La Legión Española

...Los uniformes siguen la tradición de la ordenanza primigenia una O.C. de fecha 4 de septiembre de 1920 establecía las prendas que había de componer el uniforme de los legionarios. En ellas se especificaba lo siguiente :"Tenderá principalmente a ser práctico, cómodo, vistoso y económico" los pantalones en breeche y tal, y desde entonces hasta hoy.

Sé que hasta no hace mucho se trató de igualar la "uniformidad" de las tropas españolas que van a misiones en el exterior y se le solicitó a La Legión que tanto barbas como patillas fueran cortadas y que se abrocharan los botones superiores de la camisa, hasta incluso desde el Ministerio de Defensa español querían suprimir el chapiri, fue tan así o me llegó un poco inflada la información? Saludos Boreal
Hernán.
 

boreal

Forista Sancionado o Expulsado
Tenemos una ministra de defensa que se preocupa más de las barbas y de las patillas que de tener los MRAP en Afganistán rapido, es una pena, y si, es una agresión más de un gobierno socialista a la Legión, en la anterior etapa se cargaron la Escala Legionaria y se la querian cargar del todo, menos mal que llegó Unprofor en Bosnia y lo más profesional que había era la Legión y se tuvieron que joder y aguantar, ahora es más de lo mismo, ya se rumorea que la ministra se va a las elecciones de su región y pondrán a otro en su cargo, que no creo que sea tan pesado con el tema, lo del chapiri ya se retractó visto que el globo sonda puso a demasiada gente en armas y este gobierno no está para más polémicas con una huelga general mañana.
 

MAC1966

Colaborador
Colaborador
Tenemos una ministra de defensa que se preocupa más de las barbas y de las patillas que de tener los MRAP en Afganistán rapido, es una pena, y si, es una agresión más de un gobierno socialista a la Legión, en la anterior etapa se cargaron la Escala Legionaria y se la querian cargar del todo, menos mal que llegó Unprofor en Bosnia y lo más profesional que había era la Legión y se tuvieron que joder y aguantar, ahora es más de lo mismo, ya se rumorea que la ministra se va a las elecciones de su región y pondrán a otro en su cargo, que no creo que sea tan pesado con el tema, lo del chapiri ya se retractó visto que el globo sonda puso a demasiada gente en armas y este gobierno no está para más polémicas con una huelga general mañana.

Como sean verdad los rumores....... manolito chaves.

De Guatemala a Guatepeor.
 

boreal

Forista Sancionado o Expulsado
Hombre, pero es que el padre del cabezón era Coronel del ET y ese con darle contratas a los astilleros de San Fernando, a CASA en Sevilla, a SBB de Sevilla también y a Santana en Linares ya tiene bastante, no creo que se meta en esos temas como la otra, tampoco creo que lleve a una comandante para que le lleve el bolso. Lo malo es que es le gusta marruecos mas que a un tonto un lapiz.
 
La Legión y el Cristo de la Buena Muerte. Magníficas fotografías.



LA SANTA ALIANZA: EL CRISTO DE LA BUENA MUERTE: LEGIONARIOS EN MÁLAGA

---------- Post added at 07:50 ---------- Previous post was at 07:26 ----------

En su momento contó con una brigada de carros, La Bakali.

Aquí un AMX-30 en su puesto de guardia, al fondo El Aaiún.



---------- Post added at 08:20 ---------- Previous post was at 07:50 ----------

Un alto en el camino: Legionarios en Afganistán

 

MAC1966

Colaborador
Colaborador
Hombre, pero es que el padre del cabezón era Coronel del ET y ese con darle contratas a los astilleros de San Fernando, a CASA en Sevilla, a SBB de Sevilla también y a Santana en Linares ya tiene bastante, no creo que se meta en esos temas como la otra, tampoco creo que lleve a una comandante para que le lleve el bolso. Lo malo es que es le gusta marruecos mas que a un tonto un lapiz.

Por lo pronto 4 BAM más y aún no ha asumido el cargo.
 
13 de enero de 1958. La Legión obtiene en el combate de Edchera (Sáhara) dos Laureadas


El Mando de las tropas había ordenado un reconocimiento armado para delimitar y cuantificar las bandas del llamado Ejército de Liberación que agredían nuestras posiciones y que acumulaban medios para atacar el mismo Aaiún, la capital.

La XIII Bandera de la Legión, reforzada por otras unidades, comenzó el movimiento al amanecer hacia la zona de Edchera - Tafudart. Alrededor de las 10:00 horas la vanguardia inició la toma de contacto con un grupo enemigo en la Saguía del Hambra, el cauce ancho de un río seco.

Tratando de delimitar al enemigo que, bien protegido, ofrecía una tenaz resistencia, la inicial toma de contacto evolucionó en poco tiempo en un combate abierto. La presión sobre el citado enemigo se llega a materializar acortando la distancia, hasta llegar en alguna parte del escenario del combate a los 100 metros de sus posiciones.

El combate continuó hasta el anochecer, ocasión en la que la Bandera se reorganizó para volver a atacar al amanecer en un frente estrecho y fuego concentrado. Pero el enemigo, muy quebrantado, había aprovechado la noche para romper el contacto y retirarse a sus bases.

Bajas en el combate

La dureza del combate la proclama el número de bajas españolas: 43 muertos y 64 heridos de la XIII Bandera; alguno más falleció después por la gravedad de sus heridas. Además, hubo 5 muertos en las unidades de refuerzo.

Fue un balance sangriento pero que obligó al enemigo, aprovechando la noche, a romper el contacto y retirarse hacia el interior, recogiendo sus heridos y dejando parte de sus muertos sobre el terreno; 50 cadáveres suyos fueron enterrados.

Con el combate de Edchera desapareció la presión de las bandas irregulares sobre el Aaiún.

En Honor de los caidos en Edchera

Dos Cruces Laureadas de San Fernando recompensaron en dos hombres, el Brigada Legionario Francisco Fadrique Castromonte y el Legionario Juan Maderal Oleaga, su extraordinario comportamiento y el de toda la Bandera.

13 de enero de 1958. La Legión obtiene en el combate de Edchera (Sáhara) dos Laureadas
 
El pesebre legionario.

La impronta de la religión plasmada en un pesebre legionario para conmemorar las próximas navidades.
Feliz navidad para todos, Hernán.

 
Última edición:
Avenida de La Legión.

Una de las cosas desapercibidas que pasaron el año pasado fue el reconocimiento de la ciudad de Ronda, donde está el acuartelamiento del Tercio Alejandro Farnesio, 4º de La Legión y muy activo en su participación en misiones en el exterior, al inaugurar la Avenida de La Legión.



Dejo algunas fotos del último desfile, las llamadas "decorativas" Saludos
Hernán.



 
Última edición:
Un general de La Legión está al mando del dispositivo de la UNIFIL en Líbano.

El hombre que lucha por la paz en Líbano.

Es un general. Pero es sobre todo un mediador. Alberto Asarta es el primer español que dirige una operación de Naciones Unidas. Está al mando de 12.000 soldados de 35 países que quieren acabar con décadas de hostilidades en Líbano. Setenta y dos horas con el hombre que debe devolver la esperanza a un pequeño Estado en cuyo territorio se baten los poderosos del mundo por persona interpuesta.



Hay gente que nace acojonada, pero yo no me encuentro entre ellos", asegura con su proverbial aplomo el general Asarta. "Cuando España me ha requerido, nunca he dado un paso atrás. Cumplo órdenes y las hago cumplir. En este país soy el responsable de una misión de mantenimiento de la paz y exijo que mis cascos azules tengan tan claras sus obligaciones como yo las tengo. Que sean escrupulosos con las reglas de enfrentamiento, respeten las tradiciones y religiones de los libaneses, sean ejemplares. Estamos en Líbano para solucionar problemas, no para crearlos. Hemos venido a colaborar, no a combatir. Y si se tiene que montar un lío... se montará. Pero mientras, hay que seguir trabajando duro y sin arrugarse para evitarlo. La historia nos dice que en Líbano no vale la pena vivir acojonado".
Alberto Asarta es un aragonés directo, echado para delante y con un físico poderoso producto de quinientos saltos en paracaídas, años de servicio en la Legión y kilómetros de maratones. A punto de cumplir los 60, aún sale a correr de madrugada rodeado de escoltas entre las alambradas que protegen esta base militar perdida en Naqoura, en el sur de Líbano. Proyecta la imagen del perfecto soldado. Le gusta cultivarla. Lleva las mangas de su uniforme de campaña arremangadas sobre los bíceps, las botas como espejos y la boina azul soldada al cráneo. Disfruta cuando se le define como un líder: "Para eso me he preparado toda mi vida". Hijo y hermano de militares, tiene a gala haber sido formado en torno a valores que hoy suenan a trasnochados: disciplina, valentía, compañerismo, espíritu de sacrificio. Son su manual de estilo. Asarta es un conservador. Pero no un espadón nostálgico. Está más en la línea de los nuevos generales mediáticos estadounidenses. Diplomado en Estado Mayor, es un militar culto que se maneja en un buen inglés y francés y se define apolítico. "Como militar, represento el fiel de la balanza". En ese sentido es difícil pillarle en un renuncio. Cuando le muestro el Diario de Sesiones del Congreso de los Diputados del 7 de septiembre de 2006, donde queda escrito para la historia cómo Mariano Rajoy criticó la participación del Ejército español en esta misión en Líbano con reflexiones como la siguiente: "Hay que admitir con toda honestidad que las operaciones bajo mando de la ONU han sido un fracaso y en algún caso un desastre total", y le pido su opinión al respecto, rechaza comentar esas palabras: "De política no hablo".
-Pero usted es el responsable político de esta misión de Naciones Unidas...
-Mis cometidos implican estar en el nivel político, pero no soy un político. Soy un militar. Y cualquier cosa que diga se puede interpretar mal. Mi misión es dirigir la Fuerza Provisional de las Naciones Unidas para Líbano (Unifil) y aplicar la Resolución 1.701 del Consejo de Seguridad de agosto de 2006: monitorizar el cese de hostilidades con Israel, evitar acciones hostiles en nuestra área, ayudar a la población civil, apoyar el despliegue de las fuerzas armadas libanesas en esta zona del país hasta que se valgan por sí solas y establezcan una zona libre de armas entre la Línea Azul (la línea de retirada del Ejército israelí que funciona como límite con Israel y estamos demarcando) y el río Litani; desminar, reconstruir, auxiliar al Gobierno libanés (si nos lo pide) para que no entren armas en este territorio, intentar que las partes dialoguen... Debemos crear un entorno de seguridad y estabilidad que permita que se avance hacia un cese del fuego definitivo y poder comenzar un proceso de paz. Y para ello me relaciono con políticos. Les escucho e intento convencer de la necesidad de la paz. Nuestro papel es mediar. Las partes en conflicto nos han pedido que vengamos a ayudarles. Esa es nuestra legitimidad.



El momento donde es más palpable el trabajo de mediación de Asarta es en las reuniones del llamado Tripartito, que comparte cada mes con altos mandos israelíes y libaneses. Se trata del único canal de comunicación que estos dos países (que carecen de relaciones diplomáticas y nunca han rubricado el fin de las hostilidades que les han enfrentado 30 años) mantienen abierto. Los encuentros se celebran en tierra de nadie, en la Posición 1-32A de Naciones Unidas. Un lugar desolado, irreal y defendido por cañones del Ejército italiano, en el que no hay más señal de vida que un pequeño edificio desnudo cuyo tejado está guardado por tiradores de élite. Para llegar hasta aquí hay que franquear varios controles. El primero en llegar es Asarta. Su todoterreno avanza precedido por blindados del Ejército indonesio erizados de ametralladoras. Cuando desciende de su vehículo le rodea su equipo de protección personal, una docena de soldados de élite españoles. A continuación llegan los generales hebreos: jóvenes, uniformados con desenfado y con el subfusil al hombro; después, los libaneses, más maduros y hieráticos; mostacho árabe y boina negra. Asarta los recibe por separado. Se instalan en una mesa cuadrada en el interior de la casamata desnuda. Ni se miran. Asarta oficia de anfitrión. El ambiente adquiere la tensión de una cuerda de piano. Asarta define este foro como "militar y técnico; tratamos cuestiones como la demarcación de la Línea Azul y los posibles incidentes armados que se hayan producido en la zona y se ponen sobre la mesa los agravios. Este foro tiene un papel básico en la promoción del diálogo y la confianza entre las dos partes. Si están dispuestos a arreglar algunas de sus diferencias mediante el diálogo, habremos dado un paso hacia la normalización".



Las deliberaciones del Tripartito tienen carácter secreto. Los generales libaneses exigen que abandonemos la reunión. Salimos. En ese momento surca el cielo como un relámpago un avión de combate israelí. Según Unifil, los reactores del Ejército hebreo violan a diario el espacio aéreo libanés en misión de reconocimiento. Los israelíes afirman que seguirán realizando esos vuelos mientras las milicias de Hezbolá no entreguen las armas. Y viceversa. "Los dos bandos tienen razón; las dos son violaciones de la 1.701", reflexiona Asarta. "Ambas partes están obligadas a cumplir los acuerdos; somos testigos y árbitros, pero no podemos hacerles cumplir la resolución por la fuerza. No podemos evitar los vuelos israelíes ni podemos registrar las casas de los libaneses. Yo no he visto esos arsenales de Hezbolá de los que habla Israel. De lo que sí tengo constancia es de las violaciones aéreas. Y en el asunto de desarmar a las milicias, la responsabilidad no es nuestra, sino del Ejército libanés, y estamos dispuestos a ayudarles si lo solicitan".
Alberto Asarta es el primer español al frente de una operación de mantenimiento de la paz de Naciones Unidas desde que se iniciaron en 1948 para observar el alto el fuego entre Israel y los países árabes. La comunidad internacional le ha investido con plenos poderes. Es jefe de la misión, representante del secretario general de la ONU y comandante de la fuerza. Mientras se desarrolla una misión de este tipo, los contingentes de cada país están bajo mando de Naciones Unidas a través del Force commander. Asarta (cuya candidatura fue propuesta por el Gobierno español y al que cada año Naciones Unidas debe confirmar al frente de la misión) está obligado a ser una mezcla de soldado, diplomático y árbitro. Un hombre bueno que aplique el palo o la zanahoria para evitar que la herida nunca cicatrizada entre Líbano e Israel se vuelva a abrir. Para lograrlo tiene a sus órdenes más de 12.000 soldados de 35 países. Una fuerza que incluye blindados, artillería, misiles, radares, fragatas y helicópteros. España cuenta con más de 1.000 hombres y mujeres en el Sector Este del país. Además, Asarta cuenta con un equipo de 1.000 civiles de 80 países y de una eficaz maquinaria de cooperación internacional para reconstruir las infraestructuras del sur de Líbano y reactivar su economía a través de proyectos de impacto rápido y microcréditos. Una estrategia ya practicada en otros países en conflicto, como Afganistán, para ganarse los corazones y las mentes de la población. La clave es que los libaneses no perciban a los cascos azules como un ejército de ocupación, sino como un ejército de paz. Lo explica Asarta: "No podemos ir contra Hezbolá por la sencilla razón de que es una formación legalizada, que forma parte del Gobierno y está reconocida por el propio presidente libanés como uno de los pilares de la defensa del país. Son una parte importante de la población entre la cual vivimos, tenemos que convivir con ellos, no podemos ir a contracorriente. Hay que lograr la confianza de la gente y que al mismo tiempo el Ejército libanés se vaya haciendo cargo de la situación".



Asarta forma parte de la primera generación de oficiales españoles que salieron al mundo tras permanecer cuatro décadas encerrados por la dictadura franquista a cargo de la vigilancia del país. A comienzos de los noventa, cuando era un joven comandante, ya participó en la misión de pacificación de El Salvador. Después ocuparía destinos en rincones tan dispares como Bosnia, Estrasburgo, Argentina o Irak. En este último país, en abril de 2004, entraría en combate contra los islamistas del Ejército de Mahdi, que intentaban asaltar la base española que mandaba en Nayaf. La refriega se saldó con decenas de bajas iraquíes. Las imágenes de aquellos días muestran al zurdo Asarta, cubierto con casco y chaleco antibalas, abriendo fuego entre sacos terreros contra un enemigo invisible. Por aquella acción de guerra, el presidente Zapatero le premió, junto a cinco de sus soldados, con la Cruz al Mérito Militar con Distintivo Rojo. Cuando a lo largo de la conversación le recuerdo aquellas escenas terribles, zigzaguea entre el orgullo del soldado que ha ganado una batalla y la tristeza del que ha visto morir en el campo de batalla. "Nunca olvidaré aquellos días; los ataques de la insurgencia... Llamaba a mi mujer en España y le decía: 'Nos están atacando de nuevo'. Y ella escuchaba las explosiones... Aguantamos bien. Era mi obligación. De vuelta a España estuve fastidiado. Son cosas que no te gusta ver. Que marcan. Creo que hicimos lo que teníamos que hacer y volvimos todos vivos. No tengo de qué arrepentirme. No fuimos a Irak a hacer la guerra. Pero al final las cosas se torcieron. Actuamos de acuerdo a unas reglas de enfrentamiento que eran muy restrictivas en el uso de la fuerza. Durante la batalla no disparábamos contra las ambulancias, aunque nos constara que estaban trasladando a combatientes; no disparábamos contra los que fingían estar muertos; no destruíamos edificios donde podía haber población civil aunque hubiera tiradores emboscados. Mis órdenes fueron defensivas. Teníamos unas reglas. Y si nos las saltábamos, podíamos acabar ante un tribunal".
-¿Mató usted a alguien?
-Prefiero no pensarlo.



Suena la llamada a la oración desde una mezquita vecina al cuartel general de Unifil y se cuela al despacho del jefe, amplio, convencional y pobremente amueblado, como todo este complejo de Naciones Unidas que ha crecido desde unas tiendas de campaña en mitad de la nada hasta convertirse en un enorme complejo militar y logístico que cubre las necesidades de los 12.000 soldados desplegados al sur del Litani. El recinto está amurallado con bloques de hormigón. Frente al escritorio del Force commander, una fotografía de él mismo arrojándose en paracaídas en 1978 ocupa un lugar preferente. "Así no me olvido de dónde vengo. Que dios me libre de las moquetas. Los despachos pueden hacerte perder la cabeza".
Asarta insiste en que es un hombre de acción. Feliz sobre el terreno. Ante una bota de tinto. O compartiendo un narguile, esa pipa oriental a la que se ha aficionado en Líbano. Le gusta mezclarse con sus soldados. Lo comprobaremos durante una visita a la zona de Marwahim, en el límite con Israel, donde un equipo de zapadores italianos limpia de minas el campo. Hay miles sembradas por el Ejército israelí tras su retirada. Deben localizarlas y destruirlas. Son pequeñas cajas de un plástico parduzco que se confunde con el terreno y ochenta gramos de explosivo en su interior. Su objetivo es mutilar. Retirarlas es un trabajo de alto riesgo. Asarta desciende de un salto de su helicóptero y los trata con afecto. Repite el mensaje que acostumbra: "Soy uno de los vuestros".
En las distancias cortas, el general resulta un tipo sobrado, empático, campechano; con un abrazo de oso y una gran sonrisa, elementos que le son útiles en su relación con los jefes tribales. Sabe que debe ganarse su confianza. Cualquier paso en falso de las tropas de Unifil podría herir las susceptibilidades de los libaneses, enojar a las milicias y causar un estallido de violencia. Ese escenario de conflicto se produjo a comienzos del pasado mes de julio cuando el contingente militar francés (poco dado a las sutilezas) se extralimitó en sus funciones de vigilancia registrando domicilios con perros y tomando fotografías. Llovía sobre mojado. En esos mismos días, los partidarios de Hezbolá comenzaban a movilizarse en todo el país en contra de las investigaciones del Tribunal Especial de la ONU para Líbano, encargado de procesar y juzgar a los responsables del asesinato en 2005 del primer ministro sunita, Rafiq Hariri, en Beirut. Las investigaciones del tribunal sitúan a Hezbolá como responsable. Un revés contra la imagen que ha cultivado de ser la resistencia del Estado libanés contra el sionismo. De ser un valor nacional. La organización chiita no estaba dispuesta a beber el cáliz del descrédito. Y comenzó a desestabilizar todo el país. Hasta derribar al Gobierno el pasado enero. Por eso, cuando los soldados franceses se comportaron al sur del Litani más como guerreros que como guardianes de la paz, la respuesta de los lugareños fue inmovilizar sus patrullas, apedrear sus vehículos, herir a uno de sus hombres y sustraerle las armas. La situación se le estaba escapando a Unifil de las manos. Tres días después, Asarta se vio obligado a aplacar los ánimos durante una reunión con los líderes locales, a los que pidió disculpas. Iría aún más allá al día siguiente con una carta pública de dolor de los pecados por el comportamiento de sus soldados. La iniciaba con este sentido párrafo: "Como un hombre de paz; como una persona que ama profundamente a este pueblo, os dirijo estas palabras en un espíritu de total sinceridad desde lo más profundo de mi corazón". Encaje de bolillos.



