, él y sus compañeros comandos participaron en 18 batallas. Fue encarcelado y torturado entre 1967 y 1973 después de haber sido capturado por un agente de contraespionaje.
Sus tareas finales como comando ocurrieron en 1975 durante los últimos días de la guerra.

Fuente:
Todas las fotografias extraidas de: http://www.navsource.org/
Traducido por: Argos (http://www.zona-militar.com/foros/members/argos.3862/)

Cargando...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí