El combate de Monte Chingolo (1975)

 
Un saludo.

Al indicar que eran muy jóvenes me refiero a que no se trataba de uno de los grupos veteranos con entrenamiento sino un grupo formado para la ocasión. Siempre me he preguntado cuál era su origen y como se formó el grupo.

El libro de Steremberg aporta datos interesantes pero su afinidad al ERP le resta credibilidad en algunos puntos ya que el autor convierte la obra a veces en una hagiografia del ERP. Por ello hay datos que no los desarrolla adecuadamente, como la actuación de las fuerzas armadas, la planificación de la operación y especialmente el papel de la información (es absurdo pensar que un simple chofer, o alguien infiltrado solo en ese puesto, pueda aportar datos sobre el ataque fuera de informes muy generales sobre contactos y movimientos de los líderes).
 
todo gobierno tiene sus montonores en el Placard




En rigor de verdad, esta "todo terreno" integro la JP. A diferencia de la Garré, que sí fue cuadro monto. Pensar que la tia de esta "ovejita negra" de los Bulrich, la escritora Silvina Bulrich, muy suelta de cuerpo expresaba hace muchos años y en plena hecatombe terrorista:"Si los comunistas toman el gobierno, yo me voy a vivir a mi estancia...". SIN PALABRAS. Saludos!
 
Sigo: Desde el di anterior se había montada un parapeto con bolsas de arena y una MAG en la guardia central . Cuando ingresa el camión , el sargento Roque Cisterna sale corriendo y se arroja a su posición , toma la MAG y empieza a disparar a los atacantes.

Mientras el sargento Saravia y los soldados lograron entrar en la guardia. Por las dos ventanas del frente , con ocho fusiles disparando sobre los vehículos que ingresaban . Al salirse del camino el Mercedes Benz y saltar a tierra los guerrilleros , en el primer cambio de disparos quedaron cuatro extremistas en el suelo.



Un guerrillero llamado Cristóbal fue el primero en caer abatido , era el responsable de la compañía de capital "Héroes de Trelew" , tambien cae Orlando Benjamín de dos disparos ; uno en la ingle izquierda y otro en el corazón. Cerca de el cae el joven uruguayo Guillermo Pablo Ramos Berdaguer , gravemente herido de cuatro impactos en el abdomen..

El tiroteo de los defensores obligo a los vehículos a dispersarse , donde quedaron detenidos por los montículos y zanjas. Estacionados , los autos empezaron a recibir nutrido fuego del cuartel. Algunos erpianos lograron cruzar la linea e internarse al batallón.



Según informo el coronel Abud : El asalto fue repelido en forma instantánea por la guardia , inicialmente por una MAG , dos FAP y alrededor de diez fusiles FAL . De inmediato iniciaron la represión , los elementos constituidos de los puntos fuertes 1,2 y 3 , los cuales se encontraban en momentos de iniciado el ataque en adecuadas condisiones de equipamiento y apresto.



El soldado Canepa , operador del equipo de radio instalado en la guardia de prevención , apenas comenzado el ataque recibió orden del sargento Saravia de alertar a la red del comando de arsenales , la cual estaba integrada también con la guarnición de Buenos Aires 1 y 2.



Producida la alerta a las 18:50 , Canepa dejo el transmisor de radio y con su FAL se sumo a la defensa del cuartel . Solo volvería a transmitir a las 19:40.



Mientras el sargento Roque Cisterna aun disparaba contra un ford F-100 , hirió en la axila al teniente guerrillero Camilo. El guerrillero condujo en círculos hasta pasar por una parte del terreno donde no había zanjas y dejo el vehículo frente a la posición de Cisterna quien no dejaba de disparar . Los guerrilleros bajaron del auto y empezaron a disparar. Mientras los insurgentes se tiraban cuerpo a tierra un guerrillero de bigotes armado con una escopeta High Standard , ataco la guardia central , allí se batió un combate cuerpo a cuerpo. El soldado Niessi estaba saliendo por la puerta y se topo con el guerrillero de bigotes . Este dispara un escopetazo a Niessi en el brazo derecho , debajo del hombro. Niessi quien tenia su fusil en automático , disparo varias ráfagas al atacante quien cayó sin vida. Luego Niessi siguió disparando al vehículo de donde bajaron los guerrilleros hasta agotar su cargador , luego vuelve a entrar a la guardia.
 
Los grupos guerrilleros 4 y 5 quedaron atascados por las zanjas , a veinte metros de la compañía de servicios. Su objetivo era tomar el casino de suboficiales , pero no pudieron , en parte por la intervención de dos carrier M-113 que disparaban sus ametralladoras de calibre 50.



Los veinte guerrilleros de dichos grupos , bajaron de ellos , y disparaban contra las ventanas de la compañía de servicios. Allí el cabo ingeniero Guillermo Ovando y un grupo de soldados defendían esa unidad. A pesar de la imprevista resistencia , los guerrilleros del ERP intentaron seguir con su plan original. El grupo 5 intento tomar los vehículos y avanzar pero la resistencia lo impidió , así que los autos retrocedieron. Los guerrilleros volvieron a bajar y se pusieron a cubierto detrás de montículos contestando el fuego de las ventanas de la compañía.