Hace un año, tras ser nombrado jefe de Unifil, un grupo de amigos regaló a Asarta un capote de matador con sus estrellas de general bordadas en la esclavina. Era una forma castiza de desearle suerte. La iba a necesitar. En este pequeño país atrapado entre Oriente y Occidente, entre los petrodólares saudíes y los iraníes, que se debate para mantener un precario equilibrio entre las 17 confesiones religiosas que lo forman, alberga a miles de refugiados palestinos y está a tiro de las posiciones israelíes de la División Galilea, han muerto desde 1975 más de 200.000 personas víctimas de los enfrentamientos. En 2006, durante los 34 días de guerra no declarada entre Hezbolá y el Ejército hebreo, murieron 1.500 libaneses y 120 judíos. Barrios enteros en los suburbios chiitas del sur de Beirut fueron arrasados por los ataques aéreos de Israel y 100.000 viviendas quedaron destruidas en el sur del país. En su campaña contra Hezbolá, el rodillo militar israelí borró del mapa puentes y carreteras, aeropuertos y centrales eléctricas. En Beirut son evidentes las huellas de los bombardeos en Dahiya, el suburbio chiita de la capital donde Hezbolá dirige hasta el tráfico. Y aún más aquí, en el sur, un territorio que sufrió durante dos décadas la ocupación por parte de Israel. Hezbolá, el Partido de Dios, monopolizó durante ese periodo la resistencia, el poder político y religioso y los servicios sociales. Esta formación sigue gobernando de facto este territorio de 2.500 kilómetros cuadrados y 700.000 habitantes rodeado por una precaria frontera de 121 kilómetros con Israel. Su población recibió el pasado octubre al presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, como a su líder natural. "Este es un tablero con blancas y negras, pero al mismo tiempo hay otros jugadores que juegan en el mismo tablero partidas simultáneas", analiza Asarta. "Y su juego influye y confluye en este territorio. Hoy se puede iniciar un conflicto en Líbano al margen de los dos países que juegan la partida principal y por eso nuestra misión se desarrolla en un contexto más amplio que el área de operaciones sobre el que tenemos autoridad. Lo que ocurra en Palestina, Egipto, Irán, puede afectar a la frágil situación de Líbano. Y esa coyuntura crea una enorme inestabilidad en nuestra misión. Aquí se dilucidan intereses que no son precisamente los del pueblo libanés".
Cruzar el sur de Líbano desde Naqoura hasta Marjayoun, donde está localizada la base Cervantes, que concentra al contingente español, permite sumergirse en el feudo de Hezbolá. Cada pueblo que atravesamos fue machacado por los bombardeos israelíes en 2006. Los aún visibles impactos de la artillería contrastan con nuevos palacetes y pequeños negocios financiados por las remesas del exterior y la cooperación internacional que han surgido en estos cuatro años de paz. A la entrada de cada poblado nos reciben enjambres de banderas amarillas de Hezbolá adornadas con Kaláshnikov, los retratos de los jóvenes kamikazes islámicos y las imágenes de Jomeini; las plazas de Tibnin, Tulin, Markaba o Ett Taibe están decoradas con piezas de armamento sustraído al invasor israelí. Todo remite a la guerra. Es imposible tomar imágenes. Hezbolá no lo permite. En los puntos estratégicos de nuestro recorrido se distinguen grupos de jóvenes barbudos con motocicletas y móviles vigilando los movimientos de los vehículos. Muchas mujeres visten chador. En El Adeisseh todavía se aprecian las ruinas de un puesto del ejército bombardeado por los israelíes en agosto tras un enfrentamiento en la Línea Azul que se saldó con cuatro muertos. Pero donde mejor se escenifica la tensión entre Líbano e Israel es en Kafer Kela, a unos pocos metros de la localidad israelí de Metulla. Aquí los soldados de ambos bandos se ven las caras a diario; se escupen, insultan, apuntan con sus armas. "Un detalle absurdo puede provocar un tiroteo, y eso puede llevar a una guerra", describe Asarta. "Hay que prestar muchísima atención a la Blue Line. Una de nuestras preocupaciones es evitar esos incidentes que pueden desembocar en miles de muertos".
Unos pocos kilómetros antes de llegar a Marjayoun, un humilde monolito en una carretera sin nombre recuerda a los seis soldados españoles que murieron en este punto a causa de un atentado el 24 de junio de 2007. Sigue sin conocerse la autoría. Fue reivindicado por Fatah al Islam, un grupo terrorista suní vinculado a la red Al Qaeda y enemigo de Hezbolá. ¿Quién mató a los españoles? Nadie parece saberlo. En Líbano todo es posible. La guerra está enquistada. Y muchos piensan que el trabajo de Unifil es otro parche de la comunidad internacional. Asarta no es de esa opinión. Inveterado optimista, ha acuñado un reclamo publicitario para este territorio martirizado por 30 años de guerra y que él cree que algún día podrá vivir en concordia: "Si buscas la paz, vente al sur".



Jesús Rodriguez para El País de España 20.02.2011

.
 
Última edición:
Tradiciones de La Legión: El Cristo de la Buena Muerte.

La Legión levanta pasiones el Jueves Santo.



Con una puntualidad militar, el Tercio de La Legión ha desembarcado en el Muelle 3 del Puerto de Málaga como cada Jueves Santo para cumplir con el compromiso de trasladar al Cristo de la Buena Muerte y Ánimas, también conocido como Cristo de Mena, tan suyo como del resto de los malagueños. Los legionarios han llegado a bordo del buque Contramaestre Casado en formación y han descendido a ritmo de paso ligero para no hacer esperar a la multitud repartida por el puerto desde muy temprano.
El Cristo ha entrado en la iglesia de Santo Domingo escoltado por otros 50 legionarios al ritmo de las cornetas. Todos formaron frente a la casa Hermandad de la Pontifica y Real Congregación del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas y Nuestra Señora de la Soledad, en lo que desde el año pasado es la plaza de la Legión Española.
Bajo un sol de Justicia, el Tercio Gran Capitán Primero ha entregado el estandarte del Cristo de Mena al Tercio Duque de Alba, Segundo de La Legión, quien lo custodiará hasta la siguiente Semana Santa. El momento más esperado ha sido la salida del Cristo a la plaza y su desfile con el Himno de la Legión de fondo.
La Legión ha estado acompañada por diversas autoridades militares y civiles. "Ha sido un acto emocionantísimo", ha manifestado el coronel González Jerano. Trinidad Jiménez, ministra de Sanidad, ha visto a la Legión "desde dentro" por primera vez este año. "Ha sido un acto muy emotivo", ha añadido.
Los hermanos cofrades, con la ayuda de los legionarios, han colocado al Cristo de Mena en su trono donde esperará, junto a la Virgen de la Soledad, a procesionar una vez más la tarde del Jueves Santo.

Fuente: El Mundo de España desde Málaga.
 
Última edición:
Semana santa legionaria en Andalucía.

La custodia al Cristo de la Buena Muerte.



La bajada de las temperaturas y las posibles precipitaciones no han impedido que, como cada año, niños y mayores hagan cola para ver el Cristo de la Buena Muerte y Ánimas que desde el Domingo de Ramos y hasta el Miércoles Santo se encuentra en el interior de la iglesia de Santo Domingo, custodiado por cinco miembros de la Legión española.
Así, son muchos los que esta Semana Santa no se quieren perder esta imagen ni tampoco el conocido cambio de guardia que, desde hace más de 50 años, protagonizan cada cinco minutos los legionarios que custodian al Cristo.
Además, el próximo jueves tal y como marca la tradición, el Cristo de la Buena Muerte será paseado por las calles de Málaga acompañado por la Legión.

Fuente: El Mundo de España desde Málaga 19.04.2011
 
Última edición:
la legion española

muy bueno el informe.He visto desfilar al tercio de la legion Alfonso XIII y tambien llevar al Cristo de la buena muerte en malaga es impactante.Una pregunta Franco fue legionario?un saludo
 
Muy bueno el informe. He visto desfilar al tercio de la legion Alfonso XIII y tambien llevar al Cristo de la buena muerte en Málaga es impactante. Una pregunta Franco fue legionario? un saludo

Millán Astray, creador de La Legión en 1920, le propuso ese mismo año a Franco que fuera su segundo jefe. Franco aceptó y deja el mando que tenía hasta ese momento, los Regulares indígenas.
Franco es nombrado jefe de la primera bandera, en ese primer momento se constituyen tres banderas o batallones. Todavía se los conocía como Tercios de extranjeros. Saludos
Hernán.
 
La BRILEG sale a conferenciar sobre la defensa, presente y futuro.

«La Brigada de la Legión, piedra angular de futuro», dice el coronel Ruiz Benítez.

El coronel inauguró el ciclo de conferencias sobre Cultura de Defensa que se harán a lo largo de este año.

Tratar el significado de la Legión, sobre todo en sus orígenes, es referirse a «una obra castrense espectacular de entramado moral relevante con la base del Credo Legionario», que en definitiva marcó su estructura, considera el coronel Antonio Ruiz Benítez, Jefe del Tercio “Alejandro Farnesio” 4º de la Legión, encargado de abrir un programa de actividades sobre cultura de defensa.
“Pasado, presente y futuro” es el título de la conferencia que pronunció la tarde-noche del pasado jueves, en el salón del Círculo Mercantil e Industrial de Almería, seguida por una numerosa audiencia.
Centró su exposición en diferentes apartados, desde el contexto histórico al futuro de la Legión, pasando por los orígenes, evolución histórica, misiones internacionales y la Brigada de la Legión (BRILEG) piedra angular.
Se crea por Real Decreto de 28 de enero de 1920 y nace como fuerza de choque para la dura guerra de Marruecos, resaltando el conferenciante la extraordinaria «visión de futuro» del teniente coronel Millán Astray. El propósito de la creación era evitar el empleo de unidades de conscriptos, de pobre preparación, motivo de gran número de bajas. El pasado de la Legión, los avatares, constituye «una historia plagada de hechos gloriosos y sentimiento de espíritu de un cuerpo extraordinario».

Lo actual.