Situación desesperada para el ERP.



Después de varios minutos de combate , las bajas del ERP crecían. en la compañía frente a la compañía de servicios , Carlos Crespo (sargento erpiano) estaba gravemente herido , dejando al grupo 4 sin mando. El grupo 5 , cuatro heridos. Mientras en la guardia central las perdidas eran tremendas , los guerrilleros logran sacar a un herido de su bando fuera del cuartel , afuera los guerrilleros pidieron ayuda los vecinos de la zona , algunos ayudaron y otros no. Mientras salían del lugar a la ruta , el herido murió.



El ERP no pudo tomar ninguna unidad del cuartel. Roberto el guerrillero del grupo 6 , un experto en el manejo de armas (pero no en su conciencia revolucionaria) escapo del lugar , al ver que el ataque estaba fallando. Fue alcanzado por fuego de los soldados en el hombro , pero logro salir. Ya saliendo por el camino de General Belgrano , varios erpianos quisieron dispararle por "traidor" pero el capitán del ERP ordeno no dispararle. Roberto se oculto en una casa por dos días. El ERP "le aplico una sanción" y volvió a reincorporarse en la guerrilla.



Ya había una decena de heridos , los combatientes del ERP en su mayoría llevaban escopetas , ineficases a larga distancia. Aunque estos grupo (guardia central y servicios) resistieron , lograron neutralizar a las unidades en su frente. Esta unidad combatiria hasta ser sobrepasada por refuerzos militares , ametralladoras pesadas , aviones , helicópteros y tanques. Los militares los obligarían a salir del cuartel.



El fuego del ERP causo estragos en la guardia central , el soldado Sidras fue herido en ambos brazos y el soldado Ceballos recibió un disparo en la mano izquierda.



Cae un héroe.



Como el fuego del sargento Cisterna impedía a los guerrilleros avanzar , tres guerrilleras se acercaron cuerpo a tierra al nido de ametralladoras de Cisterna. Cuando llegaron cerca del parapeto , las guerrilleras arrojaron granadas caseras al lugar. El suboficial quedo gravemente herido , pero con sus ultimas fuerzas disparo su MAG sobre las mujeres atacantes. Una de ellas que arrojaba la granada recibio de lleno los disparos de Cisterna , esta mujer cayó sin vida.



Ahora silenciada para siempre la MAG , los guerrilleros se acercaron unos quince metros . Allí estaba el soldado Horacio Botto. "Estando herido en el piso siento como me pegan una patada . Me doy vuelta y veo a un guerrillero apuntandome con una escopeta en la cabeza. Otro le decía :"Matalo , que esta vivo". Pero el guerrillero contesto que no por que era un conscripto. "Conmigo se portaron bien , nos tiraban por que les tirábamos".



A treinta metros de la guardia un guerrillero encuentra una MAG y con ella mata a un "milico", aunque luego la abandona ya que esta "dispara tiro a tiro" y prefirió seguir usando su mauser.
 

FerTrucco

Colaborador
Documento exclusivo del ataque guerrillero a Monte Chingolo: los informes secretos de los militares a cargo de la defensa del cuartel.

https://www.infobae.com/sociedad/20...-militares-a-cargo-de-la-defensa-del-cuartel/

Qué nota pedorra (viniendo de quien viene, no me sorprende). Lo peor es que ni siquiera logra cierta ilación en cuanto a lo que busca. ¿Los esperaban o no? ¿Y si los esperaban cuál es el problema?
Desafortunadamente, gasté dinero en comprar el libro de Plis-Sterenberg. Una bazofia que lo único que logra es llenar los bolsillos de su autor.
 
  • Like
Reactions: Ale
Qué nota pedorra (viniendo de quien viene, no me sorprende). Lo peor es que ni siquiera logra cierta ilación en cuanto a lo que busca. ¿Los esperaban o no? ¿Y si los esperaban cuál es el problema?
Desafortunadamente, gasté dinero en comprar el libro de Plis-Sterenberg. Una bazofia que lo único que logra es llenar los bolsillos de su autor.

Me ahorras gastar la plata, gracias...
 
El oso

Jesús Ramés Ranier se incorporó al ERP a fines de 1974. Había militado en las Fuerzas Armadas Peronistas 17 de octubre (FAP-17 de octubre) y tenía buenos amigos en la derecha sindical peronista. Tal como se explica en el libro "Monte Chingolo", Ranier se convierte en "filtro" después de caer en manos de la Policía. Tras ser capturado en una pinza montada por la Bonaerense, el "Oso" se quiebra rápidamente. Así es como, atemorizado por su vida y la de su familia, empieza a trabajar para los servicios de Inteligencia.

Los contactos de Ranier serían con el jefe de la división Situación General del Batallón 601 de Inteligencia del Ejército, el coronel Carlos Antonio Españadero. Este militar al que el "Oso" le suministraría información por teléfono era más conocido por su alias "Peirano".