En cuanto al presente de la Fuerza legionaria, destaca Ruiz Benítez, es un cuerpo que «ha sabido unir tradición y modernidad, siendo fiel al Credo Legionario y que sabe continuar siendo punta de lanza del Ejército español, como así siempre lo ha sido». Pionera en los sistemas de entrenamiento y preparación de las unidades, poniendo de relieve su alto grado de operatividad y disponibilidad.
Desde finales del año 1992, que se traslada la Agrupación Málaga a Bosnia-Herzegovina, son numerosas las misiones internacionales en las que participan las unidades legionarias, más concretamente de la BRILEG con alrededor de veinte, y varias más en preparación con destino Afganistán, actualmente.
El coronel Ruiz Benítez entiende se «abre un futuro muy esperanzador con la Legión en vanguardia de las Fuerzas Armadas españolas, dotadas sus unidades con el mejor armamento y medios, a lo que hay que añadir la gran calidad humana y profesional de sus legionarios y legionarias, y el respaldo de la sociedad a la que pertenece y sirve». Un cuerpo que se aproxima al Centenario de su fundación.
De «piedra angular» calificó el futuro de la Brigada de la Legión “Rey Alfonso XIII”, formada por los Tercios “D. Juan de Austria” y “Alejandro Farnesio” y las unidades de apoyo al combate, Grupo de Artillería, Batallón de Zapadores, Grupo Logístico, Bandera del Cuartel General y Unidad de Transmisiones. Su elevada disponibilidad y versatilidad, le permite adaptarse a diferentes situaciones y escenarios.
El coronel Ruiz Benítez puso de relieve sus grandes dotes de orador en el curso de una exposición videográfica muy bien ilustrada, y de su dilatada experiencia militar.
Con “El pasado, presente y futuro” de la Legión, quedó inaugurado el ciclo de conferencias sobre cultura de defensa, entre otras actividades, programadas para 2011 por la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Almería y que contó con la presencia del subdelegado de Defensa, coronel Juan Carlos Rubio; teniente coronel Jefe de Estado Mayor de la Brigada de la Legión, Raimundo Roca; presidente de la Hermandad legionaria Manuel Montes y presidente de la Asociación Legión Española, Benito Campos, entre otras representaciones. Se guardó un minuto de silencio por el anterior presidente, teniente coronel Miguel Ángel Pugnaire, recientemente fallecido.

InfoAlmería - Tercio "A. Farnesio"
 
un saludo,,ufff acabo de ver el tema,,que recuerdos,un saludo a la legion,y en especial a la primera compañia,primera seccion,tercer peloton de zapadores del 96,,
 
La BRILEG "Rey Alfonso XIII" sale a mostrarse.

Miles de personas visitaron en Viator la exposición de La Legión.



“Legión Española. Imágenes, historia y sonido de una leyenda” es el título de la exposición sobre este glorioso Cuerpo que la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios ha llevado hasta Viator tras pasar por otros puntos de la geografía provincial. En esta ocasión, es el Museo de la Fragua, en Viator, localidad que acogió en su término municipal la Brigada de La Legión “Rey Alfonso XIII”, el escenario escogido para presentar una muestra conformada por numerosos fotografías, pinturas, poesías y paneles informativos sobre la historia, el espíritu o las numerosas misiones internacionales en las que distintas Unidades de La Legión han participado y continúan haciéndolo en la actualidad.
La inauguración estuvo presidida por el general jefe de la BRILEG, Juan Jesús Leza Benito, junto al teniente coronel Manuel Montes, presidente de la hermandad legionaria; María del Mar López, alcaldesa de Viator, y Francisco Yebra, primer teniente de alcalde; con la asistencia de jefes y oficiales de distintas Unidades y numeroso público que quiso testimoniar su apoyo a 'sus vecinos legionarios', con quienes vienen compartiendo estrechos lazos de unión desde la creación de la Brigada en 1995.
El general Leza expresó a la alcaldesa su agradecimiento "por todo lo que el pueblo de Viator da a la BRILEG", como la acogida a esta exposición, enmarcada en las actividades de difusión de la Cultura de Defensa. "Llevar a cabo estas actividades, declaró Leza, no corresponde exclusivamente a las Fuerzas Armadas, que no son sino un instrumento del Estado en la acción exterior y, especialmente, de la seguridad para todos los ciudadanos de España, "y aquí nos encontramos dos instituciones, Municipio y Ejército unidos en la misma actividad". El general Leza Benito también destacó la labor que la hermandad realiza "en beneficio siempre de las Fuerzas Armadas, de La Legión y de la integración de ésta con la sociedad, y en este caso con el pueblo de Viator. Gracias por conservar nuestras tradiciones, que son nuestra base y han sido camino para lo que es la BRILEG. La Brigada ocupa todo su tiempo en incrementar la operatividad y la disponibilidad de nuestro personal para afrontar las misiones que el pueblo español nos manda. Ya lo ha hecho a 22 misiones y vamos a seguir haciéndolo ya que en octubre volveremos a Afganistán".
María del Mar López destacó la estrecha relación histórica entre las Fuerzas Armadas y Viator, "que forman parte de nuestras vivencias y de nuestra alma", así como el sacrificio y la entrega que los legionarios están demostrando en todas las misiones humanitarias. "Mi general, nos sentimos muy orgullosos de que La Legión esté aquí. Estamos a su servicio de la misma manera que ustedes sirven a toda España".



Fuente: José Manuel Quesada Almería 15.07.2011

.
 
Última edición:

bagre

2º inspector de sentina
estimado hernan f
gracias por la info, cuando ande por aqui avise via mp, que estamos propugnando un pizza conmigo o tapas conmigo capitulo hispanico...
saludos
bagre
 

Noticias del Sitio

Arriba