Aunque la misión de Ranier no se basaba únicamente en su supervivencia. Se podría decir que su función era vocacional. El traidor cobraba un sueldo mensual, por lo que su caracterización como agente es más que acertada. Y recibía grandes premios por delatar una acción importante o por señalar a un militante notorio de la organización.

En la revista El combatiente del miércoles 21 de enero de 1976 aparece publicada la confesión del "Oso". Allí, el infiltrado declara que ganaba mensualmente la suma de 1.200.000 pesos y que por entregar la operación de Monte Chingolo recibió 30 millones de pesos.

Al actuar dentro del ámbito de Logística del ERP, el "Oso" conocía algunas casas operativas y sabía hacia dónde se trasladaban armas. Además, como era chofer, podía tener manejo de la mayoría de las municiones que debía entregar a los militantes.

Al respecto, De Santis recuerda el encuentro que tuvo con Ranier antes del intento de copamiento de Monte Chingolo. Daniel iba a participar en una contención en el Puente Ocho. Pero para hacerlo los ocho integrantes de la escuadra erpiana necesitaban el armamento y los autos, que debería entregarles justamente el infiltrado. El compilador de "A vencer o morir" revive el encuentro en el Parque de Lomas de Zamora: "Estaba en la cita con un pañuelo (que era la contraseña) y veo aparecer un Ford Falcon -color crema- con dos personas a bordo. El que manejaba tenía el aspecto característico de los integrantes de los servicios de inteligencia y de la policía, sobre todo, de la provincia de Buenos Aires. Dudé un momento si irme o no. Me quedé porque era la cita. Este auto, que venía a gran velocidad, cuando me vio, se detuvo y subí."

Pero el indicador más certero de que se podía tratar de un miembro de los Servicios de Inteligencia apareció en la conversación: "Antes de entregarme al lugar donde estaban ubicados los coches con las armas, me preguntaba: 'Adónde vas a ir', 'Adónde te llevamos'"

Acto seguido, al militante del PRT le explican cómo hicieron para llegar a la cita desde la zona de Quilmes. La anécdota fue tan sorprendente que Daniel sólo atinó a pesar que la gente del ERP era muy intrépida. "Me contaron que la cita se la habían dado en la zona de Quilmes diez minutos antes y habían tenido que venir a toda velocidad por la avenida Pasco con las luces prendidas. El 'Oso' había sacado una pistola y se abría paso entre los demás vehículos como si fuera un auto de la policía".

Después de lo vivido, De Santis comentó con su responsable sus sospechas. Pero todo fue peor cuando el 23, ya en el Puente Ocho, los combatientes abrieron los baúles de los autos y notaron que faltaba gran parte del armamento. En un primer instante, debieron recomponerse del golpe anímico que significó la falta de las armas pero así y todo pudieron cumplir con su función y cortar el acceso.

Aunque había evidencias más elocuentes para suponer que la organización revolucionaria estaba infiltrada y que la acción había sido entregada, no hubo marcha atrás. Días antes del intento de toma caían trece dirigentes del área de Logística y el comandante Pedro Juan Eliseo Ledesma. A pesar de esto, el Buró Político decidió seguir en pie con la operación.

El traidor a la causa revolucionaria

Tres días después del fracaso de la acción, el 26 de diciembre de 1975, los integrantes del Buró Político se plantearon la posibilidad de que los estuvieran esperando dentro del Batallón.

Después de hacer una lista de las caídas más importantes y de las personas que tuvieron alguna relación, se hizo evidente un dato. El "Oso" aparecía siempre, a pesar de los diferentes descartes. Él siempre había concurrido a la cita o había trasladado armamento.

Por eso, se empezaron a buscar sus antecedentes, que eran nulos. La certeza de su delación era casi total pero no se tenían pruebas definitivas. Así que se decidió detenerlo e interrogarlo.

El 28 de diciembre una escuadra detuvo a Ranier junto a otro militante leal, "Coco". A éste se le había asignado la misión de simular la detención. La idea era ejemplificar con "Coco" el posible maltrato que sufriría el "Oso" si no confesaba. Aunque la tortura física quedaba desterrada para el ERP, después de que Mario Roberto Santucho afirmara que la guerrilla no podía emplear los mismos mecanismos que el enemigo.

El 13 de enero un Tribunal Revolucionario condenó a Jesús Ramés Ranier por "traición a la revolución y delación al enemigo". La pena era una sola: la muerte.

A Ranier le fue comunicado su destino y se le preguntó cómo prefería morir: con la inyección letal o con un disparo. El "Oso" prefirió la segunda opción. Nunca había sido un valiente. En su supuesta militancia, había procurado evitar cualquier enfrentamiento armado.

El 14 de enero de 1976 aparecía un cadáver en Flores. Era el de un hombre joven -de unos 29 años- y corpulento. Un epitafio lo acompañaba: "Soy Jesús Ranier, traidor a la revolución y entregador de mis compañeros".

En su condena pesaban las detenciones, desapariciones y ejecuciones de muchos militantes, la entrega de talleres de armamentos y automotores, las cárceles del pueblo de Pilar y Florencio Varela, un depósito de propaganda y la acción del Batallón 601.

 

Noticias del Sitio

Arriba